proyecto solsticio 2014

 

430187_182543548514758_125855809_n.jpg

El Estudiante como Contenido. Formación vs Información

“El antiguo modelo de enseñanza ya no es válido en una Sociedad basada en el Conocimiento.” (Linda Darling Hammond)

El estudiante es el contenido (jq)

El objetivo de la educación es la virtud y el deseo de convertirse en un buen ciudadano (Platón).

A André Malraux, Ministro de Cultura del gobierno de De Gaulle (Francia) en la década del 60, le preguntaron:

–”Señor ministro, en el año 2000, ¿será necesaria la escuela?”.
A lo que contestó:
–”Sí y no: Si la escuela es el lugar que convoca a los niños y adolescentes para instruirles y darles datos sobre distintas materias, es probable que en el año 2000, se haya encontrado un sistema más eficiente y económico. Pero si la escuela es la prolongación de la familia, donde los educadores forman a los niños en los valores que les preparen para la vida y les hagan más personas, en el año 2000, la escuela será más necesaria que hoy”.

“A mi me pagan por enseñar cosas (contenido), para eso fui adiestrado(a), no por modificar conductas (hacer cosas)”, oigo semestre tras semestre a maestros del sistema. Así es como reafirmamos el dualismo cartesiano (separación del pensar y el hacer) superado hace muchos siglos.

El Cognostivismo y los Constructivismos nos obligaron a regañadientes prestar más atención al aprendizaje del estudiante que a la enseñanza del maestro. Pero el contenido, materia del currículo (lo que hay que conocer), seguía siendo la espina dorsal del aprendizaje y de la enseñanza, la razón de ser y la justificación del tiempo consumido en el espacio-aula. Se iba directamiente al grano, a la materia, sin perder tiempo y sin considerar lo que el estudiante sabe, y mucho menos lo que el estudiante siente.

En un primer plano, resplandeciente por la luz que recibe de los estándares y objetivos cognoscitivos, tenìamos los niveles de conocimiento y el contenido-conocimiento que hay que asimilar. En un segundo plano, sombreado, está la incógnita del estudiante (sólo Dios sabe si tiene el conocimiento asimilado, si lo podía o no asimilar). Y en un tercer plano, con mucha suerte, se presentan los objetivos afectivos, aunque luego no aparezcan las actividades que los satisfagan.

Cuando nos comprometemos trabajar con el ser humano integralmente nos explota en el rostro las “visiones y misiones, los estándares, objetivos, niveles de conocimiento…” y toda esa jerga que llamo “esqueletos” a falta de “materia” (el contenido-contenido y el sujeto-contenido). Problemático este último “sujeto-contenido” que, por su constitucionalidad de ser-libre, ser-no-sido, se resiste y resiente cualquier tipo de moldura (esqueletura) física o teórica.

La Sociedad del Conocimiento (Gestión del Conocimiento | De la Soc. Inf. a la SC | Enseñar a aprender en la SC | Enseñar y aprender en la SC | Aprender a enseñar en la SC) y el Conectivismo han socavado los objetivos cognoscitivos (la materia o contenido del currículo), desplazando los saberes y conocimientos fuera del aula (Comunidades de Aprendizaje en red), reclamando mayor atención y tiempo para el sujeto que conoce y aprende. Es necesario ir al contenido a través del estudiante, el Contenido es el Estudiante.

Este nuevo modelo plantea un problema muy serio para las aulas virtuales y fìsicas y para la formación de educadores. Nuestras Escuelas de Pedagogía preparan a los futuros pedagogos a construir materiales, a moldear la materia (el contenido académico), no al estudiante que conoce, sacando el cuerpo a la formación de carácter del individuo. Para eso están los padres, abuelos, orientadoras y TS, dice el maestro. Las Plataformas educativas y las aulas fìsicas están preñadas de conocimiento como contenido (viable en el Aula virtual), pero impotentes para la paideia (formación del talante ciudadano) y para tratar al estudiante como contenido (viable en elAula fìsica). Los adiestramientos que solicitan los Directores del D.E. y ofrecen a los maestros evidencian un sistema enredado en estructuras y paradigmas del siglo XIX y XX que intenta educar infructuosamente a estudiantes del siglo XXI.

El Nativo y el Emigrante Digital

Cada vez que surge una herramienta nueva de informaciòn, comunicaciòn e interacciòn, se produce un contraataque por parte de los trabajadores de dos sectores clásicos de informaciòn y comunicaciòn: me refiero a los educadores religiosos y educadores laicos. A estas alturas, mis estudiantes (educadores del sistema pùblico y privado de PR) sudan recelos y temores cuando se enfrentan a las herramientas de la Nueva Tecnologìa: “Que no todo es tecnolgìa”, “Que la tecnolgìa nunca va a suplantar al maestro ni a los libros” (Jamas podrá tomar el lugar del maestro en la sala de clase, afirma categóricamente Jéssica), “Es un complemento de la enseñanza”, “Que daña las mentes de la juventud” (la de los adultos NO), “Que fomenta el Copy/Paste y la piraterìa”, “Nuestros niños, pegados al Facebook, no leen”,… y un sinfìn de mitos y arquetipos. Dan la impresión de atrincherarse detrás de las herramientas con las que ellos aprendieron: papel, lápiz, tiza y pizarra.

El Nativo Digital y Supercalifragilisticexpialidocio lee, textea, concierta videoconferencias en Skype y vídeochat en ooVoo, vee y escucha mucho más que nosotros, Nativos Analógicos y Estilográficos, posibles Emigrantes Digitales, si es que emigramos. Generalmente lo hace en otros contextos (Te invito a repetir la prueba que hice con una niña de 14 años: copiar el texto escrito durante 2 horas en todas las ventanas abiertas que tenía en el MSG, y a leer Así usan los adolescentes el móvil). El nativo digital jamás va a leer lo que el nativo analógico no ha publicado en Web, ni escuchar el podcast que no ha grabado y emitido en Poderato, ni ver y escuchar la videoconferencia por articular en DimDim, ni ver el Playlist de videos educativos que la facultad nunca ha subido a Teachertube o Youtube con varios formatos para que el nativo digital los aprehenda en sus herramientas “i” preferidas (iPod, iPad, iPhone), en el móvil, mini-laptop, etc.

He visto desaparecer muchos profesionales de la comunicaciòn e informaciòn: Escribanos, Taquìgrafos, Telegrafistas, Linotipistas… Los pròximos, conste que no me gusta adivinar, seràn los profesionales de las lecciones magistrales, los que sientan Càtedra, Catedràticos, Maestros conferenciantes y analógicos. ¿Estamos preparado(a)s para el S. XXI?

Web 2.0: La Nube, la Gran Maestra

La computadora, desde sus orìgenes, fue diseñada para asumir funciones de las 3T: Tutor, Tools y Tutee (Tutorizada, Aprendiz). Mis estudiantes la aceptan entre paréntesis como Tool para informar, apoyar a la clase magistral, comunicar verbal y digitalmente, publicar, compartir, colaborar, interaccionar… Pero lo que les pugilatea es la función de Tutor. ¿Miedo a què? ¿A la desescolarización? ¿A la desprofesionalización? Pasada la década de los tutoriales en la PC (la del 90) y enredados en la desafiante Web 2.00, ya no hay razón para mantener profesionales que transmitan conocimiento y ejerciten destrezas en las aulas a viva voz (Paradima taíno). Cualquier niño con acceso a la información multimedia, 3D y videoconferencia con webcam puede adquirir y dominar cualquier tema y destreza académica igual o mejor que el maestro. Siempre digo que no hay mejor tutor que la PC, el iPod y el iPad conectados. A partir de la Web 2.0, la frase consabida de “Las TIC apoyan a la enseñanza” ha sido sustituida por la de “Las TIC enseñan“. Aún más, nuestra enseñanza se queda chiquita al lado de la Enseñanza-TIC. Estamos constatando cómo la figura resplandeciente del maestro, incluso como guía, se desvanece a pasos descomunales, y cómo comunidades de aprendizaje sin presencia magistral compiten con aquellas comunidades que cuentan con la figura del maestro. ¿Qué explicación damos a la sabiduría “salvaje”(extraescolar y extramuros) de aquellos que ponen en jaque a la sabiduría escolarizada de los ingenieros electrónicos de las compañías multinacionales de cable, Mac y Microsoft? ¿Cómo explicar el caso de Pablo que, sin tener siquiera 1 crédito en Lenguajes de Programación, quedó en tercer lugar en las Competencias Universitarias Nacionales de Programación? Esta actitud y conducta contrasta con la de la mayoría de mis estudiantes, nativos analógicos, que si NO HAY CLASE, esto es, si no escuchan al conferenciante (Paradigma Taíno) o se sientan a contemplar los destellos de la pantalla (Paradigma de los pupitres) NO HAY APRENDIZAJE. Ver De la Lección Magistral al Power Point. Está claro que, en la Sociedad del Conocimiento y de la Inteligencia Colectiva, aprende el que quiera aprender.

Para el desarrollo cognoscitivo hay que empezar por equipar al estudiante, NO al salòn, y “subir” (con o sin Internet en la escuela) la escuela a Internet, asì de sencillo. Cada vez que aparece una nueva herramienta de información-comunicación dejan de tener sentido los paradigmas vigentes de aprendizaje y enseñanza. Sigo manteniendo la hipótesis de que las distintas teorías de aprendizaje y modelos de enseñanza han estado en función de las herramientas de información vigentes en la época que las vió nacer.

El doble contenido curricular
La carga del contenido curricular ha caído siempre sobre el Contenido noético que incluye el Contenido declarativo (Datos, hechos, conceptos y principios: SABER QUÉ) y el Contenido procedimental(Procedimientos, estrategias, técnicas, destrezas y métodos: SABER HACER); no sobre el Contenido óntico, el cual incluye al estudiante como contenido, conocido también con el nombre incompleto (por no abarcar la realidad del estudiante como ser humano y social) de Contenido actitudinal y valoral (Actitudes, valores, ciudadanía, educación en virtudes, ética personal y profesional): SABER SER.

Mientras el Contenido noético está basado en Conocimientos (el Saber = Educación) y en Competencias (el Saber hacer = Capacitación), el Contenido óntico, de “ontos” = ente, el ser que es, está basado en el Talante del individuo, adquisición de virtudes, de “areté” = excelencia, y en Significados (el Ser = Formación).

Cambio de Roles o de Profesiòn

Percibo algo tìmidos a muchos patrocinadores de la Nueva Tecnologìa cuando proponen, ante la avalancha de conocimiento experto en manos de personas inexpertas, un cambio de roles del educador: de conferenciante o transmisor de contenido a guía, moderador, tutor, motivador, colaborador…, por citar algunos. ¿Què mejor guía que la de los iconos reveladores de la interfaz de los programas basados en web? Acaso han visto a algún niño echar mano de los tutoriales, manuales o “Help” para aprender y construir conocimiento? Su intuición y el sentido exploratorio o investigativo son suficientes. El cambio significativo a promover no es el de conferenciante a guía o facilitador, sino el de especialista en la materia a forjador de ciudadanos. No es lo mismo moldear el talante que dar clases.

NO enseñar, FORMAR. Por sostener algo parecido, un maestro de escuela hace 25 siglos, lo “botaron como bolsa de basura” (es un decir) y fundó la Akademia. He aquí la clave de la nueva profesión:

Contenido básicoHabilidades para toda la vida y para todas las profesiones
Fases Actividades Trivium Edad
I Input Leer: Observar/Escuchar Gramática 9-10
P Proceso Pensar: Razonamiento lógico, pensamiento crítico, solución de problemas Dialéctica 12-14
O Ouput Escribir/Redactar: Expresión oral, escrita y corporal Retórica 14-16
  • Primero, achicar (reducir al mínimo) el “enseñar cosas”, es decir la conferencia magistral en el salón, yalejar (no reducir) progresivamente de la escuela: a) el contenido (Saber. Conocimiento y destrezas,Texto y Contexto. Materiales multimedia-texto, transparencias, audio, vídeo- se alojarán donde el estudiante pueda accesar 24 horas al día en cualquier lugar), b) las habilidades 1 y 2 del siguiente apartado (comunicación y colaboración), y c) las comunidades de aprendizaje. Las letras a, b y c se montarán y tratarán en el ciberespacio.
  • Segundo, aumentar progresivamente en el salón y en la escuela las destrezas básicas del Trivium y las habilidades 3-8 del siguiente apartado y:
  • a) la formación de carácter (Poder-Querer, Educación de virtudes – Objetivos afectivos),
  • b) la creatividad e invención,
  • c) el pensamiento crítico y solución de problemas,
  • d) la educación para la ciudadanía local y global,
  • e) la autodirección y autonomía en el aprendizaje,
  • f) la educación comunitaria o servicio a la comunidad,
  • g) el análisis del proceso del aprendizaje (demostración del conocimiento académico adquirido y construido, no importa donde ni cómo) y de los acontecimientos.
  • Después del Grado 12 se dará seguimiento a la propuesta hostosiana de la “Conscificación”, es decir, a la construcción de una sociedad “conscifecha” = moralizada, civilizada, transparente, anticorrupta. El desarrollo moral tiene fases (Preconvencional o Egoísta – Convencional o Legalista – Postconvencional o Universalismo – L. Kohlberg), pero no tiene límites.

Habilidades, NO contenidos Si no hay diferencia, que no la hay, entre aprendizaje académico presencial y virtual, sólo las actividades relacionadas con el Hacer, es decir con las habilidades cognoscitivas (Conocimientos y Destrezas ) y volitivas (Actitudes y Emociones), lo que hemos llamado Formación, pueden justificar las imponentes estructuras físicas escolares; NO las actividades relacionadas con el Saber contenido (Texto y Contexto), a lo que hemos llamado Información.

Ya no son los contenidos lo que hacen al currículo, sino las habilidades. Habilidades de:

  1. Comunicación.
  2. Colaboración.
  3. Pensamiento crítico y solución de problemas.
  4. Discernimiento moral: Autodeterminación y Toma de decisiones.
  5. Creatividad e Invención (Innovación).
  6. Darse cuenta globalmente (“Global Awareness”).
  7. Literacia en Información y Tecnología.
  8. Autodirección.

Esta lista puede agruparse en tres apartados siguiendo la antropología platónica como ser inteligente (Nous, Logos), ser volente (“irascible”, educación en virtudes y valor) y ser sintiente (“apetitivo”, emotivo, inteligencia emocional). Este ejercicio sintético te lo dejo en tus manos.

Alonso, Gallego y Honey (1995). Los estilos de aprendizaje. Procedimientos de diagnóstico y mejora

Educación y Tecnología

Dada la confusión monumental entre tecnología, educación y enseñanza que se desprende de varios comentarios, he incluido a última hora este apartado.. Tecnología deviene del griego Techné. Techné, significaba en su origen: develar, sacar lo oculto. Se relacionaba con el arte. “Antes no sólo la técnica llevaba el nombre de tejne. Se llamabatejne también a aquel hacer salir oculto que trae-ahí-delante la verdad, llevándola al esplendor de lo que luce.” (Heidegger, 1994). He aquí las dos acepciones típicas de Técnica (y tecnología): a) la técnica es un medio para unos fines ( la técnica es un instrumento), y b) la técnica es un hacer del ser humano (poner fines, crear y usar medios.en función de los fines; es un hacer humano).

Educar viene del latin ex ducere, conducir, sacar fuera. Pero, qué debemos sacar, a qué sujeto, y mediante qué forma. Volvemos a la esencia del develar, del desocultar, que está en lo profundo de la tecnociencia. Nosotros hemos escindido intencionalmente el término educar en dos acepciones: Formar (Paideia = formación de carácter del niño, formación total) e Informar (logos = verbo, decir, eidos = idea, visión, saber, nous = conocer, introducir conocimientos, enseñar. In-formar = meter dentro de la mente la esencia de las cosas ). Ya hemos visto las diferencias entre educar-formar y educar-informar

Cuando decimos que “el buen profesor es bueno con o sin tecnología” (lo de sin tecnología, lo veo difícil e imposible) estamos apuntando a la Formación, no a la Información. El Formador puede funcionar muy bien (ser buen formador) con las Tecnologías Tradicionales y sin las TIC (percibo muchos rostros alegres); lamentablemente no podemos decir lo mismo del Informante (estudiante, enseñado-enseñante, conferenciante, catedrático…). El Maestro no puede ser buen maestro-informante, ni el Estudiante buen estudiante-informante sin el uso de la Nueva Tecnología, ya que la calidad del producto final de uno y otro va a depender de los programas y las herramientas con que se construye. Mientras los recursos y competencias (instrumentos sui generis) del Formador son en su mayoría subjetivos e intersubjetivos; los instrumentos (soportes, medios y herramientas) del maestro-estudiante y estudiante-maestro, son creados por el ser humano y externos a él. Soportes y Medios externos como: piedra, arena, pizarra de cera, linóleo, pluma, tinta, piel, papel, cinta, disco, chip… y Herramientas externas como: guijarro, dedo, stilus,cincel, pincel, pluma, lápiz, tiza…

Muchos comentaristas perciben la tecnología como un embeleco actual que viene a perturbar la enseñanza tradicional… y a continuación intentan hacer las paces creando un ambiente de convivencia entre viejas y nuevas tecnologías…, en lugar de investigar cuáles son las más útiles, eficientes, eficaces y costo-efectivas para lograr las metas educativas. Personalmente creo que si es más eficaz, eficiente y costo-efectivo escribir en piedra que en papel, elijo a ojos cerrados regresar al medio de la piedra. Si cuesta menos y es más eficiente y eficaz publicar el material educativo en Web que guardarlos en el ‘pendrive’ o imprimirlos; si cuesta menos y es más eficiente y eficaz crear un portafolio electrónico que montarlo en una carpeta dura de plástico con papel de hilo laminado; si cuesta menos y es más eficiente y eficaz escribir la tesis en un procesador de palabras que escribirla a maquinilla, descarto sin contemplaciones (salgo de) la maquinilla, la carpeta de plástico, el papel de hilo, la impresora y la fotocopiadora.

Que yo sepa, el ser humano ha llegado a tener lo que tiene (WebOS) y a ser lo que es (realidad virtual y realidad aumentada) gracias a la tecnología, su sombra continua e inseparable, fiel acompañante en la evolución de los sectores que sustentan la enseñanza-transmisión del conocimiento: el sector de la Información, la Comunicación y la Informática (intento milenario de reproducirse el hombre a sí mismo). Las TIC surgen cuando estos 3 sectores convergen en la Era Web. No hace mucho, Google inició la integración de Internet y TV con Google TV, sumándose al proyecto Sony y otras compañías fabricantes de TV, lo que nos llevará a tener sólo dos tipos de equipos: uno grande (Plasma) y los nanos (iPod, iPad, iPhone, etc.) sin necesidad de la PC.

Sobre el Copy/Paste

Hace años, un colega mìo, profesor de una universidad de PR, prohibìa a sus estudiantes entregrar trabajos impresos; tenìan que hacerlo a mano, con la herramienta del bolìgrafo o làpiz. El racional era muy sencillo: evitar el copy/paste a toda costa. Hace 3 años tuve que andar la Ceca y la Meca para comprar un periòdico en inglès en el àrea oeste; mi nena tenía como asginación “recortar una noticia en inglès” (aparentemente daban puntos porrecortar con tijeras y los quitaban si usaba Ctrl+X). El medio de acarreo de la noticia, desde que tengo uso de razòn, casi siempre ha sido electrónico. No sè porquè manìa todavía en el 2010 algunos maestros de PR insisten penalizar el uso de noticias sacadas de un medio electrónico. Nada, habrà que esperar que desaparezca la noticia impresa para validar la digital. El Copy/Paste, como las tijeras, vinieron para quedarse. Prohibirlo es tan ridìculo como prohibir pegar con UHU o pegar con Ctrl+V. Me he dado cuenta que los niños que màs copian y pegan son aquellos que detectan que su maestro(a) està en otro paradigma. Sin embargo, el profesor(a) que està al paloutiliza de forma constructiva y educativa el Copy/Paste. Si se desiste sacar el jugo al copy/paste de los estudiantes, y lo que interesa es fisgonear y averiguar què y de dònde copiaron los estudiantes, no pierdas tiempo, haz clic aquì, el servidor lo harà por ti.

_______________
REFERENCIA

Heidegger, (1953) “Conferencias y artículos. La pregunta por la técnica”, [Die Frage nach dem Technik] conferencia pronunciada en la Academia Bávara de las Bellas Artes, publicada en Vörtrage und Aufsätze. traducción de Eustaqui Barjau en, Ediciones del Serbal, Barcelona, 1994, pag. 9-37. Disponible desde Internet en La pregunta por la técnica.

***** ***** ***** ***** ***** ***** *****

Baja hasta el final para comentar. La mayoría de los comentaristas son maestro(a)s del D.E. que están tomandoCOIS 625

Alguien puede decirnos

¿Cómo enseñar y formar estudiantes conectivistas del siglo 21,
con Instituciones del siglo 19, aferradas al paradigma de los pupitres,
y con maestros conferencistas, conductistas y constructivistas del siglo 20?

Aprendizaje subversivo

La adquisición subversiva del saber por el aprendiz/arriesgado obliga al subversor a compartir y publicar (enseñar) el conocimiento conquistado. Esta sería la verdadera escuela al revés, la radical: que el aprendiz enseñe y el docente traduzca.

Alguien me dijo hace poco: “tu trabajas con niños con problemas”… Yo le dije : “no, yo apoyo a niños genios y muy brillantes a demostrar su talento y le explico a el mundo con problemas cómo pueden aprender de ellos. Solo soy una traductora!!!” (Luisana Carrasquel)

Este tema ha sido reseñado desarticuladamente en dos ocasiones anteriores: La educación díscola y Aprendizaje subversivo. Más allá del aprendizaje disruptivo. El nombre de Aprendizaje subversivo está pegando en los ambientes Web. En ocasiones se utiliza sin referencia alguna, como en este caso. Lo imortante es que ruede.

El aprendizaje subversivo es la apropiación del saber reservado a los dioses por el ser humano. Del saber de los dioses celestiales (Zeus, Jehová) y familiares (Lares, Penates, Genios. Padres y Docentes). La adquisición subversiva del saber sublime obliga al aprendiz/arriesgado a desproteger de la privacidad, compartir y publicar dicho conocimiento usurpado a los dioses-sabios. Esta sería la verdadera escuela al revés, la radical: poner a enseñar al aprendiz y a interpretar al docente.

Podemos diferenciar cuatro grandes revoluciones cognoscitivas subversivas en la historia del pensamiento occidental:

  1. La apropiación del saber de los dioses por el hombre mortal (era postmítica y greco-rromana).
  2. La imposición del saber divino sobre el saber humano (la era cristiana: “sabio es el que ama a Dios”), Retorno a la era mítica.
  3. El destierro de la razón divina por la razón humana (era de la alta edad media: escuela de franciscanos rebeldes y Descartes). Retorno a la actitud investigativa de la era grecorromana.
  4. La exteriolización de conocimiento humano mediante la tecnología pensada como “episteme” o suplantación del conocimiento humano por el conocimiento global (la era web. Retorno a la fragua de Vulcano).

Los tres componentes del aprendizaje subversivo (automotivación, autoestima y autocreación) están latentes en el ser humano desde su nacimiento. Cualquier situación o estado, cualquier agente educativo, físico y virtual, pueden hacer saltar la chispa que reavive las ascuas del fuego epistémico en el niño. Sería un error craso pensar que el maestro escolar es el agente educativo que más aviva el rescoldo cognitivo, cuando precisamente es la escuela, semestre tras semestre, la que tira un valde de agua fría sobre el mismo hasta que consigue axfisiar la curiosidad, los sueños, la iniciativa, la creatividad.

El docente, fiel representante del sistema, generalmente ha sido por instinto una rémora para el aprendizaje. Cuando el niño entra al engranaje del sistema, el docente se encargará de que éste se desprenda de todo aquello que conduce al autoaprendizaje (Curiosidad, Motivación, Espontaneidad, Exploración, Iniciativa, Audacia, Creatividad). Los nuevos roles del docente para la era vigente no hacen otra cosa que garantizar el programa del aparato socio-político. El rol de “guía” y de “apoyo” casi siempre desemboca en el rol de conductor. Todavía el estudiante que nos llega al centro escolar prefiere que le digan lo que tiene que hacer, cómo hacerlo, y, al menor descuido, termina cediendo la mano (o el ratón) para, ‘agarraditos los dos’, llegar entramados al destino incierto.

El cambio y la revolución educativa insistentemente anunciada, si algún día llegara, ésta vendrá por el ala del aprendizaje, y no de la enseñanza; del aprendiz, y no del enseñante. Es interesante observar cómo la mayoría de los héroes modernos de la difusión libre del conocimiento, de los programas y de los códigos abiertos (los hackers) son aprendices. Dada la resistencia voluntaria para la entrega dicho saber por parte del poseedor del bien intelectual, la adquisición efectiva de cualquier aprendizaje conllevará un acto heroico de desobediencia, algo que el docente, por su condición de responder a los intereses y caprichos de los dioses y del sistema, no está dispuesto a emprender. El docente, como dice Jordi, está orientado a obedecer para sobrevivir.
Dijimos en otra entrada, que el aprendizaje subversivo, además de ser tentador, querer ser como el poseedor de los bienes intelectuales, de la “ciencia del bien y del mal” en la literatura judeo-cristiana, es producto de un acto de desobediencia.

Si el docente se involucre en esta lucha, será necesario que pase por el proceso de una especie de “Transmutación de valores” a lo nietzscheano, mediante la cual, el docente, luego de haber tirado por la borda todo su pasado de preparatoria, incluyendo el embotellamiento de los PCMAS, habrá de convertirse en niño, jovial, lúdico, juguetón, soñador, intérprete, libertador, creativo.

Cómo sacar partida a las nuevas tecnologías

Si las nuevas tecnologías se utilizan para hacer lo mismo y en el mismo lugar, el resultado puede ser idéntico o peor. Pero si utilizamos las nuevas tecnologías para atender el contenido institucional irremplazable (los contenidos conceptual y procedimental) en espacios extraescolares, y aprovechamos el aula para atacar frontalmente el “currículo perdido”, el aprender a ser, nos aproximaríamos a un nuevo paradigma en el que se trastoca tanto la figura del docente y discente, como la estructura fisica del aula, la cual, si el sistema continúa obsesionado con el currículo bimodal y el docente con el rol de enseñar, podría desaparecer. El Flipped classroom no conlleva virazón alguna, ni de contenido ni de método; sólo se detecta una mudanza de contenidos curriculares, se transporta el contenido
conceptual de la escuela al hogar, y de regreso, se devuelve al aula el contenido procedimental (las tareas) anteriormente asentado en el hogar. Con perdón de los flippedianos, ¿no hubiera sido más simple, lógico y económico dejar las tareas donde estaban, es decir, en el hogar, y mudar al hogar el contenido conceptual (propuesta de Flipped clasroom)? Tendríamos de nuevo a los dos contenidos juntitos, en otro lugar, e intitular la innovación con el nombre de “Escuela cerrada” o “Aquí se educa, no se enseña” u otro similar.

El estudiante como contenido del Currículum trimodal. daría la oportunidad para que el discente ponga a prueba su autoestima, su poder, sus creaciones originales, y saque a relucir sus motivaciones, quereres, emociones, sueños, inquietudes, deseos. Por otra parte, la Educación de demínimos, desconectados dentro y bien conectados fuera, apuesta por el tratamiento extraescolar del currículo bimodal (contenido conceptual y procedimental).

Ironía de las TIC en educación

Mientras en la empresa privada la interacción virtual se hace a distancia, en el Sistema Educativo hay que ir al aula y al patio para interaccionar virtualmente. Mientras el teletrabajo y la movilidad geográfica está siendo más relevante que el trabajo rutinario e inamovible, y la tecnología pensada como herramienta está siendo sustituida por el conocimiento (tecnología como episteme), el sistema educativo se embarca en una educación rutinaria y estática geográficamente, y enreda a docentes y estudiantes con una lista interminable de roles y competencias relacionados con la tecnología pensada como herramienta.

No sé qué es más ridículo, si virtualizar el aula presencial, desvirtuándola, o convertir en presencial el aula virtual, licuándola.

Virtualización del aula física. Raya con lo absurdo la asistencia obligatoria a un lugar cerrado, congestionado e inapropiado (el aula) para llevar a cabo transacciones e

interacciones virtuales, así como ir a la Sala de Referencias de la Biblioteca para bajar el capítulo XXV de Don Quijote. ¿Para qué conectar (alambrar) el aula, cuando el estudiante ya está conectado (eso es lo que importa) y cuando las conexiones significativas transcurren fuera del aula? ¿Para qué asistir a los Centros Educativos durante 13 o más años, si lo que se hace en el aula puede llevarse a cabo fuera de dichos Centros? No hace mucho, con el propósito de comprobar la reacción de mis colegas, coloqué la siguiente discusión en varias redes sociales de maestros: ¿Qué sentido tiene “asistir a la sala de clase” para hacer algo que puede realizarse en cualquier otro lugar más económico, estimulante, abierto-cerrado, sosegado, tranquilo, cómodo, próximo, natural, ecológico y menos contaminado? Las reacciones fueron interesantes. La banca móvil está fomentando que las operaciones se realicen ya a través de internet, reduciendo sustancialmente sucursales y las horas de atención al público. “El cierre de oficinas por la crisis y el impulso de los trámites vía móvil renuevan la operativa hacia un modelo en el que la visita al banco dejará de ser una rutina y se convertirá en ocasional” (Fuente).

Presencialización del aula virtual. La temporalización y presencialización del aula virtual equivaldría a la desvirtualización de ésta, poniendo en peligro la educación online y del e-Learning. Con frecuencia se utiliza el chat textual/audio/video o web-conferencia como una forma de acortar distancias, de proyectar el aula física-presencial al aula virtual, en fin, de convertir en presencial la educación online. La razón principal por la que nuestros estudiantes se involucran en la educación online y en el eLearning es precisamente por la atemporalidad yasincronicidad; por la carencia de tiempo sincrónico para el estudio y aprendizaje escolarizado al sonido de la campana o timbre. Obligar a este estudiante asistir a una hora determinada a un chat, a un video/web conferencia, sería como pedir al cirujano, en plena operación, que suelte los utensilios para escuchar una conferencia magistral. Les incluyo el comentario que escribiera María de Lourdes Hernández en una de mis entradas: Lo importante es hacer lo posible para que nuestros alumnos aprendan a aprender y de forma autónoma. Pienso que el día de mañana la mayor parte de la enseñanza va a ser de manera virtual. A modo personal, cuando estudio algún Diplomado, mi recámara es mi aula virtual y estudio, analizo, participo con mis compañeros virtuales enriqueciéndome de conocimientos y experiencias de manera muy cómoda.

Lo que distingue al proyecto de la “Escuela al revés” es precisamente la interacción virtual del contenido conceptual fuera de la escuela. Sigo sin comprrender por qué no desarrollar también fuera de la escuela el contenido procedimental (las tareas), tal como se ha hecho hasta el presente con la tradicional “Escuela anversa”. Tendríamos el “Currículum bimodal” en la modalidad extraescolar, y la escuela quedaría despejada para otros menesteres, como la implantación del “Currículum trimodal” o cerrarla. Echa un vistazoa a Currículum trimodal y TICS.

Se impone la Educación de Mínimos, la desconexión dentro del aula y la conexión fuera de la escuela. Es muy simple poner en práctica la Educación de Mínimos: Hacer fuera del aula todo lo que se hace con el equipo conectado a Web en la sala de clase. Posteriormente se decidirá qué hacer en el aula o con el aula. Aplicación: La semana pasada se fue Internet poco antes del inicio de una clase presencial sobre el “Uso de las TIC para enseñar”; como la reconexión a Internet iba a tardar más de un día, el grupo decidió cerrar el aula y hacer las tareas asignadas en sus hogares o sitios públicos que tuvieran acceso gratuito a internet. A partir de la experiencia anterior, ¿qué sentido tiene la escuela o la frase “No hay clase”? ¿Es necesario asistir al aula para que haya clase

La Clase al revés y la Educación de mínimos

La clase invertida de verdad, no es la de The Flipped Classroom, sino cuando el estudiante es quien enseña y el maestro quien aprende. Ahora que estamos en crisis, con un empujoncito, más podemos dejar para el hogar la lectura y las actividades, y, a no ser que se trate el contenido óntico, cerramos la escuela.

Las afirmaciones que uno encuentra frecuentemente en las redes magisteriales (En la escuela se enseña, en el hogar se educa, No educamos, inculcamos conocimiento y así por el estilo) demuestran el fracaso rotundo del proyecto educativo de un pueblo y el olvido crónico de tirar a los padres la responsabilidad casi total de enseñar a sus hijos con aquello de las “tareas para el hogar”.

Lo que se hacía antes en el hogar, las tareas, ahora se hace en el aula, y lo que se hacía en el aula, la lección magistral, ahora se hace en el hogar. De aquí que a esta modalidad de enseñanza híbrida (metodología mixta de presencial y on-line). la llamen Clase al revés o a la inversa. La novedad más importante de la Clase al revés (The Flipped Classroom), aparte del nombre sugestivo y promocional, es la liberación de los padres del rol de guía, tutor, maestro, búsqueda y compra de recursos. Ahora, el inculcar conocimiento, entiéndase, la charla, la lección magistral que nadie escuchaba, se saca del aula y se cuelga en Internet para ser visto y escuchado en cualquier otro lugar, menos en la escuela. El evento tedioso de las tareas y actividades de cada lección se llevaría a cabo en el aula, no en el hogar, liberando a los padres de una gran carga. Echa un vistazo a esta Introducción a la clase inversa y a la Referencia.

Ésta es la verdadera clase inversa: poner al estudiante a enseñar y al profesor a aprender. No la de “Flipped Classroom”
Todavía no entiendo el nombre dado a esta modalidad híbrida de aprendizaje. No hay cambio alguno en el diseño educativo, la secuencialidad de los eventos de la lección no varía, cobran vida el “modelo colgador” y el “paradigma emisor-receptor“; lo único que varía es el espacio en el que ocurre el evento de Presentación de la información. No se ha invertido nada, simplemente se instruye que la información de la lección debe ser escuchada, o leída o vista en casa, antes de entrar a la clase. Lo que antes era un requisito fundamental (escuchar al maestro en la clase), ahora ha pasado a ser un prerrequisito (escuchar al maestro antes de y fuera de la clase). Eso es todo. De “al revés” tiene poco o nada. Lo positivo de este movimiento es que está abriendo los ojos al maestro de que es posible sacar de la escuela el currículum bimodal tradicional: el procedimental (tareas) que ya se realizaba en el hogar, y el el conceptual (conferencia magistral), que ahora se elimina del aula con la Escuela invertida. Cuando ofrezco en mis clases el doble contenido curricular fuera del aula y mis estudiantes se cuestionan para qué vienen a clase, les respondo sin pestañear: -”para certificar el aprendizaje”. – “¿Sólo para eso?”. -”Así es y será, mientras las cosas no cambien radicalmente”.

La escuela y los tiempos de crisis
Ahora que estamos en crisis, con un empujoncito más, podemos dejar para el hogar la lectura y las actividades, y, a no ser que se trate el contenido óntico, cerramos la escuela.

La honestidad intelectual nos dicta que si en la Clase a derechas los padres corrían con la carga de las tareas de cada lección (contenido procedimental), y ahora, con la Clase al revés, se exige a los padres que pongan vergüenza a sus hijos para que escuchen y vean el rollo de la lección en el hogar (contenido conceptual), ¿por qué no dejamos las cosas como estaban, añadimos simplemente el rollo de la lección a las tareas para el hogar y cerramos la escuela? Se abrirían únicamente aquellas escuelas que incluyan en su currículo el aprender a ser o currículum perdido (contenido óntico), único contenido del currículum trimodalque demanda presencialidad.

Clase tradicional = Tareas para el hogar y Conferencia magistral para la escuelaClase invertida = Conferencia magistral para el hogar y Tareas para la escuela,Contenido conceptual clase tradicional + Contenido procedimental clase al invertida = Clase sin escuela

Comparación

La Clase al revés y la Educación de Mínimos coinciden en dar tratamiento al contenido conceptual fuera del aula. La Clase al revés trabaja fuera del aula la “Lección magistral”, conocido mejor como “el contenido”, deja para la sala de clase la “aplicación”, es decir, las tareas. Mientras que la Educación de mínimos traslada fuera del aula tanto el contenido (contenido conceptual) como la aplicación (contenido procedimental).

La Clase al revés

  1. Demanda conexión fuera de la escuela para un solo contenido, el conceptual.
  2. Deja el contenido procedimental para tratarlo en el aula.
  3. Evita lo más posible el contenido actitudinal.
  4. El aula al revésdeja la puerta abierta para lo que se conoce como integración de las TIC en el aula, a sabiendas del sinsentido de tener que asistir a la sala de clase para realizar transacciones e interacciones virtuales, algo que puede hacerse mucho mejor desde cualquier otro lugar.
  5. No trasciende el paradigma emisor-receptor y la fase de la lección magistral al Power Point, propios de la década del 80 y 90.
  6. El diseño de la Clase al revés se fundamenta en la teoría del proceso de información cuyo punto de partida es el elemento de la información. La problematización, exploración, aplicación y otras actividades se fundamentan en la información recibida.

Resumiendo, el contenido conceptual, nominado contenido, se llevaría a cabo fuera del aula vía podcasting o vodcasting o screecasting (un 10% del tiempo trans-escolar), y el contenido procedimental, nominado aplicación (exploraciones, búsquedas, interacciones, colaboraciones, creaciones…), se desarrollaría dentro del aula (un 90% del tiempo escolar).

La Educación de mínimos

  1. La Educación de Mínimos exige conexión extraescolar para ambos contenidos, el conceptual y el procedimental
  2. La Educación de Mínimos apuesta por el estudiante como emisor, no como receptor, para los tres contenidos (Currículum trimodal).
  3. El punto de partida del diseño educativo es la problemastización que activa la curiosidad, la búsqueda, el descubrimiento y la selección de información hasta alcanzar la solución del problema. Se apela la Curación de contenidos, (el arte de seleccionar contenidos), a los PLE (ambientes personales de aprendizaje) y a compartición de dichos contenidos en web.
  4. La Educación de Mínimos, consciente de que las transacciones e interacciones del contenido conceptual y procedimental en el espacio virtual no tienen nada que envidiar a las transacciones e interacciones desarrolladas en la presencialidad del espacio físico/aulal, ha sacado del aula estos dos tipos de contenido.
  5. Dejando claro que el contenido procedimental puede llevarse a cabo fuera del aula, ante la ausencia del contenido óntico en el currículo escolar, la escuela estaría demás o, mientras sea compulsoria la asistencia al aula, podría trabajarse dicho contenido en el aula.
Modelos Contenido Estudiante
En la escuela Fuera de la escuela Emisor Receptor
Escuela inversa Procedimental Conceptual Contenido procedimental Contenido conceptual
Educación de mínimos Óntico/Actitudinal Conceptual y Procedimental Los tres contenidos (Currículum trimodal)

Educación de mínimos from Juan Quintana

Tal vez tenga sentido ofrecer el contenido procedimental en el aula en los primeros grados escolares; pero una vez desarrolladas las competencias de lectura y comprensión del texto y contexto, muy bien puede desarrollarse fuera del aula. En ese caso, ¿qué hacemos con el aula? Las respuestas pueden ir desde un 75% para satisfacer las necesidades y dificultades confrontadas fuera del aula con los contenidos, hasta cerrar el aula. (un 0% del tiempo). Echa un vistazo al Currículum trimodal.

La Clase Convertida

Ni tradicional ni invertida, CONVERTIDA. Si el orden de los factores no altera el producto, si da igual estudiar en casa el contenido conceptual que el procedimental, e igualmente estudiar en el aula el contenido conceptual que el procedimental, ¿qué impide estudiar en el hogar ambos contenidos y así nos quitamos un gran dolor de cabeza?

No entiendo el boom de la “Clase invertida”. El “blended learning” (una parte del aprendizaje en casa y otra parte en la escuela) se ha utilizado siempre en la escuela tradicional. El “blended learning” de la “Escuela inversa” en específico se viene utilizando desde hace muchas décadas en distintos programas universitarios. En Puerto Rico tenemos programas como “Avance” de la década del 80-90 de la UI, y “Ahora” del SUAGM, más reciente. El advenimiento de las TIC nos permiten salir del “blended learning” de la clase tradicional e invertida para zambullirnos en el “strong learning”, en la “Clase convertida”.

2×4 = 4×2

Si el orden de los factores no altera el producto, si da igual estudiar en casa el contenido conceptual que el procedimental, e igualmente estudiar en el aula el contenido conceptual que el procedimental, ¿qué impide estudiar en el hogar ambos contenidos del Currículum bimodal y salimos de una vez por todas de este binomio escuela-hogar, chivo expiatorio para sus representantes, padres y maestros?

  • Metodología didáctica de la clase tradicional: los estudiantes estudian, ven y escuchan las explicaciones de la clase en el aula (Contenido conceptual) y elaboran las tareas en casa con la ayuda de pares, padres y abuelos (Contenido procedimental). Cuando un estudiante falta a clase recupera la información con los apuntes de sus compañeros.
  • Metodología didáctica de la clase invertida: los estudiantes estudian y ven las explicaciones de la clase en sus hogares (Contenido conceptual) y elaboren las tareas en la escuela, profundizando en los contenidos y ejercitando los mismos con la tutoría del profesor (Contenido procedimental). Cuando un estudiante falta a clase, la recupera en el hogar, por lo cual, la metodología requiere de estudiantes comprometidos y responsables con su aprendizaje.

La única ventaja que aflora en la escuela invertida sobre la tradicional es la razón que movió a sus creadores: mayor motivación e interés por parte del estudiante cuando hacen tareas en el aula que cuando escuchaban el blablablá del profesor. Ahora toca a los padres hacer villas y castillas para aguantar ellos y sus hijos lo más aburrido de la enseñanza, el blablablá del maestro.

La “Clase convertida” desaloja el currículum bimodal (contenido conceptual y procedimental) de la escuela, tal como se ha hecho por décadas de forma alterna. Aquellos centros educativos que se limitan a la instrucción o al currículum bimodal, dejando para el hogar la educación, muy bien pueden cerrar las aulas sin menoscabo alguno. La clase convertida se fundamenta en las ganas, en la curiosidad, en la autonomía y en la capacidad del ser humano para resolver por sí solo cualquier dificultad de aprendzaje que se le presente de frente, respetando siempre el nivel de desarrollo. Como la “Clase convertida” o “Escuela conversa” requiere una conversión mental-actitudinal (una meatanoia), no será fácil para quienes no creen en la autonomía, en la curiosidad (el motor más importanes para aprender), en capacidad inventiva y creadora del ser humano (niño-adulto), en la capacidad para aprender en cualquier otro lugar que no sea el aula. La trayectoria del “Home schooling” avala la escuela convertida.
Nos va a costar salir de la actitud paternalista del docente que impide el despegue creativo, explosivo y exploratorio del niño. De ese niño que deja en casa a papi y mami sobreprotectores para toparse en la escuela con una colección de papis y mamis, también sobreprotectores y desconfiados de su capacidad autónoma y creadora. En la escuela convertida nos ahorramos el espacio escolar, a no ser que el sistema educativo apueste por el contenido ónticodel Currículum trimodal.

Conectividad móvil y los paradigmas asistencial y de apoyo

Toda gestación de aprendizaje, como todo embarazo, es tiempo de clausura. El lugar menos apropiado para gestar ideas es el aula física y las redes sociales. Los ruidos y estímulos caóticos del aula (red social física) y de las redes sociales (aulas virtuales) no favorecen la gestación (incubación) del conocimiento.
Toda producción, como todo parto, es tiempo de apertura. El lugar más apropiado para colaborar, producir y anunciar el producto es el de las redes sociales.

Hace unos días cayó en mis manos, vía Facebook, una entrada del blog de la Telefónica dedicado a innovación y tecnología educativa: “Mobilelearning: cuando los móviles permanecen encendidos en clase”. Al igual que otros ensayos y exposiciones sobre este tema, aparecen bien articulados el paradigma asistencial y el paradigma de apoyo. Además, se resalta el aprendizaje como un acto de creación (constructivismo), en contraposición al aprendizaje como un acto contemplación (racionalismo).

Paradigma de apoyo

Los proponentes del “mobile learning” continúan colocando a la sala de clase como el foco central de del aprendizaje académico. Todo lo que se haga al margen de ella, con o sin tecnología, se interpretará como una “expansión del aula” y un “apoyo” a las actividades aulísticas presenciales. Esto quiere decir que, sin asistencia al aula, las actividades de “apoyo” tienen el mismo sentido que tiene el que apoya a un corredor que no corre. ¿Y si invertimos la típica versión anterior por esta otra: las actividades del aula estarán orientadas a dar apoyo a las actividades llevadas a cabo fuera del aula usando la conectividad móvil? Ambas versiones padecen del mismo error, el de sojuzgar la calidad y valoración del aprendizaje en función del espacio y del tiempo. Precisamente este tipo de error es el que ha llevado a los sistemas educativos, en múltiples intentos de integrar la tecnología en el proceso enseñanza-aprendizaje, a encender los móviles en la sala de clase, poniendo a competir la conectividad móvil del estudiante con la conectividad del sistema. Las dos formas de aprender son autosuficientes, igualmente eficientes y dispares en costo-efectividad. La más eficiente y económica para el currículum bimodal es la “escuela-móvil”, aquella que se engancha en la red móvil, y no en la red estática del sistema. Se necesita valor para elegir, así haya que cerrar escuelas.

Paradigma asistencial: Cuando el móvil suple la necesidad de asistir a la escuela

En el paradigma asistencial se requiere asistir a clase para aprender y dar cuenta de lo que el sistema quiere que se aprenda. Las llamadas escuelas para el siglo XXI o escuelas del futuro son el resultado revelador de esta obsesión por crear la necesidad de asistir a la escuela para usar el Internet “manco, cojo y jorobado” del sistema.

Es más importante, trascendental y revolucionario llevar la escuela al móvil que asistir con el móvil a la sala de clase. A propósito, cada día se hace más irrelevante alambrar con fibra óptica las aulas o colocar puntos WIFI en los centros educativos. La diferencia entre la escuela en la Nube e Internet en la escuela es abismal y crítica. La mayoría de los administradores educativos y docentes, obsesionados con el paradigma asistencial, se resisten aceptar esta diferencia y han optado por llenar el aula de cachivaches y artilugios electrónicos. El reto de la escuela del futuro no es el de Internet en la escuela, ni el de la escuela conectada; sino el de la escuela en Internet y el de los estudiantes bien conectados (que ya lo están, a pesar del sistema), de tal forma que éstos puedan “asistir” a ella desde cualquier lugar y a cualquier hora, así monte en cólera Huracán, llueva, truene o relampaguee.
El escenario apropiado del móvil es la Nube y no el aula. Sacar al móvil de este entorno virtual y sentarlo en el pupitre sería cavar su propia tumba. Cuando se intenta integrar el móvil al aula, se escucha un estrepitoso revoleteo como peces fuera del agua atrapados en la maya. En estas condiciones, siempre cabe la posibilidad de visualizar el móvil como un entrometido, por no decir enemigo. No competirás con el teléfono móvil por la atención de tus alumnos, te aliarás con él, recomiendaRaúl Gonzálezlos 10 mandamientos del profesor-coach con la esperanza de que se quede para siempre en el aula. Nosotros, que defendemos la desconexión escolar y la sustitución del aula para el currículum bimodal mediante la conectividad móvil, percibimos al móvil como el mejor amigo y aliado del estudiante que llega al punto de prescindir de la conectividad del sistema, del aula física y de la asistencia a clase.

Con la era móvil, las escuelas y las salas de clase se han vuelto innecesarias para el currículum bimodal (contenidos conceptual y procedimentales) y para la materialización del conocimiento gestado. Entendemos por materialización del conocimiento su producción, colaboración y compartición. Es urgente soñar y crear otros contenidos distintos a los conceptuales y procedimentales si se quiere dar sentido a las estructuras escolares (Ver Dinorah E. Lozano y Educación de Mínimos). No hay razón para que, en la era del aprendizaje ubicuo, la asistencia a clase del estudiante, en algunos casos también la asistencia de los padres, siga siendo un criterio ancla para explicar el éxito o fracaso escolar.

La nueva tecnología que no sustituya al estudiante (y al maestro también) en el aula, ni es nueva ni buena.

Cuando los móviles se encienden fuera del aula

No hay manera de aprender y enseñar sin tecnología pensada como herramienta. Todos los intentos de equipar con aparatos tecnológicos el aula e integrarlos en la clase han fracasado porque:

  • Se equipa al aula. Empoderamiento del sistema.
  • No son costo-efectivos. El resultado, en términos de éxito académico, no se altera; en algunos casos empeora. Todas las tecnologías adosadas al aula, supuestas a cambiar la educación, pasan a mejor vida. Sólo la tiza y pizarra se mantienen imbatibles.
  • No empoderan al estudiantado. Está bajo el control del sistema educativo.
  • Su uso es limitado (7×5), inseguro y complejo.
  • Conectividad estática, limitada en tiempo y espacio.

Con el advenimiento de la conectividad móvil transescolar:

  • Se equipa al estudiante. Empoderamiento estudiantil.
  • El sistema pierde el control del equipo y de los medios, incluyendo el medio de Internet.
  • Está bajo el poder del estudiante 24 horas diarias (24×7).
  • Comunicación espontánea multimedia, como en el aula presencial con o sin PDI.
  • No tiene que asistir al centro educativo para usar el equipo y los medios.
  • Conectividad prácticamente sin limitaciones en tiempo y espacio. Acompaña al estudiante done quiera que vaya.

Ni racionalismo ni constructivismo: Crear pensando

Todo aprendizaje es tiempo de clausura y de apertura (jq)

El comienzo de la sabiduría es el silencio (Pitágoras)
Es tan peligroso tomar partido por el aprendizaje basado en el pensamiento como el aprendizaje basado en la creación o construcción de conocimiento. Lo de ‘aprender haciendo”, “aprender enseñando”, “aprender discurriendo” y otras frases parecidas, es cierto, siempre y cuando se piense en lo que se va a hacer-enseñar-discurrir, y se repiense en lo que se está haciendo, enseñado y discurriendo.

Racionalismo griegoEl racionalismo griego, a pesar de resaltar la interiorización y contemplación para el conocimiento, nunca abandonaron la necesidad del decir y expresar mediante el discurso (el proyecto, diríamos ahora) ese conocimiento. Las escuelas griegas, en el amanecer de la transición del mito al “logos”, se enfrentaron a un trío de términos similares a los nuestros: Pensar, Decir y Ser. Sólo podemos Pensar y Decir lo que Es. Decir equivale a Crear en nuestro contexto.. Las discusiones sobre la diferencia ontológica entre el pensar y el decir, entre interiorización y exteriorización, toman distintas direcciones desde el momento que ambos términos se envuelven en un mismo paquete llamado ‘logos” (logos = pensamiento, razón, habla, discurso, concepto, palabra, conocimiento). A partir del pasaje juanino de “el Verbo-Logos se hizo carne”, la intervención de la tradición judeo-helénica-cristiana, con sus características propias (en Dios no hay diferencia entre Pensar-Decir-Ser, dice al pensar y crea al decir), tal vez nos ayude a comprender la relación entre la gestación del Verbo-Logos (acto interno) y la Epifanía del Verbo (acto externo). A falta de un decir, tendríamos un pensar huero. A falta de un pensar tendríamos un decir dudoso (doxa),inservible, para todos los efectos.

Si llevamos al extremo el significado de Logos, bien podemos afirmar que si no hay un decir, esto es, una exteriorización de lo pensado, un producto, no hay conocimiento o, al menos, el conocimiento es inútil, está demás. Si los pensadores y educadores griegos daban mucha importancia a la retórica era porque en ella confluían el pensar-razonar y el decir-argumentar lo que se pensaba. Lo que se evalúa en el aprendizaje académico no es el pensar, sino el desvelamiento del pensamiento, el decir lo que se piensa.
Con el propósito de mis estudiantes descubran la diferencia entre el pensar y su desvelamiento, acostumbro hacer un pretest muy simple: entrego al grupo una fruta (en este caso uso la fruta “pajuil”) para que la vean, toquen y huelan. A reglón seguido hago la pregunta ¿”qué es eso”?, ¿”cómo se llama”? Todos sacaron F. Como no tenían idea de la realidad percibida, no pudieron elaborar un discurso, el “decir”. Con el propósito que adquieran el concepto de la realidad percibida y digan lo que es y para qué, les doy dos tipos de asignaciones:

  • Adquisisción del concepto y conceptos reticulados (red o conexiones de conceptos). Acostumbro utilizar la estrategia de “curación de contenidos”, que va más allá de una búsqueda y lectura simple. Momento de reflexión y contemplación.
  • Creación de un proyecto colaborativo multimedia sobre el “pajuil” para remover la F. El proyecto podría ser un ensayo, un mapa de conceptos, un podcasting, un vodcasting, un glogster, etc. Momento de producción y desvelamiento.

Crearon el proyecto, lo publicaron y compartieron en las redes sociales.

Momentos del aprendizajeSiguiendo la corriente aristotélica y computacional sobre el procesamiento de información, podemos distinguir tres momentos claves:

  • La experiencia-vivencia con el medio. “Las cosas son percibidas“. Por ejemplo: ver, oir, tocar, sentir, etc.
  • La gestación de la idea, forma de las cosas. “Los objetos son pensados“. Producción y creación interna del concepto o idea. Momento de la interiorización. Por ejemplo, Pensar.
  • La materialización (encarnación) de la idea. “Los pensamientos son desvelados“. Producción y creación externa. Momento de la exteriorización, del desvelamiento de la verdad. Por ejemplo, decir lo que se piensa, diseñar un proyecto, desarrollar un vídeo, enseñar, colaborar (no hay forma de colaborar con la mente en blanco), compartir.

En las discusiones sobre el uso de la tecnología para aprender, se acostumbra tratar de igual forma los últimos dos momentos del proceso de aprendizaje: el momento de la gestación de la idea y el momento de la materialización o desvelamiento de la idea.
Cuando hacemos referencia al momento de procesamiento, gestación de las ideas, reflexión y de las conexiones entre ellas, éste sólo puede llevarse a cabo en la interioridad, dada su formalidad e inmaterialidad, donde no hay tecnología “pensada como herramienta” que valga, excepto que la usemos para adquirir e inquirir conceptos. El acto de pensar es humano e intransferible. Toda gestación de aprendizaje, como todo embarazo, es tiempo de clausura, de ensimismamiento, de contemplación, reflexión y recogimiento. El lugar menos apropiado para gestar ideas es el aula presencial y las redes sociales. Los ruidos y estímulos caóticos del aula (red social física) y de las redes sociales (aulas virtuales) no favorecen la gestación (incubación) del conocimiento.

Si hablamos del estudiante como creador de contenidos, constructor de conocimiento y de información, colaborador, difusor-emisor-distribuidor usando tecnología móvil, nos estamos refiriendo casi siempre al último momento del proceso de aprendizaje, al de la exteriorización y materialización de la idea, al desvelamiento de la verdad o desocultmiento del ser, al alétheia(en griego ἀλήθεια, “Verdad”). Precisamente el método socrático iba dirigido a “saber si lo que engendra la reflexión del joven es una apariencia engañosa (δόξα) o un fruto verdadero (ἀλήθεια)”. La tecnología es inherente a este momento, el cual puede llevarse a cabo en cualquier lugar (no necesariamente en el aula) y a cualquier hora. Toda producción, como todo parto, es tiempo de apertura. El lugar más apropiado para colaborar, producir y anunciar el producto es el aula (red social física) y las redes sociales y plataformas de aprendizaje abiertas, mientras más abiertas mejor.

FUENTE: http://bblanube.blogspot.com/

El 25 de mayo de 2014, 15:51, hilary yarazel rojas marquez <hilary12018> escribió:

ok, prof esta bien, cuando podemos vernos para que me digas unas dudas que tengo sobre el proyecto, pues aun no he hecho la entrevista contigo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s