Sobre ciencias noéticas…..

1531771_415578681877909_2124694551_n.jpg

La consciencia de poseer niveles superiores nos acerca a las “verdades universales”, y este acercamiento se traduce en “inquietudes espirituales”, es decir en deseos de ser mejores personas.

La persona gobernada por la mente instintiva es mecánica, es arrastrada por deseos, instintos, que han servido para nuestra evolución, pero que no alcanzan para obtener verdades superiores, lo que en realidad es lo que venimos a buscar pero que abandonamos por quedar hipnotizados por cosas terrenales.

El quinto nivel, el intelecto, se mezcla con el cuarto, y así algunos animales parecen razonar o al revés, algunos hombres parecen salvajes. En grados superiores del quinto nivel se tiene consciencia del yo interno y se deja de ser autómata. Pero esto no significa ser mejores, pues no se puede ser bueno leyendo libros sagrados.
Lo que tendría que suceder es que el intelecto sea usado para contactarse con la mente espiritual, el sexto nivel. En realidad siempre recibimos energías del sexto nivel o mente espiritual, pero ésta es eclipsada por los densos obstáculos materiales.
Al contactarnos con este sexto nivel uno se siente mejor, siente despertar, comienzan a emanar emociones nobles, sentimientos elevados, se acrecienta el amor al prójimo, somos más fraternales, en definitiva, se acrecientan las cualidades más nobles del ser humano.

Jesús decía: “Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma, y con toda tu mente y con toda tu fuerza, y al prójimo como a ti mismo”.
El impulso para ser mejores proviene del sexto nivel, de la mente espiritual.

Nosotros tenemos intelecto y nos balanceamos constantemente entre la mente instintiva(demonio) y la mente espiritual (ángel). ….

Cada uno de los siete principios del hombre emana una radiación, una energía de la misma índole que los rayos X. Estas radiaciones son visibles para algunos psíquicos. En realidad sólo algunos pueden ver los rayos que emanan de los cinco principios inferiores, muchos menos pueden ver las emanaciones del sexto nivel y nadie hoy en día las del séptimo.
Cada nivel emana su aura particular, y posee un color característico según el estado en el que se encuentre la persona y su grado de evolución.
Una persona que puede observar el aura y que conozca el significado de los colores áuricos puede leer los pensamientos de una persona como en un libro abierto, al igual que sus emociones y sentimientos. Es posible saber las tendencias de un hombre, su grado de progreso y desarrollo, como también sus gustos y otras cualidades de su personalidad, con saber interpretar los colores áuricos.
Ahora ¿Por qué les hablo acerca del aura? Para comprender que los pensamientos son cosas. Dijimos que cada uno de los siete principios que constituyen al hombre irradian energía, emanan un aura particular. Esta irradiación se puede ver, sentir, y si existiera un aparato se la podría medir. Es tan real como el aire que respiramos, o como el vapor de agua, o cualquier otro gas que conozcamos.
Así como se proyecta la luz del sol, o los vientos solares, o el calor de una estufa, o el aroma de una flor, así se proyectan las partículas áuricas.
En astronomía se sabe que uno puede ver una estrella en el cielo a pesar de que la estrella puede ya no estar, no existir. Igualmente, una estufa apagada sigue irradiando calor.

Así también los pensamientos pueden subsistir activamente aunque hayan sido emitidos años antes por una persona, que pudo haber cambiado su carácter mental o pudo haber muerto.

Muchas casas “embrujadas” sólo poseen restos de pensamientos de personas que la habitaron y también pueden aparecer “cascarones astrales” (restos del cuerpo astral) que tienen apariencia humana, pero que no tienen vida ni inteligencia. Tanto los pensamientos de los fallecidos como los cascarones astrales desaparecerán con el tiempo. Basta con inundar el lugar con nuestros pensamientos positivos.

Los sitios y lugares están impregnados por pensamientos de personas que allí habitaron y que ya se han ido.

Nuestra mente irradia de continuo emanaciones, partículas cargadas de las cualidades de la misma, y flotan como nubes mezclándose con otras ondas mentales de la misma índole, pudiéndose trasladar a distintas regiones. Algunas permanecen en el sitio de emisión, otras son atraídas por vibraciones símiles que producen personas distantes.
Hay diferentes ondas de pensamientos. Algunos son mecánicos, sin fuerza, pero otros están cargados de Prana por lo que son muy vitales y poderosos. Este pensamiento cargado de energía puede producir sorprendentes efectos. Es una fuerza viva que puede ser dirigida por la voluntad.

Muchas personas asocian sus pensamientos con algo concreto, como una emisión de color o de luz de un color determinado, para que resulte más fácil formarse idea de ello.
Un pensador entonces puede atraer ondas de pensamiento análogas, ya que por ley de atracción se unen unas con otras, combinándose. Existen ambientes donde es palpable la atmósfera de alegría, sociabilidad y cariño, mientras que otros son fríos y repulsivos.
De igual manera hay personas que emanan positivamente y otras son “tóxicas”, basta su sola presencia para causar malestar.

Pero uno puede ingresar en una atmósfera densa y con su propia irradiación mantenerse al margen. Lo que sucede en general es que tarde o temprano somos influenciados por el ambiente, pues no le damos a nuestros pensamientos suficiente energía pránica. Por eso se deben evitar ambientes sofocantes, donde hay deseos bajos, lujuriosos, pornográficos o cargados de emociones bajas o sentimientos negativos, pues es relativamente fácil que seamos influenciados por ellos (agregar leña al fuego).
Por el contrario, si recurrimos a ambientes cargados positivamente, con personas agradables, con capacidad de amar, fraternales, recibiremos influencias positivas.
Es decir, y aquí está el quid de la cuestión, que quien cultive pensamientos de odio o maldad atraerá pensamientos de la misma calidad que inundarán su mente, y cuanto más permanezca en este estado peores serán los pensamientos siniestros. Y sucede algo terrible, no sólo se atraen pensamientos similares sino que aparecen circunstancias y condiciones apropiadas para que el pensador pueda hacer uso de sus inclinaciones. Es como que toda la naturaleza conspira contra él.
Por el contrario, quien se habitúe a tener elevados y nobles pensamientos, a su debido tiempo encontrará las condiciones congruentes con los mismos, su vida cambiará para mejor, pues recibirá ayuda no sólo de nubes de pensamientos positivos que existen en el astral, sino que además percibirá las ondas mentales de las grandes almas que existen y existieron. De repente sentimos una energía poderosa que nos empuja con fuerza, nos sentimos motivados, con valor para enfrentar la vida.
Nadie puede ser afectado por ondas de pensamiento siniestras si se mantiene en un ambiente mental de amor y confianza.
El pensamiento es tanto más fuerte cuanto más elevado. Los poderes superiores sólo puede poseerlo los hombres de gran desarrollo espiritual, el bien prevalece sobre el mal, la luz prevalece sobre la oscuridad (en una habitación iluminada, por una ventana abierta no puede ingresar la oscuridad, pero sí puede ingresar la luz a una habitación a oscuras).
Lo que hay que hacer es aclamar el auxilio de estas formas de pensamiento que existen por doquier, sólo que no creemos en el poder que tienen. Si la humanidad estaría a merced de las ondas de pensamientos egoístas, había perecido hace tiempo, pero las cosas están ordenadas de otro modo.
Cada uno de nosotros abre las puertas a ondas de pensamiento de carácter similar. Cada uno invita a quien quiere. Cuidemos la elección.
Nuestros deseos crean formas de pensamiento que se esfuerzan por satisfacer nuestros deseos, sean buenos o malos. Y como dijimos aparecen las circunstancias para satisfacer esos deseos. Por esto cuidemos de cómo pensamos, si pensamos en dañar o con envidia habrá funestras consecuencias para darnos una lección: moriremos en el patíbulo que levantamos para otros.
Existe un depósito mental con ambas polaridades, nosotros elegimos. Los deseos buscarán expresarse y exteriorizarse.
Existe un depósito de pensamientos enorme

¿Qué son las "Ciencias Noéticas"?

Ciencias Noéticas son exploraciones de la naturaleza y el potencial de la conciencia mediante múltiples formas de conocimiento, incluyendo la intuición, el sentimiento, la razón y los sentidos. Ciencias Noéticas estudian el "cosmos interno" de la mente (conciencia, alma, espíritu) y cómo se relaciona con el cosmos exterior "del mundo físico”. explora el el mundo de la espiritualidad humana …..La palabra "noético" proviene del griego nous, para el que no hay un equivalente exacto en Español. Se refiere al "conocimiento interno", una especie de conciencia intuitiva de acceso directo e inmediato al conocimiento más allá de lo que está a disposición de nuestros sentidos normales y el poder de la razón.

LAS CIENCIAS NOETICAS explora la conciencia desde tres perspectivas:

1) perspectiva en primera persona – Apoya a las personas a explorar y desarrollar su conciencia subjetiva (por ejemplo, la meditación y otras prácticas espirituales). Poniendo el énfasis en el conocimiento interno y la transformación personal.

2) perspectiva en segunda persona – Explora y apoya las relaciones de transformación y de la conciencia intersubjetiva (por ejemplo, el diálogo compasivo, la construcción de la comunidad, una sociedad de la sabiduría mundial). El énfasis en el aprendizaje de transformación y de sabiduría colectiva.

3) perspectiva en tercera persona – recopilación de datos sobre objetivos fisiológicos correlacionados de la conciencia (por ejemplo, utilizando rigurosos protocolos de investigación científica, incluidos los experimentos en la PSI, la curación mente-cuerpo, y las energías sutiles). El énfasis en la comprensión científica. Estos son los elementos complementarios de una "ciencia noética".

Estas tres perspectivas valoran y emplean múltiples formas de saber, incluyendo la intuición, la razón y los sentidos en diferentes combinaciones.

Si la Tierra no es el centro del Universo, nuestra Mente no es el centro de la Reliadad, J.P.Moltó

En filosofia el Término Noética se refiere a todo lo que tiene que ver con el pensamiento especialmente, el objetivo e inteligible, se le asocia con Aristóteles, cuya noética sería su doctrina de la inteligenica.

La Clase al revés y la Educación de mínimos

clase+invertida1.jpg
La clase invertida de verdad, no es la de The Flipped Classroom, sino cuando el estudiante es quien enseña y el maestro quien aprende.
Las afirmaciones que uno encuentra frecuentemente en las redes magisteriales (En la escuela se enseña, en el hogar se educa, No educamos, inculcamos conocimiento y así por el estilo) demuestran el fracaso rotundo del proyecto educativo de un pueblo y el olvido crónico de tirar a los padres la responsabilidad casi total de enseñar a sus hijos con aquello de las "tareas para el hogar".

Lo que se hacía antes en el hogar, las tareas, ahora se hace en el aula, y lo que se hacía en el aula, la lección magistral, ahora se hace en el hogar. De aquí que a esta modalidad de enseñanza híbrida (metodología mixta de presencial y on-line). la llamen Clase al revés o a la inversa. La novedad más importante de la Clase al revés (The Flipped Classroom), aparte del nombre sugestivo y promocional, es la liberación de los padres del rol de guía, tutor, maestro, búsqueda y compra de recursos. Ahora, el inculcar conocimiento, entiéndase, la charla, la lección magistral que nadie escuchaba, se saca del aula y se cuelga en Internet para ser visto y escuchado en cualquier otro lugar, menos en la escuela. El evento tedioso de las tareas y actividades de cada lección se llevaría a cabo en el aula, no en el hogar, liberando a los padres de una gran carga.

Ésta es la verdadera clase inversa: poner al estudiante a enseñar y al profesor a aprender. No la de "Flipped Classroom"

Todavía no entiendo el nombre dado a esta modalidad híbrida de aprendizaje. No hay cambio alguno en el diseño educativo, la secuencialidad de los eventos de la lección no varía, cobran vida el "modelo colgador" y el "paradigma emisor-receptor"; lo único que varía es el espacio en el que ocurre el evento de Presentación de la información. No se ha invertido nada, simplemente se instruye que la información de la lección debe ser escuchada, o leída o vista en casa, antes de entrar a la clase. Lo que antes era un requisito fundamental (escuchar al maestro en la clase), ahora ha pasado a ser un prerrequisito (escuchar al maestro antes de y fuera de la clase). Eso es todo. De "al revés" tiene poco o nada. Lo positivo de este movimiento es que está abriendo los ojos al maestro de que es posible sacar de la escuela el currículum bimodal tradicional: el procedimental (tareas) que ya se realizaba en el hogar, y el el conceptual (conferencia magistral), que ahora se elimina del aula con la Escuela invertida. Cuando ofrezco en mis clases el doble contenido curricular fuera del aula y mis estudiantes se cuestionan para qué vienen a clase, les respondo sin pestañear: -"para certificar el aprendizaje". – "¿Sólo para eso?". -"Así es y será, mientras las cosas no cambien radicalmente".

La honest idad intelectual nos dice que si en la Clase a derechas los padres corrían con la carga de las tareas de cada lección (contenido procedimental), y ahora, con la Clase al revés, se exige a los padres que pongan vergüenza a sus hijos para que escuchen y vean el rollo de la lección en el hogar (contenido conceptual), ¿por qué no dejamos las cosas como estaban, añadimos simplemente el rollo de la lección a las tareas para el hogar y cerramos la escuela? Se abrirían únicamente aquellas escuelas que incluyan en su currículo el aprender a ser (contenido óntico), único contenido del currículum trimodal que demanda presencialidad.
Si,
Clase a derechas = Tareas para el hogar y Conferencia magistral para la escuela
y
Clase al revés = Conferencia magistral para el hogar y Tareas para la escuela
Entonces,
Clase a derechas + Clase al revés = Clase sin escuela

Comparación

La Clase al revés y la Educación de Mínimos coinciden en dar tratamiento al contenido conceptual fuera del aula. La Clase al revés trabaja fuera del aula la "Lección magistral", conocido mejor como "el contenido", deja para la sala de clase la "aplicación", es decir, las tareas. Mientras que la Educación de mínimos traslada fuera del aula tanto el contenido (contenido conceptual) como la aplicación (contenido procedimental).

La Clase al revés

  1. Ddemanda conexión fuera de la escuela para un solo contenido, el conceptual.
  2. Deja el contenido procedimental para tratarlo en el aula.
  3. Evita lo más posible el contenido actitudinal.
  4. El aula al revésdeja la puerta abierta para lo que se conoce como integración de las TIC en el aula, a sabiendas del sinsentido de tener que asistir a la sala de clase para realizar transacciones e interacciones virtuales, algo que puede hacerse mucho mejor desde cualquier otro lugar.
  5. No trasciende el paradigma emisor-receptor y la fase de la lección magistral al Power Point, propios de la década del 80 y 90.
  6. El diseño de la Clase al revés se fundamenta en la teoría del proceso de información cuyo punto de partida es el elemento de la información. La problematización, exploración, aplicación y otras actividades se fundamentan en la información recibida.

clase+al+reves1.jpg

Resumiendo, el contenido conceptual, nominado contenido, se llevaría a cabo fuera del aula vía podcasting o vodcasting o screecasting (un 10% del tiempo trans-escolar), y el contenido procedimental, nominado aplicación (exploraciones, búsquedas, interacciones, colaboraciones, creaciones…), se desarrollaría dentro del aula (un 90% del tiempo escolar).

La Educación de mínimos

  1. La Educación de Mínimos exige conexión extraescolar para ambos contenidos, el conceptual y el procedimental
  2. La Educación de Mínimos apuesta por el estudiante como emisor, no como receptor, para los tres contenidos (Currículum trimodal).
  3. El punto de partida del diseño educativo es la problemastización que activa la curiosidad, la búsqueda, el descubrimiento y la selección de información hasta alcanzar la solución del problema. Se apela la Curación de contenidos, (el arte de seleccionar contenidos), a los PLE (ambientes personales de aprendizaje) y a compartición de dichos contenidos en web.
  4. La Educación de Mínimos, consciente de que las transacciones e interacciones del contenido conceptual y procedimental en el espacio virtual no tienen nada que envidiar a las transacciones e interacciones desarrolladas en la presencialidad del espacio físico/aulal, ha sacado del aula estos dos tipos de contenido.
  5. Dejando claro que el contenido procedimental puede llevarse a cabo fuera del aula, ante la ausencia del contenido óntico en el currículo escolar, la escuela estaría demás o, mientras sea compulsoria la asistencia al aula, podría trabajarse dicho contenido en el aula.
Modelos Contenido Estudiante
En la escuela Fuera de la escuela Emisor Receptor
Escuela inversa Procedimental Conceptual Contenido procedimental Contenido conceptual
Educación de mínimos Óntico/Actitudinal Conceptual y Procedimental Los tres contenidos (Currículum trimodal)

Educación de mínimos from Juan Quintana

Tal vez tenga sentido ofrecer el contenido procedimental en el aula en los primeros grados escolares; pero una vez desarrolladas las competencias de lectura y comprensión del texto y contexto, muy bien puede desarrollarse fuera del aula. En ese caso, ¿qué hacemos con el aula? Las respuestas pueden ir desde un 75% para satisfacer las necesidades y dificultades confrontadas fuera del aula con los contenidos, hasta cerrar el aula. (un 0% del tiempo).

Currículum trimodal, TICs y ambientes de aprendizaje

curriculo1.jpg
"El hombre elige lo que quiere ser. Es el único responsable de lo que hace" (J. P. Sartre: El existencialismo es un humanismo)

Somos lo que hacemos y podemos hacer, y no lo que sabemos y queremos hacer. Somos el producto de nuestras acciones y deliberaciones

El binomio enseñanza-aprendizaje es falaz

Se puede aprender sin enseñar

Es frecuente encontrarse en la redes sociales de educadores notificaciones como éstas: “Nuestro rol es instruir, no educar”, “Soy docente, el padre es usted; eduque a su hijo”, “Este colegio inculca conocimientos; los niños deben venir educados de casa”, enseño, pero no educo", etc. Mensajes aparentemente claros, pero que, al no deslindar los términos de formar, educar y capacitar, ponen de manifiesto un enredo padre de roles y funciones magisteriales. Incluso se llega a contrastar enseñanza y educación.

La enseñanza, en el contexto platónico de "transmitir información"o "inculcar e infundir conocimientos", es una de las formas menos eficientes de educación. "Yo no enseño" repetía insistentemente Sócrates apostando por su teoría introspectiva de aprendizaje; pero sus estudiantes salían de la Academia con un aprendizaje tipo Harvard. Si el rol fundamental del docente fuera el que aquí se manifiesta (inculcar conocimientos o enseñar), podían cerrarse a partir de hoy todas las escuelas sin menoscabo alguno, pues existen sistemas y ambientes de aprendizaje más eficientes y económicos que la escuela para instruir, informar, enseñar (lo que sea) y conocer. Se enseña en muchísimos escenarios, físicos y virtuales; pero se educa en muy pocos. LA ESCUELA NO ES EL MEJOR ESCENARIO PARA ENSEÑAR, TAL VEZ PARA EDUCAR.
Curr+Trim+TIC3.jpg

El binomio enseñanza-aprendiaje es falaz. Se puede aprender sin enseñar. Se aprende desvelando, descubriendo, horadando, interaccionando, manipulando o, a lo platónico, conversando. Formar y/o educar no es enseñar cosas, ni inculcar conocimientos o valores; es: a) hacer cosas -el discente- que, como todo en la vida. envuelven destrezas, competencias (= virtudes) y valores, y b) requetepensar (metaconocer) lo que se hace, cómo, porqué y para qué. El aula no es el mejor escenario, ni el más efectivo y económico, para trabajar el contenido conceptual y práxico del currículum escolar.
Curr+Trim+TIC1.jpg

El ambiente o espacio de aprendizaje más apropiado para el Contenido conceptual u óntico (del griego "ontos" = ente) es, mientras haya que asistir a la escuela, el aula. Para trabajar con este tipo de contenido, está demás, por muchas razones que no vienen ahora al caso, la conexión a WIFI. Además, en este ambiente se suplirían las limitaciones que tienen los ambientes virtuales de aprendizaje.

La Educación de Mínimos atiende a los dos espacios típicos de aprendizaje, el escolar, desconectado, y el trans-escolar, bien conectado.

ed+minimos.jpg educ+m%C3%ADnimos1.jpg

Los ambientes o espacio de aprendizaje más idóneos para el Contenido noético (del griego "nous" = inteligencia, conocimiento, reflexión) y el Contenido práxico son los polifacéticos ambientes de aprendizaje, tanto físicos como virtuales. La conexión a WIFI es fundamental para trabajar con estas dos modalidades de contenido en los múltiples ambientes. La educación que no sea híbrida, ya no es educación.
La "Escuela al revés" (The Flipped Classroom), tímida y preocupada porque el discente no toma notas y se aburre escuchando las charlas monótonas del maestro, propone lanzar fuera del aula algunos eventos de la lección, como el contenido conceptual, dejando para el aula sólo el contenido procedimental, es decir, la búsqueda, la exploración, la creación, la interacción y la colaboración. No creo que tenga mucho éxito el intento de presencializar la virtualidad con la figura del maestro dirigiéndose a sus estudiantes desde la distancia en vídeo o a través de un Power Point (De la Lección magistral al Power Point). Nosotros pensamos, primero, que la charla y la lección magistral pueden ser sustituidas por la "Curación de contenidos", por la búsqueda, exploración, y selección de contenidos; segundo que el contenido procedimental puede llevarse a cabalidad fuera del aula, tan bien o mejor que dentro del aula..

Si en el Programa Conectar igualdad no se garantiza la conexión a Web fuera de la escuela, en cualquier lugar y a cualquier hora, los NetBooks pasarán a ser juguetes de tercera categoría abandonados en el rincón más oscuro del desván.

Eudemonismo educativo

la-revolucion-en-la-educacion-no-sera-televisada.jpg%3fw=480&h=248
Añadir leyenda

Ninguna tecnología, por disruptiva que sea, ha cambiado el sistema educativo al éste no trastocar los espacios y los tiempos. De aquí mi insistencia en sacar las TIC del espacio físico de la escuela, y con los nuevos espacios se irían también el contenido y la metodollogía.

Hablamos y hablamos de la nueva educación, de la educación disruptiva, de la educación prohibida, de la educación mínima, de la revolución educativa, de los MOOC, de la escuela inversa, de la escuela desbordada, de la rEDUuvolution… Qué no decimos.

Cuando se acuñan multiplicidad de nombres para enmarcar un modelo educativo radicalmente distinto de los existentes, es una señal de disconformidad con la educación vigente y de que estamos próximos a una salida airosa.

La manera disruptiva de aprender
Cuando la cámara analógica es sustituida por la cámara digital, ésta última se llevó por delante el carrete, el equipo, las estructuras físicas, los laboratorios de revelado juntamente con el profesional que revelaba. El advenimiento del soporte intangible para almacenar y difundir conocimiento ha sacado del mercado la industria basada en soportes tangibles. De igual forma sucede con las innovaciones educativas a partir de la Web 2.0. Ya se puede aprender (y enseñar) en otros tiempos, en otros espacios y con otros medios, sin necesidad de escuelas y de aulas y, en circunstancias especiales, sin necesidad de maestros. Cualquier innovación educativa disruptiva rompe con todos los moldes y prácticas existentes.

Cuando la disrupción educativa no es suficiente

Hay situaciones en las que la única forma de romper con las prácticas del pasado es la “destrucción creativa”. “Si el grano de trigo no muere no dará fruto”. Si Churchill no hubiera destruido la armada de un aliado (la francesa) en las costas de África, la victoria se complicaba. Mientras la asistencia a la escuela sea compulsoria, el maestro puede pasar por alto toda la parafernalia tecnológica que deslumbra el aula, en lugar de destruir o decomisar equipo y medios, y poner en práctica el contenido del currículo perdido.

El error de los educadores innovadores ha sido esperar que sea el sistema quien corte la cinta de la ruptura e implante la nueva forma de educar. Lo que hemos visto es todo lo contrario. El sistema nunca va a soltar el atractivo y el poder de convocatoria que todavía tiene la plaza de la escuela. Al contrario, para mantener a salvo la educación tradicional, se ha remozado con las mismas armas que es atacada. Si la innovación educativa reclamaba nuevas estructuras y tecnologías para el aprendizaje, el sistema lo interpretará a su favor, y en lugar de romper bruscamente con la educación tradicional, crea o modifica escuelas más espectaculares, alambra e inunda el aula de tecnologías emergentes, fijas y móviles, y aquello que tenía la capacidad de sustituir a la escuela y a la enseñanza aúlica ha pasado a ser algo necesario para que siga la fiesta de las TIC.

Así fue como llegamos a la ridiculez de tener que asistir a un lugar cerrado, congestionado e inapropiado (el aula) para llevar a cabo transacciones e interacciones virtuales, separar un cubículo de la Biblioteca para trabajar virtualmente de forma colaborativa, o ir a la Sala de Referencias para bajar el capítulo XXV de Don Quijote.

Fundamentación del daimonismo educativo

No hay nada a qué temer. Se trata de un espíritu bueno (eu = bueno y daimon = demonio, espíritu). Diríase de un ángel, de un genio y, finalmente, del carácter (ethos) formado a través de la paideia.

Son tres los pilares de la nueva educación relacionados con el daimon:

  1. Al diablo (To hell) con la oposición virtual/real (Manifiesto EDUPUNK).
  2. Al diablo la distinción educación/enseñanza.
  3. Al diablo el binomio enseñanza/aprendizaje (Falacia enseñanza-aprendizaje)..
El daimon que todos llevamos dentro
El daimon (demonio) griego nunca ejerció las funciones maléficas del daimon cristiano. En el período del racionalismo griego se identifica el daimon con el genio que cada uno de nosotros lleva dentro, el ángel bueno, el genio protector de la casa. Según Demócrito, el alma es la residencia del genio, del destino, bien feliz o bien infeliz. Cuando dices “tengo mi daimon”, es sinónimo de “Tengo mi carácter propio y distinto del de los demás”. El carácter (ethos)es el daimon del hombre, señala Heráclito (500 a.C.). Para Sócrates, el daimon es la voz de la interioridad, aquel consejero de la conciencia que disuade o estimula, un dato tan objetivo como la libido, la inteligencia, el amor o el poder. Los autores modernos identifican el daimon griego con la conciencia moral (Zeller). L. Boff propone liberar el daimon que todos llevamos dentro y empezar a escucharlo de nuevo. Él nos sugerirá cómo cuidar (poner en orden) la casa y el medio ambiente. Hostos, que coloca la conciencia sobre la razón, nos hablará de una concienzuda educación de la razón.

Dios quiera que el daimon socrático y hostosiano impulsen con nuevos bríos los proyectos innovadores que surgen diariamente a nivel del aula sin esperar mucho del sistema, Se puede. Las estructuras físicas, medios, recursos y cursos inutilizados por la innovación disruptiva permanecerán en pie y habrá que seguir utilizándolos a cualquier precio; pero cada profesor puede hacer su propia revolución, cada docente puede elaborar su propia metodología. La clave de la educación del siglo XXI es la ausencia de modelos porque cada momento exige un modelo (rEDUvolution de María Acaso).

La oposición virtual/real: Espacios, contenidos y metodologías

La estructura (física o virtual) afecta tanto a los contenidos como a la metodología. Se ha popularizado la falta de metodología en el uso de las TIC en los escenarios virtuales por querer trasladar a los mismos las prácticas del escenario físico. La enseñanza frontal, simultánea y homogénea es incompatible con la estructura virtual.

Estructura física. La escuela

La invención disruptiva en educación ha hecho obsoleta la estructura física (Ver La escuela en peligro de extinción). Pero hay que ser realistas, las uvas todavía no están maduras para arrancarlas de la vid. La estructura física de la escuela y el aula nos acompañarán durante las próximas generaciones, hay que reinventárselas para ver qué hacemos con ellas y en ellas. La Educación de mínimos propone sacar del aula el contenido conceptual y procedimental del currículum trimodal, y utilizar el tiempo y el espacio abandonados con el contenido del currículo perdido. Así de sencillo.

Si algo puede dar sentido y razón de ser a la monumental estructura física, es el contenido del currículo perdido (aprender a ser, a vivir y a ganarse la vida). Este tipo de contenido requiere todavía interacciones y transacciones presenciales, físicas y psicosomáticas.

Entrevista a André Malraux, Ministro de Cultura del gobierno de De Gaulle (Francia), allá por la década del 60:
"Señor ministro, en el año 2000, ¿será necesaria la escuela?".
A lo que contestó:
"Sí y no: Si la escuela es el lugar que convoca a los niños y adolescentes para instruirles y darles datos sobre distintas materias, es probable que en el año 2000, se haya encontrado un sistema más eficiente y económico. Pero si la escuela es la prolongación de la familia, donde los educadores forman a los niños en los valores que les preparen para la vida y les hagan más personas, en el año 2000, la escuela será más necesaria que hoy".

Estructura virtual. La Nube

Los espacios virtuales pueden convertirse en poderosos escenarios de aprendizaje, donde los estudiantes investigan, comparten, aplican, reflexionan, comunican y divulgan.

La escuela desbordada. “La enseñanza frontal, simultánea y homogénea es incompatible con esa nueva estructura y va a exigir a los profesores el desarrollo de una metodología mucho más flexible y plural así como una atención más personalizada a los estudiantes… Por otro lado, la frontera entre lo escolar y lo no escolar ya no se define por los límites del espacio y el tiempo de la escuela, hay mucho de "no-escuela" en el horario escolar y hay mucho de escuela en el espacio y tiempo posterior al horario escolar” (Educarse en la era digital es un libro de Ángel Pérez Gómez). Luego de la experiencia de la Escuela al revés, con un empujencito más, se puede prescindir del aula para desarrollar también el contenido procedimental, no sólo el conceptual.

El error común de las instituciones educativas fue la instalación de aparatos e infraestructuras en la escuela que permitan la comunicación en red y la utilización de las TIC para desarrollar las viejas tareas de manera más rápida, económica y eficaz. Las TIC son más eficientes fuera que dentro del aula. Los contenidos conceptual y procedimental no requieren interacciones y transacciones presenciales.

La estructura virtual permite:

  • Mayor participación de los padres en el proceso de aprendizaje de sus hijos.
  • Comunicación más frecuente con los padres.
  • Flexibilidad en tiempo y espacio para el aprendizaje.
  • Aprendizajes solitarios (todo aprendizaje es tiempo de clausura), solidarios y colaborativos.
  • Atención más personalizada a estudiantes.
  • Metodologías de enseñanza plurales, motivadoras, dinámicas, flexibles y adaptadas: Co-creación, co-laboración, co-gestión, co-aprendizaje, co-enseñanza, compartición.

Por el poder que se le confiere en el Aula, el maestro, sin necesidad de pedir autorización, tiene facultad para:

  1. Prescindir de libros de texto.
  2. Estar bien conectados fuera del aula.
  3. Establecer interacciones virtuales fuera del aula.
  4. Trabajar el currículo bimodal (contenido conceptual y procedimental) según los estándares oficiales fuera del aula.

– Contenido conceptual elegido (significativo), buscado y descubierto por el aprendiz.
– Implantar el aprendizaje basado en problemas y en proyectos.
– Compensar la relación somática por la psíquico/afectiva. En la red no sólo se hieren sentimientos, sino que también se comparten.
– Sustituir el aprendizaje competitivo por el colaborativo.
– Suplantar los exámenes por proyectos.
– Transformar la evaluación en investigación (comprobar cómo avanza el proceso de aprendizaje).

Educación/enseñanza: El currículo perdido

No hay educación sin enseñanza ni enseñanza sin educación. Al enseñar se educa y al educar se enseña. Las afirmaciones con las que uno se tropieza frecuentemente en las redes magisteriales (“En la escuela se enseña, en el hogar se educa”, “No educamos, enseñamos” y así por el estilo), demuestran el fracaso rotundo del proyecto educativo de un pueblo y la división inane y antipedagógica del ser humano en cuerpo, razón y espíritu. Es un hecho que ni el cuerpo ni las emociones tienen cabida en la educación institucional.

Padres y maestros son responsables directos de la educación, entiéndase como se quiera, y de la de enseñanza, entiéndase también como se quiera, de los niños. Los padres son responsables de suplir la necesidad de la enseñanza de sus hijos cuando los maestros no la satisfacen. Los maestros son responsables de suplir la necesidad de la educación de los niños cuando los padres no satisfacen dicha necesidad.

La educación de mínimos apuesta por tratar el contenido óntico en el aula, durante el período de clases. El currículo perdido, el estudiante como contenido. Aparte de cumplir con el currículo homogéneo y frontal fuera de la escuela, el maestro, por el poder que se le confiere en el Aula, tiene facultad, sin pedir autorización, para:

  1. Mantener apagada la impresora y fotocopiadora.
  2. Utilizar la PDI como una pizarra tradicional.
  3. Desconectarse y apagar los móviles.
  4. Transformar la geografía del aula para cambiar la metodología. Arrinconar las mesas y los pupitres.
  5. Trabajar el contenido óntico, aprender a ser y a vivir con interacciones psicosomáticas (La educación tradicional niega lo somático):

– destrezas básicas para vivir y convivir
– destrezas básicas para ganarse la vida
– educación emocional
– Educación lúdica
– formación de carácter

Enseñanza/aprendizaje: El aprendizaje autónomo, solitario y colaborativo

El aprendizaje está en función del tiempo y del espacio, más que de la enseñanza.
Los agentes educativos son tan abundantes e intercambiables que, en última instancia, no hay forma de identificar quién enseña a quién.

  • La falacia enseñanza-aprendizaje se pone de manifiesto cuando el peso del conocimiento acumulado por siglos rompe la densidad de la “Nube” (henchida de saberes, la inteligencia global) e inunda la superficie terrestre de conocimientos inimaginables.
  • La interacción del aprendiz con el conocimiento pone en entre paréntesis la interacción del aprendiz con el docente.
  • Nadie educa a nadie. Uno se educa a sí mismo. Podemos ayudar en la educación del otro.
  • La enseñanza no es enemiga del aprendizaje, pero puede impedirlo si la enseñanza no se aclimata a los tiempos.
  • El apoyo puede ser más eficiente a trves de la distancia de un clic….

Falacia Enseñanza-Aprendizaje

ense%C3%B1anza-aprendizaje6.jpg
De tanto estudiar se me olvidó aprender
Lo que el profesor enseña no es lo que el estudiante aprende
La falacia del binomio enseñanza-aprendizaje se pone de manifiesto cuando el peso del conocimiento acumulado por siglos en las mentes preclaras y en soportes tangibles egoístas rompe la densidad de la “Nube”, henchida de saberes, la inteligencia global, e inunda la superficie terrestre de conocimientos inimaginables. Resulta baladí transmitir conocimiento, DAR algo (dar clase, impartir conocimiento = enseñanza), para RECIBIR algo (recibir contenidos curriculares, adquirir algo = aprendizaje).

A. CONCEPTO DE ENSEÑANZA

La definición de enseñanza está en función de las teorías de aprendizaje, teorías instruccionales, modelos de enseñanza y de lo que se espera que el enseñante haga en el aula. Cuando se da la realidad fáctica de que la enseñanza y la escuela tradicional pasan a ser innecesarias (y como la escuela, el aula y el currículo tienen que seguir funcionando como dé lugar), habrá que inventárselas para asignar nuevas funciones, además de la función secular de transmisor, para justificar la presencia del docente, como las de guardián, portero, mentor, guía, facilitador, entrenador, filtrador, intermediario, modelador, compañero(a), próximo, amigo, etc. Estas nuevas funciones afectarán definitivamente al concepto de enseñanza.

Concepto de enseñanza de Fenstermacher
Implica ayudar a otros a ser, a humanizarse, a hacerse más humano… La enseñanza es una actividad, un hacer, una práctica. Este concepto genérico que propone Fenstermacher indica que la enseñanza es una actividad en la que debe haber al menos dos personas, una de las cuales posee un conocimiento o una habilidad que la otra no posee; la primera intenta ofrecer esos conocimientos o habilidades a la segunda, estableciéndose entre ambas una cierta relación con el propósito de que la segunda los adquiera. El aprendizaje puede realizarlo uno mismo; se produce dentro de cada uno. La enseñanza, por el contrario, se produce, por lo general, estando presente por lo menos una persona más; no es algo que ocurra dentro de la cabeza de un solo individuo. (…) El aprendizaje implica la adquisición de algo; la enseñanza implica dar algo. (…) Hay, aquí, dos clases radicalmente diferentes de fenómenos [Gary
Fenstermacher (1989).
Tres aspectos de la filosofía de la
investigación sobre la enseñanza en La investigación de la enseñanza.
Barcelona:
Paidós].

El famoso concepto de enseñanza propuesto por Fenstermacher funciona en los modelos cognitivista y constructivista, pero no no es funcional para modelos contemporáneos, como el conectivista. Dado que no es posible definir de forma inequívoca y de una vez por todas qué es enseñanza, la tendencia ha sido proponer definiciones provisorias, ciñéndose a los tiempos y espacios en los que la enseñanza tiene que habérselas. “La visión del proceso (enseñanza-aprendizaje) que hoy nos parece satisfactoria en nuestra sociedad puede no ser la definición aceptada en otro tiempo o en otra cultura” [Jackson (2002): Práctica de la enseñanza. Buenos Aires:
Amorrotu editores]. Jackson recomienda abordar la enseñanza desde el Enfoque evolutivo, en lugar desde los enfoques típicos de genérico, epistémico y consensual/funcional. El enfoque evolutivo le permite no comprometerse con la veracidad o la falsedad de ninguna definición concreta de enseñanza, y ubica la enseñanza dentro de “una red de relaciones”.

B. RELACIÓN ENSEÑANZA-APRENDIZAJE

El binomio mágico enseñanza-aprendizaje sale a flor de labio, de forma espontánea, en todos los coversatorios magisterales. "El aprendizaje y la enseñanza son tan inseparables como las dos caras de una misma moneda: ninguna puede existir sin la otra", dice la clase magisterial. A partir del acceso masivo y democrático al conocimiento, primero en soportes tangibles y luego en soportes intangibles, la relación causa-efecto entre enseñanza y el aprendizaje deja de tener adeptos, a tal punto que ya nadie defiende dicha relación. Después de la brillante exposición de Fenstermacher sobre la relación de dependencia ontológica entre enseñanza-aprendizaje, se daba por terminada la discusión.

1. Enseñanza-aprendizaje. Relación de dependencia ontológica

Ante el hecho constatado de aprendizajes que no son producto de la enseñanza, y enseñanza que no produce aprendizaje alguno, Fenstermacher propone una relación ontológica entre enseñanza y aprendizaje.

La relación de “dependencia ontológica” que postula Fenstermacher es una relación de inclusión y de subordinación (el aprendizaje está subordinado a la enseñanza del maestro) y al mismo tiempo acomodaticia (todo aprendizaje es producto de la enseñanza, pero no toda enseñanza produce aprendizaje). Fenstermacher contrasta la relación de dependencia ontológica con la idea de relación causal mediante una comparación entre correr y ganar, buscar y encontrar. Una persona puede estar corriendo una carrera y no ganarla, pero nadie puede decir que no corrió. Hay una dependencia ontológica entre correr una carrera y ganarla porque la persona que lo realiza desea ganar, pero no es causal (si corro la carrera voy a ganar). Es decir existe una relación, pero no es de causa-efecto, sino de dependencia ontológica. La relación de “dependencia ontológica”, al una cosa (enseñanza) no ser causa eficiente de la otra (aprendizaje), provee una salida triunfante para cuando el aprendizaje académico no sea producto de la enseñanza del maestro(a). Paulo Freire pertenece a esta vertiente: “Enseñar no existe sin el aprender, y con esto quiero decir más de lo que diría si dijese que el acto de enseñar exige la existencia de quien enseña y de quien aprende” [Cartas a
quien pretende enseñar
Siglo XXI Editores].

Este tipo de relación ontológica crea más problemas de los que resuelve. Pues aquello que hace que el corredor gane, el buscador encuentre, y el sujeto aprenda, no es la carrera, ni la búsqueda, ni la enseñanza; sino del que corre, busca y aprende. Lo que hace que el aprendizaje sea aprendizaje es la representación interna del objeto/interiorización por parte del sujeto (estudiante o maestro, en igualdad de condiciones). ¿Qué sucede cuando el que enseña contenido académico no es el maestro titular, sino La Nube o el mismo aprendiz que, como buen prosumidor, aprende emitiendo, informando (esto es enseñando), creando y curando contenidos, difundiendo, co-creando, co-laborando, co-gestionando conocimiento, co-participando? A veces, pensando en el docente que defiende la relación de dependencia enseñanza-aprendizaje tradicional, me pregunto ¿dónde y cómo el docente aprendió lo que ahora enseña? Seguro que no fue en un entorno aúlico, ni a través de un modelo de enseñanza emisor-receptor, como tal vez lo impone ahora.

2. Enseñanza-aprendizaje. Relación de proximidad

De la misma forma que las teorías de aprendizaje tradicionales que se fundamentan en el proceso y construcción del conocimiento no ofrecen una respuesta adecuada al conocimiento que se crea fuera de las personas, como es el caso del conocimiento almacenado y manipulado por la tecnología, tampoco la relación enseñanza-aprendizaje (como causa-efecto o como dependencia ontológica) satisface el aprendizaje curricular que se adquiere sin que medie la enseñanza del maestro.

Como en la relación causal y ontológica entre enseñanza-aprendizaje no puede darse un término sin el otro, por ser inclusivas, se propone una relación analógica que permita la existencia de un término sin la presencia del otro. Este tipo de relación analógica sería el de proximidad. Se entiende por relación de proximidad cuando un elemento suele estar próximo del otro, abierto al otro en el espacio o en el tiempo, sin depender del otro. Por ejemplo: enero–nieve, educación-tecnología, enseñanza-aprendizaje. De la misma forma que la falta de nieve no desmerece a enero ni la ausencia de nueva tecnología desluce la educación, tampoco la falta de enseñanza deprecia el aprendizaje.

La enseñanza, causa eficiente del maestro, puede estar presente o no en el aprendizaje, causa eficiente del estudiante. De estar presente, iría a la par o junto (próximo) al aprendizaje del discente. Este tipo de relación de proximidad y de no-dependencia entre enseñanza-aprendizaje mina el paradigma jerárquico emisor-receptor (dar algo para recibir algo), retumba en las mazmorras donde se encuentra clausurado el conocimiento de nuestras escuelas y universidades, empuja al docente a formar parte de una red de relaciones (de la que vislumbraba Jackson), obliga al docente a una apertura dialógica y ser un nodo entre nodos y no una isla.

La relación de proximidad da pie para instaurar un modelo concurrente de enseñanza que llene el vacío que dejan los dos modelos anteriores predominantes, el transmisivo y el co-constructivo. En el modelo transmisivo, el docente, bien como transmisor de conocimiento o como colgador de materiales, al estar el conocimiento en medio de nosotros, se ha vuelto superfluo. En el modelo co-constructivo, el docente acostumbra desconfiar de la capacidad del estudiante para llevar a cabo sus representaciones, a pesar de que sus defensores insistan en que las colaboraciones y apoyos sean provisionales y desaparezcan progresivamente, permitiendo que el alumno asuma el control de su actividad (Bruner).El modelo concurrente o convergente,a partir de las nuevas formas de comunicar e interaccionar entre pares, pone sobre aviso al papel activo del docente-guía y docente-facilitador, no sea que el docente se quede también con el guía del auto-(aprendizaje). “Las actividades como enviarse un whatsapp o actualizar el Facebook requieren los mismos recursos mentales que los que necesita la escuela. El multitasking tiene un coste cognitivo muy elevado” (David Meyer, profesor de psicología de la Universidad de Michigan).

El modelo concurrente o convergente piensa que como el docente y discente tienen acceso por distintas vías a fuentes similares de conocimiento (se da el caso en el que las fuentes del discente a veces son mejores que las del docente, por más que nos parapetemos en que no saben buscar), lo más apropiado sería “enseñarle a éste a mirar hacia el lugar adecuado” (Platón), en lugar de indicarle por donde ir o suministrarle el link (se llegaría al mismo sitio). Al final de la jornada, se colocarían sobre la mesa de piedra las “distintas piezas cazadas” en igualdad de condiciones. Ni enseño yo y aprendes tú: enseñamos y aprendemos. Ni mando yo y haces tú: nos mandamos y hacemos. Ni docente ni discente: comunidad. En este modelo se insta al profesor, no a “ayudar para luego desaparecer”, sino a ser nodo, a enredarse paralelamente en la misma actividad del discente; no para competir, sino para modelar entre nodos.

“Que los maestros no llenen de contenidos a sus estudiantes, sino que escuchen lo que ellos ya saben, y que propongan métodos interesantes para discutir el conocimiento que ellos traen de sus casas, de Internet, de los documentales televisivos. ¡Que se acaben los deberes! Que la escuela sepa que no tiene el derecho de ocupar toda la vida de los niños. Que se les dé el tiempo para jugar. Y mucho" (Francesco Tonucci).

3. Enseñanza-aprendizaje. Relación dialéctica

Mientras la relación de proximidad entre enseñanza-aprendizaje tiene lugar entre distintos sujetos (docente y discente), la relación dialéctica se da únicamente en un solo sujeto (docente o discente).

Si las máquinas inteligentes aprenden y enseñan por sí solas (Input Process Output), qué no será capaz de hacer un niño por sí solo, cien veces más inteligente. Si nuestros estudiantes no saben, no es por falta de enseñanza del maestro, sino porque no enseñan. A partir de los sistemas de información y de comunicación y de la teoría aristotélica del conocimiento, único modelo aceptado por la computación y la robótica (IPO = Input-Proceso-Output), nos damos cuenta que el aprendizaje se fragua al pensar sobre los procesos (P), que la enseñanza depende directamente del aprendizaje, y el aprendizaje ulterior de la enseñanza precedente.
Ense%C3%B1anza-Aprendizaje1.jpg

La enseñanza, entendida como discurso, dicción, “dar algo”, es producto (O) del pensamiento y de lo aprendido (P) vía la experienciación (I). El aprendizaje es resultado del “hacer cosas”, de la interacción y del actuar con el mundo y con su propio pensamiento. No hay aprendizaje que valga, significativo, ni saber útil, hasta que la idea (eidos) se “encarne” en la palabra (logos=discurso, enseñanza). El decir es producto del pensar. Sin logos, el aprendizaje se estanca, se contamina y se pudre. El aprendizaje invisible, no explícito, el aprendizaje típico de los hogares, de las aulas, y de las redes sociales, puede terminar siendo un aprendizaje injusto y egoista. De 6.900 personas que vieron un post, sólo una hizo explícito su pensar; de la familia completa que está ensimismada con su comunidad virtual mientras comen, tal vez un solo miembro textea (exterioriza) su interioridad. El resto curioso anda al acecho del saber rumiado por otros.

El proceso aprendizaje-enseñanza intrasubjetivo es dialéctico (la enseñanza impulsa nuevos aprendizajes) e intransferible. Esta relación de aprendizaje-enseñanza en un mismo sujeto es secuencial y, por no depender de elementos externos al sujeto, también causal (aprendizaje y enseñanza son causa eficiente del discente). Desde la edad temprana, antes de un año, sin pisar ni sin saber que hay escuelas con maestros, el niño ya hace la mayoría de las siguientes asignaciones.
ense%C3%B1anza-aprendizaje7.jpg

Maestro y estudiante enseñan y aprenden. Enseñanza y aprendizaje son propiedades del discente y del docente. Maestro y estudiante aprenden al enseñar y enseñan al aprender. Todos somos maestros y alumnos. Pregúntate: ¿Qué vine a aprender aquí y qué vine a enseñar? (Louise Hay).

Hay un culto excesivo al supuesto aprendizaje aúlico. Como si las destrezas básicas que sabe el niño fueran sólo producto de la interacción que ocurre en el marco del aula.

C. APRENDIZAJE SIN ENSEÑANZA

El aprendizaje ocurre cuando alguien quiere aprender, no cuando alguien quiere enseñar
Se aprende más enseñando que escuchando
Lo que nosostros enseñamos no es lo que los estudiantes aprenden

La estrategia y/o el modelo de la no-enseñanza siempre ha estado presente en la historia de la educación. Se inicia con Sócrates y actualmente está representado por los modelos de Sudbury y el de Sugata Mitra. Sócrates utiliza la “no-enseñanza” como estrategia para
Ense%C3%B1anza-Aprendizaje3.jpg
aprender, ateniéndose a las consecuencias al enfrentarse a una cultura sofista, discursiva y conferencista. Cuando estos autores afirman que se aprende sin enseñanza, se están refiriendo a la enseñanza tradicional, al dar algo para recibir algo del maestro, el “pan de la enseñanza”. Los seres humanos somos expertos en aprender. Y no me refiero a un hacer físico o manual sino a un hacer intelectual. Vimos cómo aprender exige hacer, interaccionar con el medio. En palabras de Einstein “El aprendizaje es experiencia, todo lo demás es información”. Y de John Dewey: Dad al alumno algo que HACER y no algo que aprender, ya que el hacer tiene tal potencia que exige pensar y reflexionar. “Los alumnos no aprenden de los profesores ni tampoco de la tecnología, sino que aprenden de pensar sobre lo que están haciendo, de lo que hicieron, de los procesos. El pensamiento es el que favorece el aprendizaje” (Jennifer Groff). Hay quien todavía va mucho más allá y afirma que, gracias a las tecnologías, los niños son capaces incluso de aprender solos, si tenemos la suficiente curiosidad, somos capaces de aprender por nosotros mismos (Sugata Mitra).

Si hay enseñanza sin aprendizaje, también tiene que haber aprendizaje sin enseñanza

¿Existe realmente, no conceptualmente, “aprendizaje académico” sin enseñanza magisterial? Claro que existe, como existe enseñanza magisterial sin aprendizaje académico. De lo contrario, quedaría sin explicar el autoaprendizaje y el aprendizaje académicos que ocurren fuera del aula, como en el hogar, en las redes sociales y otros espacios, a merced de otros agentes educativos no-magisteriales.

¿Quién enseña a quién?

Seymour Sarason, en La enseñanza como arte de representación, compara al docente con los Artistas de la representación y a los discentes con el Auditorio. Lo que pasó por alto Sarason fue que la enseñanza, como representación o exteriorización de la idea, es una propiedad intrínseca también del discente pletórico de saber. Aristóteles, en uno de esos momentos platónicos inevitables, llegó a decir que enseñar no es una función vital, porque no tiene el fin en sí misma; la función vital es aprender, no importa cómo, con o sin enseñanza magisterial. ¿Qué tal si cambiamos el escenario del teatro/auditorio por una sala de parto, donde el que puja sea al discente y el que contempla el parto (el auditorio) sea el docente? En este entorno nativista/creacionista, tan espectacular como el anterior, ¿quién es el que aprende y el que enseña? Todavía la estructura y organización de nuestras aulas son una micro-reproducción de los teatros romanos, las basílicas y escuelas monacales.

Dada esta intervención e interacción entre los agentes educativos múltiples, no hay forma de constatar que el aprendizaje escolarizado del discente sea producto de la enseñanza del docente escolar o maestro. Son más los contenidos académicos que se aprenden fuera que dentro de la escuela. Lo fascinante del sistema educativo es el hecho fáctico de que el maestro, en nombre de la Institución educativa, es quien legitima aprendizajes selectivos a cambio de su asistencia cotidiana a la clase. En la próxima entrada abordaremos los distintos agentes educativos que se adjudican el derecho-deber a la enseñanza.

Un pensamiento en “Sobre ciencias noéticas…..

  1. Interesante artículo. lamentablemente no todo es blanco y negro, ya que la verdad es que la escuela es tomada como guardería por padres que necesitan trabajar y que se sienten molestos al tener que apoyar a sus hijos ya que les quitan su tiempo de descanso,
    Esta sociedad le entrega a la escuela la responsabilidad de formar ciudadanos y le quita la responsabilidad a los padres de ser padres.
    También no es menos cierto que esta sociedad requiere de conceptos universales que se aprenden en el colegio y por supuesto que la interacción del estudiante, NO ALUMNO( SIN LUZ)es importante pero tampoco la escuela puede hacer eso ya que necesita del permiso de esos padres que requieren la seguridad de niños enclaustrados en las escuelas.
    Creo sin embargo que debiesen hacer un artículo de como viven los padres la educación de sus hijos, creo que se encontrarían con muchas sorpresas, que por lo que pude apreciar no se han dado cuenta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s