EL LADO OSCURO DE LA LUNA

 

 

Se está abriendo un masivo portal cósmico justo entre Júpiter y la Tierra, el cual ha estado cerrado por milenios.

Se ve como un agujero-espacio temporal que trae por primera vez en millones de años el regreso de una conciencia cósmica masiva incrustada en ciertas puertas estelares en este sistema solar.

El mecanismo de este campo masivo de conciencia es el de los comienzos antiguos, cuando se formaron las primeras galaxias, las primeras 12 galaxias maestras, y luego, cuando se iniciaron las guerras de los cielos se cerró este masivo portal y se trasladó a las nuevas galaxias formándose en los límites de la Totalidad Cósmica.

Esto afectará a las pirámides y las rejillas de las pirámides en el interior, en la superficie y en aquéllas bajo el mar, trayendo consigo la aceleración de la elevación de la conciencia en este planeta.

Esto disparará enormes bancos de memorias en nuestro ADN inherente y bancos de recuerdos moleculares, ocasionando un cambio masivo en la manera como percibimos nuestro mundo material, al tiempo que mucho de lo que alguna vez tuvo una forma empieza a desintegrarse, mientras que otras formas de vida que han estado viviendo a nuestro lado en diferentes estados dimensionales y también dentro de la Tierra serán visibles por primera vez para quienes se están sintonizando con los impulsos cósmicos emitidos por este masivo portal.

Este portal está directamente enlazado con la Constelación del Oso pues ella fue una de las primeras galaxias que se desarrollaron verdaderamente a una Súper Conciencia, lo cual ocasionó un cambio masivo en la totalidad mayor cósmica, influyendo posteriormente la vida en Sirio, Andrómeda, las Pléyades, Arcturus, Orión y la Vía Láctea, así como Pegaso, Tauro y Leo.

Esto nos empezará a afectar y se abrirán las rejillas energéticas de la Tierra.

portal cosmico

Es una frecuencia energética sumamente elevada que no puede ser detectada todavía por instrumentos humanos porque vibra a una gama de frecuencias que está fuera de nuestra órbita.

Traerá la activación de las sinopsis dentro de nuestro cerebro latente – en otras palabras, esas partes de nuestros cerebros que no hemos usado por miles de años.

Traerá una repentina apertura de nuestros talentos, facultades y habilidades, los cuales nos permitirán realizar un cambio total de conciencia dentro de un muy breve lapso de tiempo pues el planeta está listo ahora para elevar su conciencia, jalándonos por tanto hacia una banda frecuencial mucho más elevada.

Esto significa que los equipos electrónicos empezarán repentinamente a fallar, y las comunicaciones por satélite se verán afectadas.

Se enfocará en las bandas de frecuencia más bajas que empezarán a desintegrarse lenta pero de manera segura, por lo que no podrán funcionar más en esa tasa de frecuencia tan lenta en la que solían funcionar.

Esto traerá un movimiento en masa a los espacios energéticos del corazón, los cuales a su vez desintegrarán viejos patrones que son también patrones ancestrales, y sobre todo, viejos patrones de pensamiento que ya no sirven a este planeta pues este campo energético está penetrando ahora en la matriz energética existente y está cambiando ahora todo el campo.

Como esto trae consigo enormes campos cósmicos de nuevas energías y junto con las erupciones solares cósmicas que el sol está emitiendo – que ahora se ve cada vez más afectado por la apertura de este portal –, esto afectará nuestras vidas diarias en el campo subconsciente a medida que empezamos a entender cada vez más que las viejas estructuras, las viejas mentiras, los viejos mecanismos de control se están derrumbando ahora y las nuevas empiezan a formarse, y son de una frecuencia tan alta que lo viejo no puede entrar a esos campos.

A medida que avanzamos a la verdad e integridad más elevadas de nuestro propio Ser y su sistema guía interno, vamos a recibir ayuda de esas dimensiones más elevadas para incorporar los cambios y así moverse con este campo a estados más elevados de conciencia.

En consecuencia, es imperativo que continuemos con el despeje de cualquier cosa que suba a la superficie en nuestros bancos de memorias, ya sea una limpieza personal, familiar o colectiva.

Uno sólo se sentirá inmensamente desorientado si no está dispuesto a hacer el despeje interno y va con el flujo cósmico.

Lo que se verá más afectado es la manera de pensar y la forma en que la ciencia entenderá finalmente que todo pensamiento sin la incorporación de una manera de vivir centrada en el corazón y un enfoque holístico es nada más hacerse ilusiones.

Al elevarnos a bandas frecuenciales y una conciencia más elevadas asumimos cada vez más el papel de cocreadores.

No obstante, esto se puede hacer solamente si nos adherimos a las Leyes Cósmicas y estamos en armonía con ellas y aprendemos así a fluir con las bandas de frecuencia cósmicas volviéndonos Uno con ellas.

Esperen el aumento de, y la llegada de más cambios. Nada está fijo ya más.
Todo está en un estado de un enorme flujo, y todo se está desmantelando y formando algo nuevo.

No se aferren a nada. No se aferren a nadie ni a nada. Eso no significa que no puedan amar a alguien – simplemente significa que no se aferren a nadie.

Aprendan a ir con el flujo y no lo resistan. Si se resisten a esta masiva ola cósmica lo único que sentirán será un intenso dolor para que pueda suceder la integración a una vasta escala cósmica.

Es tiempo para que la Nueva Era misma se haga sentir, y más que nada, estas bandas frecuenciales cósmicas más elevadas.

la

¡AGUA A LA VISTA!

Tenemos el privilegio de haber aterrizado en este planeta de aire, agua y tierra, de maravillosos y terribles contrastes, y de haber “ingresado” nuestra conciencia en una paradójica realidad de lo bueno y lo malo. Mientras el planeta da órbitas a una estrella en mitad de otras miles de millones nos situamos cronológica/psicológicamente en diferentes “tiempos” históricos : finales del 6º milenio de la era hebrea, finales del 5º milenio chino, finales del 3er milenio desde Roma, comienzo del 3er milenio de la era romana cristiana (centuria XXI) y mediados de 2º milenio musulmán. El planeta Tierra circula orbitando al Sol al final ya del gran Ciclo Maya que se reinicia el 22 de diciembre de año cristiano 2012 (2019 desde el nacimiento de Jesús).

Evidentemente no podemos ver a la Tierra “desde tierra”. Un habitante de un planeta que está en el planeta no puede ver al planeta, pero si una noche apareciese la extraña imagen del planeta llamado “Tierra” flotando en el cielo salpicado de estrellas parte de la humanidad no lo reconoceríamos, y la otra parte sí. Quizá gritáramos aquello que gritaban los vigías de las antiguas naves (naos) cuando avistaban tierra: “¡¡Tierra a la vista!!” y empezaban a sentir la salvación después de una travesía por un “desierto” lleno de agua (o quizá lleno de sal líquida, como el Mar Muerto).

Pero quizá también gritaríamos “¡¡Agua a la vista!!” o “¡¡Gota a la vista!!”, pues en algún momento veríamos el lado inundado por el agua del Océano Pacífico (escenario de guerras entre guerreros “por la paz”) que ocupa prácticamente la mitad de la superficie del planeta, superficie que es mayormente de agua, y no sólo de tierra. O veríamos sus dos continentes de hielo. No veríamos el centro, núcleo o corazón, pero podríamos imaginarlo con la vista transparente del corazón transparente.

Y si el planeta gemelo estuviera a la distancia de la órbita de la Luna, estaría a 30 Tierras de distancia ó a 110 Lunas. Lo veríamos 3,6 veces más grande que la propia Luna y que el Sol, en cuyo diámetro la Tierra cabe realmente 109 veces.

El planeta en el que nacimos y en el que ya sobrevivía la humanidad es más que la idea que nos hacemos con una mera palabra, planeta, que sugiere “plano”, pero es una esfera que flota en la levedad del Espacio (3 primeras dimensiones de la realidad no separadas de la 4ª dimensión) en perfecto equilibrio con la gravedad del satélite (la Luna) que lo circunda, la de la estrella en torno a la que gira y la de los demás planetas. Así, podemos considerarlo como la Nave en la que estamos, siendo más o menos (in)conscientes de el Viaje, y empleando términos marineros y navales podemos verlo así.

la

Una Nave esférica surcando el Océano espacial

el

El planeta flota en la transparencia del Espacio universal en el mismo plano que la Estrella sol, de hecho ésta está en el centro de la órbita de la Tierra. Así, lo que está encima (sobre el polo norte) del planeta no es el sol sino la estrella Polar. Y el sol tampoco está frente al planeta, pues este está inclinado de modo que el plano de su ecuador está desigualado del plano de la órbita, y proyectado al firmamento traza el ecuador de la esfera celeste de la Tierra, el cual corta por la estrella Mintaka en el Cinturón de la constelación de Orión.

el

El Océano espacial está ocasionalmente salpicado por una innumerable cantidad de estrellas con planetas, y uno de ellos es éste en el que nacimos, pero desde él sólo podemos ver siete astros “vecinos” a simple vista: cinco planetas, un satélite y una estrella. De sus nombres, procedentes de dioses/demonios romanos, derivan los nombres que usamos para identificar a los días de la semana.

Los siete astros visibles desde la Tierra que dan nombre a los siete días de la se(pti)mana
Los nombres de los únicos 7 astros visibles desde la Tierra dan nombre a los SIETE días de la SEPTimana o semana.

Desde el Planetario natural “Tierra”, el 2 de junio de 2000.

Esos 7 días que llamamos semana (de SEPTimana) los solemos experimentar como una cuestión psicológica en nuestra dimensión mental y emocional, pero en la realidad espacial son 7 giros del planeta durante los que recorre una distancia equivalente a 13 veces el Sol en un trayecto que es ligeramente curvo pues es una sección de la órbita.

En 7 giros/días (1 semana) la Tierra recorre la distancia equivalente a 13 soles
En 7 giros/días (1 semana) la Nave Tierra recorre la distancia equivalente a 13 soles. Pulsa en la imagen para ver animación.

Según esta doble imagen solemos desearnos “buen fin de semana” cuando la Tierra está a punto de llegar a la sección imaginariamente etiquetada como “sábado”, pero realmente eso sólo ocurre en nuestra mente. Buen comienzo de semana!

Este planeta mide la 23,5ª parte de la distancia que recorre un rayo de luz en 1 segundo. Si un rayo de luz pudiera dar vueltas al planeta Tierra, daría 7,5 vueltas por segundo.

300.000 kms (23,5 Tierras) recorridos por la luz en 1 segundo

Eso que tanto nos suena de “año luz” significa que en el último año cualquier rayo de luz (o cualquier onda, pues la luz es una onda) ha recorrido en línea recta los mismos kilómetros que la Tierra ha recorrido en círculo (órbita) durante el último año.

el la

No es el mapa de un nuevo planeta, sino otra perspectiva de la superficie del planeta Agua y Tierra. Y podemos añadirle las estrellas y constelaciones de la Galaxia (la ciudad cósmica) tal como las vemos, incluyendo la franja (ecuatorial) más densa que llamamos “Vía Láctea”. Cada punto del planeta -y el país o la ciudad en que vivimos, y cada uno de nosotros- pasa cada 24 horas -debido a la rotación del planeta- bajo cierta constelación e incluso estrella.

¿Cuál es el tamaño de nuestra Nave? Enorme y diminuto, pues esto una característica básica de lo relativo, y nuestra percepción de la realidad es relativa. ¿Y la distancia entre ella y el resto de puntos del Espacio? Enorme e insignificante. La célula más grande del cuerpo humano femenino tiene el mismo tamaño relativo que la Galaxia de Andrómeda tal como la vemos desde la Tierra, a 2,5 millones de años luz de la Galaxia.

Al mismo tiempo que percibimos al planeta como parte de un macrocosmos que no podemos abarcar con nuestra vista ni razón, pues físicamente somos micro-vidas (micro bios) del planeta, también él es parte del microcosmos del Sistema solar, el cual a su vez es un microcosmos de la Galaxia, la cual a su vez es una simple/compleja (simpleja) célula del Ser universal, como cualquiera del organismo y celular humano. Lo “más macro” que nos imaginemos también es micro.

Este planeta es una Isla cósmica visitada cada 76 años por un Delfín cósmico, el cometa Halley.

Y SIN EMBARGO… SE MUEVE

El planeta (que llamamos “la Tierra”) se mueve, y no sólo como planeta que flota en la levedad del cielo espacial girando en torno a su Eje de rotación al mismo tiempo que se traslada en torno a una estrella, sino también como ser que se estremece en su propio interior y en su piel (superficie, suelo). De hecho no notamos sus movimientos de giro y traslación en el cielo, pero sí notamos en el suelo los efectos de sus movimientos telúricos, tectónicos o sísmicos, temblores y ondulaciones que llamamos “terremotos” y “maremotos”. La palabra “telúrico” deriva del latín “tellus,telluris” (la Tierra como esfera o globo), o la palabra “terremoto” procede de “terrae motus” o movimiento de la Tierra, aunque también existen destructores movimientos de viento aunque no les llamamos aeromotos sino huracanes. O los hay de fuego y los llamamos incendios.

Tales fenómenos de los cuatro elementos tierra, mar, aire y fuego en “la Tierra” nos aterran. La propia palabra “terror” viene de terreo, hacer temblar, y es parecida a “tierra”. Ocurren como un eco ampliado y perceptible al cerebro de la agitación de los cuatro elementos y aspectos físico, emocional, mental y químico de los que estamos hechos (y somos) y que durante la Historia hemos proyectado en el planeta como batallas en su tierra, en su agua y en su aire con ejércitos (de “hombres”, niños malogrados) de “tierra, mar y aire”. Nuestros miedos y culpas (sanables con la gratuita panacea del perdón) causan terremotos mentales y maremotos emocionales que propagamos hacia fuera como ecos amplificados haciendo propaganda involuntaria o voluntaria de ellos. Podríamos llamarlos mentemotos personales y colectivos. Los que ocurren en la Madre (y sabia, decimos) Naturaleza nos sirven para reflexionar sobre los nuestros para poder conocer la causa y disolverla. Así mismo podemos hablar de nuestra propiamenteorología paradójicamente rígida y cambiante, helada y ardiente, cielo e infierno a la vez. En un mismo día (incluso en una hora) una misma persona puede experimentar la primavera, el verano, el otoño y el invierno emocional.

Decimos que la Tierra (y Naturaleza) es madre y sabia, pues es un espejo en el que vemos proyectado nuestro interior en forma de “inclementes inclemencias” y también de maravillas.

elDirecciones verticales. El Corazón de la Madre es el punto de encuentro.la

Direcciones verticales. Corazón de la Tierra: punto de nacimiento y de encuentro.


PLANETA AGUA, CLOROFILA, PLANTA/PLANCTON, AIRE Y CARBONO

El Planeta en el que vivimos flota en el cielo espacial o espacio (las 3 primeras dimensiones del Universo multidimensional) dando vueltas a la Estrella Sol en la 3ª órbita después de Mercurio y de Venus y antes que Marte.

elPlaneta Tierra en la tercera órbitala

Mitológicamente hablando, estamos en la diosa Gea (Diva de la Vida), entre la diosa del Amor y la Belleza (Venus) y el dios/demonio de la Guerra/Tregua (Marte y su compañera Bellona, de cuyo nombre derivan las palabras “bellum” y “bélico”). Esta interpretación de la visión griega podemos proyectarla perfectamente a nuestra vida cotidiana que experimentamos entre ocasionales desconexiones con el propio Ser Planetario entre los más profundos impulsos espirituales y evolutivos de la conciencia y las necesidades y exigencias de la supervivencia en una sociedad comercial y el negocio que, siendo tan difícilmente compatibles con aquellos forman parte de una fascinante experiencia en busca del orden, la armonía y la paz (no confundir con “tregua”) en este Planeta de Aire, Agua y Tierra alimentado por la energía del Sol. Aunque a veces lo llamamos “Madre” (Tierra) realmente no estamos entregados confiadamente en sus manos (ni en las de “Dios”) y a su “maternidad”, sino que sobrevivimos refugiados precisamente de sus “inclemencias” en las viviendas vendidas o alquiladas de otra madre, una adoptada: la sociedad comercial basada precisamente en la inclemente comercialización de los recursos y riqueza de la “madre” natural. Como si acabáramos de nacer en este momento y de aterrizar en este planeta, bienvenidos al Planeta Agua y Tierra …..

La estrella (el Sol) es la fuente de energía que proporciona el vital Polvo de Estrella: hidrógeno, hierro, calor y luz. A nuestro Planeta (“nuestro”, aunque no porque seamos propietarios “publicos” ni “privados”) lo llamamos “Tierra”, si bien el 71% de la superficie es agua que forma un Único Océano de AGUA. Una de las razones de llamarlo “Tierra” es porque su combustible orgánico es el CARBONO (polvo de tierra) que junto con el hidrógeno del Sol (el polvo de estrella) forma el hidrocarburo que llamamos “petróleo” (aceite de piedra) que, independientemente de nuestra imperiosa necesidad de comercializarlo por mantener las reservas de nuestro combustible financiero, es una de las sustancias que compone la Sangre de la Madre Tierra, el mineral de CARBÓN y el tejido orgánico viviente de nuestro cuerpo químico (no sólo físico) cuya naturaleza, por tanto, no sólo es animal (por el sistema de reproducción, entre otras cosas) sino también mineral. Y el carbono no sólo tiene esa cualidad vital, sino que también se convierte en diamante. ¿Quién inventaría la idea que que recibir carbón era malo?

CARBONO 6:6:6, EL POLVO DE TIERRA

laÁtomo de Carbono: 6 protoones, 6 neutrones y 6 electronesel

La estructura atómica del CARBONO consiste en 6 protones y 6 neutrones en el núcleo y 6 electrones girando alrededor del núcleo: 6-6-6, 18 partículas para un átomo vital para la vida orgánica junto con el agua. Así que podemos llamarlo PLANETA CARBONO. El carbón tiene la propiedad natural de cristalizarse o purificarse convirtiéndose en DIAMANTE, que es CARBONO PURO, cristal puro, el mineral más duro del Planeta Carbono (puro y duro). Y también podemos relacionar ese curioso código químico de 6-6-6 del tejido del organismo biológico con otro 666 según el carácter guerrero/luchador (y pacifista ¿?) de nuestra tan paradójica y contradictoria como fascinante personalidad humana, pues el planeta Marte (nombre del dios y demonio romano de la guerra/tregua) da 666 giros completos durante su órbita al Sol y nuestro tiempo de vigilia y actividad es 16 horas que es el 666 por mil del día horario. 666 son 300 giros más que la Tierra durante su órbita.

La mayor parte de su superficie es energía líquida, H2 O, en un 71%, tal como la proporción de agua en nuestro cuerpo o como la proporción de hidrógeno en el Sol, de modo que podemos llamarlo PLANETA AGUA. También 71 años es el 71% del centenario, y es la edad media de duración de una persona moderna. Así mismo el Planeta está envuelto en una esfera de Aire, un gas mezcla de varias sustancias como el nitrógeno y el oxígeno, de modo que podemos llamarlo PLANETA AIRE. El Oxígeno es generado a partir de la energía estelar (de la estrella, el Sol) por la célula Clorofila del Ser Vegetal de tierra y de los microorganismos que llamamos “Plancton” que habitan en la superficie del agua de los océanos, así que podemos llamarlo PLANETA PLANTA/PLANCTON, siendo el organismo vegetal el Pulmón (junto con los volcanes y los cuerpos animales) a través del cual respira el Ser Planetario.

Su multi-Pulmón está en la superficie de su propio cuerpo, al contrario que los nuestros, que están dentro del organismo como dos bombonas de oxígeno incorporadas “in corpore”, complementos que vienen de SERie en el modelo “humano“. Así mismo, todo el calor que el Planeta Carbono Agua, Aire y Planta genera procede de su centro, núcleo o corazón, el Magma. Por esta razón también podemos llamarlo PLANETA FUEGO. Y con todo, en fin, PLANETA VIDA, y por tanto viviente, que genera y proporciona todos los vitales elementos que necesita la sangre, el cerebro o los huesos: oxígeno, agua, sales minerales…

Al “centro del planeta” lo conocemos popularmente como “Centro de la Tierra”; científicamente viene a ser “Núcleo del planeta”. Amorosamente podemos llamarlo “Corazón de la Madre” o “Corazón de la Tierra”, expresión que en inglés está formada por dos palabras que tienen las mismas letras aunque con la “H” al final o al principio: HEART of EARTH, a las que podemos sumar una muy parecida: MOTHER.

Pulsa en la imagen para ver animación de la órbita

El Planeta Agua da 366,2422 giros sobre su eje durante cada órbita al Sol. Esto son días sidéreos. Un día sidéreo es el medido en referencia a algún objeto sideral como alguna estrella que no sea el Sol. Y con respecto al Sol son 365 ‘2422 días sinódicos, y por esto también se llaman “días solares” en cada uno de los cuales la Tierra gira 360 y 1 grados. Nosotros los contabilizamos como 365 días horarios y, según el sistema compensatorio del calendario, se inserta 1 día cada 4 años, aunque nuestra razón no puede imitar a la inimitable y dinámica naturaleza.

365,2422 días no es un número entero de días, aunque se cumplen en un número entero de órbitas: uno, la propia órbita. En 33 órbitas (años) la Tierra sincroniza sus giros y órbitas. 33 años son 12.053 días.

Con todo, este planeta da 366 giros completos durante su órbita.

Este planeta es una Isla cósmica visitada cada 76 años por un Delfín cósmico, el cometa Halley.


NÚMEROS DEL TIEMPO DE LA TIERRA

El Planeta en el que estamos da 366 giros y cuarto durante cada órbita al Sol. Nosotros lo contabilizamos cronológicamente como 365 días al año, que son 5 más que 360 que es el número de grados en que dividimos el círculo. 365 es 364 + 1. El número 364 es múltiplo de 2, 4, 7 y 13.

Dividido en 2 partes da a 182 días cada una.

Si lo dividimos en 4 partes (las 4 estaciones) cada una es de 91 días, y 91 es 7 x 13. Estos dos números 7 y 13 son los dos siguientes de los que 364 es múltiplo.

El 7 es el número de días de la semana, prácticamente lo que tarda la Luna en recorrer un cuarto de su órbita a la Tierra, de modo que 364 días dividido en 7 partes da 52 “septimanas” (semanas), o lo que es lo mismo: 52 partes de 7 días ó 52 semanas, y 52 es múltiplo de 13.

Por fin, dividimos 364 en 13 partes y da a 28 días cada una, es decir, 13 meses de 4 semanas cuadradas, 28 días, y 28 es múltiplo de 7.

Por su lado, el 365 es divisible en 5 partes de 73 días.

Igual que en nuestra escala cronológica 1 órbita de la Tierra es 1 año, a escala del planeta 1 Año es unas 26.000 órbitas durante las que la cruz formada por sus puntos de solsticios y equinoccios da una vuelta al Sol en sentido contrario al propio de traslación de la Tierra. Es el llamado técnicamente “movimiento de precesión de los equinoccios (y solsticios)“. Entre varias, la cifra más manejada es 25.920 años. El número 25.920 es el cuadrado de 161, es decir 161 x 161 = 25.921. Nosotros solemos celebrar colectivamente los fines e inicios de ciclo anual (año) porque lo identificamos con una fecha, pero no conocemos el momento del final y reinicio de un ciclo como el de 25.920 años, aunque las señales estén ahí. Es como si alguna persona no conociera el calendario gregoriano y no se preparara para el “fin de año”.

el

1. ¿Por qué son 72 los nombres de Dios?

Kabbalah Articulos Pasadofuturo Andy 72 Nombres Dios Cabala

Hay tres números con los que se identifica a nuestro planeta Tierra y se le diferencia del resto de los planetas de nuestro Sistema Solar. Uno de estos números es el cuatro, ya que contando los astros a partir de su centro: el Sol, la Tierra sería el cuarto planeta: Sol, Mercurio, Venus y la Tierra.

La otra forma de numerar los planetas en nuestro Sistema Solar es contándolos desde afuera hacia adentro, como se los iban encontrando losAnunnaki cuando venían hacia nuestro planeta. De esta forma la Tierra es el número siete: Plutón, Neptuno, Urano, Saturno, Júpiter, Marte y la Tierra:

Planetas Kabbalah Articulos Pasadofuturo Andy 72 Nombres Dios Cabala Planetas Kabbalah Articulos Pasadofuturo Andy 72 Nombres Dios Cabala

El número siete es el más nombrado en la Biblia, y además es el número clave del Apocalipsis: siete ángeles, siete sellos, etc..

Pero hay un número, que mas allá del orden de aparición, es el que mejor representa a la Tierra, ya que le da una característica muy particular, ese número es el 72.

En la Tierra existe un fenómeno llamado “Precesión de los Equinoccios”, es el movimiento retrógrado del punto vernal de primavera. Esto consiste en que cuando nuestro planeta completa una órbita anual alrededor del Sol, no vuelve al mismo punto exacto del Cielo. Hay un ligerísimo retraso de un grado (de los 360 grados del círculo) en el Zodíaco cada 72 años. Para que el punto vernal vuelva a coincidir en el 0 grados de Aries deben pasar 25,920 años: 72 x 360 grados. Este espacio de tiempo se designa como Año Cósmico, Ptolomeico, o Tiempo Celestial.

Estando dividido el Zodíaco en 12 signos de 30 grados cada uno, corresponde a un período de 2,160 años cada signo zodiacal: 72 x 30. Esta Era Astrológica se denomina Mes Cósmico y un período de 72 años se designa como Día Cósmico. En la actualidad nuestro planeta esta transitando de la Era de Piscis a la Era de Acuario.

Eras Zodiacales Kabbalah Articulos Pasadofuturo Andy 72 Nombres Dios Cabala

72 años x 360 grados = 25,920 años = un año cósmico.
72 años x 30 grados = 2,160 años = un mes cósmico.
2,160 años / 30 grados = 72 años = un día cósmico.

Los 72 años representan un comportamiento de fuerza expresiva extraordinaria en el macro y el micro cosmos. Nuestra vida en la Tierra depende fundamentalmente del Sol. Este ejerce su influencia en todos los seres vivos por medio de las cuatro estaciones en su curso rítmico, por lo que de este modo el movimiento del Sol es señalado por la cifra 72.

Otra analogía concierne al corazón del hombre. Un corazón sano tiene un promedio de 72 pulsaciones por minuto, realizando una actividad normal.

En la circunferencia de 360 grados hay tres cifras esenciales y muy relacionadas entre sí y con la vida en nuestro planeta. El número 12 es el más relacionado con los números 6 y 72 (12 x 6 = 72) y representa al Cosmos como un Todo único.

Para Pitágoras, el número seis significaba “el mundo”, simbolizado por medio de un círculo, que se determina a través del radio, la mitad del diámetro. Si se dibuja un hexágono dentro del círculo, la distancia de un ángulo a otro mide lo mismo que el radio. Por tanto, el número seis mide el círculo, el cual se considera la unidad originaria de la vida, y por consiguiente, el seis se convierte en norma del sistema numérico y en cifra de medida del Todo.

Johannes Kepler, el gran astrólogo y astrónomo, dividió el círculo en cinco partes formando un pentágono y extrajo dos nuevos aspectos astrológicos que fueron en principio discutidos, pero finalmente aceptados por el colectivo astrológico. De esta división del círculo en cinco partes nace el Quintil de 72 grados y surge el diseño de la estrella de cinco puntas, desde cuyos extremos alternos se forma el aspecto Biquintil de 144 grados.

Quintil Biquintil Kabbalah Articulos Pasadofuturo Andy 72 Nombres Dios Cabala

Las matemáticas originalmente, tal y como nos las enseñaron los Anunnaki y como se aplicaban en la primera civilización humana en la Tierra: La Sumeria, eran en base al número 60: el sistema sexagesimal, del cual aún conservamos en Geometría los 360 grados del círculo y la división del tiempo:

– Minutos de 60 segundos.
– Horas de 60 minutos.
– Días divididos en 12 horas dobles.
– Años de 12 meses.

El sistema sexagesimal aún sigue siendo el único sistema perfecto de las ciencias celestes, en el cálculo del tiempo y en la Geometría, donde la suma de los ángulos de un triángulo es de 180 grados y los ángulos del cuadrado suman 360 grados. El número 60 es divisible a su vez por 12 números: 1, 2, 3, 4, 5, 6, 10, 12, 15, 20, 30 y 60.

Aunque realmente lo que llamamos sistema sexagesimal no es en base al número 60, sino a la combinación del 6 y del 10, donde los número se incrementan en multiplicaciones alternas: una vez por 10, después por 6, otra vez por 10, más tarde otra vez por 6, y así sucesivamente. Lo que nos lleva a la proporción de oro de 10:6, que es en la que se basa el sistema sexagesimal. Esta proporción surge principalmente de la Astronomía y esta relacionada con dos cifras representativas que corresponden a dos fenómenos básicos e inmutables:

– El período orbital de Nibiru (SAR), el planeta del que vino la vida a la Tierra, que es de 3,600 años terrestres (tiempo divino).
– El período correspondiente a una era zodiacal, que es de 2,160 años (tiempo terrestre).

La proporción del tiempo divino y del tiempo terrestre es: 3,600:2,160, que es lo mismo que la proporción dorada de 10:6. Una vez cada 21,600 años, Nibiru completa seis órbitas alrededor del Sol y la Tierra atraviesa diez eras zodiacales.

Volviendo a la razón de ser de los 72 Nombres de Dios, esta herramienta cabalística está formada por 72 combinaciones de tres letras hebreas cada una:

Kabbalah Articulos Pasadofuturo Andy 72 Nombres Dios Cabala

De esta forma, en total esta imagen consta de 216 letras hebreas. Partiendo de que una era zodical corresponde a 2,160 años, consideramos que esta imagen representa una era zodiacal dividida en decanatos. La división del Zodíaco en 36 decanatos, de 10 grados cada uno, surgió en la época en que el “Dios” Marduk/Ra gobernó en la Tierra, correspondiente a la Era de Aries, el Carnero.

72 x 3 = 216
2,160 años / 3 decanatos = 720 años cada decanato.

Esta imagen de los 72 Nombres de Dios es una imagen que irradia energía, medida con el Biómetro Pasadofuturo tiene un nivel energético de 8,500 UB, lo cual apoya la veracidad de esta explicación cabalística:

“De acuerdo a las enseñanzas cabalistas, las 72 combinaciones únicas de las letras hebreas del Capitulo 14 del libro del Éxodo crean una vibración espiritual que sirve como antídoto poderoso en contra de la energía negativa del ego humano y actúan como índice a unas frecuencias específicas espirituales. Simplemente mirando las letras, así como cerrando tus ojos y visualizándolas, puedes conectarte con esas frecuencias. Esta revelación es un paso hacia delante, crucial en el trabajo de los eruditos cabalistas a través de miles de años.”

El número 72 es también considerado el “secreto numérico de Yahveh”.

Cuando Dios dio instrucciones a Moisés y a Aarón para que fueran al Monte Santo y llevaran con ellos a 70 de los ancianos de Israel, lo cierto es que tuvieron 72 acompañantes. Además de los 70 ancianos, Dios les ordenó que llevaran también a dos de los hijos de Aarón, para un total de 72.

Fueron 72 los apóstoles que envió Jesús para que le precedan en cada ciudad y sitio a donde él planeaba llegar, en 36 parejas de a dos apóstoles.

En el relato egipcio del enfrentamiento entre Horus y Set, cuando Set atrapó a Osiris en el arcón de la fatalidad lo hizo en presencia de 72 “camaradas divinos”.

Recientemente, fue muy divulgado y comentado en la prensa el suceso de la matanza de 72 emigrantes indocumentados en México, el día 23-08-2010. Originalmente eran 73 los ejecutados, pero uno de ellos que se hizo pasar por muerto logró escapar con vida, para un total de 72 los asesinados.

Matanza Emigrantes Kabbalah Articulos Pasadofuturo Andy 72 Nombres Dios Cabala Matanza Emigrantes Kabbalah Articulos Pasadofuturo Andy 72 Nombres Dios Cabala Matanza Emigrantes Kabbalah Articulos Pasadofuturo Andy 72 Nombres Dios Cabala

El número 432,000 abarca también al 72, exactamente 6,000 veces. Según los sabios judios el cálculo de los años en el calendario judío llegará a su finalización cuando llegue al año 6000, que será entonces cuando se complete el ciclo. Este año 2010 es el año 5770 del calendario judío, el cual comenzó en el año 3760 a. C. en Nippur y se conoce como el “Calendario de Nippur”. En esta fecha se le concedió a la humanidad su primera civilización en Mesopotamia. Fue entonces cuando se estableció la realeza como un nuevo orden en las relaciones entre la humanidad y los dioses, en la que los reyes/sacerdotes servían tanto de enlace como de separación entre dioses y hombres.

Equivalencias numéricas

Como lo describe el Sepher Yetzirah, las 22 letras hebreas representan:

– Los tres elementos.
– Los siete planetas.
– Los doce signos del Zodíaco.

Además, cada una tiene su equivalencia numérica. A continuación veremos el número equivalente de cada una tal y como vienen en los 72 Nombres de Dios:

Kabbalah Articulos Pasadofuturo Andy 72 Nombres Dios Cabala

En cada uno de los 72 Nombres de Dios:

– Los números en rojo debajo de cada letra nos muestra su equivalencia.
– El número en azul claro a la izquierda superior nos indica la suma de las tres letras.
– El número superior central en azul oscuro nos señala la suma de los dígitos de la cifra anterior, en caso de que sea de dos dígitos.
– El número superior en color verde nos muestra el resultado final de la suma de las equivalencias numéricas de las tres letras hebreas.

Todo logotipo o emblema debe tener un significado y constituye el icono que identifica a una entidad, ya sea una empresa, una asociación, un equipo de trabajo o a una persona individual.

– Son siete las profecías mayas.
– Son siete los principios herméticos: mentalismo, reciprocidad, vibración, polaridad, ritmo, causa y efecto, concepción.
– Son siete los rayos de la luz espiritual.
– Son siete los días de la creación del Universo por Dios.
– Son siete los planos o dimensiones en que puede estar el alma desencarnada.
– Son siete las notas musicales: Do, Re, Mi, Fa, Sol, La, Si.
– Son siete los grandes arcángeles: Miguel, Gabriel, Rafael, Uriel, Jofiel, Samuel y Zadkiel.
– Son siete los nudos del Hilo Rojo que se atan en la mano izquierda de los cabalistas.
– Son siete los sacramentos de la iglesia: bautismo, confirmación, eucaristía, penitencia y reconciliación, unción de enfermos, orden y matrimonio.
– Son siete las maravillas del mundo antiguo: las pirámides de Egipto, el faro de Alejandría, los jardines colgantes de Babilonia, el mausoleo de Halicarnaso, el templo de Artemisa, el coloso de Rodas y el templo de Zeus.
– Son siete las maravillas del mundo moderno: Chichén Itzá en México, el coliseo de Roma, la estatua del Cristo redentor en Río de Janeiro, la Gran Muralla China, Machu Picchu en Perú, Petra en Jordania y El Taj Mahal en la India.
– Son siete las peticiones que se le hacen a Dios en el “Padrenuestro”: venga a nosotros tu reino, hágase tu voluntad en la Tierra como en el Cielo, danos hoy nuestro pan de cada día, perdona nuestras ofensas, no nos dejes caer en la tentación, líbranos de todo mal.
– Son siete las estrofas del “Padrenuestro”.
– Eran siste los metales conocidos en la antigüedad: hierro, cobre, estaño, mercurio, plomo, oro y plata.
– Eran siete los sabios de Grecia.
– Es siete el valor del PH neutro entre la acidez y la alcalinidad.
– Es siete el número atómico del Nitrógeno.
– Existen siete tipos de virus, según la clasificación de Baltimore.

La relevancia del siete comienza por ser esta la posición de nuestro planeta desde el punto de vista de los Anunnaki, que viniendo desde afuera de nuestro sistema solar se encontraban a la Tierra luego de pasar por: Plutón, Neptuno, Urano, Saturno, Júpiter, Marte y como séptimo planeta al nuestro; el cual era representado gráficamente por siete puntos.

Los siete planetas que nos afectan directamente en la Tierra, como lo describe el Sepher Yetzirah, son: Saturno, Júpiter, Marte, Sol, Venus, Mercurio y Luna. Estos corresponden a las siete letras Doble del alfabeto hebreo: Bet, Guimel, Dalet, Caf, Pei, Resh y Tav.

Son siete las siete aberturas o puertas a los sentidos en la cabeza, masculina y femenina: dos ojos, dos orejas, dos fosas nasales y una boca.

Los Anunnaki le dieron gran relevancia a este número desde el inicio, entre ellas están:

– El Centro de Control de Misiones fue la séptima ciudad fundada: Nippur.
– Hubo siete sabios y los siete que juzgan.
– Los zigurats tenían siete niveles.
– Las estrellas estaban situadas con el estilo de los siete números.
– Un dios tenía el “arma séptuple”.
– Había siete “armas del terror”.
– La liberación del Toro del Cielo desencadenó siete años de hambruna.
– Cuando se inauguraba un templo se pronunciaban siete bendiciones.

En el tercer libro del Antiguo Testamento de un total de cinco, el Levítico, existe una extraña y misteriosa secuencia cada siete letras, formándose continuamente la palabra YAWH (Yavé). Además, en la genealogía del Mesías, descrita en el Evangelio según Mateo 1,2-17, existen las siguientes coincidencias con el número siete:

– El número de palabras de la genealogía es equitativamente divisible por siete.
– El número total de letras es divisible por siete.
– El número de vocales y consonantes es divisible por siete.
– El número de palabras que empiezan por vocal es divisible por siete.
– El número de palabras que comienzan por consonante es divisible por siete.
– El número de palabras que aparece más de una vez es divisible por siete.
– El número de palabras que se repiten en más de una forma es divisible por siete.
– El número de palabras que sólo aparecen en una forma es divisible por siete.
– El número de nombres que aparecen en la genealogía es divisible por siete.
– El número de nombres masculinos es divisible por siete.
– El número de generaciones de la genealogía es divisible por siete.

23

– Es el número de pares de cromosomas del hombre y es el cromosoma que determina el género.
– Son 23 los segmentos móviles (llamados discos) de la columna vertebral del hombre.
– La Tierra tiene una inclinación de aproximadamente 23 grados.
– En los 23 grados de latitud se encuentran los trópicos de Cáncer (hemisferio norte) y de Capricornio (hemisferio sur).
– Son 23 los libros del Zóhar y 23 las lecciones del Living in Cábala System.
– Eran 23 los grandes maestros templarios.
– Eran 23 las principales deidades Anunnaki según los sumerios.
– Según la teoría de biorritmos el mundo sigue un ciclo físico de 23 días.
– Nuestras pirámides energéticas, al terminar su proceso de carga, alcanzan los 23,000 UB.
– Es el número atómico del Vanadio.

Este es un número muy especial y particular que tiene infinidad de analogías y referencias a hechos relevantes y fechas señaladas en la historia de la humanidad.

26

– Es un número fuerte, relacionado con fuertes pruebas que llevan a la persona a su desarrollo espiritual.
– Suman 26 (10 + 5 + 6 + 5) las letras del nombre divino de YHWH (Yahveh), el Tetragammaton, por lo que se considera el Nombre de Dios.
– Es el 26 el único número natural que está situado entre un cuadrado perfecto: 25 (5 × 5) y un cubo perfecto: 27 (3 × 3 × 3).
– Es 26 el número de movimientos mínimos para resolver el Cubo de Rubik (compuesto por 26 piezas internas), en cualquier grado de desorden.
– El alfabeto latino moderno tiene 26 letras.
– Es el número atómico del Hierro.

40

Este número significa un proceso de cambio y transformación:

– El diluvio duró 40 días y 40 noches (el cambio hacia una nueva humanidad).
– El escriba maestro Endubsar, hijo de la ciudad de Eridú, estuvo 40 días y 40 noches tomando al dictado el libro de su señor Enki.
– Los israelitas estuvieron 40 años en el desierto.
– Moisés permanece 40 días en el monte Sinaí, y Elías peregrina otros 40 días sin comer hasta allí.
– Jesús ayunó durante 40 días (es el cambio de su vida privada a su vida pública, cuando comenzó a predicar). Después de estar sepultado durante 40 horas, resucitó y estuvo 40 días entre los hombres predicando antes de su ascensión y el pueblo de Israel recibió la predicación del evangelio por 40 años antes que el juicio de Dios viniese sobre la nación y la ciudad de Jerusalén junto con su templo fuese destruida.
– Jonás predicó a Nínive por 40 días.
– La cuaresma son los 40 días que preceden a la Pascua.

– 40 es el resultado de la suma de los dígitos de la dirección IP de Pasadofuturo.com: 50.87.178.31: 5 + 0 + 8 + 7 + 1 + 7 + 8 + 3 + 1 = 40.
– 40 era el número sagrado de Enki (EA) entre los dioses de antaño.
– 40 son los naipes de las barajas españolas.
– 40 es el número atómico del Zirconio.

52

– 52 grados es el ángulo entre las caras y la base en la Gran Pirámide de Giza y el ángulo correcto para construir pirámides energéticas.
– 52 era el número mágico de Thot, conocido como: Ningishzidda, Hermes Trismegisto, Quetzalcóatl, La Serpiente Emplumada, Kukulcán, etc.
– 52 es el número de años solares del ciclo maya, ciclo sagrado para todos los pueblos de Mesoamérica.
– El “Juego del 52” era el juego de Thot.
– Un año tiene 52 semanas.
– La unidad de medida el “codo egipcio” tiene 52 centímetros o 0.52 metros.
– 52 es el código telefónico internacional de México.
– Es el número de cartas de la baraja francesa, sin contar los comodines.
– Es 52 el número atómico del Telurio.

La suma kabbalística de estos números da como total 7: 3 + 7 + 2 + 3 + 2+ 6 + 4+ 0 + 5 + 2 = 34 = 7

La Rosa de los Vientos

Esta es la imagen más energética que hemos encontrado, medida radiestesicamente con el péndulo y el Biómetro Pasadofuturo , emite 12,000 UB. Esta figura marca los cuatro puntos cardinales y los cuatro puntos solsticiales y equinocciales, que son los ocho puntos de entrada de energía de la pirámide energética.

Los colores de la imagen están relacionados con cada área de la pirámide energética (Cromoterapia), y con los doce signos del Zodiaco y el planeta que le corresponde:

Lona Piramides Energeticas Kabbalah Articulos Pasadofuturo Andy 72 Nombres Dios Cabala

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s