HORIZONTES 1.0.

El sueño de la fusión nuclear, más cerca

Después de varias décadas de esfuerzos internacionales y tras una interminable lista de intentos fallidos, un equipo del Lawrence Livermore National Laboratory acaba de conseguir, por vez primera, que un reactor de fusión nuclear produzca más energía de la que consume. Un gran paso hacia el objetivo de poder usar en el futuro una fuente energética inagotable y limpia, la misma que utilizan las estrellas. El logro se publica hoy en la revista Nature.

El mayor problema con el que se han enfrentado hasta ahora los reactores de fusión nuclear ha sido el de generar una cantidad de energía igual o superior a la que se necesita para poner en marcha el proceso de fusión. De hecho, a las altísimas temperaturas a las que la fusión nuclear se produce (decenas de miles de grados), la materia (hidrógeno o helio) que se usa como combustible no está en estado sólido, ni líquido ni gaseoso, sino en un “cuarto estado” llamado plasma. Y dado que no existe en el mundo un material capaz de contener plasma, los “contenedores” del combustibles no pueden ser físicos, sino magnéticos o, más recientemente, generados por láser. El problema, conocido como de “confinamiento del plasma” requiere de una gran cantidad de energía para funcionar. De hecho, más energía de la que el reactor es capaz de producir.

Por eso, el “Santo Grial” de la fusión nuclear ha sido, y es, ser capaces de conseguir un balance energético positivo que permita su uso industrial. Un paso clave en este camino es lograr “ganancias de combustible” mayores que la unidad, donde la energía generada a través de la fusión supere a la cantidad de energía invertida para el funcionamiento del reactor.

A pesar de que la ignición del plasma sigue siendo el objetivo final, aún por resolver, el hito de obtener ganancias de combustible ha sido logrado por primera vez en un reactor de fusión operado por científicos del Lawrence Livermore National Laborstory. En su artículo de Nature, los investigadores detallan una serie de experimentos en el reactor NIF (National Ignition Facility) en los que han conseguido un rendimiento energético que es una orden de magnitud superior a cualquiera de los llevados a cabo hasta el momento en todo el mundo. “Lo que resulta realmente excitante -explica Omar Hurricane, autor principal del artículo- es que estamos viendo un aumento constante en la producción de energía procedente del proceso de arranque”.

Lo que han conseguido los investigadores es una especie de “rebote” de partículas alfa (núcleos de helio producidos por la fusión en el reactor de núcleos de deuterio y tritio), de forma que las partículas alfa, en lugar de escapar, depositan su energía en el combustible. Al hacerlo, contribuyen al calentamiento del combustible (deuterio y tritio, DT), incrementando el número de reacciones nucleares (de fusión), lo cual a su vez produce más partículas alfa. Este proceso de retroalimentación es el mecanismo que permite la ignición del reactor.

Seguro y estable

El proceso, detallado en el artículo de Nature, ha sido demostrado en una serie de experimentos en los que el rendimiento de la fusión se ha incrementado sistemáticamente en más de un factor 10 con respecto a anteriores intentos.

Los experimentos han sido diseñados con el máximo cuidado para evitar la ruptura de la carcasa plástica que rodea y limita el combustible DT a medida que aumenta la presión. Algo que se logró modificando el pulso laser utilizado para comprimir el combustible de forma que suprimiera la inestabilidad que, en experimentos anteriores, llevaba inevitablemente a la ruptura del contenedor.

Los resultados de estos experimentos han coincidido, mucho mejor que cualquier experimento anterior, con las simulaciones informáticas existentes, proporcionando un nuevo modelo para predecir el comportamiento de la materia bajo condiciones similares a las que se producen durante una explosión nuclear.

Además, los experimentos constituyen una demostración palpable de que es posible mantener de forma segura y estable las reservas de combustible. “Hay mucho trabajo por hacer, y problemas físicos que es necesario abordar antes de llegar al final -afirma Hurricane- , pero nuestro equipo está trabajando en todos esos desafíos, y eso es lo que motiva a todos los científicos”.

¿Qué provocó la gran explosión de la vida hace 50 mil millones de años?

Una reacción en cadena causó la «Explosión Cámbrica», el nacimiento de casi todos los principales grupos de animales que conocemos hoy


¿Qué provocó la gran explosión de la vida hace 500 millones de años? KATRINA KENNY

Anomalocaris, un invertebrado de un metro de largo considerado el mayor depredador del Cámbrico

La explosión de la vida animal en la Tierra hace unos 520 millones de años fue el resultado de una combinación de factores relacionados entre sí en lugar de una sola causa subyacente, según revela un nuevo estudio publicado en la revista «Science». En las últimas décadas, se habían presentado decenas de teorías individuales sobre la rápida diversificación de las especies animales en el periodo Cámbrico temprano del tiempo geológico. Sin embargo, un trabajo del profesor Paul Smith, de la Universidad de Oxford, y el profesor David Harper, de la Universidad de Durham, ambas en Reino Unido, sugiere que se requiere un enfoque más holístico para descubrir las razones detrás de lo que se conoce como la Explosión Cámbrica.

Las teorías de este suceso se clasifican en tres categorías: geológicas, geoquímicas y biológicas, y la mayoría se han señalado como procesos independientes que fueron la principal causa de la explosión. Cualquiera que sea la causa, este importante evento evolutivo condujo a una amplia gama de innovación biológica, incluyendo el origen de los ecosistemas modernos, un rápido aumento de la diversidad animal, el origen de los esqueletos y la primera aparición de modos concretos de vida como habitar en madrigueras y nadar.

Entre las criaturas extrañas y maravillosas que surgieron a principios del Cámbrico están los Anomalocaris, un género de animales extintos que están lejanamente relacionados con los antrópodos modernos (cangrejos y langostas), que eran depredadores, nadadores, con una boca compuesta por 32 placas superpuestas que pueden constreñirse para aplastar a sus presas. Los animales vertebrados, los antepasados de los peces modernos, reptiles, aves y mamíferos, también hicieron su primera aparición en la explosión del Cámbrico.

Científicos en Groenlandia

Este equipo de científicos pasaron cuatro años trabajando con información de un sitio en el extremo norte de Groenlandia, frente al Océano Ártico. El lugar, en Siriuspasset, está situado en 83° N , a sólo 500 kilómetros del Polo Norte, en una zona remota del norte de Groenlandia, que, aunque logísticamente es muy difícil de alcanzar, atrajo al equipo debido a la alta calidad de su material fósil y los conocimientos que proporciona.

El profesor Smith, autor principal del informe y director del Museo de Historia Natural de la Universidad de Oxford, explicó: «Este es un periodo de tiempo que ha llamado mucho la atención porque es cuando los animales aparecen abruptamente en el registro fósil y en gran diversidad. A raíz de este evento, nacieron casi todos los principales grupos de animales que conocemos hoy. Debido a que es un evento biológico tan importante, se han generado diversas opiniones y especulaciones sobre su causa».

Descrito por los investigadores como una «cascada de acontecimientos», las causas que interactúan detrás de la explosión de la vida animal es probable que hayan comenzado con un aumento del nivel del mar en el Cámbrico temprano, lo que generó un gran aumento del área del fondo marino habitable, que a su vez condujo a un aumento de la diversidad de los animales. Estos primeros eventos se traducen en una compleja interacción de los procesos biológicos, geoquímicos y geológicos descritos en las hipótesis individuales.

Reacción en cadena

Harper, profesor de Paleontología en el Departamento de Ciencias de la Tierra en la Universidad de Durham, añadió: «La Explosión Cámbrica es uno de los eventos más importantes en la historia de la vida en nuestro planeta, el establecimiento de los animales como la parte más visible de los ecosistemas marinos del planeta». «Sería ingenuo pensar que una sola causa activó esta excepcional explosión de vida animal. Por el contrario, una reacción en cadena que implicó una serie de controladores biológicos y geológicos activó el engranaje, incrementando la diversidad del planeta durante un intervalo relativamente corto de tiempo. La Explosión Cámbrica sentó las bases para gran parte de la posterior vida marina que fabricó en cascada circuitos de retroalimentación, uniendo a los organismos con su medio ambiente, lo que se desarrolló por primera vez hace unos 520 millones de años», relató Harper.

Por su parte, el profesor Smith agregó que el trabajo en el sitio Siriuspasset en el norte de Groenlandia cimentó su conclusión de que en lugar de centrarse en una sola causa, había que analizar la interacción de una serie de mecanismos diferentes. «La mayoría de las hipótesis tienen al menos algo de verdad, pero cada una no es suficiente para haber sido la única causa de explosión del Cámbrico», dijo este investigador. Por ello, señaló la necesidad de centrarse en la secuencia de acontecimientos interconectados y cómo se relacionan entre sí, es decir, los factores desencadenantes geológicos iniciales que dieron lugar a los efectos geoquímicos, seguidos por una serie de procesos biológicos.

¿Por qué la vida no evolucionó durante 3.000 millones de años?

Después del surgimiento de las primeras formas de vida, todo pareció estancarse durante un tiempo inimaginablemente largo hasta que la conocida como «explosión del Cámbrico» trajo a todos los géneros de seres vivientes que conocemos en la actualidad

¿Por qué la vida no evolucionó durante 3.000 millones de años?

En la explosión del Cámbrico, hace 550 millones de años, surgieron todos los géneros de formas de vida conocidas en la actualidad

Las primeras formas de vida de las que tenemos constancia en la Tierra se desarrollaron en las profundidades de los océanos primitivos, hace más de 3.600 millones de años. Pero después de eso, todo pareció estancarse durante un tiempo inimaginablemente largo. Durante los siguientes 3.000 millones de años, en efecto, la vida en nuestro planeta no pasó de ser algo parecido a una fina capa de bacterias acuáticas.

De repente, sin embargo, hace 550 millones de años, todo cambió. La evolución puso los motores en marcha y aquellas formas de vida primigenia y antiquísimas empezaron a organizarse de pronto en criaturas más y más complejas, a diversificarse, a crecer, a dominar también la tierra y el aire. Es lo que se conoce como “la explosión del Cámbrico”, un momento irrepetible de nuestra historia durante el quesurgieron todos y cada uno de los géneros de seres vivientes que conocemos en la actualidad. Es como si la Naturaleza, dormida, se hubiera despertado de pronto y empezara a ensayar “a lo loco” todas las posibles formas de estar vivo.

La pregunta, claro, es la siguiente: ¿Qué sucedió durante esos aburridísimos 3.000 millones de años antes de la gran diversificación?

Bajo nivel de oxígeno

Un grupo de investigadores de la Universidad de Tasmania parece haber encontrado la solución al enigma. Según el geólogo Ross Large, la clave de ese larguísimo letargo evolutivo es una bajo nivel de oxígeno y de nutrientes que colocaron a la evolución, y a la propia vida, en una situación más que precaria. “Durante esos 3.000 millones de años -afirma el investigador- los niveles de oxígeno bajaron y los océanos perdieron la mayor parte de los ingredientes necesarios para que la vida se desarrollara en organismos más complejos”.

Analizando rocas de los antiguos fondos marinos, Large y sus colegas han sido capaces de demostrar que la ralentización de la evolución se debió a la combinación de esos dos factores. Su trabajo se publicará en marzo en la revista Earth and Planetary Science Letters.

“Hemos analizado miles de muestras de pirita en las rocas que se formaron en el océano primitivo -explica Large-. Y midiendo los niveles de ciertos elementos en la pirita, utilizando una técnica desarrollada en nuestros laboratorios, hemos encontrado que podemos contar una historia muy detallada sobre la cantidad de oxígeno y nutrientes que había en el agua hace varios miles de millones de años”.

“Al principio -continúa Large- buscábamos los niveles de oxígeno tanto en los océanos antiguos como en la atmósfera para comprender cómo se formaron los depósitos de minerales y averiguar dónde buscar esos depósitos en la actualidad. Pero resulta que la tecnología que desarrollamos para encontrar esos minerales también puede decirnos mucho sobre la evolución de la vida”.

La historia, según los investigadores, pudo empezar con una “explosión” inicial de oxígeno, después de la cual sus niveles fueron decreciendo lentamente durante miles de millones de años, para volver a subir bruscamente entre hace 750 y 550 millones de años. “Creemos que esta recuperación de los niveles de oxígeno llevó a un aumento significativo de metales en los océanos, que a su vez alimentaron la explosión de la vida en el Cámbrico”.

Según el investigador, “podemos hacer mucho más con esta tecnología, pero parece claro que hubo numerosas fluctuaciones en los niveles de metal de las rocas durante muchísimo tiempo, y que eso puede ayudarnos a comprender acontecimientos como el origen mismo de la vida, su evolución y diversificación en peces, plantas o dinosaurios, o su desaparición en los varios episodios de extinción masiva”.

¿Por qué la vida no evolucionó durante 3.000 millones de años? La curva de oxígeno desde hace 3.500 millones de años

La Tierra antigua, como la actual

Hace 450 millones de años, en pleno periodo Ordovítico, el mundo era muy diferente al que nosotros conocemos….

Un equipo internacional de investigadores ha conseguido reconstruir los patrones climáticos de finales del Ordovítico, un periodo de más de 44 millones de años que se extiende desde hace 488 hasta hace 443 millones de años. Y se ha encontrado con la sorpresa de que esos patrones son muy similares a los que se dan en la actualidad.
La Tierra antigua, como la actual

“Aquellos antiguos océanos -explican los científicos en un artículo recién aparecido en PNAS-, muy similares a los actuales, refuerzan la idea del papel que juegan en la estabilidad de la atmósfera terrestre y del clima a través de los tiempos, y muestran que el aumento actual de los gases de efecto invernadero a causa de la acción del hombre es algo mucho más preocupante de lo que pensábamos”.

Hace 450 millones de años, en pleno periodo Ordovítico, el mundo era muy diferente al que nosotros conocemos. El día duraba cerca de 21 horas, el nivel de oxígeno no era capaz de sustentar animales terrestres y el clima era, generalmente muy cálido y húmedo.

Un enorme oceano rodeaba Gondwana, Siberia, Báltica y Laurentia, los continentes que agrupaban a los cinco que existen en la actualidad. Tras la explosión de vida del Cámbrico, todos los géneros conocidos se asentaban en el mar y se perfeccionaban, aunque aún faltaba mucho tiemo para que surgieran los primeros animales capaces de vivir fuera del agua.

El periodo Ordovítico transcurrió en medio de dos grandes episodios de extinción, las que sucedieron en el Cámbrico- Ordovítico y la que tuvo lugar al final del periodo, en el Ordovítico-Silúrico. Juntas, forman la segunda mayor extinción de todas las sucedidas en la historia de nuestro planeta.

Sin embargo, y a pesar de las enormes diferencias, los hallazgos presentados en PNAS muestran que los patrones climáticos de aquellos tiempos lejanos eran sorprendentemente similares a los actuales. “Los científicos siempre hemos pensado que el mundo en el pasado era muy diferente del nuestro en muchos aspectos -dice el artículo científico- incluyendo el hecho de unos niveles de dióxido de carbono en el aire muy superiores (más de veinte veces) a los de la actualidad. Sin embargo, es muy difícil deducir con exactitud los niveles de dióxido de carbono a partir de rocas antiguas, y se sabe que, precisamente a finales del Ordovítico, se produjo, paradójicamente, una breve pero intensa glaciación, algo muy difícil de encajar en un mundo con un alto nivel de gases de efecto invernadero”.

Los investigadores llegaron a sus conclusiones estudiando la distribución global de un pequeño, abundantísimo y sin embargo aún poco conoicido grupo de fósiles llamados Chitinozoos (en la imagen), probablemente conchas de alguna forma extinta de plancton, antes y durante la glaciación de finales del Ordovítico. Y encontraron un patrón que revela la situación de los distintos patrones climáticos, incluidos, or ejemplo, los frentes polares, que separan las frías aguas cercanas a los polos de las de latitudes más bajas, que son mucho más cálidas.

La posición de estos patrones climáticos cambió a medida que la Tierra iba adentrándose en la glaciación del Ordovítico, pero de una forma muy parecida a la que lo hacen en tiempos mucho más recientes. por ejemplo durante la última Edad de Hielo. Esta forma “moderna” de comportarse sugiere que los niveles de dióxido de carbono no debieron ser en aquél momento tan altos como se creía, sino mucho más modestos, no más de cinco veces (y no veinte) los valores actuales.

1926038_297828300369553_482606599_o.jpg

El primer cerebro complejo en la Tierra

Pertenecía a un artrópodo muy primitivo que habitó China hace 520 millones de años. Las bases de ese sistema nervioso no han cambiado tanto

El primer cerebro complejo en la Tierra XIAOYA MA

El fósil de Fuxianhuia protensa, de 520 millones de años

El primer cerebro complejo en la Tierra

El cerebro del Fuxianhuia

Investigadores de la Universidad de Arizona han encontrado en China el fósil de un artrópodo de hace 520 millones de años en el que se aprecia, notablemente bien conservado, su cerebro. Resulta ser el más antiguo jamás descubierto y sitúa la aparición de los primeros cerebros anatómicamente complejos en la Tierra mucho antes de lo que se creía. Los investigadores señalan en la revista Nature, donde han publicado el estudio, que esas estructuras cerebrales, notablemente bien conservadas, han cambiado poco durante la evolución.

Incrustado en rocas sedimentarias depositadas durante el períodoCámbrico en lo que hoy es la provincia de Yunnan, en China, el fósil, de aproximadamente 3 pulgadas de largo, pertenece a la especieFuxianhuia protensa, un linaje extinto de artrópodos que combinan una anatomía cerebral avanzada con un cuerpo primitivo.

Según los científicos, el fósil proporciona un «eslabón perdido» que arroja luz sobre la historia evolutiva de los artrópodos, el grupo taxonómico que incluye crustáceos, arácnidos e insectos. Los investigadores creen que el hallazgo podría resolver un largo debate sobre cómo y cuándo evolucionaron los cerebros complejos. «Nadie esperaba que un cerebro avanzado pudiera haberse desarrollado tan temprano en la historia de los animales multicelulares», dice el neurobiólogo Nicholas Strausfeld, coautor de la investigación.

De esta forma, el fósil puede dar pistas para conocer cómo evolucionaron los artrópodos que dieron origen a los insectos, algo que todavía no está claro. Algunos científicos creen que los insectos evolucionaron a partir de un ancestro que dio lugar a losmalacostráceos, un grupo de crustáceos entre los que se encuentrancangrejos y camarones, mientras que otros apuntan a un linaje de crustáceos menos conocidos llamados branquiópodos, que incluyen, por ejemplo, el camarón de salmuera.

Un patrón básico

Debido a que la anatomía del cerebro de los branquiópodos es mucho más simple que la de los malacostráceos, los primeros han sido considerados como los antepasados más probables del linaje de artrópodos que daría lugar a los insectos. Sin embargo, el descubrimiento de un cerebro complejo en este organismo primitivo hace este escenario poco probable. «La forma (del cerebro fosilizado) coincide con la de un moderno malacostráceo», afirman los investigadores. El cerebro y el sistema nervioso parecen tan sofisticados, que pueden haber tenido un papel en la evolución de las capacidades visuales complejas que involucran ojos compuestos. Los autores también señalan que en algunos artrópodos modernos su cerebro ha pasado de ser complejo a simple.

El fósil apoya la idea de que una vez que el diseño básico del cerebro ha evolucionado, cambia poco con el tiempo. Sin embargo, los componentes periféricos tales como los ojos, las antenas y otros apéndices, órganos sensoriales, etc, se someten a una gran diversificación y se especializan en diferentes tareas, pero todos conectados al mismo circuito básico. «Es notable cómo el patrón básico del sistema nervioso se ha mantenido constante durante probablemente más de 550 millones de años», agrega Strausfeld.

¿Por qué el asteroide de esta madrugada ha llamado tanto la atención?

La roca solo ha sido una más de las muchas que han pasado cerca de la Tierra en febrero y ni siquiera la más grande, pero su coincidencia con el aniversario del meteorito de Chelyabinsk la ha hecho muy popular

¿Por qué el asteroide de esta madrugada ha llamado tanto la atención? ESA

Recreación artística de asteroides cerca de la Tierra

La aproximación a la Tierra de un asteroide del tamaño de dos o tres campos del fútbol la pasada madrugada del 17 al 18 de febrero considerado «potencialmente peligroso» ha recibido la atención de las principales agencias de noticias y medios de todo el mundo (así lo contamos en ABC.es). Es cierto que la roca, llamada 2000 EM26, se paseó por nuestro vencindario cósmico a una velocidad de 12.37 km/s, pero eso no la hace muy especial. Media docena de pedruscos parecidos han pasado en febrero a distancias similares, casi nueve veces más lejos de lo que la Luna está de nosotros, lo que no puede causar ningún daño. Incluso ha habido uno de ellos, denominado2006 DP14, cuyo tamaño es cuatro veces mayor. Entonces, ¿por qué todos los focos han apuntado hacia esta última? «La repentina atención a 2.000 EM26 es desproporcionada en relación con su singularidad o potencial real», afirman desde la web especializada Spaceweather.com.

Posiblemente, la roca esté bajo lo que podríamos llamar el «efecto Chelyabinsk» ya que su paso ha coincidido muy cerca en el tiempo con el aniversario del meteorito que explotó sobre los cielos de la ciudad rusa el 15 de febrero de 2013, el de mayor intensidad desde elevento Tunguska, en 1908. La onda expansiva de la explosión rompió cristales, sacudió edificios e incluso abatió a personas en más de 50 poblaciones del área de impacto, unos 90 km. de extensión en el mismo sentido que la trayectoria. El bólido brilló más que el propio Sol, algo que pudo ser recogido por decenas de cámaras. Cerca de las tres cuartas partes del meteoroide original se evaporaron y solo una pequeña parte, con una masa de entre 4.000 y 6.000 kg, cayó al suelo en forma de meteoritos. El mayor, de unos 650 kg, fue recuperado del fondo del lago Chebarkul un tiempo después.

Por si fuera poco, ese mismo 15 de febrero de 2013, otro asteroide, el 2012 DA14, se acercó a 27.650 km de la Tierra. Se trataba del más cercano de ese tamaño que ha podido ser observado hasta ahora. Este, sin embargo, pasó de largo.

Visto en directo

2.000 EM26 ha estado muy lejos de acercarse tanto y mucho menos de provocar ningún daño en nuestro planeta. Sin embargo, ha supuesto una buena oportunidad para que los amantes de la astronomía pudieran observar el cielo en su búsqueda. El evento fue seguido en directo por internet por las cámaras de Slooh, una web de observadores del espacio que utiliza telescopios terrestres de diferentes partes del mundo, entre ellos el del Teide en Canarias. (Puedes ver aquí la retransmisión del evento).

Al mismo tiempo, cada roca que pasa cerca es una advertencia. «Seguimos descubriendo este tipo de asteroides potencialmente peligrosos, algunas veces apenas unos días antes de que llegue al punto más cercano a la Tierra», apuntaba Paul Coz, director técnico y científico de Slooh. «Necesitamos encontrarlos antes de que ellos nos encuentren a nosotros». Y ese momento, es una cuestión de probabilidades, sin ninguna duda, llegará. De los más de 600.000 asteroides que se conocen en nuestro Sistema Solar, unos 10.000 están catalogados como NEOs (Objetos Próximos a la Tierra), lo que significa que sus órbitas pasarán cerca de la de nuestro planeta.

Esfenoide” La teoria de la Evolucion

 

El primer hueso en colocarse en su lugar y que establece la posición de los otros huesos a través de su forma es el que llamamos esfenoides, el hueso mas complejo y diferenciado del cráneo. Este hueso oculto en el centro del cráneo, de unos 10 centímetros de ancho tiene forma de mariposa, ubicado a la altura del ojo justo bajo el cerebro, este hueso es el núcleo donde primero nuestro cráneo y después nuestro esqueleto se desarrollan. Delante de el esta la frente, a los lados, los huesos temporales y parietales. Detrás, toda una serie de huesos que se ensamblan en la columna y determinan nuestra postura en dos pies.

El esfenoides es la piedra angular, la forma de este hueso ha evolucionado durante millones de años y cada vez que se doblaba hacia aparecer una nueva especie dentro de nuestra familia. Lo trascen-dental es que en 60 millones de años, el esfenoides ha cambiado de forma cinco veces, siempre doblándose un poco mas.

Nació el Homo Erectus entre  un millón de años y 300.000 años. Con la corpulencia y peso parecida a los actuales seres humanos. Se convirtió en el único homínido existente y llegó a pesar 70 k. y ha medir 1,80 cm. Y con un cerebro de volumen entre 850 y 1100 cm. cúbicos que pesaba como las tres cuartas partes que el cerebro actual. Este ser fabricó utensilios y se reprodujo por muchas partes del globo terrestre. Era una época glacial y el mar se echaba hacia atrás por la gran cantidad de hielo que se formaba, esto les permitió poder cambiar de continente. Ocupo parte de África, Europa y Asia y empezó ha usar el fuego.

Hacia el 200.000 a. n.e. el homo Erectus se extinguió, pero unos evolucionaron hacia cerebros tan voluminosos como los nuestros, aunque eran menores por delante y mayores por detrás. Eran los Neandertales.  Sus cráneos tenían un volumen medio de 1350 cm. cúbicos, y se diferencia del actual cráneo humano porque tenían muy pronunciada la parte supraorbital y la frente y la barbilla hundidas, con dientes anchos y mandíbula prominente. Aparecieron muchos esqueletos todos con la misma forma del cráneo. A esta especie se la considera como Homo Sapiens Neanderthalensis, que junto con nosotros somos las de las subespecies del Homo Sapiens, de hecho se parecen muchos a nosotros excepto por el cráneo. Esta especie vivió desde los 200.000 a los 30.000 a. n.e. en África y Europa coincidiendo con los periodos glaciales.

DETERMINACION DE LA EDAD DE UN CRANEO
Cronología de la Dentición: El análisis de la evolución de la dentición temporal y permanente ofrece un rango que va desde los seis meses (erupción de los incisivos temporales inferiores) hasta los 21 años (erupción de los terceros molares definitivos); datos que permiten deducir de manera precisa la edad del espécimen.

Osificación de las suturas del cráneo: En general, hacia los treinta años comienza la osificación de las suturas de la calota; proceso que se desarrolla desde endocráneo hacia exocráneo. Una de las primeras suturas que sufre sinostosis es la sutura sagital, situación que comienza hacia los 30 años; de modo tal que hacia los 35 años ya se observa este proceso en la cara exocraneal de la calota. Le sigue luego la sutura coronal, a partir los 38, proceso de osificación avanza desde bregma hacia pterion, de modo que hacia los 42 años la sutura completa aparece como una sinostosis. Otro tanto ocurre en la sutura parieto-occipital, cuyo proceso de osificación avanza desde lambda (42 años) hacia asterion (47 años). La osificación del ala mayor del esfenoides con el parietal y el frontal (pterion) ocurre hacia los 60 años. Un poco más tarde (65 años) ocurre lo mismo a nivel de la sutura entre el ala mayor con la escama del temporal. Por su parte, la sutura occipito-mastoidea se osifica hacia la séptima década. La osificación de la sutura escamosa (borde inferior del parietal con la escama del temporal) ocurre tardíamente, hacia la octava década de la vida.

En algún momento posterior al 50.000 a. n.e., existió una variedad de Neandertales con la región supraorbital menos pronunciada, con frente despejada, barbilla bien delineada y dientes más pequeños. Se trata del homínido idéntico al hombre actual. Somos Homo Sapiens. Entre los 50.000 y las 30.000 ambas especies de Homo Sapiens convivieron, hasta que prevaleció como única especie el Homo Sapiens. En esta época los mares descendieron mucho y pudieron poblar por primera vez los continentes de Australia y Norteamérica y se abrieron paso hacia el archipiélago Japonés.

Todas las áreas continentales excepto los polos fueron objeto de asentamientos. Estos seres pintaban, tenían arcos y flechas, lámparas de aceite, domesticaron los animales y vivían de la caza y eran nómadas. También realizaban el pensamiento abstracto y  los enterramientos con rituales.

Sobre el 8.000 a. n.e. se practico la agricultura y el sedentarismo. Luego vino la cerámica, el tejido, el regadío, el cobre, las balanzas, los relojes de sol, el bronce, los carros, etc. todo hasta nuestros días viene de esta especie humana que por su evolución le ha hecho mucho más inteligente que las anteriores, en gran medida gracias a las dimensiones de su cráneo.

Ya sabiendo todo esto, podemos pensar que nuestros cerebros y nuestro cuerpo están en constante cambio, están evolucionando para mejorar la especie humana.

Hoy en día no se puede afirmar con severidad que la inteligencia humana depende únicamente del volumen craneal, ya que grandes pensadores y mentes muy lucidas nacieron con volúmenes craneales entre 1.000 y 2.000 cm. cúbicos. Hoy en día nuestro cerebro es tres veces mayor que el de los grandes primates, como el gorila y los chimpancés.

Podemos asegurar que el tratamiento cráneo-sacral ayuda enormemente a la evolución de nuestros cerebros y a mejorar y potenciar nuestra inteligencia y nuestras ganas de saber o de adquirir conocimiento. Con esta terapia adquiriremos mayor lucidez mental, inteligencia, claridad y mejoraremos nuestra capacidad mental. Nuestro volumen craneal se mejora notablemente y nuestro cerebro no se ve tan forzosamente oprimido.

Nuestra genética va mejorando y nosotros podemos hacer mucho por nuestras cabezas y por nuestro sistema nervioso en general, a través de la terapia cráneo-sacral.

El Embrión 

Anne Dambricourt después de un largo estudio logro ubicar el momento en que la base craneal se forma y esta flexión sucede entre las siete u ocho semanas, al fin del periodo embrionario justo antes que comience el periodo fetal. El esfenoides es el primer hueso que se forma en el embrión, es plano como en todos los mamíferos, después aparece el cerebro, el sistema nervioso y el esfenoides se dobla y se abre. Si por alguna razón el esfenoides del embrión no se dobla, queda como el cráneo de un niño, el cerebro apenas se forma y la mandíbula es enorme, recta, como los cráneos primitivos.


3.-Proceso Interno
Si este proceso se ha transmitido durante millones de años, entonces existe dentro de nosotros la fuerza que impulsa nuestra evolución, nuestro proceso evolutivo es una historia interna que ha llevado a nuestros ancestros hace 60 millones de años hacia el hombre actual y nos conduce hacia el hombre del futuro.
La evolución es interior, el exterior viene después en segundo plano. Como se pensaba hace una veintena de años, el medio ambiente influye, pero ya no es primordial.

Formula matemática

Anne Dambricourt se tardo 10 años en investigar todo el globo craneal y llegar a alguna formula matemática para describir exactamente las transformaciones del esfenoides en el tiempo y descubrió que la evolución del homínido no sucedió gradualmente sino en grandes ciclos. Cada vez que el esfenoides continuaba su movimiento aparecía una nueva etapa en el proceso evolutivo. La historia de las sucesivas flexiones del esfenoides es de grandes mutaciones y esta es la historia que conduce al SER HUMANO a lo que es hoy.

4.- El esfenoides comienza a doblarse
Esta historia comienza hace 60 millones de años, cuando los bosques de todo el planeta estaban llenos de prosimios, nuestros primeros ancestros, los lemures de Madagascar son los últimos sobrevivientes de la especie. Hace 40 millones de años el esfenoides se dobla hacia abajo por primera vez, causando la primera gran mutación en nuestra historia, este fenómeno no se ha visto jamás en otra especie. Esta es la aparición de monos, cientos de especies que durante 40 millones de años poblaron los bosques de todo el planeta. Estas mutaciones crearon cambios considerables, los ojos cambiaron la posición para mirar directamente hacia el frente. La mutación continua y por segunda vez el esfenoides se dobla. El cerebro llega a ser más complejo y la mandíbula menos saliente, aparecen los grandes monos, pueblan todo el planeta, solo cuatro especies han sobrevivido hasta nuestros tiempos: Los chimpancés, los gorilas, los orangutanes y los bonobos. Actualmente compartimos el 98% de nuestros genes con ellos.

5.- Aparición del australopiteco
Hace 6 millones de años el esfenoides se dobla hacia abajo por tercera vez. Esta es la aparición del australopiteco, no es un mono pero tampoco es humano. Adquirieron cierta verticalidad aunque no como nosotros y podían correr y caminar erguidos. Durante 2 o 3 millones de años su hábitat era el bosque y en las noches se refugiaban en los árboles, para protegerse de sus depredadores. La especie australopiteco vivió durante 4 millones de años el esfenoides era similar en todos ellos, su inteligencia les permitió crear herramientas mas sofisticadas, aun así no dominaron el fuego y al parecer nunca
Abandonaron el continente africano.


6.-Aparición del llamado Homo
Hace 2 millones de años el esfenoides se dobla por cuarta vez, y nuestros ancestros se enderezan aun más y aparece lo que llamamos homo: hombre. La proporción de sus piernas es diferente. Este homo erectus es un caminante un corredor, el desarrollo del cerebro parcialmente también libero a la laringe lo que hizo posible el habla. Emitían chasquidos muy desarrollados hechos por la lengua y la boca que eran las vocales de entonces.

7.-Aparición del Homo Sapiens
Hace 160 mil años el cerebro el esfenoides se dobla por quinta vez, el cerebro se vuelve más complejo, hay también una evolución cultural, comienza el pensamiento abstracto. La herramienta de piedra aparte de ser útil es un objeto de valor. El arte comienza a aparecer en las superficies de las rocas de la tierra, algunos expertos dicen que estos símbolos son el comienzo de la escritura. El descubrimiento de Anne Dambricourt
Acerca de la curvatura del esfenoides resuelve muchos misterios que para las antiguas teorías era cada vez más difíciles de explica


8.-Genes Reguladores
El Homo apareció en África hace 2 millones de años. Las teorías clásicas dicen que la evolución del homo sapiens empezó en África hace 160.000 años. El sapiens dejo el continente africano y colonizo el mundo; se dice que también desaparecieron otras especies.
El hombre después de la emigración continúo evolucionando y se ubico en diferentes regiones del planeta. Esto explica la existencia de Dalí en Asia y el Neandertal en otros lugares. Dalí muestra evidencias de que la evolución se desarrollo simultáneamente en diferentes partes del mundo.

9.- La explicación que ahora se da para la evolución esta en lo genes reguladores o genes arquitectos también llamados genes homebox, que controlan el desarrollo embrionario individual. Científicos han experimentado con estos genes reguladores inyectándole a una salamandra acuática hormonas que estimulan estos genes; el desarrollo de la salamandra se altero en pocos días. Sus agallas comenzaron a encogerse hasta desaparecer, la salamandra abandona el agua y se convierte en un animal terrestre con pulmones.
La mutación de solo dos o cuatro genes reguladores puede cambiar completamente la estructura de un organismo, esto explica las tremendas diferencias morfológicas que nos separan del mono a pesar de compartir el 98% de los genes.

Importancia del esfenoides en la evolución humana Estudios recientes sugieren la hipótesis según la cual los cambios (por mutación) de la posición del esfenoides han implicado transformaciones en la capacidad cerebral y, transitivamente, avances en las capacidades cognitivas e intelectuales.Dentro de la línea filogenética que desemboca en el Homo Sapiens Sapiens se periodizan las siguientes etapas: Hace 60 millones de años los prosimios tenían un esfenoides horizontal y plano como la inmensa mayoría de los demás animales con cerebro. Hace unos 40 millones de años, en los simios el esfenoides tenía una primera inclinación hacia abajo lo cual permitía un aumento de la capacidad encefálica. Loslóbulos occipitales obtuvieron más espacio y así se logró un perfeccionamiento de la visión estereoscópica y probablemente de lamemoria visual. Hace menos de 12 millones de años se produjo una nueva inclinación hacia abajo, esto en la línea evolutiva dio origen a losantropoides, lo cual implica un cerebro aún mayor en proporción al resto del cuerpo. Hace unos 6 millones de años, con los Australopithecus, la inclinación del esfenoides se volvió a acentuar, y con ello se incrementó la capacidad neurocraneal. Hace 2 millones de años se produjo la misma inclinación hacia abajo del esfenoides, coincidiendo con un total bipedismo. Tal bipedismo, supone la necesidad de un cerebro voluminoso con redes neuronales complejas como para mantener esa posición opuesta a la gravedad. Es también probable que esa nueva posición del esfenoides permitiera un habla rudimentaria, cuyos fonemas eran chasquidos y tonos guturales. Entre 200.000 y 160.000 años atrás el esfenoides obtuvo la inclinación que se encuentra en el Homo Sapiens Sapiens. Este hecho coincide con un aumento de la capacidad cerebral, (en especial de loslóbulos frontales) y una mayor irrigación sanguínea para el cerebro.
Eso es lo que parece sugerir el TIPO DE EVOLUCIÓN al que son debidos los cambios en el cerebro y sus productos de nuestra especie, según nos lo cuenta el magnífico descubrimiento de la paleontóloga Anne Dambricourt (y la ortodoncista Marie-Josèphe Deshayes, que también observó lo mismo en la base del cráneo y el anclaje maxilar), que vio que nuestro hueso esfenoides (el primero de nuestros huesos, con forma de mariposa, en formarse), sus cambios morfológicos (se dobla) y de disposición en nuestra bóveda craneal, nos conduce hacia un aumento de la masa encefálica, pues la bóveda craneal se eleva (al mismo tiempo que nos erguimos), aumento que condujo a la región más noble del cerebro, corteza cerebral. Última curvatura de ese hueso, o doblarse del mismo conduciendo a la aparición del hombre moderno, hace 160.000 años.

¡Y seguimos experimentándolo! Con lo cual ¿Es imposible que surjan individuos a los cuales aísle su adelantada evolución respecto a otros, dado que esa evolución se irá presentando gradualmente en todos los grupos humanos hasta ser regla general, hasta que no quede ya sapiens sapiens de hoy día, sino la especie que le sustituya? ¿Y en qué ámbitos de lo humano se manifestaría primero o antes esa evolución sino en lo más propio de la corteza cerebral: el pensar, el sentir?

En las últimas décadas, los experimentos en el campo de la neurología han ido encaminados a encontrar donde reside la conciencia. Fred Alan Wolf, doctor en física por la universidad UCLA, filósofo, conferenciante y escritor lo explica así en “¿Y tú qué sabes?” de la que se espera la segunda parte en pocos meses: “Los científicos hemos tratado de encontrar al observador, de encontrar la respuesta a quién está al mando del cerebro: sí, hemos ido a cada uno de los escondrijos del cerebro a encontrar el observador y no lo hemos hallado; no hemos encontrado a nadie dentro del cerebro, nadie en las regiones corticales del cerebro pero todos tenemos esa sensacion de ser el observador”. En palabras de este científico, las puertas para la existencia del alma están abiertas de par en par: “Sabemos lo que el observador hace pero no sabemos quién o qué cosa es el observador”. Con la Teoría Cuántica, nos hemos dado cuenta que la realidad exterior puede modificarse o ser cambiada.

Solo tenemos que tener claro en nuestra consciencia de lo queremos para nuestra vida y eso tendremos, es decir, si nos proponemos algo y nos conscientizamos que si podemos, lo lograremos. Si pensamos positivamente en que obtendremos algo, se realizará. Si deseamos que llegue el amor a nuestras vidas, el triunfo, la victoria, el trabajo, seguramente llegará. Solo nosotros somos los diseñadores de nuestro destino, de acuerdo a nuestra forma de pensar. 

El homo futurus. Sexto, ¿y último?, doblarse sobre sí ese hueso con forma de mariposa que al sustentar nuestros cráneos y conformarlos, sustenta toda nuestra arquitectura. Como si este hueso mariposa, los genes que actúan para conformarlo, llevasen escrita toda nuestra historia, pasada y por venir.

La nueva teoría de la evolución del hombre dice:

En los 60 millones de años de evolución, el esfenoides ha cambiado de forma cinco veces, y en cada mutación o doblamiento del mismo aparecía una nueva especie de homínido.

La evolución es interna, el exterior, el medio ambiente influye pero en segundo plano.

1.-60 millones de años: Prosimios, Lemures de Madagascar. 40 millones de años el esfenoides se dobla hacia abajo por primera vez, Primera gran mutación en nuestra historia, este fenómeno no se ha visto jamás en otra especie. Esta es la aparición de monos. Estas mutaciones crearon cambios considerables, los ojos cambiaron la posición para mirar directamente hacia el frente.

2.- La mutación continua y por segunda vez el esfenoides se dobla. El cerebro llega a ser más complejo y la mandíbula menos saliente, aparecen los grandes monos, pueblan todo el planeta, solo cuatro especies han sobrevivido hasta nuestros tiempos: Los chimpancés, los gorilas, los orangutanes y los bonobos. Actualmente compartimos el 98% de nuestros genes con ellos.

3.- Hace 6 millones de años el esfenoides se dobla hacia abajo por tercera vez. Esta es la aparición del australopiteco, no es un mono pero tampoco es humano. Adquirieron cierta verticalidad aunque no como nosotros y podían correr y caminar erguidos. La especie australopiteco vivió durante 4 millones de años el esfenoides era similar en todos ellos, su inteligencia les permitió crear herramientas mas sofisticadas, aun así no dominaron el fuego y al parecer nunca abandonaron el continente africano.

4.- Hace 2 millones de años el esfenoides se dobla por cuarta vez, y nuestros ancestros se enderezan aun más y aparece lo que llamamos homo: hombre. La proporción de sus piernas es diferente. Estehomo erectus es un caminante un corredor, el desarrollo del cerebro parcialmente también libero a la laringe lo que hizo posible el habla. (Solo Chasquidos y primeras vocales).

5.- Hace 160 mil años el cerebro el esfenoides se dobla por quinta vez, y aparece el Homo Sapiens, el cerebro se vuelve más complejo, hay también una evolución cultural, comienza el pensamiento abstracto. La herramienta de piedra aparte de ser útil es un objeto de valor. El arte comienza a aparecer en las superficies de las rocas de la tierra, algunos expertos dicen que estos símbolos son el comienzo de la escritura.

El descubrimiento de Anne Dambricourt acerca de la curvatura del esfenoides resuelve muchos misterios que para las antiguas teorías era cada vez más difíciles de explicar.

Foto: Adán y Eva

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s