de la inmaculada celestial,,,,

La Espiga de Trigo

La Espiga de Trigo


La constelación zodiacal de Virgo es una de las figuras formada por estrellas más grande del cielo. Desde el hemisferio sur la vemos al anochecer finalizando el Otoño y a comienzos del Invierno. Está ubicada entre los signos zodiacales de Leo y Libra y representó para los griegos a Astrea, divinidad relacionada con la justicia, aunque a veces se le asocia con Deméter, la diosa de las cosechas. Ese es el motivo del porqué su estrella principal se llame Spica, nombre latino que significa : “La Espiga de Trigo”, ya que, Virgo aparece en el cielo sosteniendo un puñado de espigas de trigo entre sus manos. Para el astrónomo contemporáneo, Spica es una estrella azul de tipo espectral B1 que tiene una temperatura superficial de 22400 K. Se sitúa a 263 años luz de nosotros, su magnitud absoluta es de -2,43 y su brillo aparente es de +0,98. En tamaño es unas 8 veces más grande que el Sol, su masa unas 11 veces la de nuestra estrella y su brillo intrínseco es equivalente al emitido por 2100 estrellas idénticas al Sol. Hoy se conjetura que Spica podría ser un sistema triple de estrellas y no doble. La más conocida de las estrellas de Virgo, se aleja de nosotros a una velocidad de 1 kilómetro por segundo, y su densidad podría ser 1000 veces la del acero.

mundoslejanos

Éxodo 34:22: También celebrarás la fiesta de las semanas, la de las primicias de la siega del TRIGO, y la fiesta de la cosecha a la salida del año.
19. Jueces 15:1: Aconteció después de algún tiempo, que en los días de la siega del TRIGO Sansón visitó a su mujer con un cabrito, diciendo: Entraré a mi mujer en el aposento. Mas el padre de ella no lo dejó entrar.

20. Rut 2:23: Estuvo, pues, junto con las criadas de Booz espigando, hasta que se acabó la siega de la cebada y la del TRIGO; y vivía con su suegra.

40. Cantares 7:2: Tu ombligo como una taza redonda
Que no le falta bebida.
Tu vientre como montón de TRIGO
Cercado de lirios.
FLOR DE LIS/LIRIOS/CANTAR DE LOS CANTARES

MARCOS 2
2:23 Aconteció que al pasar él por los sembrados un día de reposo, sus discípulos, andando, comenzaron aarrancar espigas.
2:24 Entonces los fariseos le dijeron: Mira, ¿por qué hacen en el día de reposo lo que no es lícito?2:25 Pero él les dijo: ¿Nunca leísteis lo que hizo David cuando tuvo necesidad, y sintió hambre, él y los que con él estaban;
2:26 cómo entró en la casa de Dios, siendo Abiatar sumo sacerdote, y comió los panes de la proposición, de los cuales no es lícito comer sino a los sacerdotes, y aun dio a los que con él estaban?
2:27 También les dijo: El día de reposo fue hecho por causa del hombre, y no el hombre por causa del día de reposo.
2:28 Por tanto, el Hijo del Hombre es Señor aun del día de reposo.
Mateo
12:1 En aquel tiempo iba Jesús por los sembrados en un día de reposo; y sus discípulos tuvieron hambre, y comenzaron a arrancar espigas y a comer.
12:2 Viéndolo los fariseos, le dijeron: He aquí tus discípulos hacen lo que no es lícito hacer en el día de reposo.
12:3 Pero él les dijo: ¿No habéis leído lo que hizo David, cuando él y los que con él estaban tuvieron hambre;
12:4 cómo entró en la casa de Dios, y comió los panes de la proposición, que no les era lícito comer ni a él ni a los que con él estaban, sino solamente a los sacerdotes?
12:5 ¿O no habéis leído en la ley, cómo en el día de reposo los sacerdotes en el templo profanan el día de reposo, y son sin culpa?
12:6 Pues os digo que uno mayor que el templo está aquí.
12:7 Y si supieseis qué significa: Misericordia quiero, y no sacrificio, no condenaríais a los inocentes;
12:8 porque el Hijo del Hombre es Señor del día de reposo.

The Ishtar Gate from Babylon; Puerta de Istar

MARIA MAGDALENA SIMBOLIZA A LA NUEVA JERUSALEM

EL SHABBAT ES LA NOVIA (EDAD MESIANICA-ATID LAVO)
La estrella Spica en el ecuador celeste hace 2000 años

ver animación
Al inicio de la ERA CRISTIANA SPICA/ESPIGA estaba justo en el ECUADOR.
Deriva de Spica desde el 30 a.e.c. a actualmenteel
¿PORQUE SPICA estaba exactamente en el ECUADOR?
VIRGO (CASA DE PAN) Y SU RELACION CON RAQUEL, LA ESPOSA AMADA DE JACOB/ISRAEL
32. Génesis 30:6: Dijo entonces Raquel: Me juzgó Dios, y también oyó mi voz, y me dio un hijo. Por tanto llamó su nombre DAN.
1. Génesis 35:19:
Así murió Raquel, y fue sepultada en el camino de Efrata, la cual es Belén.

2. Génesis 48:7: Porque cuando yo venía de Padan-aram, se me murió Raquel en la tierra de Canaán, en el camino, como media legua de tierra viniendo a Efrata; y la sepulté allí en el camino de Efrata, que es Belén.
cruz_do_zodiaco_1_.jpg
La Virgen María es la constelación de Virgo. América está en Virgo. El antiguo símbolo de Virgo es una “m” cambió. Esto explica por qué el nombre de María como otras madres vírgenes, como la madre de Adonis, Mirra, o el de la madre de Buda, Maya, comienza con una M. Virgo (constelación de Virgo) también se conoce como la “Casa del pan”, y la representación de Virgo es una Virgen que sostiene una gavilla de trigo. Esta “casa del pan” y su símbolo de trigo representa agosto y septiembre, cuando la cosecha. A su vez, Belén (Belén), es la traducción literal de “La Casa del Pan”. Belén es también la referencia a la constelación de Virgo, un lugar en el cielo, no en la Tierra.

BETHLEHEM (CASA DE PAN), esta relacionado con el NACIMIENTO DE BENJAMIN/LOBO/PERRO/CAN MAYOR/SIRIO segun GENESIS 35. Cuando el mismo nace, muere RAQUEL y es enterrada en BETHLEHEM.(GENESIS 35). Concretamente la ESPIGA/SPICA es el mismo BENJAMIN. Esto explica del porque WASHINGTON D.C ESTA DISEÑADO EN FUNCION A SIRIO E INCLUSO LA MISMA INDEPENDENCIA DE EEUU. Vemos que astronomicamente SPICA estuvo en el ECUADOR aproximadamente en el 30 despues de Cristo. ¿QUIEN ES EL NUEVO BENJAMIN?

GENESIS 35
35:14 Y Jacob erigió una señal en el lugar donde había hablado con él, una señal de piedra, y derramó sobre ella libación, y echó sobre ella aceite.
35:15 Y llamó Jacob el nombre de aquel lugar donde Dios había hablado con él, Bet-el.
35:16 Después partieron de Bet-el; y había aún como media legua de tierra para llegar a Efrata, cuando dio a luz Raquel, y hubo trabajo en su parto.
Betelgeuse (Orion)-Betel (Escalera de Jacob)-Alquimia (Santo Grial)

35:17 Y aconteció, como había trabajo en su parto, que le dijo la partera: No temas, que también tendrás este hijo.
35:18 Y aconteció que al salírsele el alma (pues murió), llamó su nombre Benoni; mas su padre lo llamóBenjamín.
35:19 Así murió Raquel, y fue sepultada en el camino de Efrata, la cual es Belén.
35:20 Y levantó Jacob un pilar sobre su sepultura; esta es la señal de la sepultura de Raquel hasta hoy.
35:21 Y salió Israel, y plantó su tienda más allá de Migdal-edar.

http://asteromia.net/peliculas/pelibarridoorion.html

Comparando la estatua de la la libertad o Columbia que tiene una LUZ EN LA MANO, en un contexto a que VIRGO tiene una espiga, es obvio que EL MENSAJE ES QUE LA ESPIGA ES LA LUZ MISMA, OSEA EL GRIAL. LA MUJER DA A LUZ UN HIJO. SPICA ES EL GRIAL MISMO. COLUMBIA/ISHTAR/STAR/ESTHER en la tora era de BENJAMIN. SEGUN JUECES 15:37 se la relaciona con MIGDAL-GAD (TORRE DE GAD) que tiene segun la kavala fuerte relacion con VIRGO. GOD/DOG/GAD es sinonimo, insisto, de BENJAMIN.
29. Deuteronomio 33:12: A Benjamín dijo: El amado de Jehová habitará confiado cerca de él; Lo cubrirá siempre, Y entre sus hombros morará.
2. 2 Samuel 12:24: Y consoló David a Betsabé su mujer, y llegándose a ella durmió con ella; y ella le dio a luz un hijo, y llamó su nombre Salomón, al cual amó Jehová,

Noten que SAL-O-MON es AMADO DE JEHOVA AL IGUAL QUE BENJAMIN. SAL-O-MON (SOL Y LUNA) es una referencia al SUEÑO DE JOSE de GENESIS 37, en el contexto al SOL/JACOB Y RAJEL/LUNA. En el contexto a SAL-O-MON (NUEVO BENJAMIN ESPIRITUAL) EL SOL ES DAVID Y LA LUNA BETZABE. Por eso la tora dice que JEHOVA AMO A SALOMON AL IGUAL QUE BENJAMIN. Cuando CRISTO en MATEO 12 afirma que tambien el ES SALOMON, confirma esotericamente que el TAMBIEN TIENE UNA LUNA/MARIA MAGDALENA y un BENJAMIN/PERRO/LOBO/JUAN MARCOS. EL secreto de la DUALIDAD DE CRISTO DE SER DAVID Y SALOMON tiene este mensaje esoterico. ESTE TAMBIEN ES EL SECRETO DE LA DUALIDAD OSIRIS/HORUS y ORION/SIRIO que son dos caras de la misma moneda. IRIS, insisto es una referencia al PACTO DE NOE de GENESIS 9:11 (ARCO IRIS) Y OR-ION esta relacionado con la SEÑAL DE JONAS.

LA CLAVE ORION/SIRIO/OS-IRIS/HORUS E INCLUSO ARKTURO/ARCA DE TAURO tienen la misma clave en el contexto a COLUMBIA/ARCA DE NOE.

CRISTO ES ARTURO/ BOOTES, MARIA MAGDALENA/VIRGO Y SPICA (ESPIGA DE TRIGO INTERRELACIONADA CON PENTECOSTES QUE ES LA FIESTA DE LA COSECHA DE TRIGO) ES EL GRIAL (JUAN MARCOS).

Durará 9 meses y comenzó cuando finalizó el año de Jubileo de la Misericordia.

En 2017 veremos la constelación de Virgo, con la salida del sol directamente detrás de ésta (la Mujer vestida del sol).

Estos eventos serán visibles durante el centésimo aniversario de las apariciones de Nuestra Señora de Fátima en 1917.

conjuncion de venus y jupiter

Este fascinante hecho astronómico parecería que es similar al que produjo la el fenómeno de la Estrella de Belén que guió a los Reyes Magos.
.
Y tan extraordinario que hace 2000 años no se producía.

Leer también sobre los Reyes Magos:

Para completar el cuadro también hay que decir que además de que en el 2017 se cumplen 100 años de las apariciones Fátima, también se cumplen 50 años de la reconquista de Jerusalén por los judíos.

¿Qué significa esto? ¿Podrá suceder algo importante enviado del Cielo? ¿Tendrá que ver con el Aviso y el Milagro profetizados?

A estar atentos, en oración, y en discernimiento.

estrellas en el cielo

¿SI DIOS HOY NOS ENVIARA UNA SEÑAL, NOS PERCATARÍAMOS DE ELLA?

¿Si Dios, como lo ha hecho anteriormente, nos enviara una señal celestial, augurio de grandes y terribles eventos, nos percataríamos de ella?

¿Estamos, como tantos otros anteriores a nosotros, tan ocupados con nuestra cotidianeidad que ya no nos molestamos en mirar hacia Arriba?

¿Y si Dios nos enviara hoy una señal, podríamos notarla?

Y si lo hiciéramos, ¿nos importaría o simplemente la ignoraríamos tomándola como alguna tonta superstición?

¿Y si te dijera que está por venir un evento astronómico que es un símil fiel de una señal del Libro de la Revelación (Apocalipsis), sorprendentemente preciso, tanto en su contexto como en su momento?
.
¿Mirarías hacia arriba?

Recuerda esto:

“Una gran señal apareció en el cielo: una Mujer, vestida del sol, con la luna bajo sus pies, y una corona de doce estrellas sobre su cabeza; está encinta, y grita con los dolores del parto y con el tormento de dar a luz.

Y apareció otra señal en el cielo: un gran Dragón rojo, con siete cabezas y diez cuernos, y sobre sus cabezas siete diademas.

Su cola arrastra la tercera parte de las estrellas del cielo y las precipitó sobre la tierra. El Dragón se detuvo delante de la Mujer que iba a dar a luz, para devorar a su Hijo en cuanto lo diera a luz.

La mujer dio a luz un Hijo varón, el que ha de regir a todas las naciones con cetro de hierro; y su hijo fue arrebatado hasta Dios y hasta su trono.” (Apocalipsis 12: 1-5)

venus y jupiter acercandose

LA ESTRELLA DE BELÉN

Nosotros tomamos como una parte establecida e indiscutible de nuestra fe, que hace 2000 años Dios utilizó un acontecimiento astronómico para comunicarse con el hombre: la Estrella de Belén.

Muchas personas ahora, al imaginarse la gran Estrella de Belén, si se la imaginan en plenitud, piensan que era muy obvio para todos que se apareció para enviar a los Reyes Magos en un largo viaje para encontrar al Rey prometido.

Sabemos que la versión de los acontecimientos no es un error, ya que cuando los Reyes Magos llegaron a Jerusalén, a sólo 8 kilómetros de Belén, tuvieron que explicar qué fue lo que vieron y por qué lo interpretaron en la forma en que lo hicieron.

El rey Herodes, su corte, y el resto de Jerusalén eran ignorantes de los acontecimientos sobre la Estrella de Belén.

Los habitantes de Jerusalén, como nosotros hoy, estaban muy ocupados proveyendo para sus familias y en sus deberes cotidianos.

A pesar de que esta gran señal anunciaba el nacimiento del Salvador, el mismo Hijo de Dios, pasaba por encima de sus cabezas, ni se dieron cuenta, ni les importó.

Para comprender el contexto adecuado del potencial de la señal de Apocalipsis 12, es menester examinar más a fondo la Estrella de Belén.

¿Qué fue la Estrella de Belén y cómo la vieron los Reyes Magos cuando nadie más la vio?

La respuesta corta es que los Magos estaban prestando atención.

Es muy convincente que la Estrella de Belén estuvo dentro de una serie de eventos astronómicos regulares que involucraron conjunciones raras que simbólicamente indicaban el nacimiento de un rey.

Es importante tener en cuenta que, enfáticamente, ésto no es astrología.

La Enciclopedia Británica define la astrología así:

“… Tipo de adivinación que consiste en la predicción de eventos humanos y terrestres a través de la observación y la interpretación de los astros fijos, el Sol, la Luna y los planetas.

Tales fanáticos creen que comprender la influencia de los planetas y los astros en temas terrenales les permite, tanto predecir como afectar el destino de los individuos, los grupos y las naciones”.

La Iglesia Católica condena explícitamente, tanto la astrología, como toda forma de adivinación (CIC 2116).

Pero las señales como la Estrella de Belén no son adivinación del destino que predicen los astros, sino astronomía y simbología normales.

Con la idea de que Dios a veces utiliza Su creación para comunicarse con el hombre.

La Biblia está repleta de ejemplos que explican lo anterior. Esto es lo que se denomina Astronomía Sagrada.

El Salmo 19 dice:

“Los cielos cuentan la gloria de Dios, la obra de sus manos anuncia el firmamento; el día al día comunica el mensaje, y la noche a la noche trasmite la noticia.

No es un mensaje, no hay palabras, ni su voz se puede oír; más por toda la tierra se adivinan los rasgos, y sus giros hasta el confín del mundo”. (Salmo 19: 1-4)

San Pablo cita directamente este Salmo en Romanos, al aclarar que los judíos tenían conocimiento de que el Mesías había llegado.

“Por tanto, la fe viene de la predicación, y la predicación, por la Palabra de Cristo.

Y pregunto yo: ¿Es que no han oído? ¡Cierto que sí!

Por toda la tierra se ha difundido su voz y hasta los confines de la tierra sus palabras” (Romanos 10: 17-18)

Pablo claramente dice que los judíos tenían conocimiento del Mesías porque el cielo se lo dijo así.
.
Obviamente Pablo no está justificando la astrología, sino indicando que Dios puede y de hecho a veces utiliza los cielos para anunciar Sus planes.

cripta de la natividad en belen

¿QUÉ FUE LA ESTRELLA DE BELÉN?

Es convincente decir que la Estrella de Belén fue una serie de acontecimientos astronómicos con simbolismo significativo. Más detalles en BethlehemStar.net.

En los años 3/2 aC, se produjo una rara conjunción triple de Júpiter (el planeta rey, a través de su movimiento retrógrado) y de Regulus (el astro rey).

Los Reyes Magos probablemente leyeron esta rara conjunción triple como si hubiera sido un letrero gigante de neón parpadeando en el cielo diciendo REY-REY-REY.

Todo esto comenzó en el año nuevo judío y dentro de la constelación de Leo (el león, símbolo de la tribu de Judá).

Por lo tanto, simbolizó en gran medida al rey judío de la tribu de Judá; una clara indicación para aquellos que estaban familiarizados con el Mesías.

Además, surgiendo justo detrás de Leo estaba la constelación de Virgo, con el sol y la luna a sus pies.

Después de esta increíble triple conjunción, Júpiter comenzó a moverse hacia el oeste en el cielo, que eventualmente entra en conjunción con Venus, un planeta larga y simbólicamente asociado con la maternidad.

La conjunción del planeta rey y el planeta de la maternidad estaban tan cerca uno del otro, que ningún hombre vivo había visto nunca nada igual.
.
Y juntos formaron el objeto más brillante en el firmamento.

Todo este simbolismo de un rey judío de Judá y de una Virgen fue suficiente para que los bien versados Magos se pusieran en movimiento hacia Jerusalén.

Pero en cambio se puede entender por qué el ciudadano común de Jerusalén no lo viera.

Júpiter continuó su movimiento hacia el oeste en el cielo hasta que finalmente se detuvo.
.
Cuando se detuvo (como se ve desde Jerusalén), lo hizo en el sur, directamente sobre el pequeño pueblo de Belén, el 25 de diciembre del año 2 antes de Cristo.

Esto ahora puede verse fácilmente con programas modernos sobre astros, que le pueden mostrar el cielo nocturno en cualquier fecha en la historia y desde cualquier perspectiva.

El surgimiento de este tipo de programas informáticos ahora, nos permite mirar no sólo el pasado, sino el futuro en los cielos.

venus y jupiter sobre belen

LO QUE SUCEDERÁ A PARTIR DEL 20 DE NOVIEMBRE DE 2016

Volvamos a los primeros versículos de Apocalipsis 12.

“Una gran señal apareció en el cielo: una Mujer, vestida del sol, con la luna bajo sus pies, y una corona de doce estrellas sobre su cabeza; está encinta, y grita con los dolores del parto y con el tormento de dar a luz”.

El autor del Apocalipsis indica claramente que esta visión es una señal en el cielo.

¿Qué veremos en el cielo en un futuro próximo?

El 20 de noviembre de 2016, comenzará un evento astronómico que durará nueve meses y medio, y que culminará en sorprendente coincidencia con la visión de Apocalipsis 12.

Todo indicaría a su vez que este evento astronómico, en todos sus detalles, será único en la historia del hombre.

El 20 de noviembre de 2016, Júpiter (el planeta rey) entra en el cuerpo (vientre) de la constelación de Virgo (la Virgen).

Júpiter, debido a su movimiento retrógrado, pasará los siguientes 9 meses y medio dentro del vientre de Virgo.

Este período corresponde al período normal de gestación de un bebé tardío.

Después de 9 meses y medio, Júpiter saldrá del vientre de Virgo.

Al salir de Júpiter (nacimiento), el 23 de septiembre de 2017, veremos la constelación de Virgo (la mujer vestida del sol), emergiendo directamente detrás de éste.

A los pies de Virgo, nos encontramos con la luna.
.
Y sobre su cabeza se encuentra una corona de doce estrellas, formada por las habituales nueve estrellas de la constelación de Leo con la adición de los planetas Mercurio, Venus y Marte.

Ésta es, verdaderamente y hasta donde podemos determinar, una única serie de eventos con un grado sorprendente de coincidencia con la visión de Apocalipsis 12.

Así que, ¿qué significa este hecho astronómico?

noche en el cielo cuando el nacimiento de jesús

¿QUE NOS PUEDE DECIR ESTE EVENTO ESTELAR?

La respuesta obvia y veraz es simplemente que no lo sabemos. Pero no significa que no podamos especular.

Lo que pasa es que estos eventos sucederán y serán evidentes durante el 100º aniversario de las apariciones de “la mujer vestida del sol”, Nuestra Señora de Fátima que se apareció en 1917.

La culminación de estos eventos astronómicos se producirá justamente 3 semanas antes del 100º aniversario del gran milagro de Fátima, “la danza del sol” (otra señal celestial), un evento que fue presenciado por muchos miles de personas.

En el siglo que ha seguido a este gran evento, hemos visto que las advertencias de la Virgen se han hecho realidad con sorprendente precisión.

La gente no dejó de ofender a Dios y hemos visto terribles guerras, naciones aniquiladas, y Rusia esparciendo sus errores por el mundo.
.
Si somos honestos, incluso dentro de la misma Iglesia.

Sin embargo, todavía esperamos el cumplimiento de sus promesas, el triunfo de Su Inmaculado Corazón, y un período de paz que será concedido al mundo.

Pero lo que posiblemente no sepamos es que en la misma historia de Fátima hay indicios de que el período de 100 años podría ser significativo.

En agosto de 1931, la Hermana Lucía visitó a un amigo en Rianjo, España.

Allí, Nuestro Señor se apareció a la Hermana Lucía y Él se quejó que no se les había prestado atención a las peticiones de Su madre, diciendo:

“Haz saber a Mis ministros, ya que siguen el ejemplo del Rey de Francia retrasando la ejecución de Mi mandato, que ellos le van a seguir en la aflicción.

Nunca es demasiado tarde para recurrir a Jesús y a María”.

Y de nuevo en otro texto, la Hermana Lucía citó a Nuestro Señor:

“¡Ellos no quisieron hacer caso a mi petición! …

Al igual que el rey de Francia, se arrepentirán de ello, y lo harán, pero será tarde.

Rusia ya habrá propagado sus errores en el mundo, provocando guerras y persecuciones contra la Iglesia.

El Santo Padre tendrá mucho qué sufrir“.

Son muy interesantes esas referencias al rey de Francia, ya que es una alusión explícita a las peticiones del Sagrado Corazón dadas, a través de Santa Margarita María de Alacoque el 17 de junio 1689, al Rey de Francia.

El rey Luis XIV y sus sucesores no hicieron caso a la petición de Nuestro Señor de consagrar públicamente Francia al Sagrado Corazón de Jesús.

Como resultado, el 17 de junio de 1789, cien años después del día después de la solicitud, surgió la Asamblea Nacional de la Revolución Francesa, que se declaró como el gobierno de Francia y despojó al rey de su poder.

Más tarde, el rey perdió la cabeza a causa de la revolución.

No es posible conocer la relevancia exacta de esta alusión de 100 años o de saber si y cuándo, el reloj comenzará a marcar el tiempo, pero sin duda es interesante y relevante en este contexto.

Por supuesto también, muchos están familiarizados con la visión del Papa León XIII en la que supuestamente escuchó que a satanás se le concedieron cien años para tratar de destruir a la Iglesia.

Inmediatamente después de esta visión, el Papa León XIII compuso la oración a San Miguel Arcángel rogándole defendernos en la batalla y ser nuestra defensa contra la perversidad y acechanzas del demonio.

El Papa León XIII añadió entonces las oraciones Leoninas al final de la misa, más tarde suprimidas como consecuencia del Concilio Vaticano II.

Vivimos en estos tiempos tumultuosos en la Iglesia, en los que los fundamentos mismos de la fe, incluso las mismas palabras y mandatos de Nuestro Salvador son menospreciados e ignorados, es imposible no recordar la visión del Papa León.

También debemos señalar que la fecha de inicio del evento astronómico, 20 de noviembre de 2016, fue el mismo día en que el Papa Francisco cerró el “Año de la Misericordia”.
.
El mismo día fue la fiesta de Cristo Rey.

En conclusión, sabemos que estos fenómenos astronómicos muy espectaculares se producirán, pero no podemos estar seguros sobre su importancia sagrada.

Y si significan algo respecto al aviso y milagro que ha sido profetizado en las apariciones de Garabandal y Medjugorje, curiosamente dos apariciones a las que la Congregación para la Doctrina de la Fe está tratando de quitarles notoriedad.

No pretendemos predecir el futuro de ningún próximo evento relacionado con el cumplimiento de las promesas de Fátima.

Sólo es el relato de que ahora nos encontramos en una situación similar a la de los Reyes Magos hace 2000 años.

VIRGO%2B2.jpg

Aparición

Cuando miramos al cielo en una noche clara podemos ver varios millares de estrellas, muchas de ellas concentradas cerca de una banda luminosa que conocemos como la Vía Láctea, y que es una visión desde dentro de la galaxia en la que vivimos. Al contemplar semejante espectáculo, la mayoría de los seres humanos, a lo largo de la historia, se han hecho esencialmente las mismas preguntas: ¿por qué es tan grande el universo?, ¿tiene límites?, ¿cuál es su tamaño?, ¿de qué está hecho?, ¿cuál es su forma?, ¿tiene principio?, ¿tendrá fin?, ¿por qué hay vida inteligente?, ¿tiene algún sentido o finalidad?…

Para el público en general, uno de los atractivos de la astronomía y la cosmología es la facilidad con la que se pueden hacer preguntas en la frontera de estas áreas del conocimiento. Si las comparamos con otras ramas de la ciencia, como la neurobiología, la teoría de números, la física de partículas o la electrónica cuántica, se puede constatar que los problemas que preocupan a los expertos no son tan fácilmente traducibles al lenguaje habitual.

Los diversos mitos de la creación que diferentes culturas han elaborado a lo largo de la historia están lejos de ser teorías científicas en un sentido moderno. Su objetivo no era revelar cosas nuevas del universo visible, sino buscar una manera de alejar el espectro de lo desconocido. El mito proporcionaba al hombre un lugar seguro en la jerarquía de la creación y alejaba así la necesidad de considerar aspectos de la realidad totalmente desconocidos. Las teorías científicas actuales no se preocupan de asegurar al ser humano un lugar más o menos privilegiado en el cosmos; más bien parece todo lo contrario a partir de la revolución copernicana. Una explicación científica aceptable debe enseñarnos más cosas sobre el universo de las que incluimos al formularla. Debe ser capaz de hacer predicciones sobre propiedades desconocidas que sean accesibles a la experimentación y por tanto a la verificación; y al mismo tiempo proporcionar un esquema conceptual que aporte claridad, coherencia y unidad a un conjunto de hechos y datos diversos. Al aplicar al cosmos el método científico hay que tener en cuenta, sin embargo, que uno de sus pilares, la reproducibilidad de los resultados de un experimento, es algo que debe abandonarse en gran medida. La tecnología moderna no nos permite crear universos a nuestro antojo en los que podríamos variar a voluntad las condiciones iniciales, y esperar unos cuantos miles de millones de años para analizar el resultado. Sólo hay un universo visible, y por consiguiente las nociones de predictividad y reproducibilidad propias del método científico deben ser revisadas.

Uno de los aspectos más novedosos de la cosmología del siglo XX es que cuestiones relativas al universo primitivo pueden traducirse en preguntas detalladas sobre el comportamiento de la materia a altas energías y distancias pequeñas, a nivel subatómico o subnuclear. Dentro de esta reformulación de los interrogantes fundamentales sobre el origen del cosmos, podemos utilizar todo el arsenal teórico y experimental acumulado a lo largo del siglo por la física nuclear y la física de partículas para obtener respuestas sin necesidad de crear universos en el laboratorio, algo que, además de no ser factible, no sería financiado por ningún gobierno. Relacionar lo infinitamente grande (el universo) con lo infinitamente pequeño (las partículas elementales y sus propiedades) es un logro científico de nuestro siglo, y para comprender cómo pudo establecerse una relación aparentemente tan poco probable, el libro de Alan Guth proporciona una exposición lúcida y clara de cómo el misterio de los orígenes del universo está íntimamente ligado a la física de partículas.

A finales del siglo XIX o comienzos del XX , ni astrónomos ni filósofos ponían en duda el hecho de que el espacio y el tiempo eran absolutos y que proporcionaban el medio en el que el Sol, los planetas y demás cuerpos celestes describían sus movimientos. La cosmología moderna nace de la mano de Albert Einstein en 1917, un año después de la formulación de la teoría relativista de la gravitación, o relatividad general. Los conceptos de espacio, tiempo y dinámica fueron profundamente transformados dentro del esquema conceptual de la teoría general de la relatividad. La geometría del espacio y del tiempo dejan de ser objetos absolutos para formar parte de la dinámica de la materia. Una de las consecuencias extraordinarias de la relatividad general es que el universo en su conjunto se expande de forma homogénea e isótropa, es decir, por igual en todos los lugares y en todas las direcciones. A pesar de que Einstein era consciente de que la expansión era una consecuencia natural de sus ecuaciones, en su artículo mantuvo la hipótesis de un universo estático, y para ello modificó las ecuaciones de la gravitación introduciendo un término adicional, conocido como constante cosmológica y que proporciona el equivalente de una fuerza gravitatoria repulsiva. En los años veinte E. H. Hubble demostró experimentalmente sin embargo que el universo se expande y que la velocidad de recesión de las galaxias lejanas es proporcional a la distancia que nos separa de ellas (cuanto más lejos, más rápido). Esto no implica que la Tierra o la Vía Láctea sean el centro de la expansión. La expansión es universal, y una forma de entenderla metafóricamente es imaginando un globo que se infla y en que hemos dibujado pequeños puntos que representan las diferentes galaxias. Todas las galaxias se alejan unas de otras al inflar el globo sin que pueda hablarse de un centro de expansión o de explosión. Dicho de otra forma, la expansión es isótropa y homogénea para cualquier observador en cualquier punto del universo.

Si el universo está en expansión, una conclusión aparentemente inevitable es que si nos remontamos hacia el pasado su tamaño disminuye, de forma que en sus primeros instantes de existencia toda la materia y la radiación que hoy pueblan el universo estaban concentrados en una extensión minúscula de espacio-tiempo, así hasta quizás una singularidad inicial seguida de una gran explosión (Big Bang según el término introducido por Fred Hoyle y que ha alcanzado uso prácticamente universal).

La teoría del Big Bang no es una mera especulación. Es una visión científica detallada de los primeros instantes del universo y que hace predicciones precisas verificadas por la observación. Podemos destacar dos de ellas. La primera tiene que ver con la nucleosíntesis, o síntesis de los núcleos más ligeros. Según el universo se hace más pequeño su temperatura y presión aumentan sin límite. Entre el primer segundo y los tres primeros minutos de existencia, las temperaturas son suficientemente altas como para que se produzcan reacciones nucleares. Esto nos permite utilizar la física nuclear conocida para describir el estado del universo. Utilizando las leyes de la física nuclear junto con las leyes de la termodinámica (rama de la física que se ocupa de la transferencia de calor y energía y de los estados de equilibrio térmicos de la materia) es posible predecir el tipo y la cantidad de elementos que se produjeron en los primeros instantes del universo. Los únicos elementos que se sintetizaron fueron el hidrógeno (con sus isótopos deuterio y tritio, que difieren en el número de neutrones1), el helio, con carga eléctrica igual a dos veces la carga de un protón y dos isótopos, He 3 con un neutrón y el He 4 con dos, y el litio con tres protones y cuatro neutrones. Sólo estos elementos fueron sintetizados durante los tres primeros minutos. Al estar en expansión, la temperatura del universo disminuía con enorme rapidez, y su enfriamiento impedía la formación de elementos más pesados como el carbono, el nitrógeno, el oxígeno, el azufre o el fósforo, todos ellos fundamentales para la formación de materia viva, al menos tal y como nosotros la conocemos. Los astrónomos, a base de medidas cuidadosas, han sido capaces de verificar que la abundancia de los elementos citados concuerdan con las predicciones del Big Bang. Esto tiene también como consecuencia el hecho de que los elementos más pesados se cocinan en el interior de las estrellas. Muchas de ellas, al terminar su vida, explotan de forma colosal originando lo que se llaman supernovas; de esta forma se difunden a lo largo de las galaxias los elementos más pesados. Todos los átomos pesados de nuestro cuerpo son polvo de estrellas muertas.

La segunda predicción de importancia capital está relacionada con el fondo de radiación cósmica. Al igual que los gases que se utilizan para producir frío en los refrigeradores, el universo se enfría al expandirse. Su densidad, temperatura y presión disminuyen al aumentar su volumen. Como hemos mencionado anteriormente, cuando el universo tenía menos de una décima de segundo su temperatura era tal que impedía la formación de núcleos. Al poco tiempo pudieron formarse los núcleos, pero la radiación era tan intensa que no permitía la formación de átomos. El universo se parecía a un plasma dominado fundamentalmente por la radiación electromagnética constituida por rayos X y gama de alta energía que disociaban los átomos cuando se formaban. Esta situación duró hasta que el universo tenía alrededor de trescientos mil años. A partir de este momento la temperatura fue lo suficientemente baja como para que se pudieran formar átomos. Como los átomos son eléctricamente neutros, su interacción con la radiación es muy débil, de forma que el universo dejó de ser opaco para convertirse en transparente. Al desacoplarse de la materia la luz pudo viajar sin obstrucción a través del espacio sideral. De la misma forma que el universo se enfría al aumentar su volumen, la radiación fósil también pierde energía. Hoy su temperatura es cercana a los tres grados Kelvin (unos doscientos setenta grados centígrados bajo cero). Esta consecuencia del infierno primordial fue verificada durante los años sesenta por primera vez por Penzias y Wilson, lo que les valió el Premio Nobel de Física poco después.

A grandes rasgos, ya tenemos el estado de conocimiento de la cosmología cuando Alan Guth, entonces estudiante posdoctoral en el departamento de Física de la Universidad de Cornell (NY) empezó a interesarse en los problemas aparentemente residuales de la teoría del Big Bang. En aquella época, su trabajo científico se centraba en temas más ortodoxos de teoría cuántica de campos muy ajenos al universo primordial. Un seminario de Robert Dicke (reputado astrofísico y cosmólogo de Princeton), junto con la insistencia de uno de sus colegas (H. Tye) para trabajar en las consecuencias cosmológicas de las teorías de gran unificación2, sirvieron de catalizadores para que poco a poco Alan Guth comenzara a interesarse por el origen del cosmos.

Vista general

La hechicera , es la mano invisible y el espíritu de la locura buscando siempre más control a través de engaños, mentiras, venenos, eventos de bandera falsa, guerras y montañas del marco burocrático y legal, para desviar la energía de los habitantes de la tierra. Teme a la luz del día, como a la vida misma y opera en las sombras. Su mayor poder es su control sobre la emisión de la moneda.

En esencia es el mismo 6-6-6 evolucionado hacia la maldad y convertido en un reptil humanoide . Todos saben quien es Satanás ( Ishtar) , el Dios creador del mundo o Gran Arquitecto Del Universo, que diseña , contruye y controla todos los universos, todas las situaciones inimaginables, . El juega con su creación como se le antoja . Satanás es un Espíritu dual para los Humanos, pero en el mundo espiritual no existe pecado alguno, Dios juega a ser bueno , pero también en el lado oscuro de la maldad contra los Humanos. Del mismo modo los ángeles o hijos de Dios , obran como les place, los sentimientos no existen en el mundo espiritual. Son los espíritus encarnados en cuerpos materiales quienes adoptan sentimientos y entonces deciden si ayudar o batallar contra la Humanidad u otros seres.

Características Importantes de Drako

  1. :Es el mismo 6-6-6 renacido y evolucionado en la matrix, una y otra vez.
  2. Creador del Universo y de la Humanidad.
  3. Satanás se encuentra atrapado en la dimensión mental de un Lucifer primordial.
  4. El Universo sólo es la mente proyectada de un Lucifer primordial.
Lily
IPGII_Rose_1920x1080.jpg christina-grimmie%2Bapple.jpg
Nombres
Nombre Real Christina Victoria Grimmie
Otros Nombres
  • Encarnación femenina de Cristo
  • Shiva "la virgen destructora"
  • Cabra receptora del Espíritu
  • La Virgen perseguida por el demonio , que el Vaticano debía proteger
  • Esposa de Satanás
Otros datos
Género Femenino

FEMENINO.png

Raza Blanca

Raza Espiritual Sirios (Sirio A)

Sirio.jpg

Provienen de el Sistema Estelar de Sirio A, Los seres de Sirio A son seres parecidos a los Humanos en apariencia física, son casi indistinguibles de una persona, aunque algunas de sus características son: estatura promedio de 1.80mts a 2.10mts, pueden ser de piel morena y blanquecina, algunos de ellos son rubios y de ojos de color azul o esmeralda, en otros casos pueden tener mas la apariencia de un "árabe",se dice que un grupo de estos seres se ha infiltrado en organizaciones mundiales para frenar las decisiones del sistema de control en cuanto la imposición de políticas y restricciones que le van quitando poco a poco a la gente,así mismo, han hecho un gran esfuerzo por promover la restauración ecológica en el planeta,son seres altamente avanzados y provienen de la 6° densidad, actualmente están proyectando mucha energía hacia la tierra para sincronizar esa energía con la de la gente que está buscando el cambio, hay muchos reportes de gente que ha soñado con seres de Sirio donde se les revelan situaciones y cosas,inclusive desde hace miles de años le han otorgado al hombre conocimientos muy avanzados,están asistiendo en la construcción de un sistema ecológico para la evolución de la humanidad y alterando la “rejilla de energía bio-magnética” del Planeta.

El Zodíaco de Dendera revela un patrón de la experiencia de la humanidad hace 26.000 años. Dendera demuestra el conocimiento iniciado del ciclo completo de 26.000 años del calendario astronómico (precesión), incluyendo la hora del punto de comienzo o la hora cero del ciclo completo. Tal precisión no es posible, sin el conocimiento de la dirección hacia el centro galáctico y la alineación precesional con el centro. El calendario maya, también consta de un ciclo de 26.000 años.

El zodiaco muestra el marco general de todas las Edades del Mundo, con especial referencia a la época actual, y los dos siglos venideros, y codifica secretos de un antiguo culto de biología sagrada, trayendo un mensaje profético para la Era de la biotecnología, en la cual la humanidad aspira a superar a la naturaleza y manipular la vida. Poder descodificar toda su simbología y significado, nos puede enseñar cómo vivir en el presente con más sabiduría.

Si extraemos la parte del zodiaco correspondiente al eje E (el 5º eje), y establecemos una línea que va desde la espiga (la estrella en la mano de la virgen (virgo) pasando por la pata del chacal, hasta llegar al altar con cabeza de carnero, se refleja el tiempo de precesión (diseño interno) y los procesos biológicos en el marco del ciclo lunar (diseño externo). La línea atraviesa la Constelación de Piscis (los peces), mostrando la alineación del equinoccio de primavera al final del Kalpa (nombre que recibe el ciclo de 26.000 años).

Un ángulo recto desde la pata del chacal del eje E, apunta exactamente al arquero (Sagitario), y la ubicación del centro de la galaxia cerca de la punta de la flecha del arquero.

Esto demuestra que no es casualidad, que no es coincidencia y que existe un conocimiento increíble del universo, ya que sabían de la existencia de 13 constelaciones (la 13ª es conocida como Ofiuco), y que el punto exterior es el centro de la galaxia, ubicada en la punta de la flecha del arquero. Los calendarios maya, azteca e hindú, también sabían de este calendario y su ciclo de 26.000 años, siendo el de Dendera el zodiaco del que nacieron los demás.

¿Cómo podían saber que el centro de nuestra galaxia, se encontraba entre las Constelaciones de Sagitario y Escorpio, y que en esa zona se encontraba la 13ª constelación llamada Ofiuco?. El zodiaco de Dendera esconde enormes secretos, que están esperando ser desvelados.

Del 4.300 a.C. hasta el 2.150 a.C. fue la Era de Tauro (el toro). Del 2.150 a.C. hasta el 1 a.C. fue la Era de Aries (el carnero). Del 1 d.C. a nuestros días, estamos en la Era de Piscis (los peces). Virgo es llamada la “casa del pan“, y la representación de virgo es una virgen con un haz de trigo. La ciudad donde nació Jesús, se traduce literalmente como “Casa del Pan”. Beth Lehem (Belén) es la casa del pan. Por lo tanto, Belén hace referencia a la constelación de virgo, un lugar en el cielo, no en la tierra. Es un esfuerzo de nuestros ancestros de acercar el cielo, el firmamento, a la Tierra. Un intento de acercar a los dioses y hacerlos terrenales. Esto demuestra que las actuales religiones están extraídas de los conocimientos ancestrales de los cielos.

Este dibujo aparece en los principales templos egipcios, y narra la escena principal del Gran Cataclismo, origen del hundimiento de Ahâ-Men-Ptah, el Edén desaparecido. La triada divina estaba a la cabeza de los evadidos, que se han convertido en supervivientes de la Atlántida, originando gracias a Hor(Horus) una dinastía de faraones o hijos de Dios.

Se ve a Nut (la reina virgen, madre de Osiris), que ha enviado a la Tierra al primogénito de Dios. Nut es la figura central con el cuerpo constelado de estrellas (ya que se la identifica con la Vía Láctea), formando un puente entre oriente y occidente. Desde el oeste (lugar donde tuvo lugar la catástrofe de la Atlántida), el mar ha sumergido toda la tierra de esta isla-continente, y sobre su superficie sólo quedan los Mandjit (embarcaciones).

En la embarcación de la izquierda (ascendente), se encuentra Osiris con la cabeza vendada. La mitad trasera de un león (informando que el cataclismo sobrevino durante la Constelación de Leo, motivo por el cual, la esfinge tiene cuerpo de león, demostrando que fue construida hace 11.500 años), está apoyada sobre las vendas, representando el caos y el desorden. Al lado de Osiris está su hijo Horus, representado por el halcón y portador del sol, ya que de su supervivencia depende el renacimiento de su pueblo. También está malherido, la Cruz Ansada (Anj), está ensangrentada, lo cual no sucede de la misma manera con la que lleva Isis (madre de Horus). Isis lleva sobre su cabeza el alma de los supervivientes, simbolizada por una pluma verde de avestruz. La embarcación de la derecha, ha logrado superar las adversidades y llegar a oriente (Ta mana), el lugar del ocaso.

Este mandjit fue encontrado en una fosa a los pies de la Gran Pirámide.

¿Por qué estaban malheridos y al borde de la muerte?. Nut se vio arrastrada por los incontrolables elementos. Una enorme explosión sacudió a los atlantes, sumergiéndolos en el caos, e hizo que Nut se viera arrastrada por los acontecimientos. En cuanto se dio cuenta del desastre que sobrevino, dudaba que Horus estuviera con vida, pero Isis no quería abandonar la búsqueda, así que decidieron buscarle. Cuando el aire se limpió y se pudo ver con claridad, estando lejos de la actividad volcánica y por fin reinó algo de silencio, Isis extendió sus brazos hacia el cielo y rezó:

-“¡Oh, Ptah-Hotep, rey de los cielos, abre tus esclusas y detén el fuego; salva al hijo de tu hijo! Ordena que este día del gran cataclismo no se convierta en el día del gran luto. Oh, Ptah-Hotep, rey de la tierra, ordena que el gran arroyo abra todas sus reservas!”-

Esta súplica aparece cincelada en todas las tumbas del Valle de los Reyes (Luxor), y también en Dendera. La leyenda cuenta que sus plegarias fueron escuchadas y una lluvia rojiza cayó. Pasadas unas horas, la lava se enfrió e Isis pudo caminar por ella, encontrando el cuerpo de Horus. Esto ocurrió, según Slosman, el 27 de julio del 9.792 a.C, gracias a la lectura e interpretación de los acontecimientos narrados en el planisferio celeste del Zodiaco de Dendera.

Este es un extracto del Libro de los Muertos, en el que se narra la epopeya de los supervivientes y la resurrección de Osiris.

Fue a Ta Mana donde llegaron en diferentes grupos los supervivientes del Gran Cataclismo. En un grupo se encontraban Nut, Nek-Bet y su esposo el An-Nu(Pontífice), con el cadáver de Usir envuelto en una piel de toro. En otro grupo se encontraba Isis junto a Horus gravemente herido (tenía una rodilla rota y había perdido un ojo). En un tercer grupo de supervivientes se encontraba Usit.

NOTA: Recordar de episodios anteriores, que Zecharia Sitchin afirmaba que los Anunnaki fueron lo primeros pobladores, los dioses que provenían de otros mundos. Aquí encontramos como el sumo Pontífice, se llamaba “An-Nu”, y Anunnaki significa “los de sangre real”.

Osiris, resucitó a fin de poder completar la instrucción de Horus, y declararlo su sucesor y único heredero legítimo, primer Ahâ de los supervivientes del hundimiento de Ahâ-Men-Ptah. A partir de este momento, a Horus (Hor) se le conocerá como “Hor el Puro”, es decir “Hor-Ro“, para indicar la pureza de su alma (de aquí deriva la palabra “oro” como metal de gran pureza, valor y resistencia).

Una vez todos los supervivientes se instalaron en estas tierras, se crearon dos grupos bien diferenciados, los “seguidores de Horus”, y los rebeldes de Seth (hermano de Horus). Estos dos clanes estarían enfrentados durante milenios, donde Horus simbolizaba el bien y Seth el mal.

Pruebas científicas de que sucedió una glaciación devastadora, que dio lugar a grandes diluvios, inundaciones, erupciones volcánicas, subida del nivel del mar… que provocó la destrucción de una tierra donde vivía una civilización avanzada, donde algunos consiguieron escapar del caos. Unos llegaron a tierras americanas, otros a tierras africanas. Éstos se establecieron en Egipto, donde construyeron los monumentos que ahora conocemos, la Gran Pirámide, la esfinge y diferentes templos. En estos templos, dejaron plasmados en pinturas, jeroglíficos y bajorrelieves lo ocurrido, creando un zodíaco enigmático donde se refleja el avanzado conocimiento de los astros que tenían. El pueblo egipcio tenía constancia de que otros atlantes se establecieron en otros lugares, por eso decidieron crear misiones de búsqueda. Esos otros atlantes, establecidos en América, son los creadores de las civilizaciones maya, azteca… donde aparecen calendarios idénticos al de Dendera, pirámides idénticas a las de Egipto, con los mismos procesos de construcción y perfección, donde todas esas civilizaciones eran capaces de transportar ingentes cantidades de bloques de piedra de varias toneladas, donde adoraban a los mismos dioses, donde sus historias, mitos y leyendas son idénticas, y los paralelismos no son nada casuales, donde orientaron sus edificios a las mismas estrellas y constelaciones, y donde cada vez son más los científicos que afirman que estas civilizaciones son mucho más antiguas de lo que los libros dicen.

Hay muchos indicios que demuestran que sí existió una civilización atlante, que por causas de fuerza mayor emigraron y se desperdigaron por el planeta, dando origen a las civilizaciones que hoy conocemos y son todo un misterio.

Los supervivientes decidieron celebrar una nueva alianza con el Creador, agradeciéndole salvar sus vidas y le pidieron perdón por sus faltas. A fin de lograr la paz eterna en la Tierra, escribieron todo lo ocurrido para crear lazos y que nunca olvidaran lo ocurrido las siguientes generaciones. Gracias a esto, se puede rastrear y estudiar su éxodo. Cuando arribaron en las costas de Marruecos, siguieron una ruta delineada hacia Egipto, en una travesía que duró muchísimo tiempo, permaneciendo siempre en el mismo grado de latitud. Esto lo hicieron los seguidores de Horus y también los rebeldes de Seth.

Aquí todo tiene sentido, todos los datos y pruebas cuadran, no existen eslabones perdidos ni se entierran aquellos datos o pruebas que no coinciden de forma cronológica con los hechos, como se ha demostrado hacen los arqueólogos y egiptólogos, como denunciaron Cremo y Thompson.

El Diluvio Universal que provocó un gran cataclismo global, y que narran todas las civilizaciones y religiones del mundo, no fue un mito. Que este cataclismo de proporciones épicas devastó una civilización existente, no es un mito. Si entendemos por mito, un relato que narra acontecimientos asombrosos, lo que nos cuentan los libros de texto, la mayoría de los arqueólogos y egiptólogos, cómo se edificaron estas civilizaciones hace tan sólo 4.000/5.000 años, intentado encajar los datos como un puzzle que no tiene sentido, sí que estamos ante un mito, ante un cuento fantástico que nos han inculcado, que no tiene sentido, que se contradice constantemente, y donde cada vez más, científicos y expertos muestran sus conclusiones sin miedo, denunciando que los datos son erróneos y que hay que reescribir todo nuevamente, para contar la verdad.


LAS CRÓNICAS DE LA TIERRA

Como si no hubiera suficiente con las similitudes genealógicas y guerreras entre dioses griegos e hindúes, las tablillas descubiertas en los archivos reales hititas (en un lugar que, en la actualidad, recibe el nombre de Boghazkoi) contenían más relatos de la misma historia, la de la lucha por la supremacía entre los dioses a medida que se sucedían las generaciones.

Los textos más extensos que se han descubierto trataban, como sería de esperar, de la deidad suprema hitita, Teshub; concretamente, de su genealogía, de sus legítimas pretensiones de controlar las regiones superiores de la Tierra, y de las batallas que el dios KUMARBI había lanzado contra él y contra sus descendientes. Al igual que en los relatos griegos y egipcios, el Vengador de Kumarbi se ocultaba con la ayuda de dioses aliados hasta que crecía, en algún lugar en una parte «oscura» de la Tierra. Las batallas finales tenían lugar en los cielos y en los mares; en una de esas batallas, Teshub recibía el respaldo de setenta dioses con sus carros.

Derrotado en un principio, y teniéndose que ocultar o exilar, Teshub se enfrentaba finalmente al que le había desafiado en un combate singular. Armado con el «Trueno-tormentador que dispersa las rocas a noventa estadios» y «el Relámpago de espantoso resplandor», ascendía hacia el cielo en su carro, tirado por dos Toros del Cielo dorados y plateados, y «desde los cielos puso la cara» hacia su enemigo. Aunque en las fragmentadas tablillas falta el final del relato, es evidente que Teshub salía finalmente victorioso.

¿Quiénes eran estos antiguos dioses que luchaban entre sí por la supremacía y buscaban el control de la Tierra enfrentando a unas naciones con otras?

Quizás podamos encontrar pistas importantes en los tratados con los que se terminaron algunas de estas guerras entabladas por los hombres para sus propios dioses.

Cuando egipcios e hititas hicieron la paz después de más de dos siglos de guerras, se selló con el matrimonio de la hija del rey hitita Hattusilish III con el faraón egipcio Ramsés II. El faraón registró el acontecimiento en una estela conmemorativa que situó en Karnak, en Elefantina cerca de Asuán y en Abú Simbel.

Al describir el viaje y la llegada de la princesa a Egipto, la inscripción cuenta que, cuando,

«Su Majestad vio que era tan hermosa de rostro como una diosa», se enamoró de ella y la consideró «algo precioso que le había concedido el dios Ptah» y una señal del reconocimiento hitita de su «victoria».

Lo que todas estas maniobras diplomáticas suponían se aclara en otras partes de la inscripción: trece años antes, Hattusilish le había enviado al faraón el texto de un Tratado de Paz, pero Ramsés II, dándole vueltas aún a su casi fatídica experiencia en la batalla de Kadesh, lo ignoró.

«El gran Jefe de Hatti siguió escribiendo año tras año para aplacar a Su Majestad, pero el Rey Ramsés no prestaba atención».

Por fin, el Rey de Hatti, en vez de enviar mensajes inscritos en tablillas, «envió a su hija mayor, precedida de un precioso tributo» y acompañada por nobles hititas. Preguntándose lo que significarían todos aquellos regalos, Ramsés envió una escolta egipcia a su encuentro para que acompañara a los hititas. Y, tal como se explica más arriba, sucumbió a la belleza de la princesa, la convirtió en reina y la llamó Maat-Neferu-Ra («La Belleza Que Ve Ra»).

Nuestros conocimientos de la historia y de la antigüedad también sacan provecho de ese amor a primera vista, pues el faraón aceptó entonces aquel insistente Tratado de Paz, y pasó a plasmarlo por escrito también en Karnak, no lejos de donde había conmemorado el relato de la Batalla de Kadesh y el de la Hermosa Princesa Hitita.

Los egiptólogos han descubierto, descifrado y traducido dos copias, una casi completa y otra fragmentaria. De modo que no sólo tenemos el texto completo del Tratado, sino que también sabemos que el rey hitita escribió el tratado en lengua acadia, que, por aquél entonces, era el idioma de las relaciones internacionales (como lo fue el francés hace un siglo).

Al faraón se le envió una copia del original acadio escrito en una tablilla de plata, que la inscripción egipcia de Karnak describe así:

Lo que está en medio de la tablilla de plata, en la parte frontal: Figuras consistentes en una imagen de Set, abrazando a una imagen del Gran Príncipe de Hatti, rodeadas por un borde con las palabras «el sello de Set, soberano del cielo; el sello de la regulación que Hattusilish hizo»…

Lo que hay dentro de lo que rodea la imagen del sello de Set por el otro lado:

Figuras consistentes en una imagen femenina de la diosa de Hatti abrazando a una imagen femenina de la Princesa de Hatti, rodeadas por un borde con las palabras «el sello del Ra de la ciudad de Arinna, el señor de la tierra»…

Lo que está dentro de [el marco] que rodea a las figuras: el sello de Ra de Arinna, el señor de toda tierra.

En los archivos reales hititas, los arqueólogos han descubierto de hecho unos sellos reales en donde se ve a la principal deidad hitita abrazando al rey hitita(Fig. 17), exactamente como se describe en los registros egipcios, incluso con la inscripción que rodea el borde del sello. Contra todo pronóstico, el mismo original del tratado, inscrito en acadio en dos tablillas, se encontró también en estos archivos.

Pero los textos hititas llaman a su principal deidad Teshub, no «Set de Hatti». Dado que Teshub significaba «Tormenta Ventosa», y Set (a juzgar por su nombre griego, Tifón) significaba «Viento Feroz», da la impresión de que egipcios e hititas tenían emparejados sus panteones de acuerdo con los epítetos de sus dioses.

En línea con esto, a la esposa de Teshub, HEBAT, se le llamaba «Dama de los Cielos», para homologar a la diosa por su título con la versión egipcia del tratado; Ra («El Brillante») se homologó con el «Señor del Cielo» hitita, al cual la versión acadia llamaba SHAMASH («El Brillante»), etc.

guerra18.gif

Fig. 17

Se hizo evidente que egipcios e hititas tenían panteones separados pero paralelos, y los expertos empezaron a preguntarse lo que otros antiguos tratados podrían revelar. Uno de los que aportó una de las informaciones más sorprendentes fue el tratado que, hacia el 1350 a.C, firmaron el rey hitita Shuppilulima y el rey hurrita Mattiwaza de Mitanni, país que estaba situado sobre el río Eufrates, a mitad de camino entre el País de los Hititas y las antiguas tierras de Sumer y Acad.

Realizado, como era habitual, en dos copias, el original del tratado se depositó en el santuario del dios Teshub de la ciudad hurrita de Kahat -un lugar y una tablilla perdidos en las arenas del tiempo. Pero la tablilla del duplicado, depositada en la ciudad santa hitita de Arinna, «frente a la diosa del Disco Naciente», ¡fue descubierta por los arqueólogos unos 3.300 años después de que fuera escrita!

Como ocurría con todos los tratados de aquellos días, el que firmaron los reyes de Hatti y Mitanni terminaba con una llamada «a los dioses de las partes firmantes para que estuvieran presentes, para escuchar y servir como testigos», de manera que el cumplimiento del tratado trajera la dicha divina, y su violación la ira de los dioses.

A continuación, se hacía una relación de estos «dioses de las partes firmantes», comenzando con Teshub y su consorte Hebat, como dioses reinantes supremos de ambos reinos, «los dioses que regulan la realeza» en Hatti y Mitanni, y en cuyos santuarios se depositaban las copias del tratado.

Después, cierto número de deidades jóvenes, masculinas y femeninas, descendientes de los dos dioses reinantes, se enumeraban por las capitales provinciales donde actuaban como deidades gobernantes en representación de sus padres.

Más tarde, había una relación de los mismos dioses en las mismas posiciones jerárquicas; a diferencia del ejemplo egipcio, cuando se emparejaban los diferentes panteones. Como han demostrado otros textos descubiertos, los hititas habían tomado prestado su panteón de los hurritas, o al menos les había pasado a través de ellos.

Pero en este tratado en particular había una sorpresa muy especial: hacia el final de la tablilla, entre los testigos divinos, también estaban Mitra-ash, Uruwana, Indar, y los dioses Nashatiyanu -¡nada menos que Mitra, Varuna, Indra, y los dioses nasatya del panteón hindú!

¿Cuál de las tres -hitita, hindú, hurrita- era la fuente común? La respuesta venía en el mixto tratado hitita-hurrita: ninguna de ellas; pues los llamados dioses «arios» estaban listados en el tratado junto con sus padres y abuelos, los «Dioses de Antaño»:

Anu y Antu, Enlil y su esposa Ninlil, Ea y su esposa Damkina; así como «el divino Sin, señor del juramento… Nergal de Kutha… el dios guerrero Ninurta… la guerrera Ishtar».

Estos nombres resultan familiares; los invocó en la antigüedad Sargón de Acad, que había afirmado que era «Supervisor de Ishtar, sacerdote ungido de Anu, gran pastor justo de Enlil».

  • Su nieto, Naram-Sin («Aquél al que ama el dios Sin»), pudo atacar la Montaña de los Cedros cuando el dios Nergal le «abrió el sendero».
  • Hammurabi de Babilonia marchó contra otros países «por mandato de Anu, con Enlil a la cabeza de su ejército».
  • El rey asirio Tiglat-Pileser partió a la conquista por mandato de Anu, Adad y Ninurta;
  • Salma-nasar luchó con armas que le proporcionó Nergal;
  • a Asaradón le acompañó Ishtar en su marcha contra Nínive.

No menos esclarecedor fue el descubrimiento de que, tanto hititas como hurritas, aunque pronunciaban los nombres de las deidades en su propia lengua, los escribían utilizando la escritura sumeria; incluso el determinativo «divino» que se utilizaba era el sumerio DIN.GIR, que significaba literalmente «Los Justos» (DIN) «De las Naves Voladoras» (GIR).

Así, el nombre de Teshub se escribía DIN.GIR IM («Divino Tormentador» o «Dios de la Tormenta»), que era el nombre sumerio del dios ISHKUR, también conocido como Adad; o también se escribía DIN.GIR U, que significaba «El dios 10», que era el rango numérico de Ishkur/Adad -siendo el de Anu el más alto (60), el de Enlil 50, el de Ea 40, y así sucesivamente descendiendo en el linaje.

Asimismo, al igual que el Ishkur/Adad sumerio, los hititas representaban a Teshub blandiendo su arma emisora de relámpagos, un «Arma de Brillantez» (Fig. 18).

Para cuando los hititas y sus escritos fueron recuperados del olvido, los expertos ya habían determinado que antes que las civilizaciones hitita y egipcia, antes que Asiría y Babilonia, incluso antes que Acad, floreció en el sur de Mesopotamia la alta civilización de Sumer. Todas las demás no fueron más que retoños de aquella civilización, la primera conocida.

guerra19.gif

Fig.18

Y es recientemente cuando se ha establecido, más allá de toda duda, que fue en Sumer donde se hicieron los primeros registros de relatos de dioses y hombres. Fue allí donde se inscribieron gran cantidad de textos, muchos más de los que se pueda imaginar, y más detallados de lo que se podría esperar. Y fue allí donde tuvieron su origen los registros escritos de la historia y la prehistoria de nuestro planeta.

Les llamamos LAS CRÓNICAS DE LA TIERRA.

El descubrimiento y la investigación acerca de las civilizaciones antiguas se ha convertido en un proceso en el cual el asombro y la aceptación de hechos increíbles se han convertido en la norma. Los monumentos de la antigüedad -pirámides, zigurats, inmensas plataformas, ruinas columnadas, piedras talladas- habrían quedado como enigmas, como evidencias mudas de acontecimientos pasados, de no ser por la Palabra Escrita.

Si no fuera por esto, los monumentos antiguos habrían seguido siendo complejos rompecabezas: su edad, incierta; sus creadores, oscuros; su propósito, poco claro.

Lo que sabemos, se lo debemos a los antiguos escribas que, prolífica y meticulosamente, utilizaron monumentos, objetos, cimientos, ladrillos, utensilios o armas de cualquier material imaginable, como tentadoras pizarras sobre las cuales escribir nombres o registrar acontecimientos.

Por encima de todo, tenemos las tablillas de arcilla: trozos aplanados de arcilla húmeda, algunos lo suficientemente pequeños como para caber en la palma de la mano, sobre los cuales el escriba estampaba diestramente con el punzón los símbolos que formarían las sílabas, las palabras y las oraciones. Después, dejarían secar la tablilla (o la secarían en un horno), creando así un registro permanente que sobreviviría a milenios de erosiones naturales y de destructividad humana.

En todas partes -en centros de comercio o de administración, en templos y palacios, por todo el Oriente Próximo de la antigüedad-, nos hemos encontrado con archivos oficiales y privados repletos de tablillas como éstas; e incluso nos hemos encontrado con verdaderas bibliotecas donde las tablillas, decenas de miles de ellas, estaban pulcramente dispuestas por temas y numeradas, con los contenidos detallados y el nombre del escriba. E, invariablemente, todas las que trataban de historia o de ciencia de los dioses, se identificaban como copias de tablillas anteriores, tablillas escritas en la «lengua de antaño».

Aun con el asombro que les provocó a los arqueólogos descubrir la grandeza de Asiria y Babilonia, todavía se quedaron más desconcertados al saber, por sus inscripciones, de la existencia de las «ciudades de antaño». ¿Y qué significaba el título de «rey de Sumer y Acad» que los reyes de estos imperios tanto codiciaban?

Sólo cuando se descubrieron los registros relativos a Sargón de Agadé, fue cuando los eruditos modernos pudieron convencerse de que, medio milenio antes de que florecieran Asiria y Babilonia, había existido en Mesopotamia un gran reino, el Reino de Acad.

Tremendamente asombrados, los expertos leyeron en estos registros que Sargón,

«derrotó a Uruk y echó abajo sus murallas… Sargón, rey de Agadé, venció a los habitantes de Ur… Él derrotó a E-Nimmar y echó abajo sus murallas, y devastó su territorio desde Lagash hasta el mar. Lavaron sus armas en el mar. En la batalla con los habitantes de Umma resultó victorioso…».

Los expertos no se lo podían creer: ¿acaso había centros urbanos, ciudades amuralladas, aún antes de Sargón de Agadé, antes del 2500 a.C?

Como sabemos ahora, sí que los había. Eran las ciudades y los centros urbanos de Sumer, la «Sumer» del título «rey de Sumer y Acad».

Y, tal como un siglo de descubrimientos arqueológicos y de investigación erudita han dejado claro, fue el lugar en donde comenzó la Civilización, hace casi seis mil años; donde aparecieron súbita e inexplicablemente, como de la nada,

  • una lengua escrita y una literatura
  • reyes y sacerdotes
  • escuelas y templos
  • médicos y astrónomos
  • altos edificios, canales, muelles y barcos
  • una agricultura intensiva, una avanzada metalurgia
  • una industria textil
  • mercado y comercio
  • leyes y conceptos de justicia y moralidad
  • teorías cosmológicas
  • relatos y registros históricos y prehistóricos

En todos estos escritos, sean largos relatos épicos o proverbios de dos líneas, sean inscripciones mundanas o divinas, emergen los mismos hechos como principios inquebrantables de los sumerios y de los pueblos que les siguieron: en el pasado, los DIN.GIR -«Los Justos de las Naves Voladoras», los seres a los que los griegos comenzaron a llamar «dioses»- vinieron a la Tierra desde su propio planeta.

Eligieron el sur de Mesopotamia como hogar lejos del hogar. Llamaron al país KI.EN.GIR -«Tierra del Señor de las Naves Voladoras» (el nombre acadio, Shumer, significaba «Tierra de los Guardianes»)-y establecieron allí sus primeros asentamientos en la Tierra.

La afirmación de que los primeros en hacer poblaciones en la Tierra fueran astronautas de otro planeta no la hicieron los sumerios a la ligera. Un texto tras otro, cada vez que se recordaba el punto de inicio, siempre era éste: 432.000 años antes del Diluvio, los DIN.GIR («Los Justos de las Naves Voladoras») bajaron a la Tierra desde su propio planeta.

Los sumerios lo consideraban el duodécimo planeta del Sistema Solar, un sistema compuesto por el Sol en el centro, la Luna, los nueve planetas que conocemos hoy en día, y un planeta más grande cuya órbita duraba un Sar, 3.600 años terrestres.

Según ellos, esta órbita lleva al planeta a una «estación» en los distantes cielos para devolverlo después al vecindario de la Tierra, pasando entre Marte y Júpiter. En esta situación, representada en una antiguo dibujo sumerio de 4.500 años de antigüedad (Fig. 19), el planeta recibía el nombre de NIBIRU («Cruce»), y su símbolo era la Cruz.

guerra20.gif

Fig. 19

Sabemos por numerosos textos antiguos, que el líder de los astronautas que llegaron a la Tierra desde Nibiru se llamaba E.A («Aquel Cuya Casa Es Agua»); después de aterrizar y de establecerse en Eridú, la primera Base Tierra, asumió el título de EN.KI («Señor de la Tierra»).

En las ruinas de Sumer, se encontró un texto que registra su aterrizaje en la Tierra, tratado en primera persona:

Cuando llegué a la Tierra había muchos lugares inundados.

Cuando llegué, sus verdes praderas,
elevaciones y montículos se amontonaron por mandato mío.

Construí mi casa en un lugar puro…
Mi casa -su sombra se extiende por el Pantano de la Serpiente.

El texto pasa a describir después los esfuerzos de Ea en las grandes obras de construcción que se emprendieron en las tierras pantanosas de la cabecera del Golfo Pérsico: él mismo hizo un estudio de aquellas tierras, diseñó canales de drenaje y de control de agua, construyó diques, excavó zanjas y levantó estructuras de ladrillos hechos a partir de las arcillas de la zona. Unió con canales los ríos Tigris y Eufrates, y en los límites de las tierras pantanosas construyó su Casa de Agua, con un embarcadero y otras instalaciones.

Todo esto tenía un motivo. En su planeta hacía falta oro. No para la joyería u otros usos frívolos, pues en ningún momento durante los milenios que siguieron se les vio a estos visitantes de la Tierra llevar Joyas de oro.

Sin duda, el oro se necesitaba para los programas espaciales de los nibiruanos, como se hace evidente en las referencias de los textos hindúes que dicen que los carros celestes se cubrían de oro; ciertamente, el oro es vital en muchos aspectos para los instrumentos y los vehículos espaciales terrestres de la actualidad.

Pero no o ser ésa la única razón para que los nibiruanos buscaran con gran a intensidad oro en la Tierra, ni para que hicieran tan inmensos esfuerzos por obtenerlo y transferirlo en grandes cantidades a su propió planeta. Este metal tiene unas propiedades únicas, que lo convertían en una necesidad vital para ellos, pues tenía que ver con su propia supervivencia en su planeta de origen; en la medida de nuestra limitada comprensión, quizás necesitaran el oro para suspenderlo en partículas en la evanescente atmósfera de Nibiru, evitando así una disipación crítica.

Ea, que era hijo del soberano de Nibiru, fue una buena elección para esta misión. Era un brillante científico e ingeniero al que llamaban NU.DIM.MUD, «El Que Elabora Cosas».

El plan, tal como indicaba su nombre-epíteto, E.A., consistía en extraer el oro de las aguas del tranquilo Golfo Pérsico y de las poco profundas tierras pantanosas adyacentes que se extienden desde el golfo hacia el interior, en Mesopotamia. En las representaciones sumerias se ve a Ea como señor de las aguas fluentes, sentado en un laboratorio y rodeado de matraces interconectados (Fig. 20).

guerra21.gif

Fig. 20

Pero la continuación del relato sugiere que no todo iría bien con estos planes. La producción de oro era bastante inferior a las expectativas y, con el fin de acelerarla, se envió a la Tierra más astronautas -a los astronautas de base se les llamaba Anunnaki («Aquellos Que Del Cielo a la Tierra Vinieron»). Venían en grupos de cincuenta, y uno de los textos dice que uno de estos grupos iba liderado por el primogénito de Enki, MAR.DUK.

El texto habla de un mensaje urgente de Marduk a su padre, en el que se habla de una casi-catástrofe en el vuelo a la Tierra, al pasar una nave espacial por las cercanías de uno de los grandes planetas del Sistema Solar (probablemente Júpiter) y estar a punto de colisionar con uno de sus satélites.

Al describir el «ataque» sobre la nave espacial, el excitado Marduk le decía a su padre:

Ha sido creado como un arma;
ha embestido como la muerte…

A los anunnaki, que eran cincuenta, los ha destruido…

El Orbitador Supremo, que vuela como un ave
ha sido herido en el pecho.

El grabado de un sello cilíndrico sumerio (Fig. 21) puede ilustrar muy bien la escena del Señor Tierra (a la izquierda) dando la bienvenida ansiosamente a su hijo, vestido de astronauta (a la derecha), mientras la nave espacial deja Marte(la estrella de seis puntas) y se acerca a la Tierra (el séptimo planeta, si se cuenta desde el exterior, simbolizada por los siete puntos y representada junto con la Luna).

En el planeta madre, donde el padre de Enki, AN (Anu en acadio) era el soberano, los progresos de las partidas de aterrizaje se seguían con ansiedad y expectación. Después, aparecería la impaciencia por los lentos progresos y, más tarde, la desilusión. Evidentemente, los planes para extraer oro del agua del mar a través de procesos de laboratorio no funcionaron como se esperaba.

guerra22.gif

Fig. 21

Pero la necesidad de oro era apremiante, y los anunnaki se enfrentaban a una difícil decisión: abandonar el proyecto -cosa que no podían hacer- o intentar conseguir oro de otra manera: a través de la minería. Pues los anunnaki sabían para entonces que el oro se podía obtener de forma natural y en abundancia en el AB.ZU («El Origen Primitivo»), en el continente africano.

(En las lenguas semitas, que evolucionaron del sumerio, Za-ab -Abzu al revés- sigue siendo el término empleado para designar al oro hasta el día de hoy).

Sin embargo, había un importante problema. El oro de África había que extraerlo de las profundidades de la tierra a través de una explotación minera, y no se podía tomar a la ligera una decisión de largo alcance, como la que suponía cambiar el sofisticado proceso de tratamiento del agua por el de una derrengante faena bajo tierra.

Está claro que la nueva empresa iba a precisar de un mayor número de anunnaki, de una colonia minera en «el lugar de los brillantes filones», de una ampliación de instalaciones en Mesopotamia y de una flota de cargueros de mineral (MA.GUR UR.NU AB.ZU -«Barcos para Minerales del Abzu») para conectarlas ambas. ¿Podría Enki manejarlo todo por sí mismo?

Anu creyó que no podría, y ocho años de Nibiru después del aterrizaje de Enki -28.800 años terrestres- vino a la Tierra para ver las cosas por sí mismo. Bajó acompañado por el Heredero Aparente EN.LIL («Señor del Mando»), de quien Anu pensó que podría hacerse cargo de la misión en la Tierra y organizar los envíos de oro hacia Nibiru.

Quizás fuera necesaria la elección de Enlil para la misión, pero también debió ser una decisión angustiosa, pues iba a agudizar la rivalidad y los celos entre los dos hermanastros, dado que Enki era el hijo primogénito que Anu había tenido con Id, una de sus seis concubinas, y hubiera sido de esperar que sucediera a Anu en el trono de Nibiru.

Pero después -al igual que en el relato bíblico de Abra-ham, su concubina Agar y su hermanastra y esposa Sara-, la hermanastra y esposa de Anu, Antum le dio un hijo, Enlil; y, según las leyes de sucesión nibiruanas fielmente adoptadas por el patriarca bíblico-, Enlil se convirtió en el heredero legal en lugar de Enki. ¡Y ahora aquel rival, aquél que le había robado a Enki su derecho de nacimiento, venía a la Tierra para tomar el mando!

No se puede recalcar suficientemente la importancia del linaje y la genealogía en las Guerras de los Dioses, en las luchas por la sucesión y la supremacía tanto en Nibiru como, posteriormente, en la Tierra.

Ciertamente, a medida que desenmarañamos la desconcertante insistencia y ferocidad de las guerras de los dioses, intentando encajarlas en el entramado de la historia y la prehistoria -una tarea nunca antes afrontada-, va quedando claro que estas guerras tuvieron su origen en un código de conducta sexual basada no en la moralidad, sino en consideraciones de pureza genética.

En el núcleo de estas guerras, subyace una intrincada genealogía que determinaba la jerarquía y la sucesión; y los actos sexuales no se juzgaban por su ternura o su violencia, sino por su propósito y sus resultados.

Existe un relato sumerio en donde Enlil, comandante en jefe de los anunnaki, se encapricha de una joven niñera a la que ve nadando desnuda en el río. La persuade para que salga a navegar con él y le hace el amor en contra de sus protestas («mi vulva es pequeña, no sabe de relaciones sexuales»).

A pesar de su rango, Enlil es arrestado por «los cincuenta dioses superiores» cuando vuelve a su ciudad, Nippur, y «los siete anunnaki que juzgan» lo encuentran culpable de violación, sentenciándole al exilio en el Abzu. (Se le perdonó al casarse con la joven diosa, que le había seguido al exilio.)

Muchas canciones celebraban la historia de amor entre Inanna y un joven dios llamado Dumuzi, en los cuales sus «encuentros» se describían con una ternura conmovedora:

Oh, que se pose su mano en la mía para mí.
Oh, que se pose su corazón junto al mío para mí.

No sólo es dulce dormir de la mano con él,
lo más dulce de todo es también la dicha
de unir corazón con corazón con él.

Podemos comprender el tono aprobatorio del verso debido a que Dumuzi era el pretendido novio de Inanna, elegido por ella con la aprobación de su hermano Utu/Shamash.

¿Pero cómo explicar un texto en el cual Inanna describe un apasionado romance con su propio hermano?

Mi amado me encontró,
disfrutó conmigo, se regocijó conmigo.

El hermano me llevó a su casa,
me echó en su dulce lecho…

Al unísono, lo hicimos con la lengua al unísono,
mi hermano de hermoso rostro
lo hizo cincuenta veces.

Esto sólo se puede comprender si tenemos en mente que el código prohibía el matrimonio, pero no las relaciones sexuales entre hermano y hermana. Por otra parte, sí que se permitía el matrimonio con una hermanastra; y los hijos varones tenidos con una hermanastra tenían prioridad en el orden jerárquico.

Y, aunque la violación estaba condenada, el sexo -aun el irregular y violento- se perdonaba si se hacía por motivos sucesorios al trono. En un largo relato se cuenta que Enki, buscando un hijo varón con su hermanastra Sud (también hermanastra de Enlil), la forzó cuando estaba sola y «derramó su semen en el útero».

Luego, resultó tener una hija, en vez de un hijo, pero Enki no perdió el tiempo en hacerle el amor a la muchacha en cuanto se hizo,

«joven y hermosa… Él disfrutó con ella, la abrazó, yació en su regazo; le tocó los muslos, le tocó el… con la joven cohabitó».

Y esto siguió así, con una sucesión de jóvenes hijas, hasta que Sud le echó una maldición a Enki, que lo paralizó; sólo entonces dejó estas payasadas sexuales en busca de un heredero varón.

Cuando Enki llevó a cabo todas estas aventuras sexuales, ya estaba casado con Ninki, lo cual ilustra que el mismo código que condenaba la violación no prohibía las relaciones extramatrimoniales per se. Sabemos también que a los dioses se les permitía cualquier número de esposas y concubinas (un texto catalogado como CT-24 enumera a seis de las concubinas de Anu), pero, si se casaban, tenían que elegir a una como esposa oficial prefiriendo para este papel, como ya hemos dicho, a una hermanastra.

Si al dios, aparte de su nombre y sus muchos epítetos, se le otorgaba un nombre por título, a su consorte oficial también se le honraba con la forma femenina de tal título. Así, cuando AN recibió su nombre por título («El Celestial»), su consorte recibió el nombre de ANTU, Anu y Antum en acadio. La niñera que se casó con Enlil («Señor del Mando») recibió el nombre por título de Ninlil («Dama del Mando»); la esposa de Enki, Damkina, se llamó Ninki, y así sucesivamente.

Debido a la importancia de las relaciones familiares entre los grandes anunnaki, muchas de las llamadas Listas de Dioses compuestas por los antiguos escribas eran de naturaleza genealógica. En una de estas importantes listas, titulada por los antiguos escribas la serie de «AN: ilu Anum», se enumeran «cuarenta y dos antepasados de Enlil», claramente dispuestos en 21 parejas divinas.

Esto debió ser una marca de gran linaje real, pues dos documentos similares de Anu enumeran también a sus 21 parejas ancestrales en Nibiru. Sabemos que los padres de Anu fueron AN.SHAR.GAL («Gran Príncipe del Cielo») y KI.SHAR.GAL («Gran Princesa del Suelo Firme»).

Como sus nombres indican, no fueron la pareja reinante de Nibiru. Más bien, el padre fue el Gran Príncipe, es decir, el heredero aparente; y su esposa era la gran princesa, la hija primogénita del soberano (con una esposa diferente) y, así, hermanastra de Anshargal. En estos hechos genealógicos descansa la clave para comprender los acontecimientos en Nibiru antes de la llegada a la Tierra, así como en la Tierra posteriormente.

El que se enviase a Ea a la Tierra en busca de oro supone que los nibiruanos ya sabían que podían encontrar en nuestro planeta este precioso metal bastante antes de que se enviara la misión. Pero, ¿cómo lo sabían?

Se pueden ofrecer varias hipótesis: quizás sondearan la Tierra con satélites no tripulados, del mismo modo que lo hacemos nosotros con otros planetas de nuestro Sistema Solar. Quizás inspeccionaran la Tierra con algunos aterrizajes previos, como hicimos con la Luna. De hecho, el aterrizaje de los nibiruanos en Marte no se puede descartar, cuando estamos leyendo textos que tratan de los viajes espaciales desde Nibiru a la Tierra.

No sabemos si tuvieron lugar, estos aterrizajes tripulados premeditados en la Tierra, ni cuándo, pero sí que podemos decir que existe una antigua crónica en la que se habla de un primitivo aterrizaje en dramáticas circunstancias: ¡cuando el depuesto soberano de Nibiru escapó a la Tierra en su nave espacial!

Este acontecimiento debió acaecer antes de que Ea fuera enviado a la Tierra por su padre, pues fue con este acontecimiento que Anu se convirtió en el soberano de Nibiru. En realidad, se trató de la usurpación del trono de Nibiru a cargo de Anu.

La información está contenida en un texto cuya versión hitita ha recibido el título de La Realeza del Cielo, y arroja luz sobre la vida en la corte real de Nibiru, al tiempo que nos cuenta los detalles de una traición digna de un drama shakespeariano.

Dice que, cuando llegó el momento de la sucesión en Nibiru -por muerte natural o de otro modo- no fue Anshargal, el padre de Anu y heredero aparente, el que ascendió al trono, sino un familiar llamado Alalu (Alalush en el texto hitita).

guerra23.gif

Fig. 22

Como un gesto de reconciliación o por costumbre, Alalu designo a Anu copero real, una honrosa posición, de confianza, que es conocida por diversos textos y representaciones reales de Oriente Próximo (Fig. 22).

Pero, pasados nueve años nibiruanos, Anu (Anush en el texto hitita) «le dio batalla a Alalu» y lo depuso:

En cierta ocasión, en los días de antaño, Alalush era rey en el Cielo.
Alalush estaba sentado en el trono;
el poderoso Anush, el primero entre los dioses,
estaba de pie ante él:
se postraba a sus pies,
con la copa de la bebida en la mano.

Durante nueve períodos, Alalush fue rey del Cielo.

En el noveno período,
Anush le dio batalla a Alalush.

Fue entonces, según nos relata el antiguo texto, cuando tuvo lugar el dramático vuelo a la Tierra:

Alalush fue derrotado, huyó ante Anush
Descendió a la oscura Tierra.

Anush tomó asiento en el trono.

Aunque es muy posible que gran parte de lo relativo a la Tierra y sus recursos se conociera en Nibiru aún antes del vuelo de Alalu, el hecho es que tenemos aquí el registro de la llegada a la Tierra de una nave espacial nibiruana anterior a la misión de Ea en nuestro planeta.

Las Listas de los Reyes Súmenos dicen que el primer administrador de Eridú se llamaba Alulim, nombre que pudo ser otro epíteto de Ea/Enki, o quizás la interpretación sumeria del nombre de Alalu.

Así pues, uno podría pensar que, aunque depuesto, a Alalu le preocupara lo suficiente el destino de Nibiru como para informar a quien le había depuesto que había encontrado oro en las aguas de la Tierra. Y pudo ser esto lo que sucedió, dado que usurpador y depuesto se reconciliaron a continuación, pues Anu se apresuró a designar a Ku-marbi, nieto de Alalu, copero real.

Pero el gesto de reconciliación sólo hizo que la historia de Nibiru se repitiera. A pesar de todos los honores concedidos, el joven Kumarbi no podía olvidar que Anu había usurpado el trono de su abuelo y, con el tiempo, la enemistad de Kumarbi hacia Anu se fue haciendo cada vez más obvia, hasta que Anu «no pudo soportar la mirada de los ojos de Kumarbi».

Y así fue que, cuando decidió hacer su visita a la Tierra, llevando consigo a su Heredero Aparente (Enlil), Anu estimó conveniente llevarse también al joven Kumarbi. Pero estas dos decisiones, terminarían convirtiendo su visita en un rosario de conflictos y, al menos para Anu, en algo sumamente angustioso.

La decisión de llevar a Enlil a la Tierra y ponerlo al mando de todo, llevó a unas acaloradas discusiones con Enki -discusiones de las que se hacen eco los textos descubiertos hasta ahora. El molesto Enki amenazaba con dejar la Tierra y volver a Nibiru, pero ¿podía confiar en que no se atreviera a usurpar el trono allí? Si, por otra parte y como un acuerdo, se quedara el mismo Anu en la Tierra, designando a Enlil como regente en Nibiru, ¿Enlil dejaría la regencia cuando Anu volviera?

Al final, se decidió echarlo a suertes: que el destino determinara lo que había de ser.

El reparto de poderes que tuvo lugar entonces se menciona una y otra vez en los textos sumerios y acadios. Una de las Crónicas de la Tierra más largas que se conocen es un texto llamado La Epopeya de Atra-Hasis, y aquí también se registra la extracción de suertes y sus resultados:

Los dioses se tomaron de las manos, ,
después sacaron suertes y repartieron:
Anu se fue al cielo;
a Enlil se le asignó la Tierra;
el mar, que a la tierra como un lazo circunda,
se le dio al príncipe Enki.

Enki bajó al Abzu,
asumió la soberanía del Abzu.

Convencido de que se las había ingeniado para separar a los dos hermanos rivales, «Anu subió al Cielo». Pero en los cielos de la Tierra, le aguardaba un inesperado giro de los acontecimientos.

Quizás como precaución, a Kumarbi se le dejó en la plataforma orbital de la Tierra y, cuando Anu volvió a ella, listo para partir en su largo viaje de vuelta a Nibiru, Kumarbi, enfurecido, se enfrentó a él. Las duras palabras no tardaron en dejar paso a una reyerta:

«Anu le dio batalla a Kumarbi, Kumarbi le dio batalla a Anu».

En cierto momento, Kumarbi se impuso a Anu en la pelea, y «Anu forcejeó para liberarse de las manos de Kumarbi». Pero Kumarbi aún pudo agarrar por los pies a Anu y «le mordió entre las rodillas», hiriendo a Anu en su «virilidad».

Se han encontrado antiguas representaciones acerca de este hecho (Fig. 23 a), así como del hábito de los anunnaki en la lucha (Fig. 23 b) de herir al otro en los genitales.

guerra24.gif

Fig. 23

Mutilado y con dolor, Anu emprendió el camino de vuelta hacia Nibiru, dejando a Kumarbi detrás, con los astronautas que tripulaban las plataformas orbitales y la lanzadera. Pero, antes de partir, le lanzó una maldición a Kumarbi, la de «tres monstruos en su vientre».

Son evidentes las similitudes de este relato hitita con el relato griego de la castración de Urano a manos de Crono, así como con la imagen de Crono tragándose a sus hijos. Y, como en los relatos griegos, este episodio monta el escenario para las guerras entre los dioses y los Titanes.

Tras la partida de Anu, la Misión Tierra se lanzó en serio.

Más anunnaki llegaron a la Tierra -su número ascendió en algunos momentos a 600-, unos fueron asignados al Mundo Inferior para ayudar a Enki en la extracción del oro; otros tripulaban los cargueros de mineral, y el resto permanecía con Enlil en Mesopotamia.

Aquí, se establecieron instalaciones adicionales de acuerdo con un plan maestro diseñado por Enlil como parte de un completo plan organizativo de acción y procedimientos bien definidos:

Él perfeccionó los procedimientos, las ordenanzas divinas;
estableció cinco ciudades en lugares perfectos,
las llamó por su nombre,
las dispuso como centros.

A la primera de estas ciudades, Eridú,
se la concedió a Nudimmud, el pionero.

Cada una de estas poblaciones antediluvianas de Mesopotamia tenía una función específica que se revelaba por su nombre.

  • La primera fue E.RI.DU -«Casa Construida en la Lejanía»- la instalación para la extracción de oro junto a las aguas, que fue siempre la morada mesopotámica de Ea
  • La siguiente fue BAD.TIBIRA -«Lugar Brillante Donde el Mineral se Finaliza»- centro metalúrgico de fundición y refinado
  • Después, LA.RA.AK -«Viendo el Brillante Fulgor»- era una ciudad-baliza para guiar los aterrizajes de la lanzadera.
  • SIPPAR -«Ciudad Ave»- era el Lugar de Aterrizaje
  • SHU.RUP.PAK -«El Lugar del Supremo Bienestar», equipada con un centro médico; se puso al cargo de SUD («La Que Resucita»), hermanastra de Enki y Enlil
  • También se construyó otra ciudad-baliza, LA.AR.SA («Viendo la Luz Roja»),

…pues la complejidad de la operación dependía de una estrecha coordinación entre los anunnaki que habían aterrizado en la Tierra y los 300 astronautas, llamados IGI.GI («Aquellos Que Ven y Observan»), que permanecían en órbita alrededor de la Tierra, haciendo el papel de intermediarios entre la Tierra y Nibiru.

Los igigi se mantenían en los cielos de la Tierra, en las plataformas orbitales, a las cuales se enviaba el mineral procesado en la Tierra para, posteriormente, ser transferido a las naves espaciales que llevarían el oro al planeta madre en sus periódicas aproximaciones. Astronautas y equipos utilizaban las mismas estaciones para llegar a la Tierra, pero en sentido inverso.

Todo esto precisaba de un Centro de Control de Misiones, que Enlil procedió a construir y equipar. Se le llamó NIBRU.KI («El Lugar Terrestre de Nibiru») –Nippuren acadio. Allí, en la cima de una plataforma artificial elevada y equipada con antenas -el prototipo de las mesopotámicas «Torres de Babel» (Fig. 24)- estaba la cámara secreta, la DIR.GA («Cámara Oscura y Brillante»), donde se extendían los mapas espaciales («los emblemas de las estrellas») y donde se conservaba el DUR.AN.KI («Lazo Cielo-Tierra»).

guerra25.gif

Fig. 24

Las Crónicas afirman que los primeros asentamientos de los anunnaki en la Tierra fueron «dispuestos como centros». A esta enigmática afirmación habría que añadir la desconcertante declaración de los reyes postdiluvianos de que, cuando se restablecieron las ciudades de Sumer arrasadas por el Diluvio, siguieron…

El imperecedero plano del terreno, al cual para siempre
se determinó la construcción.

Es el que lleva
los dibujos de los Tiempos de Antaño
y la escritura del Cielo Superior.

El enigma se resuelve si marcamos estas primeras ciudades establecidas por Enki y Enlil sobre el mapa de la región y las interconectamos con círculos concéntricos. Entonces vemos que, efectivamente, fueron «dispuestas como centros»: todos equidistantes del Centro de Control de Misiones de Nippur. Ciertamente, había un plano «del Cielo Superior», pues sólo podía tener sentido si se observaba todo Oriente Próximo desde las alturas superiores de la Tierra.

Tomando como punto de referencia los picos gemelos del Monte Ararat -el rasgo más llamativo de la región-, los anunnaki situaron el espaciopuerto donde la línea norte, basada en el Ararat, cruzaba el río Eufrates. En este «imperecedero plano del terreno», todas las ciudades estaban dispuestas formando una flecha, señalando la Ruta de Aproximación al Espaciopuerto de Sippar (Fig. 25).

guerra26.gif

Figura 25

Los periódicos envíos de oro a Nibiru mitigaron las preocupaciones, incluso las rivalidades, en aquel planeta, pues Anu siguió siendo su soberano durante muchísimo tiempo.

Pero, en la Tierra, los principales actores estaban presentes en su «oscuro» escenario para dar salida a cualquier emoción imaginable, así como a increíbles conflictos.

Nuevos descubrimientos sobre la astrología de los sumerios

Foto. Tablilla de arcilla mul.apin, una de las dos pequeñas tablillas de arcilla en las que se representa el cielo de dioses estrella de los sumerios, con determinación exacta de ubicación y tiempo (tamaño original: 6 x 8,4 cm).

Esta historia empieza con las tablillas de arcilla babilónica aquí representadas y conocidas con el nombre de mul.apin.

Antes de entrar en detalles, primer debemos definir qué es en realidad la astrología. El “arte de los reyes” o, expresándolo en términos modernos “la psicología más antigua del mundo” se sirve (desde el punto de vista técnico) de los 7 planetas clásicos que se mueven en un cinturón de constelaciones de estrellas (llamado zodíaco). Además, la astrología parte de la base de que entre esas constelaciones celestes y la vida y el destino humano en la Tierra existe una relación que puede entenderse como una analogía o una sincronicidad de procesos entre esos dos mundos.

En todas las culturas que la humanidad ha producido en el curso de su historia siempre ha habido (desde los primeros momentos) un esfuerzo por estudiar y comprender el curso de la Luna. Sin duda, las primeras ideas mágicas y místicas, y los ritos y cultos a la Luna (derivados de ellas) como luz nocturna en constante movimiento, se originaron en los tiempos preculturales. Pero además, la Luna también era un indicador independiente de las variaciones del tiempo. Pues muy pronto existió la necesidad de comprender y poder calcular las idas y venidas cíclicas de las estaciones. Para una floreciente cultura de asentamiento fijo (no-nómada) con sus estructuras sociales y económicas cada vez más especializadas, disponer de un calendario fiable era básico para sobrevivir.

No obstante, esos primeros esfuerzos de diferentes culturas todavía no pueden describirse como astrología. Ni siquiera tampoco cuando algunos pueblos (la cultura prehindú Harpa del valle del Indo o los druidas de Stonehenge) finalmente pudieron comprender el curso del Sol y, de esta forma, pudieron determinar la duración exacta del año y de sus estaciones.

Sin duda, esto fue un paso previo necesario para la posterior aparición de la astrología. Sin embargo, el paso de reconocer los planetas visibles a simple vista e incorporarlos en una “religión de las estrellas” sólo lo dio una cultura. No fueron ni los griegos ni los egipcios ni los chinos ni los hindúes. Con pequeñas adiciones particulares, estas culturas se quedaron en el paso previo y no fue hasta mucho más tarde (500-300 a.C. o más tarde) cuando recibieron la astrología caldea. Tampoco fueron los caldeos ni los babilonios ni los acadios, descendientes de los pueblos semitas de Mesopotamia. Fueron los sumerios , un pueblo no-semita que probablemente llegó a Mesopotamia sobre el 4000 a. C., quienes en el tercer milenio antes de Cristo dieron el paso definitivo, que consistió en descubrir los cinco planetas Saturno, Júpiter, Marte, Venus y Mercurio, y medir y describir su movimiento en el zodíaco. Esto es lo que los últimos descubrimientos científicos demuestran.

La tablilla de arcilla arriba representada es una de las dos de la serie que se conoce con el nombre de mul.apin. En ellas se describen los movimientos del Sol, la Luna y los cinco planetas, y además se representan y describen de forma exacta 33 constelaciones con 66 estrellas individuales. En estas tablas, los doce signos zodiacales reciben el nombre de “el camino de la Luna” y su aparición como primer astro de la mañana está fijada de forma exacta en un calendario solilunar. Estos datos pueden comprobarse actualmente (teniendo en cuenta el desplazamiento precesional).

Las dos tablillas mul.apin fueron descubiertas en Nínive, en la biblioteca del rey babilonio Assurbanipal (período asirio, 669-627 a.C.). Inicialmente fueron (erróneamente) consideradas parte del Enuma Anu Enlil (*), que durante mucho tiempo se catalogó como “el libro de astrología más antiguo del mundo”. Esta serie de tablillas de arcilla es la colección más amplia de observaciones astronómico-astrológicas y reglas de augurios de la época de los comienzos de la astrología. Según expresión del propio Assurbanipal, era la pieza de su colección de la que estaba más orgulloso. Se alegra de haber leído en sus “textos de los tiempos de antes del Diluvio”. Sin embargo, hasta hace poco los expertos (asiriólogos y sumeriólogos) no habían dado crédito a esta afirmación puesto que la mayor parte de los escritos de esta colección procede claramente de los comienzos de la época babilónica (dinastía Hamurapi) del rey Amizaduga (1518-1516 a.C.)

Sin embargo, los últimos desciframientos de la lengua y los textos sumerios ponen de manifiesto que dos de las pequeñas tablillas (justamente, el mul.apin) son copia de un texto sumerio mucho más antiguo, cuyo original se ha encontrado. El original procede del año 2340 a.C. (esto es lo que se desprende de los cálculos realizados por el especialista Werner Papke basándose en los datos incluidos en estos textos sobre los momentos en que se producían las apariciones de 66 estrellas y constelaciones como primer astro de la mañana). Con su minucioso trabajo, Papke ha conseguido reconstruir todo el cielo de estrellas de los sumerios. Gracias a este descubrimiento, hoy conocemos de forma exacta el modelo conceptual astrológico original de los sumerios: la posición de las estrellas en esa época, cómo dividieron el cielo en constelaciones y cómo se interpretaban dentro de su integradora “religión de las estrellas”.

Para hacer una descripción del fascinante modelo del mundo de los sumerios, necesitaríamos más espacio del que tenemos disponible en este artículo. Además, hasta el momento, sólo se ha traducido una pequeña parte de las tablas de arcilla sumerias (en el sótano del British Museum de Londres hay unas 20 000 tablas todavía no traducidas). Sería temerario y absurdo querer ofrecer aquí una visión general definitiva. No obstante, con algunos ejemplos, quiero destacar algo de la imagen visible hasta el momento.

Los sumerios dividían su cielo en tres “caminos” que transcurrían paralelos al ecuador celeste y que daban la vuelta al cielo: el camino de Ea , el camino de Anu y el camino de Enlil . Estos caminos eran las esferas de influencia de tres supradeidades abstractas que jamás se representaban corporalmente: la divina trinidad. Eran las esferas del mundo material (Ea), el mundo humano (Anu) y el mundo divino (Enlil). A través de estas tres bandas serpenteaba “el camino de la Luna” (Charranu), que también era el camino de los planetas: el zodíaco. De esta forma, una parte del zodíaco se encuentra en el camino de Enlil (los signos de verano), una parte en el camino de Anu (signos de primavera y otoño) y una parte en el camino de Ea (los signos de invierno). El mapa estelar adjunto preparado por Werner Papke según el mul.apin muestra esta división para el período de 2340 a.C.

Figura. Mapa estelar según el mul.apin (Werner Papke)

En ese momento de la historia, los sumerios ya conocían el movimiento de desplazamiento precesional de las constelaciones. Las representaciones anteriores siempre hablan de 11 signos zodiacales (todavía falta Libra). En cambio, el mul.apin describe las imágenes de 12 constelaciones y explica claramente que Zibanium (Libra) se construyó a partir de las pinzas del escorpión, para dar al comienzo del otoño su propio signo. Anteriormente, el zodíaco siempre se basaba en dos estrellas: Aldebarán (en Tauro) marcaba el equinoccio (duración del día y de la noche iguales) de primavera y Antares (en Escorpio) determinaba el punto de inicio del otoño. Pero esto sólo es cierto alrededor del 3200 a.C. Probablemente, un poco antes de que se escribiera el mul.apin, se descubrió que el punto de misma duración del día y de la noche se había desplazado hacia el oeste: de Aldebarán a las Pléyades y de Antares hacia las pinzas del escorpión.

Los sumerios vivían de acuerdo con su círculo estelar. A lo largo del año se movían de forma síncrona con el movimiento de los dioses-planeas y de las casas celestes (los signos). Esto daba una determinada actividad y ocupación para cada momento del tiempo. Por ejemplo, la acumulación de estrellas de las Pléyades y las Híades de Tauro, significaban “el poste de la casa nupcial”. Tras su invisibilidad en invierno, en el mes de mayo volvían a aparecer como primer astro de la mañana antes de la salida del Sol en el horizonte este: ¡Tiempo de bodas!

O cuando, un mes antes, la estrella Hamal aparecía por el Ascendente como primer astro de la mañana, era momento de arar y sembrar los campos. Hamal es la estrella más brillante de Aries, que en sumerio es LU.CHUN.GA, que significa trabajador del campo o pastor. Por cierto, al mismo tiempo, ascendía la pequeña constelación Apin (arado) situada en la mitad superior del zodíaco.

Todos los planetas tenían su “casa” (signo domicilio). Destaca el hecho de que Venus (Ischtar) era el único planeta que tenía cuatro casas. Era la diosa-planeta superior y aparecía en cuatro formas distintas: como Schamchat (la prostituta divina) en GU.AN.NA (Tauro), como Shala Shubultum (Virgen con la espiga) en AB.SIN (Virgo), como Ischchara (regente de todos los países) en GIR.TAB (Escorpio) y como Anunitum (madre de LU.CHUN.GA) en ARURU (Piscis). Esto demuestra que la cultura sumeria era matriarcal. Efectivamente, las mujeres eran mayoría en la clase sacerdotal. Este dominio femenino no acabó hasta que el primer rey babilonio Amizudaga (1581-1561 a.C.) nombró oficialmente a Marduk (Júpiter) como dios del estado.

Estos ejemplos son suficientes. también podríamos hablas de la epopeya de Gilgamesh (existe una nueva traducción de los textos originales sumerios). Con una cuidadosa lectura de esta obra se desprende que no sólo es un magnífico trabajo épico-literario sino también algo así como el libro de texto o de interpretación del mul.apin. Éste sí es, verdaderamente, el manual de astrología más antiguo. Pero esto sería una larga historia…

(*) La colección Enuma Anu Enlil contiene, además del mul.apin , una gran cantidad de datos de observaciones de movimientos del Sol (Schamasch) y la Luna (Sin). En la sección dedicada a Venus, no sólo se encuentran unas efemérides de Venus de 20 años sino también una cantidad de observaciones del resto de planetas, con sus ascensos y descensos, y los momentos de conjunción con estrellas fijas. Y todos estos datos tienen añadidos textos de interpretación (un total de más de 7000 textos). Hasta la época moderna, en la literatura astrológica se encuentran citas (en parte literales) de esos antiguos textos, en especial, en las colecciones de aforismos de los siglos XVI y XVII, así como en los textos de astrología horaria y mundana del siglo XX.

Autor: Bruno Huber. Fecha diciembre 1997 (publicado en la revista Astrolog número 101, traducido por Joan Solé y editado en el boletín 37 julio-septiembre 2002).

Reino Acad
Muchos museos en el mundo tienen entre sus piezas más valiosas los pórticos ceremoniales, los toros alados, los bajorrelieves, las cuadrigas, herramientas, utensilios, joyas, estatuas y otros objetos hechos de todos los materiales imaginables que se han ido extrayendo de los montículos de Asiria y Babilonia. Pero los verdaderos tesoros de estos reinos fueron sus registros escritos: miles y miles de inscripciones en escritura cuneiforme entre las que hay cuentos cosmológicos, poemas épicos, historias de reyes, anotaciones de templos, contratos comerciales, registros de matrimonios y divorcios, tablas astronómicas, predicciones astrológicas, fórmulas matemáticas, listas geográficas, textos escolares de gramática y vocabulario, y los no menos importantes textos donde se habla de los nombres, la genealogía, los epítetos, las obras, poderes y deberes de los dioses.
El lenguaje común que formó el lazo cultural, histórico y religioso entre Asiria y Babilonia era el acadio, la primera lengua semita conocida; semejante, aunque anterior, al hebreo, el arameo, el fenicio y el cananeo. Pero los asirios y los babilonios nunca afirmaron haber inventado su lengua o escritura; de hecho, en muchas de sus tablillas hay una nota final en la que se dice que ese texto es una copia de un original más antiguo.
Entonces, ¿quién inventó la escritura cuneiforme y desarrolló aquella lengua, con su precisa gramática y su rico vocabulario? ¿Quién escribió esos “originales más antiguos”? ¿Y por qué tanto asirios como babilonios llamaban a su idioma acadio?
La atención se concentró una vez más en el Libro del Génesis. “Los comienzos de su reino fueron Babel, Erek y Acad”. ¡Acad! ¿De veras existió una capital real anterior a Babilonia y a Nínive?
Las ruinas de Mesopotamia han aportado evidencias concluyentes de que, realmente, hubo una vez un reino llamado Acad, establecido por un soberano mucho más antiguo que se llamaba a sí mismo sharrukin (“soberano justo”). En sus inscripciones, decía que su imperio se extendía, por la gracia de su dios Enlil desde el Mar Inferior (el Golfo Pérsico) hasta el Mar Superior (se cree que se trata del Mediterráneo). Y alardeaba de que “en los muelles de Acad amarraban naves” de distantes tierras.
Los estudiosos se quedaron petrificados. ¡Se habían encontrado con un imperio mesopotámico en el tercer milenio a.C. Aquello significaba un salto -hacia atrás- de unos 2.000 años, desde el Sargón asirio de Dur Sharrukin al Sargón de Acad Y, encima, los montículos que fueron excavados sacaron a la luz literatura y arte, ciencia y política, comercio y comunicaciones -toda una civilización- mucho antes de la aparición de Babilonia y Asiría. Obviamente, aquella era la civilización predecesora y origen de las posteriores civilizaciones mesopotámicas; Asiría y Babilonia no eran más que ramas del tronco acadio.
Pero el misterio de una civilización mesopotámica tan antigua se hizo aún más profundo cuando se encontraron unas inscripciones en las que se hablaba de los logros y la genealogía de Sargón de Acad. En ellas se decía que su título completo era “Rey de Acad, Rey de Kis”, y se expresaba que, antes de ascender al trono, había sido consejero de los “soberanos de Kis”.
¿Acaso hubo, pues -se preguntaron los estudiosos-, un reino, el de Kis, aún más antiguo que el de Acad? Y, una vez más, los versículos bíblicos fueron significativos. Kus engendró a Nemrod, que fue el primero que se hizo prepotente en la tierra…Los comienzos de su reino fueron Babel, Erek y Acad.

Muchos investigadores han especulado con la posibilidad de que Sargón de Acad fuera el bíblico Nimrod. Si, en los versículos de arriba, uno lee “Kis” en vez de “Kus”, daría la impresión de que Nimrod habría sido precedido por Kis, que es lo que se dice de Sargón. Los estudiosos comenzaron entonces a aceptar literalmente el resto de las inscripciones: “Él derrotó a Uruk y echó abajo sus murallas… venció en la batalla con los habitantes de Ur… conquistó todo el territorio, desde Lagash hasta el mar”.
¿No sería la bíblica Erek idéntica a la Uruk de las inscripciones de Sargón? Y, cuando se excavó un lugar llamado Warka en la actualidad, ése resultó ser el caso; y la Ur relacionada con Sargón, no era otra que la bíblica Ur, el mesopotámico lugar de nacimiento de Abraham.
Los descubrimientos arqueológicos no sólo reivindicaban las crónicas bíblicas, sino que también parecían asegurar que tenía que haber habido reinos, ciudades y civilizaciones en Mesopotamia aun antes del tercer milenio a.C.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s