ciberciudadanía 2.0./2015

El reto al que se desea llegar con el cambio en la educación, que el sujeto deje de asumirse como un ente aparte, único y solitario que solo es testigo de los cambios que tiene la ciudad, para asumirse como un ciudadano o mejor un ciberciudadano que cuenta con todas las herramientas existentes en el espacio web para realizar veeduría a los entes de control, para ser un codirector de los rumbos que tome su realidad.

2-educacion-en-la-sociedad-de-la-informacin-6-638.jpg?cb=1416167002

2-educacion-en-la-sociedad-de-la-informacin-8-638.jpg?cb=1416167002

2-educacion-en-la-sociedad-de-la-informacin-11-638.jpg?cb=1416167002

2-educacion-en-la-sociedad-de-la-informacin-15-638.jpg?cb=1416167002

2-educacion-en-la-sociedad-de-la-informacin-16-638.jpg?cb=1416167002

2-educacion-en-la-sociedad-de-la-informacin-16-638.jpg?cb=1416167002

2-educacion-en-la-sociedad-de-la-informacin-26-638.jpg?cb=1416167002

2-educacion-en-la-sociedad-de-la-informacin-28-638.jpg?cb=1416167002

redes-sociales-conocimiento-pblico-8-728.jpg?cb=1274355835

2-educacion-en-la-sociedad-de-la-informacin-31-638.jpg?cb=1416167002

2-educacion-en-la-sociedad-de-la-informacin-32-638.jpg?cb=1416167002

redes-sociales-conocimiento-pblico-10-728.jpg?cb=1274355835

redes-sociales-conocimiento-pblico-11-728.jpg?cb=1274355835

2-educacion-en-la-sociedad-de-la-informacin-35-638.jpg?cb=1416167002

2-educacion-en-la-sociedad-de-la-informacin-37-638.jpg?cb=1416167002

2-educacion-en-la-sociedad-de-la-informacin-38-638.jpg?cb=1416167002

2-educacion-en-la-sociedad-de-la-informacin-39-638.jpg?cb=1416167002

el-ciberespacio-2-638.jpg?cb=1405817155

el-ciberespacio-3-638.jpg?cb=1405817155

el-ciberespacio-4-638.jpg?cb=1405817155

el-ciberespacio-5-638.jpg?cb=1405817155

el-ciberespacio-6-638.jpg?cb=1405817155

el-ciberespacio-7-638.jpg?cb=1405817155

el-ciberespacio-8-638.jpg?cb=1405817155

el-ciberespacio-9-638.jpg?cb=1405817155

redes-sociales-conocimiento-pblico-3-728.jpg?cb=1274355835

redes-sociales-conocimiento-pblico-12-728.jpg?cb=1274355835

redes-sociales-conocimiento-pblico-15-728.jpg?cb=1274355835

redes-sociales-conocimiento-pblico-16-728.jpg?cb=1274355835

Lo que se pretende es que se entienda que la ciudad es una construcción colectiva y que le ciberespacio da la palabra a todos para que puedan expresar las alternativas que podría tener el espacio que habitan, para que se apropien de las entidades y espacios públicos con el fin de participar y ser el escritor de las posibilidades que tiene su territorio

Con la nueva era digital no solo son los docentes los que deben revalorar la estructura de la escuela, la construcción del nuevo modelo educativo también es tarea del alumno, que debe pensarse como dueño de una realidad y debe hacer la transición del modelo pedagógico tradicional, al que se propone, el reto del alumno es pasar del silencio a la opinión. Pero la opinión que se pretende genere el sujeto, no es una repetición de lecciones dadas por un docente dueño del saber, sino una opinión constructiva, tolerante y sobretodo crítica que plantee una posición clara y que le permita ser dueño de sus palabras e ideas.

El nuevo modelo educativo que se plantea es uno en el que el discente recupere la voz, todo con el fin de que pueda ser una parte activa en la construcción de la educación que merece y necesita.
la-ciudad-20-de-las-ciudadescarteleras-a-las-ciudades-digitales-2-728.jpg?cb=1310692151

HISTORIA CIUDADANÍA

El termino ciudadano proviene del romano “civis” y éste de “civitas” – ciudad o conjunto de habitantes.

Para los griegos la ciudad era lo más importante. Pertenecer a ella le hacía ciudadano. Pertenecer a la Polis (ciudad). Se vivía para la Polis (ciudad), mostrando interés en ella. El peor castigo era el exilio: ser expulsado de la ciudad.

Para los romanos la ciudadanía era un “honor”. Era un honor ser “ciudadano romano”. La mayor aportación del Imperio Romano ha sido el Derecho.

Para los griegos, así como para los romanos, la ciudadanía se definía en términos de obligaciones y derechos. El derecho a la ciudadanía estaba restringido a un grupo de la población: los hombres libres.

En los regímenes feudal – monárquico el concepto utilizado es el de súbdito… aquel que habita dentro de los limites del feudo o reino. A diferencia del ciudadano griego o romano, en este caso los derechos se limitaban a la nobleza.

Con la revolución francesa el habitante de la ciudad o Estado adquiere los derechos de la ciudadanía por el simple hecho de habitarla. Así el súbdito pasa a ser ciudadano, es decir, como protagonista del acontecer político.

En los Estados liberales burgueses y con el triunfo del capitalismo industrial, se extiende la participación de los ciudadanos a través del sufragio. El ciudadano es el sujeto político, poseedor de un estatuto que le confiere derechos civiles y de participación política por parte del Estado (Borja, 2008).

El concepto de ciudadanía se ha ido ampliando como resultado del desarrollo social y civil del Estado democrático. El estatuto de ciudadano en la segunda mitad del siglo XX es a su vez resultado del progreso civil (extensión hacia las mujeres y los jóvenes), social (Estado del Bienestar) y político (mecanismos de participación y representación más amplios y eficientes) (Borja, 2008).

Parece indudable que este progreso ha entrado en crisis. Por un lado, en el ámbito del Estado-nación surge la dificultad de mantener el Estado del Bienestar. Por otra parte, la globalización económica genera situaciones asimétricas en lo social (Borja, 2008). Según Borja (2008), en las sociedades postindustriales, es necesario generar un tipo de “identidad” y de “pertenencia” entre sus miembros debido a la falta de adhesión para responder a los retos que se plantean a la comunidad.

La ciudadanía digital supone la comprensión de asuntos humanos, culturales y sociales relacionados con el uso de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC), así como la aplicación de conductas pertinentes a esa comprensión y a los principios que la orientan: ética, legalidad, seguridad y responsabilidad en el uso del Internet, las redes sociales y las tecnologías disponibles.

Un usuario seguro y responsable de los medios es capaz de usar los dispositivos según sus
características tecnológicas.
Es alguien que reconoce y puede controlar las emociones que son el resultado de la interacción con las TIC.
Está preparado para hacerse responsable de las consecuencias de sus propias decisiones.
Cuida y vela por el respeto a todos los usuarios, incluyéndose a él mismo.
Cuida y está comprometido con sus derechos. El mundo virtual, que comenzó anárquicamente y revolucionó definitivamente a la sociedad, ya es parte de la vida de la mayoría de los seres humanos. Las personas conviven, se comunican, se expresan, se exponen, se muestran a través de los nuevos medios de comunicación. En otras palabras, la vida virtual es parte de nuestra vida, no está disociada de ella.

Un concepto amplio de ciudadanía digital incluye la noción que compartir pautas de convivencia y de comportamiento en las redes sociales y en el uso de los dispositivos tecnológicos en general, favorece que los entornos sean más seguros y se produzcan menos situaciones conflictivas; entre los chicos y los adolescentes.

Por eso, una tendencia de especial relevancia es la vinculación de la educación para una ciberciudadanía o ciudadanía digital responsable con la prevención de riesgos, producto de la interacción a través de TIC o la publicación de datos.

descarga l6x7xcw6ndbudl8e

La ciudadanía digital comienza a plantear el manejo de algunas reglas escritas o normas sobre el comportamiento y el buen uso de estas tecnologías. Se han detectado nueve áreas de comportamiento para que se entienda la complejidad que tiene el mal uso, uso y abuso de la tecnología

CONCEPTO CIUDADANÍA

Texto extraído de: Declaración de Independencia del ciberespacio

“Gobiernos del Mundo Industrial, vengo del Ciberespacio, el nuevo hogar de la Mente. No sois bienvenidos entre nosotros. No ejercéis ninguna soberanía sobre el lugar donde nos reunimos.

Declaro el espacio social global que estamos construyendo independiente por naturaleza de las tiranías que estáis buscando imponernos. No tenéis ningún derecho moral a gobernarnos ni poseéis métodos para cumplir vuestra ley que debamos temer verdaderamente.”

Declaración de Independencia del Ciberespacio, 1996

Esta declaración sugiere un espacio de carácter abierto, horizontal, liberador, sin fronteras geográficas ni políticas, con acceso a información ilimitada, sin censura, con amplias posibilidades para la creatividad y la expresión personal.

Habrá que preguntarse: ¿Es posible un ciberespacio desvinculado del mundo socio – político – económico?

Iniciemos nuestra reflexión…

El concepto de Ciudadanía resume el contrato social en el que se especifican las formas de pertenencia y participación de los individuos en una comunidad.

En la ciudadanía se define el estatus sociopolítico de los individuos. En ella se concretizan los derechos y obligaciones que adquieren los individuos en las esferas individual como colectiva.

El concepto de ciudadanía se articula en base a tres condiciones fundamentales:

· acceso: criterios y normas que determinan la entrada del individuo a la vida pública.

· pertenencia: derechos y obligaciones que adquiere el individuo.

· participación: mecanismos de participación política y social

Para Canclini (1995), las comunidades de pertenencia y control se están reformulando. Es un tiempo de fracturas y heterogeneidad, de segmentaciones al interior de las naciones y de comunicaciones fluidas. A pesar de la heterogeneidad existen códigos que nos afirman, pero ya no son únicamente los códigos de clase, etnia, nación . Frente a la noción de ciudadanía como fenómeno nacional, surge la ciudadanía cultural (Canclini, 1995).

La manera de consumir ha alterado los cambios en la manera de ser ciudadano. “Hombres y mujeres perciben que muchas de las preguntas propias de los ciudadanos – a dónde pertenezco y qué derechos me da, cómo puedo informarme, quién representa mis intereses – se contestan más en el consumo privado de bienes y de los medios masivos que en las reglas abstractas de la democracia o en la participación colectiva en espacios públicos “ (Canclini, 1995, pág.13).

Eduacacion Virtual: aula sin paredes

educacin-virtual-6-728.jpg?cb=1296917146

Actualmente, las identidades se configuran en el consumo, dependen de lo que uno posee o es capaz de llegar a apropiarse (Canclini, 1996). Las identidades fijadas en base a una comunidad étnica o nacional se vuelven inestables (Canclini, 1995).
democracia-20-comunicacin-en-redes-sociales-4-728.jpg?cb=1269053981

democracia-20-comunicacin-en-redes-sociales-13-728.jpg?cb=1269053981

democracia-20-comunicacin-en-redes-sociales-21-728.jpg?cb=1269053981

Pero para vincular el consumo con la ciudadanía o viceversa es necesario deconstruir concepciones en las que se visualiza al consumidor, por un lado, como un sujeto que manifiesta conductas irracionales y a los ciudadanos, por otro, actuando en función de los principios ideológicos. Es decir, se piensa en el consumo como una conducta superflua y a la ciudadanía se le reduce a la cuestión política (Canclini, 1995).
democracia-20-comunicacin-en-redes-sociales-30-728.jpg?cb=1269053981

democracia-20-comunicacin-en-redes-sociales-33-728.jpg?cb=1269053981

democracia-20-comunicacin-en-redes-sociales-36-728.jpg?cb=1269053981

democracia-20-comunicacin-en-redes-sociales-42-728.jpg?cb=1269053981

democracia-20-comunicacin-en-redes-sociales-43-728.jpg?cb=1269053981

democracia-20-comunicacin-en-redes-sociales-54-728.jpg?cb=1269053981

democracia-20-comunicacin-en-redes-sociales-55-728.jpg?cb=1269053981

democracia-20-comunicacin-en-redes-sociales-56-728.jpg?cb=1269053981

democracia-20-comunicacin-en-redes-sociales-57-728.jpg?cb=1269053981

Sin embargo, las identidades posmodernas son transterritoriales y multilinguísticas. Se estructuran “más dentro de la lógica del mercado que dentro de la lógica del Estado. Se basan en las comunicaciones tecnológicas, mediante la producción industrial de cultura y el consumo de bienes diferido y segmentado (Canclini, 1995, pág. 30-31). La definición de identidad desde la perspectiva socioespacial o de territorio , necesita complementarse con una definición sociocomunicacional. Esto significa que las identidades se configuran de dos maneras, a través de las políticas identatarias (o culturales) que se ocupan de lo histórico, así como en los escenarios comunicacionales e informacionales. Las identidades son construcciones sociales. La identidad es teatro y es política, es actuación y es accion. En muchos sectores es políglota y multiétnica, migrante, híbrida, hecha con elementos de distintas culturas.

la-ciudad-20-de-las-ciudadescarteleras-a-las-ciudades-digitales-3-728.jpg?cb=1310692151

El poder económico en la red

El ciberespacio provee un escenario para el ejercicio de la ciudadanía, la exploración de nuevas identidades y la expresión pluralista de ideas. Pero debemos ser cautelosos al reconocer las virtudes de esta experiencia evitando caer en la idealización y el análisis acrítico de su pertinencia.

El desarrollo social, político y económico de la sociedad “real” impacta el ciberespacio de manera mucho más directa que la influencia que se recibe de forma inversa desde el mundo virtual.

La red es producto del desarrollo económico y tecnológico, es causa (en cierta medida) y efecto de la globalización. El análisis que de ella realicemos debe contemplar los fenómenos sociales que se producen en su interior sin desvincularlos del contexto socioeconómico que le sustentan. No es posible considerar una realidad virtual contraria al modelo de globalización neoliberal y a las relaciones que se consolidan en éste ya que sus tentáculos se proyectan al interior del espacio virtual.

la-ciudad-20-de-las-ciudadescarteleras-a-las-ciudades-digitales-4-728.jpg?cb=1310692151

La era del globalismo, como le llama Octavio Ianni (citado en Gómez, 2008), se caracteriza como una época electrónica, dinamizada por la informática y articulada por emisiones, mensajes, signos, redes que tejen las identidades, la ciudades y las naciones. Medios a traves de los cuales se deterritorializan los mercados, las mercancías, las prácticas y las ilusiones.
Mientras se construyen nuevas identidades y se forjan nuevas ciudadanías, el poder económico ya ha incursionado en el ciberespacio estableciendo nuevas formas de control y de influencia en el mundo virtual.

Los sectores del poder económico irrumpen en la red dominando y apropiándose de ella por medio del control de acceso a estas tecnologías (costos infraestructuras y equipos) y la coerción de la disidencia (intromisión y control de actividades virtuales a sectores “terroriales”). No podemos negar las luchas entre las compañías por el control de las redes, la defensa de las patentes privadas, la lucha encarnizada contra el “software” libre, las estrategias comerciales para imponer modelos, por mencionar algunas de las estrategias utilizadas por el poder económico.

La libertad que se experimenta en el ciberespacio tiene límites impuestos por las prácticas desde el mundo “real”. La información que fluye por las redes puede ser observada, filtrada, censurada… es el ciber-panóptico. Por medio del uso de redes de espionaje tales como Echelon, Carnivore, se puede recoger el tráfico por Internet de una red específica.

Las comunidades han logrado constituirse en los espacios virtuales pero su fuerza no compara con las existentes en el mundo “real”. La ausencia de mecanismos cohesivos, la fluidez del espacio virtual hace que las experiencias virtuales se fraccionen ilimitadamente (FIAP,2008).

La experiencia cibernética es elitista. El acceso de la Internet es limitado. Existe una brecha digital entre los países del norte y del sur, entre los países pobres y los ricos. Aún al interior de los países podemos observar el acceso limitado de ciertos sectores a consecuencia de varias dimensiones: geográficas, demográficas, socioeconómicas, de género, cultural, lingüística, etc. (Gómez, 2008).

La percepción de libertad dentro de la red puede estar sobre calificada. La idea de horizontalidad puede verse limitada por los altos niveles de complejidad tecnológica que requiere la misma para su funcionamiento. El manejo de la infraestructura y sus protocolos de manejo están controlados técnicamente por unos pocos expertos.

El ciberepacio es reflejo del mundo “real” por eso en él se observan conductas delictivas como violentar el derecho a la intimidad, engaños, fraudes, robos, pirateos, coordinación terrorista, entre otros. Suponer que la conducta ética se surge de manera espontánea en un mundo virtual es proponer una falacia.

la-ciudad-20-de-las-ciudadescarteleras-a-las-ciudades-digitales-5-728.jpg?cb=1310692151

la-ciudad-20-de-las-ciudadescarteleras-a-las-ciudades-digitales-7-728.jpg?cb=1310692151

la-ciudad-20-de-las-ciudadescarteleras-a-las-ciudades-digitales-8-728.jpg?cb=1310692151

la-ciudad-20-de-las-ciudadescarteleras-a-las-ciudades-digitales-6-728.jpg?cb=1310692151

la-ciudad-20-de-las-ciudadescarteleras-a-las-ciudades-digitales-12-728.jpg?cb=1310692151

la-ciudad-20-de-las-ciudadescarteleras-a-las-ciudades-digitales-14-728.jpg?cb=1310692151

la-ciudad-20-de-las-ciudadescarteleras-a-las-ciudades-digitales-15-728.jpg?cb=1310692151

la-ciudad-20-de-las-ciudadescarteleras-a-las-ciudades-digitales-16-728.jpg?cb=1310692151

Castells propone que es la sociedad la que modela a Internet y no al contrario. “La tecnología no determina la sociedad. Tampoco la sociedad dicta el curso del cambio tecnológico, ya que muchos factores, incluidos la invención e iniciativas personales, intervienen en el proceso del descubrimiento científico, la innovación tecnológica y las aplicaciones sociales, de modo que el resultado final depende de un complejo modelo de interacción” (Castells, 2006, pág. 31). “ Señala que la tecnología no determina la sociedad: la plasma. De igual forma la sociedad no determina la innovación tecnológica: la utiliza. Queda evidenciado que existe una relación dialéctica entre la sociedad y la tecnología.

ciudadespaciocreacion-2-728.jpg?cb=1166390833

ciudadespaciocreacion-3-728.jpg?cb=1166390833

ciudadespaciocreacion-5-728.jpg?cb=1166390833

ciudadespaciocreacion-6-728.jpg?cb=1166390833

ciudadespaciocreacion-7-728.jpg?cb=1166390833

ciudadespaciocreacion-9-728.jpg?cb=1166390833

ciudadespaciocreacion-10-728.jpg?cb=1166390833

ciudadespaciocreacion-11-728.jpg?cb=1166390833

ciudadespaciocreacion-12-728.jpg?cb=1166390833

ciudadespaciocreacion-13-728.jpg?cb=1166390833

ciudadespaciocreacion-14-728.jpg?cb=1166390833

ciudadespaciocreacion-15-728.jpg?cb=1166390833

ciudadespaciocreacion-16-728.jpg?cb=1166390833

ciudadespaciocreacion-19-728.jpg?cb=1166390833

l Diccionario de la Real Academia Española define ciudadanía como “cualidad y derecho de ciudadano; conjunto de los ciudadanos de un pueblo o nación; comportamiento propio de un buen ciudadano” y a ciudadano como “natural o vecino de una ciudad; persona considerada como miembro activo de un Estado, titular de derechos políticos y sometido a sus leyes”.

Esta claro que esta definición de ciudadano se queda corta al aplicarla al nuevo mundo del ciberespacio. De lecturas y reflexiones hechas desde el ámbito educativo en el que me sitúo, resaltaría tres ideas fundamentales:

• La formación ciudadana ha sido un asunto fundamental en toda sociedad democrática, pues es necesario que todo individuo asuma su lugar en la sociedad que le ha tocado vivir.

• Las transformaciones tecnológicas y los procesos de globalización impulsados por las Tecnologías de Información y la Comunicación (TIC), inciden actualmente en la redefinición de la idea moderna de ciudadanía.

• Las instituciones educativas son un escenario privilegiado para aprender a vivir juntos, trabajar en equipo y descubrir particularidades y diferencias en una permanente interacción con otros seres humanos.

A TENER EN CUENTA:

Vivimos en una época de gran celeridad, en la cual se construyen nuevos procesos territoriales a partir de la informática, del acceso a la información, del papel de los medios de comunicación y de una mayor movilidad. A las tres coordenadas geográficas tradicionales se sumaron:

i. Nodo, que puede definirse como un espacio real o abstracto en el que convergen parte de las conexiones de otros espacios reales o abstractos con iguales características y, que a su vez, también son nodos de otros espacios.

ii. dirección IP, etiqueta numérica que identifica, de manera lógica y jerárquica, a un elemento de comunicación/conexión de un ordenador dentro de una red que utilice el protocolo IP.

Y son las transformaciones tecnológicas-comunicativas las que posibilitan que surja el ciberespacio como un territorio virtual, más allá de las fronteras de cualquier Estado. El ciberespacio, como territorio virtual generado con la tecnología, tiene las funciones de un espacio real y se introduce en el mundo natural para modificar sus reglas espaciales y cambiar la conceptualización y jerarquía que dábamos a la distancia, proximidad, vecindad o límites.

Esto nos sitúa ante un nuevo problema: la realidad virtual es, esencialmente, negar el hic et nunc, negar el “aquí” en beneficio del “ahora”. ¡Ya no existe el aquí, todo es ahora!. Las nuevas fronteras están ligadas al empleo del tiempo más que al empleo del espacio.

Visualicemos un ejemplo: Internetworldstats

world2012pie.png

Es revelador cómo este simple análisis nos pone en evidencia que los datos utilizados sobre el mundo no se basan ya en las coordenadas de continentes, ni de países, sino de flujos de información generados por personas AHORA. ¡¡Vaya cambio!!

REALIDAD A PROFUNDIZAR…

En el ciberespacio, las comunidades se congregan a partir de voluntades individuales en base a intereses culturales, religiosos, políticos, económicos, académicos, familiares, de ocio, etc., y se dinamizan en un territorio virtual, fuera de las legislaciones que los Estados aplican en sus territorios. De hecho, tienen sus propias normas de conducta, como el caso de la “Netiqueta”, siendo la ética implícita en ellas la de la reciprocidad: si aprendo o me beneficio de lo que otros publican, entonces procuro publicar solo aquello que pueda ser beneficioso, de interés o educativo para otros miembros de la comunidad.

Además, aprovechan la globalización de las telecomunicaciones para generar una conciencia de lo inmenso que es el mundo, pero que, aún así, pueden interactuar con personas de cualquier parte del planeta. Dada la creciente presencia de adolescentes y jóvenes en el ciberespacio, como docentes tenemos un gran reto: asegurar que los alumnos lo navegan de manera consciente y reflexiva.

Para ello, debemos integrar las TIC con suficiente regularidad en las clases, ofreciendo propuestas con el uso de las mismas y propiciando situaciones para tratar temas de ciberseguridad, uso responsable de las TIC y ciudadanía digital.

competencias-y-valores-para-la-nueva-ciberciudadana-7-728.jpg?cb=1257237997

competencias-y-valores-para-la-nueva-ciberciudadana-8-728.jpg?cb=1257237997

competencias-y-valores-para-la-nueva-ciberciudadana-12-728.jpg?cb=1257237997

competencias-y-valores-para-la-nueva-ciberciudadana-14-728.jpg?cb=1257237997

competencias-y-valores-para-la-nueva-ciberciudadana-22-728.jpg?cb=1257237997

competencias-y-valores-para-la-nueva-ciberciudadana-23-728.jpg?cb=1257237997

2-educacion-en-la-sociedad-de-la-informacin-40-638.jpg?cb=1416167002

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s