SINCRONIAS EQUINOCCIALES 2016 DE MATRIX

En el equinoccio del día 22-23 de septiembre el Sol alcanza el Punto Equinoccial del ecuador celeste y se sitúa en la declinación 0º de la esfera celeste. La causa es que los polos de la Tierra están a la misma distancia del Sol y el efecto es la gran alineación anual del eje Este-Oeste con el Sol en el amanecer y en el anochecer.

En este equinoccio el Sol está cruzando el ecuador celeste desde el hemisferio norte al hemisferio sur. Al estar en el ecuador celeste significa que geográficamente el Sol sale justo por el punto cardinal Este (punto medio de la franja oriental) y se pone justo por el Oeste (punto medio de la franja occidental) desde todas las latitudes del planeta, lo que significa 12 horas de día y 12 horas de noche, incluso en los polos. En los equinoccios se produce la gran alineación geográfica del eje Este/Oeste (o los paralelos de la Tierra) hacia el Sol en el amanecer y en el anochecer. Así podemos verlo también comparando el momento del otro equinoccio (del 21 de marzo) con el del solsticio del diciembre. El resultado es el mismo que en el equinoccio de septiembre.

En los equinoccios ocurre la gran alineación del eje geográfico Este/Oeste hacia el Sol en el amanecer y en el anochecer.
En los equinoccios ocurre la gran alineación del eje geográfico Este/Oeste hacia el Sol en el amanecer y en el anochecer.
También los meridianos se alinean con los umbrales de sombra/luz o noche/día, lo cual se traduce en que en un mapamundi se ve la sombra la noche aparentemente cuadrada, es decir, cuadrando con los meridianos.

En el equinoccio del día 22-23 de septiembre el Sol alcanza el Punto Equinoccial del ecuador celeste y se sitúa en la declinación 0º de la esfera celeste. La causa es que los polos de la Tierra están a la misma distancia del Sol y el efecto es la gran alineación anual del eje Este-Oeste con el Sol en el amanecer y en el anochecer.
En este equinoccio el Sol está cruzando el ecuador celeste desde el hemisferio norte al hemisferio sur. Al estar en el ecuador celeste significa que geográficamente el Sol sale justo por el punto cardinal Este (punto medio de la franja oriental) y se pone justo por el Oeste (punto medio de la franja occidental) desde todas las latitudes del planeta desde los polos al ecuador, lo que significa 12 horas de día y 12 horas de noche. Sólo en el ecuador se vive la misma duración de día y noche en todos los días del año. En los equinoccios se produce la gran alineación geográfica del eje Este/Oeste (o los paralelos de la Tierra) hacia el Sol en el amanecer y en el anochecer.
En los equinoccios ocurre la gran alineación del eje geográfico Este/Oeste hacia el Sol en el amanecer y en el anochecer.
También los meridianos se alinean con los umbrales de sombra/luz o noche/día, lo cual se traduce en que en un mapamundi se ve la sombra la noche aparentemente cuadrada, es decir, cuadrando con los meridianos.

Si damos un paso atrás y ampliamos nuestra percepción espacial podemos percibir las posturas del planeta comparadas en ambos equinoccios, y haciendo un ejercicio de “gimnasia” espacial podemos darnos cuenta de que en el equinoccio de septiembre el aparente volteo del eje de la Tierra es el efecto aparente de que el planeta se ha trasladado media órbita con su eje de rotación fijo. Esto es fundamental para comprender la dinámica equinoccial y solsticial de la Tierra.

Así lo veríamos desde el espacio observando los lados del amanecer y el anochecer, y en este caso concreto cuando el océano Atlántico está amaneciendo y anocheciendo.

En los equinoccios el punto de la esfera terráquea que recibe de lleno los rayos del sol es el mediodía del ecuador, y así indicen de lleno por ejemplo en las islas Galápagos, tal como medio año antes en el otro equinoccio.

No es que la Tierra haya oscilado sino que está en puntos contrarios de su órbita y observamos el lado del amanecer. Así veríamos con vistas laterales.

La Tierra con su inclinación fija en los puntos equinocciales contrarios de su órbita.
La Tierra con su inclinación fija en los puntos equinocciales contrarios de su órbita.
Aquí podemos ver las mismas posturas con el océano Atlántico amaneciendo.

La Tierra viene de recorrer 1/4 de su órbita durante 13 semanas desde el solsticio de junio.

Entre las constelaciones eclípticas que componen los tramos de la Astropista cuya mediana está marcada por el Sol, la estrella está entre las constelaciones de Leo y de Virgo aunque concretamente en el 7º día en la de Virgo, y a medio camino entre las estrellas principales de ambas: Régulus y Spica.

Si salimos del planeta y nos situamos tras su espalda nocturna podemos apreciar su postura respecto al plano de su órbita en cuyo centro está el Sol. El plano del ecuador de la Tierra intersecta con el centro del plano de su órbita.

La visión que tenemos desde Tierra es que lo que está horizontal es el ecuador de la esfera celeste proyección de la terrestre.

Pero podemos tener la visión objetiva inclinando dicha vista hasta que lo que queda horizontal sea la Eclíptica. Así percibimos la inclinación del eje de la Tierra.

Dado que el Sol cruza desde el hemisferio norte al sur en las siguientes semanas las latitudes medias del hemisferio sur las regiones comienzan a recibir los rayos del Sol con un ángulo mayor lo que se traduce en más calor y más tiempo de luz. Y viceversa en el hemisferio norte.

En este equinoccio el Sol está cruzando el ecuador celeste desde el hemisferio norte al hemisferio sur. Al estar en el ecuador celeste significa que geográficamente el Sol sale justo por el punto cardinal Este (punto medio de la franja oriental) y se pone justo por el Oeste (punto medio de la franja occidental) desde todas las latitudes del planeta desde los polos al ecuador, lo que significa 12 horas de día y 12 horas de noche. Sólo en el ecuador se vive la misma duración de día y noche en todos los días del año. En los equinoccios se produce la gran alineación geográfica del eje Este/Oeste (o los paralelos de la Tierra) hacia el Sol en el amanecer y en el anochecer.

equinoccioseptalineacionesteoeste

Podemos verlo con más detalle enfocando la región de la península ibérica anocheciendo. En el solsticio de junio nos parece que el Sol está desplazado respecto al Oeste, pero es la Tierra lo que está inclinado. 13 semanas después, en el equinoccio de septiembre, el eje Este/Oeste se alinea con la dirección del Sol.

equinocciosepalineacion.jpg

También los meridianos se alinean con los umbrales de sombra/luz o noche/día, lo cual se traduce en que en un mapamundi se ve la sombra la noche aparentemente cuadrada, es decir, cuadrando con los meridianos.

sombraequinocciomapa.jpg

Eso es reflejo de que los polos de la Tierra están a la misma distancia del Sol, como en la siguiente imagen en la que la Tierra está en postura correspondiente al equinoccio de marzo, pero el efecto de la sombra en el mapamundi es el mismo que en el equinoccio de septiembre.

sombraequinocciomapa2

Si damos un paso atrás y ampliamos nuestra percepción espacial podemos percibir las posturas del planeta comparadas en ambos equinoccios, y haciendo un ejercicio de “gimnasia” espacial podemos darnos cuenta de que en el equinoccio de septiembre el aparente volteo del eje de la Tierra es el efecto aparente de que el planeta se ha trasladado media órbita con su eje de rotación fijo. Esto es fundamental para comprender la dinámica equinoccial y solsticial de la Tierra.

rasorbita2.jpg

Así lo veríamos desde el espacio observando los lados del amanecer y el anochecer, y en este caso concreto cuando el océano Atlántico está amaneciendo y anocheciendo.

equicompatlansept

En los equinoccios el punto de la esfera terráquea que recibe de lleno los rayos del sol es el mediodía del ecuador, y así indicen de lleno por ejemplo en las islas Galápagos, tal como medio año antes en el otro equinoccio.

planetaguaespejoequi.jpg

No es que la Tierra haya oscilado sino que está en puntos contrarios de su órbita y observamos la cara iluminada. Así lo veríamos con vistas laterales.

La Tierra con su inclinación fija en los puntos equinocciales contrarios de su órbita.La Tierra con su inclinación fija en los puntos equinocciales contrarios de su órbita.

Aquí podemos ver las mismas posturas con el océano Atlántico amaneciendo.

equicompatlan

La Tierra viene de recorrer 1/4 de su órbita durante 13 semanas desde el solsticio de junio.

caminosolsjunequisep.jpg

Está en el punto contrario al del otro equinoccio, el de marzo del calendario romano gregoriano, que es momento de inicio de otros calendarios como el persa, hindú e islámico bahá’í.

La Tierra en el punto de su órbita en el que está con los polos a la misma distancia del Sol. Equinoccio de septiembre.La Tierra en el punto de su órbita en el que está con los polos a la misma distancia del Sol. Equinoccio de septiembre.

Esta imagen obtenida con Stellarium muestra la vista del cielo desde la Tierra.

El Sol en el punto equinoccial situado hacia el comienzo de la constelación de Virgo. 22 ó 23 de septiembre.El Sol en el punto equinoccial situado hacia el comienzo de la constelación de Virgo. 22 ó 23 de septiembre.

La propia vista está inclinada 23,5 grados de modo que pueda apreciarse del ecuador celeste respecto a la línea de la Eclíptica como reflejo de la inclinación del eje de la Tierra.

Entre las constelaciones eclípticas que componen los tramos de la Astropista cuya mediana está marcada por el Sol, la estrella está entre las constelaciones de Leo y de Virgo aunque concretamente en el 7º día en la de Virgo, y a medio camino entre las estrellas principales de ambas: Régulus y Spica.
equinocciosept1.jpg

Si salimos del planeta y nos situamos tras su espalda nocturna podemos apreciar su postura respecto al plano de su órbita en cuyo centro está el Sol. El plano del ecuador de la Tierra intersecta con el centro del plano de su órbita.equinocciosept1b.jpg

La visión que tenemos desde Tierra es que lo que está horizontal es el ecuador de la esfera celeste proyección de la terrestre.equinocciosept1c.jpg

Pero podemos tener la visión objetiva inclinando dicha vista hasta que lo que queda horizontal sea la Eclíptica. Así percibimos la inclinación del eje de la Tierra.

equinocciosept1c2.jpgequinocciosept2.jpg

Dado que el Sol cruza desde el hemisferio norte al sur en las siguientes semanas las latitudes medias del hemisferio sur las regiones comienzan a recibir los rayos del Sol con un ángulo mayor lo que se traduce en más calor y más tiempo de luz. Y viceversa en el hemisferio norte.

Merida122InolvidablebAMESETADATATUY.ppt

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s