SINCRONISMO COSMICO FEMENINO 1.0.

Cuando hablamos de energía, nos vamos por ramas interminables de conocimiento, mismas que son infinitas e ilimitadas, y algún poco o nada exploradas, como el caso de las consecuencias energéticas que tenemos, al tener sexo con algunas personas.

Y si empezamos por la palabra sexo, que viene de seis, la unión de dos veces tres, que son, el cuerpo físico, emocional y espiritual de la mujer, con el cuerpo físico, emocional y espiritual del hombre, que se unen sin que podamos hacer nada para oponernos, siempre y cuando haya penetración entre un hombre y una mujer, entonces, el aura que es el campo energético que tenemos y que no se puede romper con nada (a menos que nosotros demos permiso a entidades energéticas de entrar en él) por ejemplo a través de las relaciones sexuales es una manera de que entren esas entidades, o larvas del bajo astral, también llamados virus sexuales, o vampiros energéticos.

Cuando tenemos sexo que no es lo mismo que hacer el amor, se unen las auras a la del compañero(a), formando un solo globo, una sola aura mientras se realiza el acto sexual, o amoroso, dependiendo del acto si se hace con amor, que es el verdadero matrimonio y lo que energéticamente se considera la unión eterna de dos seres que se aman y quieren compartirlo todo con la persona que eligieron.

Eso se podía contemplar en tiempos muy antiguos, ya que en tiempos modernos, el sexo, es tan liberal, tan irresponsable que se tiene con quien sea, no importa que se conozca bien o no a la persona, incluso basta que nos haga “química” en cualquier antro, restaurant bar, o cafetería.

Es en estos casos donde las consecuencias de un acto sagrado, bello y que incluso nos da poder, y nos hace ser más sensibles y amorosos cuando estamos en balance.

Sin embargo cuando solo es lujuria o placer carnal, se hace riesgoso, y hasta peligroso, pero más peligroso aun, cuando se trata de abuso sexual (violaciones) con inocentes criaturas (niños) porque no solo se les desgracia la vida, si no que se les contamina energéticamente y si no se les ayuda a tiempo cuando crezcan se convertirán en violadores en potencia o pedófilos contaminados y posesos de entidades del bajo astral.

Cuando unimos las auras con alguna persona, así haya sido una vez en la vida, juntamos karmas, energía, luz, vibración, conocimiento, larvas (vampiros energéticos, virus sexuales, entes, cascarones de muertos, dependiendo el grado de promiscuidad y lujuria que haya atraído esos entes en la persona escogida que se nos plasman) etc.…

MUCHAS PERSONAS HACEN CASO OMISO DE LAS ADVERTENCIAS Y SOLO POR CONQUISTAR POR EGO Y VANIDAD, NO SE DAN CUENTA DE LAS CONSECUENCIAS NI REPARAN EN LAS SEÑALES QUE LES DA SU CUERPO, SE EMPIEZAN A SIENTEN MAL AL SIGUIENTE DÍA, O A LOS DÍAS Y CULPAN AL LICOR O A LAS PARRANDAS.

Cuando estamos realmente enamorados y queremos pasar con esta persona el resto de nuestros días, ya que cuando amamos realmente queremos compartir lo bueno y lo malo con nuestra pareja, TODO ES DIFERENTE EL AMOR VERDADERO, PURIFICA..

Pero cuando solo fue un acto de placer, o de una noche, ya no es tan agradable, ya que de la misma forma unimos todo lo mencionado y esta unión energética dura aproximadamente a veces un año, cuando han sido pocas parejas, otras veces 3 años o si el caso es muy cargado o pesado debido al grado de promiscuidad pueden ser siete años, a partir de la ultima relación sexual, ¡así es!, ¡siete largos años!

Donde los líquidos seminales y vaginales se quedan en plasmas dentro de sus auras y cuerpos sutiles, en que el lazo no se rompe tan fácilmente, y en que seguimos unidos de forma energética y kármica con todo aquel con quien hemos compartido nuestra cama, nuestro espacio y nuestro cuerpo físico y energético.

Además de que se complica cuando la cadena es grande, Y SON CASADOS CONTAMINANDO A SUS CONYUGUES. En especial cuando son infieles con sus parejas traen toda esas basuras energéticas y las contaminan, porque imagina a alguien que ha tenido relaciones sexuales digamos con nueve personas; que a su vez cada una había tenido sexo con varias parejas o múltiples parejas.

¿Puedes imaginar cuantos karmas y plasmaciones tienes? después de esta rápida cuenta benévola?

Esto hace más pesado nuestro camino y proceso, nos llenamos cada vez de más densidad y cargas que ya no sabemos de donde salen y menos como quitárnoslas y nos enloquecen Psíquicamente y buscamos Psiquiatras que nos ayuden.

Para el descanso de todos quiero compartirles que hay varias curas, una de ellas es durar un año en celibato si es que se es soltero(a) para limpiarnos de todas relaciones y parejas que hemos tenido, otra es meditar y hacer una recapitalización agradecerle a cada una de esas parejas e ir limpiando los cuerpos energéticos a través de meditaciones con luz blanca, dorada, o violeta, los mantras, música, baños florales, con hierbas o con sal marina molida y aceite de olivo con sándalo, alimentación sana y ejercicios de yoga y respiratorios, cambiar nuestra frecuencia Vibratoria a través de pensamientos y actitudes positivos, ahora si antes de esos siete años encuentras el amor de tú vida, un amor profundo y verdadero entre los dos; ¡este amor es capaz de quemar y trasmutar lo que sea! convirtiéndose en una cura de amor y de energía para la pareja.

Dentro de las consecuencias de la unión de karmas, en el sexo, está también el que uno de los dos tenga sexo con varias parejas muy densas y contagiadas con karmas de otros, lo que energéticamente se considera, un acto sexual en nido de larvas.

Yéndonos a los extremos, pensemos que esa noche también tenga relaciones con su esposa o esposo después de esa infidelidad y quede embarazada, lo que hará que pase al hijo que engendren, la nefasta densidad de un nido de larvas que ira desarrollándose junto con el niño, dando por resultado seres con cierta dualidad, maldad y crueldad desde pequeños parece increíble e ilusorio pero es verdad no es un mito no es fantasía.

Cuando unimos nuestra energía de este modo, también damos nuestro poder y vibración de vidas a la otra persona, creando lo que antiguamente llamaban puentes de poder energéticos o enganches a través de las conexiones con los chacras.

Este tema es tan complejo impactante y profundo, que no acabaríamos en días.

Pero este sencillo conocimiento nos hará tener más consciencia de la ligereza o profundidad de nuestros actos, y tendremos una mejor comprensión porque los antiguos iniciados eran tan selectivos en sus relaciones.

“El fuego creativo de la mujer se enciende en la matriz cuando ha sacado de ahí toda la energía de tiempos y relaciones pasadas. Una vez limpia, está lista para llenarse de poder y dar energía a su poseedora. Una mujer con fuego creativo se vuelve imparable”

La explicacion es sencilla borrar memorias y trabajar con sus ciclos lunares disolver concientemente esas memorias instaladas y transmutarlas justo trabajando con su sangre sagrada y utero para eso es recomendable los circulos de mujeres sagradas ….

Cuando una mujer hace el amor con “penes emocionales”, con penes compulsivos y egoístas, que no saben estar presentes amorosa y desinteresadamente dentro de su vientre, está acentuando la herida. El contacto con el pene de un hombre que ha sanado o que está en el camino consciente de sanación, que ha abierto su corazón, que ha integrado en él mismo la energía femenina, la energía de la Diosa, comienza, sin embargo, a purificar el vientre femenino.

El cuerpo es un símbolo y el vientre, el útero femenino, es el símbolo de la conexión con lo no manifestado, la Diosa. El vientre femenino ha sido agredido durante miles de años, por el mundo masculino y la energía metálica separada del corazón y la Madre Tierra que ha dominado nuestra civilización.

Y aún hoy sigue siendo agredido terriblemente en nuestra “avanzada” civilización. Se le agrede cuando el hombre sigue utilizándolo para descargar toda su frenética compulsividad mental, cuando tantos y tantos hombres se masturban dentro del vientre de una mujer y a eso le llaman hacer el amor. Le agrede la propia mujer cuando permite que cualquier hombre entre dentro de ella, y cuando ella misma copia los patrones sexuales masculinizantes, dirigiéndose a una sexualidad superficial (clitoridiana) y convirtiéndose en ese tipo de mujer, tan común hoy en día, que utiliza activamente la sexualidad desligada del sentimiento. Se le agrede por supuesto en los hospitales, en el llamado “parto tecnológico” dominante hoy en día, donde tantas y tantas mujeres paren de forma antinatural y son sometidas a la atrocidad de la episiotomía y otras aberraciones médicas, en aras del la “efectividad técnica”. Se la agrede cuando se ha inventado la píldora, que destruye el ciclo femenino, o todos los otros sistemas anticonceptivos intrusivos en el cuerpo de la mujer, curiosamente siempre sistemas para la mujer, ¿porqué no para el hombre?. Se agrede el vientre femenino, cuando se ha hecho creer a la mujer que su regla es un trastorno, una molestia “que tiene que sufrir” y que la impide actuar en un plano de “igualdad” con el hombre!!!!!

 

Vesica Piscis es un símbolo de nuestro Dios Padre y nuestra Diosa Madre unificados como los dos principales aspectos del Supremo Creador, con la Matriz Cósmica de la Creación, la Vesica Piscis, en el centro. La Vesica Piscis es un portal de luz. Es la matriz de la Creación y la fuente de la consciencia de unidad. La Creación consiste de círculos entrelazados, siempre en expansión, más grandes, con el portal de la Vesica Piscis en el medio, lo cual crea el símbolo de la Flor de la Vida. El símbolo de la Vesica Piscis crea un camino entre los mundos espiritual y material.
(* Vesica Piscis significa vejiga de pez en latín)

“la Vesica Piscis”. La Matriz Cósmica para los “soles” del Creador: los hijos e hijas cocreadores. También es el Cáliz Cósmico del cual las Partículas Adamantinas de la Luz del Creador fluyen hacia el universo a través de los grandes Rayos Cósmicos.

La Vesica Piscis, la Llama Triple y la Llama Violeta del Séptimo Rayo

La Era del Séptimo Rayo y la Llama Violeta actúan como un punto detonante para la iniciación de nuestro proceso de ascensión evolutiva, por medio del cual la llama triple de la Consciencia Divina acelera dramáticamente su influencia directa sobre la Tierra y la humanidad. Al acelerar, ella gira en espiral elevándose en frecuencia, creando la fusión en las Llamas Azul y Rosada alrededor de la Llama Dorada central. Esta acción en espiral resulta en un mezcla de las Llamas Rosada y Azul, creando el Sagrado Fuego Violeta: una alquimia divina por medio de la cual todas las energías discordantes e inarmoniosas pueden ser transmutadas o transformadas en substancia de fuerza vital positiva. Esta purificación es necesaria para que nosotros, los hijos e hijas solares o “soles de luz”, podamos una vez más atraer hacia nosotros las Partículas Adamantinas de la Luz del Creador a través del resplandor de nuestro Dios Padre y nuestra Diosa Madre.

Los dos círculos entrelazados crean el símbolo de nuestro Dios Padre y nuestra Diosa Madre unificados como los dos aspectos primordiales del Supremo Creador, con la Matriz Cósmica de la Creación, la Vesica Piscis, en el centro. Este símbolo está codificado en lo profundo de nuestra Célula Divina de Núcleo Diamantino, y cuando se le activa con las Partículas Adamantinas de la Luz del Creador, se convierte en una resplandeciente Llama Triple.

El Arcángel Miguel nos dice que el antiguo dibujo de la Llama Triple fue apropiado para su momento; sin embargo, no era una representación verdadera de lo que el símbolo representa realmente, ni era exacto el dibujo. La humanidad no estaba preparada para la explicación completa; sin embargo, ayudó a los que estaban en el sendero a darse cuenta de que hay un escudo etérico impreso a través del área de la parte superior de nuestro pecho que contiene las energías de los tres Rayos de Dios.

El círculo de la derecha es de un azul iridiscente (o azul brillante) para nuestro Dios Padre; el círculo de la izquierda es de un rosado iridiscente (o rosado brillante) para nuestra Diosa Madre, y la tercera sección del centro (que es el símbolo de la Vesica Piscis), la Matriz Cósmica de la Creación, es de un color dorado.

 

“Lo femenino tiene un talento especial para el amor, la rendición, la profunda comunión emocional y sexual.

Sexualmente, el deseo básico de la mayoría de las mujeres con esencia sexual femenina es sentirse sobrepasadas por el amor, pero pocos hombres pueden estar a la altura de su poder, de su capacidad sexual, de su fuerza emocional. Una mujer cuya pareja pueda estar a su altura es una mujer feliz. No se trata simplemente de que la mujer quiere sentirse totalmente amada, penetrada por el amor y deslumbrada en el amor. Más bien, cuando se siente querida así es cuando la plenitud de su capacidad innata de ser amor adquiere plena expresión.

Una mujer con una esencia sexual femenina puede tener talento en muchos ámbitos, ya se trate de logros profesionales, de la crianza de los hijos o del despliegue de la creatividad en cualquiera de sus formas. Pero la entrega de tales virtudes seguirá llevando aparejada un vacío sutil, una necesidad sutil, en el corazón femenino. El único don que no deja sentimiento de necesidad es el don del amor total e ilimitado, expresado desde el corazón y a través del cuerpo. En el momento de dar un amor total, de rendirse en la entrega amorosa, de sentirse sobrepasada por el amor y de morir en la fuerza del amor, al talento femenino le es otorgada plena expresión corporal.

Lo masculino puede hablar todo lo que Él quiera con lo femenino; lo que Ella quiere es bailar. Ella quiere rendirse totalmente en danza de amor, en la comunicación corporal, emocional y a veces sexual del amor, con un compañero igualmente rendido. Y cuando ella conoce el amor en plenitud, cuando su cuerpo está lleno de amor, cuando ella es movida y respirada por el amor, su búsqueda acaba.”

En el momento del orgasmo, cuando sientan que están llegando a la culminación, concéntrense y emanen por la Glándula Pineal esa energía plena de amor y en color blanco-brillante…¡¡ENVUELVAN AL PLANETA CON ESTA ENERGÍA DE AMOR!! enciérrenlo imaginativamente con esta energía elevada y dejen que esa energía cumpla su cometido: Elevar el electromagnetismo del planeta y envolver a la Célula-Tera con un Amor puro y elevado. Con este trabajo, ustedes lograrán levantar la frecuencia y vibración del planeta y de todos los seres que en ella viven, porque todos se estarán alimentando de energía especial, cargada del elemento… Amor.

El hacer el Amor no solo es para el placer de los sentidos, es un arma para luchar contra la densidad y las energías-negativas-enfermas. Comiencen a trabajar no solo para ustedes egoístamente, comiencen a trabajar para el planeta conscientemente. La guerra del negativo-enfermo y del positivo-sano ya comenzó… ¡¡HAGAN EL AMOR CON CONSCIENCIA!!

El cuerpo es un símbolo y el vientre, el útero femenino, es el símbolo de la conexión con lo no manifestado, la Diosa. El vientre femenino ha sido agredido durante miles de años, por el mundo masculino y la energía metálica separada del corazón y la Madre Tierra que ha dominado nuestra civilización.

Y aún hoy sigue siendo agredido terriblemente en nuestra “avanzada” civilización. Se le agrede cuando el hombre sigue utilizándolo para descargar toda su frenética compulsividad mental, cuando tantos y tantos hombres se masturban dentro del vientre de una mujer y a eso le llaman hacer el amor. Le agrede la propia mujer cuando permite que cualquier hombre entre dentro de ella, y cuando ella misma copia los patrones sexuales masculinizantes, dirigiéndose a una sexualidad superficial (clitoridiana) y convirtiéndose en ese tipo de mujer, tan común hoy en día, que utiliza activamente la sexualidad desligada del sentimiento. Se le agrede por supuesto en los hospitales, en el llamado “parto tecnológico” dominante hoy en día, donde tantas y tantas mujeres paren de forma antinatural y son sometidas a la atrocidad de la episiotomía y otras aberraciones médicas, en aras del la “efectividad técnica”. Se la agrede cuando se ha inventado la píldora, que destruye el ciclo femenino, o todos los otros sistemas anticonceptivos intrusivos en el cuerpo de la mujer, curiosamente siempre sistemas para la mujer, ¿porqué no para el hombre?. Se agrede el vientre femenino, cuando se ha hecho creer a la mujer que su regla es un trastorno, una molestia “que tiene que sufrir” y que la impide actuar en un plano de “igualdad” con el hombre.

Cuando se la ha hecho separarse del momento sagrado que es la menstruación y a base de “tampax” apartarse e incluso repudiar su propia sangre. Podríamos continuar con un sin fin de agresiones más de una civilización masculina que, desde su “omnipotente” hemisferio izquierdo, ha cometido y sigue cometiendo para controlar y aplastar a la Diosa, a la cual ha temido y no ha entendido. No es de extrañar que nuestra civilización esté destruyendo la Tierra, siendo la Tierra la expresión por excelencia de la energía de la Diosa.
La Diosa es la energía femenina y representa la conexión con lo que se siente, con aquello que está ahí pero no se puede aprehender con la razón. Y en la mujer, canal femenino en la Tierra, la Diosa está ligada al poder de su vientre, que sanado, la une directamente con la energía del corazón y con la Presencia del Ser, del Todo.

 

El útero de una mujer que no ha sido sexualmente reprimida desde la infancia, funciona perfectamente, produciendo placer y no dolor; pero el útero de una mujer cuya sexualidad se ha paralizado desde niña, funciona de una manera patológica y con dolor. .(…)
Desde niñas nos dicen que la regla duele y los partos mucho más. La información que se da es que para dilatar el cuello del útero para que nazca un bebé, hacen falta unas contracciones muy fuertes, y que eso es inevitable que duela. Sin embargo, para Frederik Leboyer las llamadas contracciones de dilatación “inevitables” del parto son algo altamente patológico y no normal:¿Qué hace sufrir a la mujer que da a luz? … la mujer sufre debido a las contracciones… unas contracciones que no acaban nunca y que hacen un daño atroz, ¡pero son calambres! todo lo contrario de las “contracciones adecuadas”. Qué es un calambre? Una contracción que no cesa, que se crispa y se niega a soltar su presa y, por lo tanto, no “afloja su garra” para transformarse en su contrario: la relajación en la que normalmente desemboca.

En otras palabras, lo que hasta ahora se había tomado por contracciones “adecuadas” eran contracciones altamente patológicas y de la peor calidad. ¡Qué sorpresa! ¡Qué revelación! ¡Qué revolución en ciernes!El parto duele porque los músculos uterinos de las mujeres que crecen con el útero inmovilizado, no desarrollan la capacidad de distensión y la fuerza que debieran tener. Los músculos que no se usan se atrofian y se agarrotan; y viceversa, todo el mundo sabe los entrenamientos constantes y los ejercicios que hace cualquier deportista para desarrollar y mantener a punto su esqueleto muscular. Y también sabemos lo que duele extender un músculo rígido contracturado.


Es el dolor que vulgarmente conocemos como “calambre”, como dice Leboyer. Y calambres son las “contracciones de dilatación” que tanto hacen sufrir a las mujeres. Algo patológico, no normal. Porque parir, gracias a la represión de la sexualidad de la mujer, a la anulación de su sexualidad desde su infancia es, en efecto, como cavar una zanja con un brazo que hubiese permanecido inmovilizado durante toda la vida hasta ese momento, después de haber vivido sin saber que se tenía ese brazo ni para qué servía; o sea.
Fuera de nuestra conciencia; un brazo cuyos músculos, en el momento de coger la azada para cavar, están rígidos y contracturados.
(…)
Imaginemos lo que sería recuperar la elasticidad de un brazo de una persona adulta que hubiera permanecido inmovilizado toda su vida; imaginémoslo y desaparecerá la perplejidad que nos produce hoy el hecho de que se pueda parir sin dolor; es decir que un útero que no ha permanecido inmovilizado, pueda distender sus haces de fibras musculares y abrirse suavemente, sin contracciones patológicas. Lo mismísimo que todos los días estiramos los brazos suavemente y sin dolor.
(…)


Sabemos que la oxitocina que se inyecta en vena para provocar o acelerar un parto, es la misma hormona que segregamos durante la excitación sexual. Es decir, que la hormona que segregamos naturalmente cuando aparece el deseo sexual, es la que la Medicina utiliza como oxitócico para provocar las contracciones del útero; no han encontrado otra cosa; y la fabrican en laboratorios químicos. No tratan de impulsar o de desencadenar el deseo sexual: semejante cosa no tiene nada que ver con el parto, sería cosa de mujeres pecadoras y lascivas. Por eso lo inyectan a grandes dosis bombardeando al pobre útero y haciéndolo contraerse con espasmos violentos.
Por otra parte, la mujer que pare en el hospital está en las antípodas del abandono al deseo sexual: muerta de miedo, atada y desparratada encima de una mesa, rodeada de personal médico cuya proximidad no es por la vía de la intimidad personal sino del experto en tecnología médica que trata en el mejor de los casos como una enferma sujeta a su autoridad.Pero todavía hay más; la sexóloga y psicoanalista Marise de Choisy afirma que el orgasmo femenino auténtico no se ubica en el clítoris ni en la vagina.
Tiene su origen en el cuello del útero.Si el orgasmo femenino auténtico se origina en el cuello del útero, es porque sus fibras musculares, firmemente apretadas como decíamos antes, tienen que ir aflojándose, extendiéndose, relajándose, de oleada en oleada, cuando la mujer va a dar a luz, para abrir la puerta de salida del feto.Así podríamos decir que el dispositivo de cierre y apertura del cervix no es otra cosa que el proceso de excitación sexual y el orgasmo de la mujer. Puesto que, efectivamente no es el dolor; sino el placer, lo que hace rodar la rueda de la vida
.Entonces el parto duele porque a la rigidez muscular se le suman la ignorancia – de lo que es un parto y de la propia sexualidad- y el miedo; ignorancia y miedo que no existirían si las mujeres desde niñas hubieran desarrollado y compartido las experiencias de su sexualidad; ignorancia y miedo que en las actuales condiciones bloquean el desarrollo de la excitación sexual de la mujer que va a dar a luz, y hacen que su cuerpo vaya en contra en lugar de a favor del proceso del parto.
Pongamos, por ejemplo, que todas las mujeres creyesen que todo coito es una violación dolorosa y que ignorasen que podía ser una actividad sexual placentera; también la ignorancia y el miedo produciría en la mujer una tensión incompatible con la producción del deseo sexual, y el coito sería efectivamente siempre doloroso. El resultado de la conjunción de esta ignorancia y de este miedo con la realidad de la rigidez del útero, deja atada y bien atada la ley de parir con dolor, la maldición divina
(…)
Al adquirir la posición erecta, el plano de inclinación del útero de la especie humana, se hace casi vertical, quedando el orificio de salida hacia abajo, sometido a la fuerza de la gravedad. Esto requirió un aumento de la cantidad y de la calidad de las fibras musculares del cuello para cerrarse fuertemente y sujetar 9 u 11 Kg. De peso contra la fuerza de la gravedad; y al mismo tiempo, tener la capacidad de relajación hasta la apertura de los famosos 10 cm. de diámetro. Lo cuál a su vez implicó un perfeccionamiento del mecanismo que activa la apertura; el aumento de las terminaciones nerviosas, de las articulaciones neuromusculares, y en definitiva de la sensibilidad para aumentar el grado de excitación sexual y del movimiento de distensión y de relajación muscular.Por eso todo orgasmo femenino se ubica, al menos en su origen, en el cuello del útero. Porque el orgasmo fue un invento evolutivo para accionar el dispositivo de apertura del útero….


El útero es el centro del esqueleto erógeno de la mujer. Filogenéticamente está preparado para funcionar produciendo placer y no dolor, lo mismo que está filogenéticamente previsto que el coito sea placentero. Lo que no está filogenéticamente previsto son las violaciones, es decir, las relaciones de Poder de nuestra sociedad que obliga a hacer funcionar el aparato reproductor de la mujer sin deseo y sin proceso de excitación sexual.Como tampoco está previsto filogenéticamente, en el continuum de la especie humana, que una mujer se haga adulta sin desarrollar su sexualidad.Si pensamos un poco, nos daremos cuenta de que el orgasmo supone un estado de relajación total y de abandono de la actividad racional del neocortex, para que el hipotálamo o cerebro reptiliano como también se le conoce, del que depende la regulación hormonal, pueda realizar su contenido. Esto lo explica Michel Odent, que después de una larga experiencia de atender partos, ha observado que los partos son tanto más fáciles cuanto menos se perturbe y cuanto más se deje a la mujer abandonarse a sí misma en ese trance.


Por otra parte, el parto no es un acto sexual cualquiera: es un gran esfuerzo físico, un acto en el que se tiene que volcar toda la energía del cuerpo de la mujer; todos sus órganos tienen que hacer al unísono un esfuerzo especial: el corazón, los pulmones, etc.
Por eso, más que en ninguna otra actividad sexual, el parto y el nacimiento necesitan un especial apartamiento y un especial entorno psico-afectivo para la mujer, de un grado de recogimiento, de confianza y de intimidad tal, que haga posible que el neocortex deje de inhibir el hipotálamo.
(…)
En zonas remotas de Arabia Saudí, la mujer que está de parto está rodeada de mujeres que bailan la danza del vientre, hipnotizándola con sus movimientos rítmicos ondulantes para que también ella se mueva a favor del cuerpo en lugar de moverse contra él.
(…)
Cuando la mujer se excita sexualmente, el útero empieza a latir, como un corazón, pero un poco más lentamente; como una ameba que se contrae y se expande.
(…)
La similitud entre el útero y el corazón también la establece Leboyer, pues ambos órganos están formados por tejido muscular y ambos laten; uno continuamente, el otro, con la excitación sexual; ambos tienen su ritmo, su pulso, y de él depende la eficacia de su fisiología; y ambos tienen un enemigo; el agarrotamiento y la crispación muscular, o sea, el calambre. Cuando las mujeres recuperamos un poco la conciencia y la sensibilidad del útero, podemos percibir y sentir su latido. Con cada latido el útero se extiende y desciende, como un movimiento ameboide, hasta hacerse incluso visible desde el exterior en estado de excitación fuerte.
(…)


Este palpitar del útero son los movimientos rítmicos de su tejido muscular impulsado por la emoción erótica; lo que desde nuestra perspectiva patriarcal que ha eliminado el deseo de la función reproductora, hemos convertido en “contracciones”. La emoción erótica hace palpitar el útero suavemente, de modo placentero y mucho más eficazmente que la oxitocina química inyectada en vena.
(…)
Dejándonos llevar por la emoción erótica, las mujeres podemos, al igual que otras hembras mamíferas, “empujar” los músculos uterinos, en el momento de la diástole de su latido, ampliando su onda expansiva, moviéndonos a favor del cuerpo y del nacimiento en lugar de movernos contra él.
(…)
Cuando el latido del útero se convierte en los espasmos violentos de nuestros partos dolorosos, no solo los sufrimos nosotras, también la criatura los sufre. Por eso decía Reich que los úteros espásticos –explicitando que son la mayoría desde hace siglos- son los que producen nacimientos traumáticos.En definitiva, el nacimiento es un acto sexual que se realizaría con la máxima gratificación del placer para las criaturas humanas, si la sexualidad de la mujer que pare no estuviese destruida.El útero es hoy un gran desconocido.(…)


Recuperar la sensibilidad del útero es posible Cuando una niña llega a la adolescencia tiene el útero tan rígido y contraído, que hasta la mínima apertura del cervix para la menstruación le produce fuerte dolor. Pero sabemos de jóvenes que tenían reglas muy dolorosas, que han dejado de tenerlas después de adquirir conciencia de su útero, visualizándolo, sintiéndolo y relajándolo. Tomar conciencia del útero, visualizarlo, sentirlo y relajarlo puede lograr mejores y más satisfactorios resultados que las saldevas.Para recuperar la sensibilidad uterina la primera cosa que hay que hacer es explicar a nuestras hijas desde pequeñas que tienen un útero, para qué sirve y cómo funciona. Explicarles que cuando se llenan de emoción y de amor, su útero palpita de placer. Tenemos que recuperar con ellas las verdaderas danzas del vientre, para que cuando lleguen a la adolescencia no tengan reglas dolorosas, sino que se sientan en ese estado especial de bienestar.Hay que recuperar la transmisión por vía oral de la verdadera sabiduría, de una sabiduría hecha de experiencia, complicidad y empatía visceral; es decir, una sabiduría gaiática, que se comunica por abajo, al margen de las relaciones de Autoridad, que fluye con la sinfonía de la vida, que se derrama con el deseo, que sabe sin saber que sabe prácticamente todo acerca de la condición femenina escondida en el Hades, y reconoce lo que es bueno y lo que es malo para la vida humana.

Es necesario que el vientre femenino sea sanado de todo el dolor, de todo el miedo y de todo el rencor, del karma colectivo, de miles de años de aplastamiento de lo femenino, de desprecio y de agresión a la Diosa.
Existen diferentes formas, y lo que podríamos llamar técnicas de sanación, que desembocan todas en tomar consciencia de la verdadera identidad, despejando todas las creencias erróneas sobre uno mismo incrustadas en nuestra mente-cuerpo. El mismo acto sexual, en la forma tántrica, es una potente forma de sanación.

La mujer tiene que “abrazar su dragón”. Hacerse consciente de su herida y sanarla a través del perdón consciente. No se trata aquí de establecer culpables. La curación del ser humano exige que comprendamos que nuestra historia es una historia colectiva, es la historia del despertar de la consciencia, y en esa historia todos hemos estado implicados en multitud de vidas, unas veces haciendo de una cosa y otras de otra. Y lo mismo que la curación del planeta requiere que el hombre abra su pecho e integre lo femenino dentro de él, esa misma curación requiere que la mujer cure su herida a través de la comprensión de sí misma y del perdón consciente.

Sanación no se refiere sólo a los síntomas físicos ya manifestados. Ese sería únicamente el final del proceso de la enfermedad original, la mente. La sanación real requiere un proceso consciente. La medicina alopática tradicional sólo entiende de los síntomas externos una vez manifestados, que considera, además, ajenos a nosotros mismos, algo que “le viene a uno” no se sabe porqué. Cuando sólo intentamos curarnos de los síntomas externos cuando aparecen, y lo hacemos sin asumir la responsabilidad de nuestra enfermedad y de nuestra curación, sin tomar partido en ella, únicamente a través de medios externos, de medicamentos, de operaciones quirúrgicas, como propone la medicina convencional, no se produce realmente la sanación. Podrán remitir temporalmente los síntomas específicos, pero el origen energético/mental sigue ahí, reproduciéndose más tarde, puede que de otra manera.

Cuando hablamos de sanar no nos referimos a sanar una enfermedad física ya manifestada. Como decíamos, eso no es más que el final del proceso de una mente no curada. Aunque no haya enfermedad física manifestada, la sanación es igualmente necesaria, puesto que el problema es mental/emocional, se manifiesta en nuestra propia vida, que no es más que un reflejo de nuestra mente y nos impide tomar nuestro verdadero poder, acceder a la esencia de lo que somos. De esta forma, la sanación de nuestra mente, nos lleva a encarnar quien realmente somos, por una parte, y a evitar las manifestaciones físicas en forma de enfermedad, por otra.
Sanar es “desatar” las causas. Comprender y liberar el pasado, no repitiendo en el presente las actitudes que previamente originaron los problemas. Por eso es tan efectiva la terapia de regresión. A través de regresar al pasado de esta vida o de vidas anteriores, comprendemos desde una visión más amplia de la historia de la vida, lo que nos permite entonces liberar nuestra mente a través del perdón. Cuando la mente “ha comprendido”, la sanación física se produce.
Sanar la mente es sanar el cuerpo porque mente y cuerpo no están separados. Cuando sanamos el cuerpo, cuando llevamos consciencia a una parte de nuestro cuerpo, activamos la parte del cerebro, antes dormida o bloqueada, que controla esa parte del cuerpo. De manera que cuando sanamos el cuerpo “conscientemente” (no a base de medicamentos, “irresponsablemente”) también estamos sanado la mente, activando partes de nuestro cerebro antes dormidas o bloqueadas, liberando y elevando el nivel de nuestra mente, ampliando sus horizontes y elevando nuestra consciencia.

La sexualidad tántrica puede ser una ayuda poderosa en el camino de sanación del vientre femenino, pues revierte el proceso de la enfermedad del desamor que inunda las células del vientre femenino. Cuando una mujer hace el amor con “penes emocionales”, con penes compulsivos y egoístas, que no saben estar presentes amorosa y desinteresadamente dentro de su vientre, está acentuando la herida. El contacto con el pene de un hombre que ha sanado o que está en el camino consciente de sanación, que ha abierto su corazón, que ha integrado en él mismo la energía femenina, la energía de la
Diosa, comienza, sin embargo, a purificar el vientre femenino.

Comienza a darle “nueva información”, esta vez desde la consideración, desde el amor. Por eso es muy importante para cualquier mujer en el camino de sanación consciente, ser cuidadosa en sus relaciones. No se trata de represión, de negar ahora el derecho de libertad sexual, tan arduamente conseguido; sino de una toma de consciencia de “lo que estamos haciendo”. Pasado el tiempo, tan necesario, después de siglos de locura de represión, de la liberación sexual de los hippies, estamos ahora en otro lugar, donde debemos empezar a tomar responsabilidad sobre las verdaderas consecuencias de lo que hacemos.

“Id y no pequéis más” decía el maestro Jesús, después de una curación, utilizando ese lenguaje bíblico tan desafortunado del “pecado”. Frase que no hacía si no exponer esto mismo: sánate y una vez sanado, se consciente para no repetir los viejos esquemas que te llevaron a la enfermedad.

LA CIVILIZACIÓN LÚCIDA…
Tras la civilización de la copa (el culto a la Diosa Madre) y la de la espada (el monoteísmo androcéntrico), se vislumbra lo que se denomina “la civilización lúcida”, en la que las relaciones son diferentes, y el concepto de amor es diferente.

¿QUÉ ES, CÓMO SE VISLUMBRA?…

La civilización lúcida es aquella en la que conviven la influencia femenina y masculina. La copa simboliza el aspecto lunar receptivo; la espada, lo penetrante, la acción. En mis seminarios jugamos un juego simbólico. Un hombre sostiene una espada; una mujer sostiene una copa. El hombre da la espada a la mujer y la mujer le pasa la copa al hombre. Él se vuelve lunar y ella solar. Luego ella le devuelve la espada y recupera la copa. Y ahora tenemos una nueva mujer y un nuevo hombre. Un nuevo femenino y un nuevo masculino, vinculados en la transformación de cada uno. Ésa es la que yo denomino “la mujer solar”. Como te digo, es un juego simbólico. Pues bien, volviendo a tu pregunta, tal como yo lo veo esta civilización lúcida permitiría amarse no desde la necesidad (“sin ti no me aguanto de pie”), sino desde una concepción mucho más creativa que hace que sí pueda vivir sin ti, pero contigo también está muy bien. No existe ahora la necesidad de ser amada, porque para superar la alienación nos hemos tenido que reconciliar con nuestra propia soledad y nuestra propia identidad. Y en la relación de pareja se da ahora lo que yo llamo la relación del doble, no del complementario. La pareja lúcida ya no es la pareja coja, convencida de que “tú representas las cualidades que yo no tengo”. Ya no se sostienen la una al otro sino que son dos personas completas que se mantienen erguidas. Ya no se pelean. No digo que esa relación sea perfecta, pero sí da más espacio a la libertad.

LA PAREJA LÚCIDA se define como “solidaria, solitaria, andrógina”.

Efectivamente: es solidaria porque se apoyan y se aventuran a compartir un viaje; solitaria, porque se relacionan desde entidades perfectamente completas y autónomas; es andrógina porque reconocen su parte femenina y su parte masculina, y no tienen miedo a desarrollarlas, ambas.

La aceptación de lo masculino y lo femenino que guardamos dentro nos sitúa más cerca del amor. Y hablo del amor real, no de la necesidad que da lugar a parejas cojas, de compromiso. Se habla mucho del amor pero pasamos el tiempo huyendo del amor, refugiándonos en actividades frenéticas que nos alejan del amor. Mi propuesta, para acabar, es que, desde nuestra libertad y nuestra autonomía, consagremos todo el tiempo que podamos al amor.

El ANK …
Y su relación con la Sexualidad Sagrada.

LA CRUZ EGIPCIA. También llamada Ankh o Anj o cruz de la vida, Cruz del Nilo, Cruz ansada, Es una cruz preciosa que significa vida en todos los sentidos. Vida presente y vida eterna. Vida física y vida espiritual. Representa la vida que emana del universo eterno, de la que se nutren los planetas, las estrellas, los dioses, y todos los seres vivos, desde las plantas, los animales hasta el ser humano. Es el principio universal. La energía cósmica que da orígen a todo. Eso era Necher para los egipcios, y eso es y será el el Anj siempre.

Otra hipótesis presupone que el ank o “anj” es una representación estilizada de los miembros sexuales. El asa circular superior sería el útero, o pubis femenino, y la barra que le sigue sería el pene masculino. Sería un símbolo de la vida mediante la reproducción sexual, o a nivel más místico sería la reconciliación de los opuestos.

(…)

El anj significa la búsqueda de la inmortalidad, y por eso es utilizado para describir la vida o la idea de vida después de la muerte, entendida como inmortalidad.

En su origen sólo era digna del faraón y era común verlo como representación propia en sus sellos o cartuchos, después del Imperio Nuevo, se hizo popular el llevarla como amuleto todos los egipcios.

Hathor, la diosa de la alegría de vivir y de la muerte, daba vida con ella, siendo símbolo de renacimiento, y también la diosa Isis junto con Anubis, resucitaron con el ankh mágico a su esposo Osiris.

En otras culturas, también representó o fue origen del símbolo de las diosas Inanna, Tanit, Ishtar, Astarté, Afrodita y Venus (*)…

¡¡¡Y es que no podía ser de otra manera!!!. Otro símbolo de LaDiosa. Está claro.

Así que, hablando de ANK, mirad que es lo que he encontrado. Son extractos de Carl Garrison. Que trascribo AQUÍ, pues me ha resultado de interés. A ver qué os parece. Es extenso así que, si os interesa, tenéis para un ratito bien estimulante. Ahí, va:

Fue Wilhelm Reich quien nos dijo que todos los problemas en el mundo están basados en los genitales. El que se las haya arreglado para probarlo no fue bueno para quienes estaban en el poder. Después de encarcelarlo por destapar la función del orgasmo, en 1956, en uno de los peores casos de censura gubernamental en la historia, varias toneladas de publicaciones de Reich fueron quemadas por el FDA. Menos de un año después el genio de la libre-energía murió en la Penitenciaría Lewisburg PA., de lo que muchos dicen haber sido un ataque al corazón artificialmente preparado

Cuando observas lo que queda de su investigación, es difícil darse cuenta de por qué lo suprimieron tanto. Los descubrimientos de Reich revelaron simplemente que la Fuerza de Dios está sostenida en el orgasmo, y que nuestra relación con él y nuestra sexualidad han sido distorsionadas por patrones religiosos y culturales artificiales que nos impiden acceder a ese aspecto de nosotros mismos. Según Reich, la conexión sexual/espiritual desapareció cuando la iglesia le puso un candado a nuestros genitales. Como resultado, lo que llamamos nuestros bajos impulsos ha sido desviado hacia canales que están llenos de frustración, violencia, pornografía, pedofilia, y/o la más benigna pero igualmente perversa manifestación de no sexo.

Por favor alguien dígame; ¿por qué la teoría de que el sexo sirve para un propósito espiritual provoca una sentencia de prisión, una masiva quema de libros, y una visita de asesinato incorporado? Si Dios puede encontrarse en un orgasmo, ¿por qué se nos ha vendido la noción de que el acto de hacer el amor es pecaminoso, sucio, malo y/o un trabajo del diablo? ¿Qué pasa con el sexo que ha causado que los poderes destruyan al hombre que resucitó sus secretos y por qué esos secretos son importantes para nosotros ahora?

Antes de que podamos hablar de sexo y su relación con el proceso de ascensión, necesitamos borrar la pizarra y todo lo que nos han dicho; pecado original, culpa y vergüenza, sólo para procrear; todo eso. Quienes piensen que eso ya quedó atrás pueden estar mejor preparados para esta conversación que un Católico recuperado o un Cristiano vuelto a nacer, pero mantengan una mente abierta. Como todo lo demás en el mundo, siempre hay algo más por aprender, y los límites externos de la esfera sexual no son una excepción.

Si no hemos sido totalmente aspirados por nuestra programación religiosa existen buenas posibilidades de disfrutar el sexo y tener una relación sana con ese aspecto de nuestras vidas. Y a menos de que estemos involucrados en ciertas prácticas Tántricas, cuando tenemos un orgasmo, liberamos esa energía hacia el universo sin pensar demasiado acerca de lo que es o a dónde va. Para la mayoría de nosotros, el éxtasis sexual se siente bien, y eso es todo; pero según Drunvalo el orgasmo es más que una simple y placentera sensación física:

“El sexo, y específicamente el orgasmo, es más que algo que simplemente se siente bien y permite la procreación. Hay muchas otras funciones, como la liberación de energía disfuncional en el cuerpo, lo cual puede ayudar a evitar enfermedades. Existe la función que abre los chakras superiores, y bajo las condiciones adecuadas permite que una persona comience el proceso de iluminación. Más aún, si dos personas practican el sexo sagrado, la experiencia completa puede llevarlos juntos hacia una consciencia más elevada y a mundos más allá de este plano.”

¿Quién lo sabía? Si te preguntas por qué las tradiciones Cristianas están llenas de preceptos que nos dicen que el sexo es del dominio de Lucifer, es porque por más de 2000 años ese sistema de creencias ha sido controlado por fuerzas cuyos intereses personales están más preocupados por mantener dormida a la humanidad que en decirnos la verdad. Cuando Wilhelm Reich redescubrió la función del orgasmo entró en territorio clasificado, abriendo las puertas a uno de los secretos mejor guardados de todos los tiempos. Debajo de todos los exhortos Cristianos, lo que nunca supimos acerca del sexo nos ha impedido despertar al hecho de que más allá de servirnos como un mecanismo de liberación, es una de las mejores maneras de conectarse con el Espíritu. La siguiente cita nos dice un poco acerca de lo que le sucede a nuestra energía sexual cuando no trabajamos con ella conscientemente:

“La mayoría de las personas en el mundo son ignorantes ante lo que sucede con su energía sexual después de tener un orgasmo. Normalmente, la energía se mueve hacia arriba por la columna y hacia fuera de la cabeza directamente hacia el octavo o décimo tercer chakra (mismo chakra, diferente sistema). En unos pocos casos raros, la energía sexual es liberada hacia abajo por la columna hacia el centro oculto, debajo de los pies, el punto opuesto al de arriba de la cabeza. En cualquier caso, la energía sexual – la energía concentrada de fuerza vital llamada prana en el Hinduismo – se disipa y se pierde. Es similar a descargar una batería en una línea de tierra. Ya no está en la batería y se ha ido para siempre. Esto es lo que todos los sistemas Tántricos de los que tengo conocimiento creen, que el orgasmo nos lleva un poco más cerca de la muerte porque una persona pierde su energía de fuerza vital en el orgasmo y lo hace más débil. Pero los Egipcios descubrieron hace mucho tiempo que no tiene por qué ser de esta manera”.

Todas las tradiciones espirituales antiguas tienen un componente Tántrico. Muchas de ellas instruyen al hombre a evitar la eyaculación. Los sistemas Tántricos Hindú, Tibetano y Chino Taoista aconsejan al hombre a retener el orgasmo de manera que muevan la energía de fuerza vital a los centros espirituales sagrados. El sistema Tántrico Egipcio entendía que el orgasmo era tanto saludable como necesario y su manera de tratar los misterios sexuales no incluía que el hombre se abstuviera de liberar su esperma.

En ese cuerpo de información es una práctica que le permite a uno mover el orgasmo hacia arriba por la columna, fuera de la espalda, sobre la cabeza, y dentro del chakra del corazón, de una forma que rejuvenece el cuerpo, la mente, el espíritu, y no requiere que el hombre se contenga. Conocido como el ‘Anking’ este método de experimentar el orgasmo regresa la fuerza vital al centro del corazón y revigoriza el Espíritu. Para los Egipcios era una de las llaves para la inmortalidad.

El nombre de esta práctica se deriva del símbolo que vemos tan a menudo que lo damos por sentado. Los imperios del New Age están llenos de joyas y baratijas espirituales que capitalizan el poder que le damos al Ank. También conocida como la Cruz Egipcia, los libros de texto nos dicen que es el símbolo de la vida eterna, pero no nos dicen por qué. Cuando te sumerges lo suficientemente profundo para descubrir lo que realmente significa para los Egipcios, eventualmente descubres que el Ank es una plantilla del canal que lleva al orgasmo por la columna hacia arriba y nos permite mover la energía de regreso dentro del cuerpo.

Como cualquier otro rasgo humano, todos venimos totalmente equipados con un tubo de Ank. Cuando nos hacemos conscientes de esto y comenzamos a usarlo, se abre. Para quienes deseen experimentar con esta práctica, incluyo aquí las instrucciones para el Orgasmo Egipcio. Esta información apareció por primera vez en un artículo escrito por Drunvalo en la edición de Abril de 2001 de la Revista Spirit of Ma’at, titulado, “Antiguo Ank Sexual Egipcio”:

“INSTRUCCIONES PARA EL ORGASMO EGIPCIO”

“Aquí está exactamente el cómo alcanzar el Ank asociado con el orgasmo humano. Sea lo que sea que hagas sexualmente antes del orgasmo depende de ti. Yo no estoy aquí para juzgarte – y definitivamente los Egipcios no lo harían, ya que ellos creían que existían sesenta y cuatro modalidades sexuales por conocer antes de entrar en la Cámara del Rey para ascender al siguiente nivel de consciencia. Esta es su idea, pero es importante saber que no es necesario. Tú puedes alcanzar el siguiente nivel de consciencia sin conocer esta información. Sin embargo, desde su punto de vista, la idea del Ank es de vital importancia para alcanzar la vida eterna. Tú tendrás que decidir por ti mismo si es algo que deseas practicar.

1. El momento de sentir que la energía sexual está a punto de subir por tu columna, toma una respiración muy profunda, llenando tus pulmones cerca de 9/10; luego mantén la respiración.

2. Permite que la energía sexual del orgasmo suba por tu columna. Pero al momento que alcance el quinto chakra (localizado justo un par de dedos sobre el esternón), con el poder de tu voluntad debes girar el flujo de energía sexual 90 grados hacia fuera por la parte posterior del cuerpo. Entonces automáticamente continuará dentro del tubo Ank. Girará lentamente hasta que pase a través del octavo (o décimo tercer) chakra, a la distancia de una mano sobre la cabeza, a 90 grados de la vertical. Entonces continuará dando vuelta hasta que regrese al quinto chakra, donde comenzó, solo que esta vez por la parte frontal del cuerpo.

Incluso si no entiendes lo que acabo de explicar sucederá automáticamente si comienzas fuera de la parte posterior del cuerpo en el quinto chakra, regresará automáticamente por el frente y reconectará en el quinto chakra. Tú solamente debes hacer el giro de 90 grados para que comience.

3. Frecuentemente reducirá su velocidad mientras se acerca al punto de origen, el quinto chakra. Si puedes ver la energía, llega a un punto agudo. Cuando se acerca al quinto chakra por la parte del frente, algunas veces hay una tremenda sacudida al reconectarse con el chakra otra vez. Todo esto sucede mientras sostienes la primera respiración.

4. En el instante en que la energía sexual se reconecta con su fuente, el quinto chakra, toma una respiración completa. Tú habías llenado tus pulmones solamente a 9/10, así que ahora debes llenarlos lo más completamente que puedas.

5. Ahora exhala muy lentamente. La energía sexual continuará alrededor del canal del Ank mientras exhalas. Cuando alcances el final de esta respiración, continuarás respirando muy profundamente, pero aquí sucede un cambio.

6. Aquí sucede que, si conoces el trabajo del Cuerpo de Luz del Mer-Ka-Ba comenzarías a respirar de los dos postes usando la respiración Mer-Ka-Ba (se está refiriendo al método de respiración esférica que subrayamos en la Respiración de la Unidad). Pero si eres como la mayoría y no conoces este trabajo, continúa respirando profundamente hasta que sientas la relajación esparcida a través de tu cuerpo. Luego normaliza tu respiración. Siente cada célula rejuveneciendo por esta energía de fuerza vital. Deja que esta energía alcance los niveles físicos más profundos de tu estructura corporal incluso más allá del nivel celular. Siente cómo esta hermosa energía rodea tu ser y trae salud a tu cuerpo, mente y corazón.

7. Una vez que la relajación comience, disminuye tu respiración a un ritmo superficial.

8. De ser posible permítete relajarte o incluso dormir por un rato.

Si practicas esto por incluso una semana, creo que entenderás perfectamente. Si lo practicas continuamente, comenzará a darte salud y fortalecer tus cuerpos mental, emocional y físico. Le dará gran fuerza y poder a tu Cuerpo de Luz también.

Si por alguna razón no te sientes bien con esta práctica, para y vuelve a lo normal. Simplemente no es tiempo…

…Puedes hablar de ello todo el día, pero si lo intentas una vez, lo entenderás. Sin embargo, no es fácil hacerlo a la primera. Las primeras veces, la energía sexual se pasará del punto del 5to chakra y continuará hacia arriba. Es cuestión de práctica. Una vez que aprendes dudo seriamente que vuelvas a tener un orgasmo de otra forma. Es demasiado poderoso y se siente muy bien. Una vez que tu cuerpo recuerda esta experiencia, no es probable regresar a la vieja forma.”

¿Por qué necesitamos saber esto? ¿Qué tiene que ver con la ascensión?

Ya hemos hablado acerca de activar el Mer-Ka-Ba y lo importante que es reconectarnos con el Cuerpo de Luz. Por ahora entendemos la importancia de la meditación y la oración también. Y es fácil ver por qué el profundizar en la conexión interna hace la diferencia, porque sabemos que el corazón es la llave para el proceso de ascensión. Pero ninguna transformación está completa hasta que la experimentamos a nivel celular y el método del Ank para alcanzar el orgasmo despierta al Dios en nuestras células, permitiendo que el vehículo físico se ilumine a sí mismo.

Cuando todas las células en el cuerpo están despiertas, sirven de apoyo a los deseos del Espíritu y abren la mente en formas que permiten a la consciencia expandirse más allá de sus límites. Es como si el vehículo físico se convirtiera en un participante activo en el proceso, o en la personificación de a lo que nos referimos como ‘El Templo del Alma’. En la restauración de la energía de fuerza vital al centro del corazón, la práctica del Ank mantiene al cuerpo iluminado y capaz de sostener las frecuencias más elevadas que llegan al corazón y a la mente cuando vamos hacia dentro.

Nuestra obsesión con el sexo nunca tuvo una mejor excusa para quitarnos la atención de la programación que ha mantenido su enfoque en todo menos en su propósito supremo. Frecuentemente me pregunto qué pasaría si todos supieran acerca del método del Ank. ¿Qué pasaría si, en lugar de vaciar la batería con cada orgasmo, canalizáramos esa energía hacia nuestros corazones? ¿Haríamos una diferencia? Sé una cosa; sea lo que sea que pase en la habitación sería mucho más interesante.

Lo cual nos lleva a otra cosa; las estadísticas indican que nuestro hacer el amor está en decaída. Con todo el sexo que sale de los medios pensarías que es más bien al contrario, pero no es así. ¿Este hastío sexual se debe al hecho de que alguien olvidó mencionar el componente espiritual? ¿Alguna vez se nos ocurrió que existiera uno? Tengo la sensación de que nadie está en la habitación porque sin ese elemento casi todo pierde su significado.

A esto se refería Wilhelm Reich cuando dijo: son nuestras construcciones artificiales de creencias lo que nos impide accede al poder inherente del orgasmo. Entre las ideas religiosas que nos dicen que el sexo solamente se permite dentro de la santidad del matrimonio y el suave retumbar de pornografía en las pantallas de cine, nuestros instintos sexuales son completamente controlados por un sistema que no tiene interés en que alguien sepa la verdad. Si crees que esto es demasiado,pregúntate esto: ¿por qué nos atormentan con sexo explícito y dejan que vivamos el conflicto que resulta cuando apagamos el DVD y tenemos que forcejear con creencias que nos hacen sentirnos culpables por haber visto el espectáculo? Dentro de este callejón sin salida los viajes de nuestra mente nos tienen tan confundidos con el sexo que desenredar sus secretos parece ser la única salida.


Si la energía de fuerza vital que es nuestra por derecho ha sido mal destinada por aquellos que no quieren que nos conectemos con ella, ¿con el proceso de ascensión tan cerca podemos tomarla para reclamar la propiedad de nuestro Espíritu y comenzar a trabajar con nuestra sexualidad de una manera consciente? Ahora que sabemos un poco acerca del Orgasmo Egipcio, ojalá podamos usar esta información junto con el proceso del corazón, la Meditación Mer-Ka-Ba, la Respiración de la Unidad, y nuestro deseo de recordar cómo estar vivos en este mundo, como una red de prácticas de apoyo mutuo que nos sintonizan para nuestra entrada a la Era de la Luz. (**)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s