El Regreso de Inanna

EL TEMPLO DE ISIS

Una antigua inscripción jeroglífica denominada «La Estela del Inventario» narra cómo la Gran Pirámide estaba ya edificada en tiempo de Keops y era llamada «Templo de Isis». Los grandes dignatarios extranjeros visitaban el «monumento de los antepasados». La idea generalizada de que la Gran Pirámide es la tumba de Keops puede ser cierta, ya que la misma estela cuenta que el faraón se hizo enterrar junto a ella o dentro de ella. Además, existen pruebas que avalan la teoría de que el monumento fue habilitado por Keops con fines propios. A este respecto, hay que tener en cuenta algunas consideraciones. En primer lugar, se aprecian en la pirámide las manos de dos maestros de obras: uno de ellos, el arquitecto original, que trabajaba a la milésima de milímetro; el otro, menos minucioso, ha dejado su impronta en lo que bien pudiéramos considerar los trabajos de Keops dentro de la pirámide. Entre sus obras se encuentran las 28 entalladuras que recorren la Gran Galería, realizadas de un modo imperfecto, con prisas, apartándose de la meticulosidad con que está construido el monumento. Este número de entalladuras ha despertado la atención de los egiptólogos, ya que Keops era, precisamente, el vigesimoctavo rey después de Menes, según la correlación de dinastías de Manetón. Se desprende de ello que la Gran Galería sería un homenaje a los antepasados del faraón.

Este argumento está avalado por dos antiguos autores árabes. Abu Ya’kub escribió que «allí se encuentran pinturas y estatuas yacentes o de pie y otras muchas cosas, de las que no se conoce el significado». Ibrahim Uasif Sha relató que en la pirámide oriental se habían guardado las estatuas de los abuelos de Keops. Las huellas de martillos a todo lo largo de la Gran Galería y situadas sobre el tercer saledizo pueden cubrir alguna antigua inscripción o los nombres de reyes pasados.

Quizás fuese éste el motivo por el que el faraón Keops fue odiado por su pueblo -según narraron a Herodoto- por haber utilizado este antiguo «Templo de lsis» como lugar donde construir su tumba. En dinastías posteriores, posiblemente durante la VI, la Gran Pirámide fue saqueada por un pueblo dirigido por los sacerdotes, que destruyeron todo lo que Keops hizo en el interior del monumento, intentando incluso que su nombre desapareciera de los anales del imperio. Por eso el faraón resulta para la arqueología un perfecto desconocido, del que sólo ha subsistido una pequeña estatua de nueve centímetros de alto que se conserva en el Museo de El Cairo. La Gran Pirámide quedó destripada y desierta durante más de 2.000 años, hasta el advenimiento de Ramsés II. Una inscripción grabada en la roca, frente a la cara norte de la pirámide de Kefrén, nos dice que el Superintendente de los Trabajos, Mai, «Grande del Templo de Maat», y el Intendente de los Trabajos del Templo de Amón en Tebas, Seanj-Pa, trabajaron en la reparación de las dos grandes pirámides de Giza. Bajo la inscripción se encuentra el mismo signo misterioso que se puede observar en el techo de la Cámara del Caos. Es decir, que en tiempos de Ramsés II se emprendieron trabajos en la Gran Pirámide con objeto de poner a punto su interior y de seguir celebrando allí las iniciaciones isíacas.

Ramsés II reestableció un colegio de sacerdotes destinado a las tres pirámides, haciendo que recobraran su papel de templo solar. Así parece indicarlo la inscripción descubierta por Reisner en la mastaba de Pen Meruu, en Giza, que utiliza el determinativo de los templos solares para referirse a la Gran Pirámide. Los autores árabes relatan las peregrinaciones que llegaban hasta la meseta de Giza desde todos los países de la Tierra, en especial desde la Arabia Yemení, ya que los sabeos eran adoradores del Sol. Los sacerdotes de Ramsés II limpiaron todas las estancias destruidas en anteriores expoliaciones. La Gran Pirámide debió conservarse intacta hasta los siglos XII o XIII. Por aquel tiempo se sucedieron en Egipto enormes terremotos que asolaron el país. Los árabes construyeron su nueva capital, Al Kaherah, que significa «La Victoriosa». Durante muchos años, se fue retirando el revestimiento que cubría la pirámide. La noticia de la ausencia de tesoros se extendió entre los expoliadores y la Gran Pirámide quedó abandonada. Las expoliaciones del revestimiento de los siglos XII y XIII y la arena del desierto acumularon grandes montañas de escombros de más de treinta metros. Fue en el Renacimiento cuando se avivó el interés por la ciencia y las cámaras y pasadizos fueron limpiados. La Gran Pirámide empezó a mostrar sus misterios.

¿QUIÉN LEVANTÓ LA GRAN PIRÁMIDE?

Los viajeros de la época clásica ya manifestaron su sorpresa ante la ausencia total de dispositivos tecnológicos relacionados con la construcción de las pirámides. La arqueología, desconocedora a veces de la física, la geometría o las matemáticas, ha intentado, con poco acierto, explicar los cómos y los porqués de tan ciclópea construcción. Y desde que en el siglo XIX se descubrieran las relaciones de la Gran Pirámide con los números Pi y Fi se inició una frenética carrera hacia la interpretación de sus medidas, dando como resultado las más insólitas explicaciones. En pulgadas, en yardas, en metros, en litros o en varas, las mediciones conducían a la explicación del presente, del pasado y del futuro, no faltando quien achacaba a errores de construcción los datos que fallaban en su teoría. Otros, incluso, no dudaron en limar alguna arista para que sus elucubraciones resultasen refrendadas con mayor precisión.

Entre la fantasía y la realidad, muchos autores crearon escuela. Fueron tratados como auténticos iluminados, pues pretendieron haber accedido a los secretos herméticos y hasta divinos que encerraría esta «biblia de piedra». Otros les tacharon, simplemente, de majaderos. Y todo este asunto es de lamentar, especialmente porque pueden hacer dudar, o provocar el descrédito, sobre teorías infinitamente más serias acerca de uno de los mayores misterios del pasado.

El pensamiento científico adquiere formas ajenas a la lógica e, inclusive, contrarias al sentido común. La ausencia total de referencias a la ciencia y la tecnología en las excavaciones, inscripciones y textos egipcios ha sido interpretada como prueba de que aquel pueblo no poseyó ningún género de tecnología y vivió en una ignorancia científica total. Y es una conclusión obligada si se tiene en cuenta que la primera rueda encontrada pertenece a la XII dinastía, la primera plomada a la XVIII, los primeros textos astronómicos aparecen en sarcófagos de la XI dinastía, el Papiro Rhind, de la dinastía XIII, tiene un nivel científico correspondiente a la escuela elemental y los primeros cuchillos de hierro corresponden a la XXVI dinastía.

En términos concretos, la documentación arqueológica nos muestra una civilización que avanzaba dificultosamente por el camino de la ciencia y que al cabo de 3.000 años de evolución todavía necesitaba importar de Grecia los pocos conocimientos que llegó a poseer Si admitimos que la Gran Pirámide no pudo ser construida por los egipcios de la IV dinastía, nos tenemos que plantear entonces otro tipo de hipótesis que puedan explicar la tecnología empleada y el uso que se le dio a la misma.

UN RECINTO HERMÉTICAMENTE CERRADO

 enkicECUADORanunakiantlant

Están contabilizadas más de cien pirámides a lo larga del Nilo, situadas siempre en su ribera occidental, pero una destaca por tamaño, proporciones, conservación y perfección. Es la Gran Pirámide, la única gran maravilla del mundo antiguo que se conserva.

Con las 114 pirámides censadas en Egipto se pueden hacer dos grupos: las cinco de la IV Dinastía (tres en Giza y dos en Dashur) y todas las demás. Estas 109 pirámides restantes no ofrecen problemas tecnológicos y no cabe duda de que fueron erigidas por la cultura faraónica, ansiosa de emular a las otras cinco, las que se encontraron los primeros egipcios que llegaron a las riberas del Nilo.

Las cinco pirámides atribuidas a Snefru, Keops, Kefrén y Micerinos no sólo hay que separarlas del conjunto a causa de su envergadura y perfección, sino también porque no contienen en su interior la más leve pista de cuándo fueron edificadas, ni por quién, ni con qué motivos. Por el contrario, todas las demás pirámides e incluso las tumbas de la IV Dinastía están repletas de jeroglíficos, esculturas y relieves que hacen fácil su datación. Y si ello es así, también su utilidad puede ser diferente. Se han barajado teorías para todos los gustos, según la particular visión de cada investigador. Como posibles funciones de las pirámides estarían el de servir como antenas emisoras-receptoras, como hitos geodésicos, como almanaque de tiempos pasados y futuros, como templo de iniciación, como archivo de conocimientos de civilizaciones desaparecidas o como observatorio astronómico. Tal vez no sean nada de ello, o quizás sean todo eso a la vez. Pero hay más, porque si convenimos en que la Gran Pirámide no fue edificada por los egipcios, tendríamos que considerar a los constructores como poseedores de una tecnología desconocida incluso en nuestra moderna era espacial.

Uno de los problemas que plantea la Gran Pirámide es el hecho de que vulnera el principio de economía en cuanto al trabajo empleado. Esto se comprende fácilmente observando nuestro alrededor. Nuestra actual industria es capaz de realizar losas anguladas perfectas y nuestros albañiles están capacitados para unirlas en íntimo contacto, pero el principio de economía señala que tal alarde sería una completa tontería, ya que multiplicaría por diez las horas trabajadas, con el consiguiente aumento de tiempo y dinero invertidos. Por tanto, el resultado es el que podemos ver, por ejemplo, en todos nuestros modernos cuartos de baño: después de alicatada la pared se aprecia que entre azulejo y azulejo hay a veces una separación de hasta, varios milímetros, que luego se tapa con una lechada de cemento que simula una junta perfecta. Es decir, poseemos una técnica que nos permite rozar la perfección, pero no interesa emplearla. Distinto es que se revista con cerámica una nave espacial; entonces sí es necesario el íntimo contacto de las piezas para evitar el calor producido por el rozamiento cuando la nave choca contra la atmósfera. En la Gran Pirámide trabajaron sin que importara el principio de economía. y, además, sin motivo aparente, ya que para una tumba no hacía falta tal derroche de técnica. La única respuesta coherente es que si en las juntas de los bloques de revestimiento de los corredores y de las cámaras no cabe ni el filo de una cuchilla de afeitar, es porque el constructor necesitaba que el conjunto fuera hermético.

TECNOLOGÍA DE ALTA PRECISIÓN

Los pocos bloques de revestimiento que aún se encuentran en la cara norte delatan su estampa inicial. Hoy sólo quedan en su lugar tres o cuatro. En su origen tuvo 27.000, perfectamente encajados y pulidos. Como realización tecnológica de alta precisión no existe nada en el mundo entero que iguale este revestimiento calcáreo. La tarea parece imposible. No existen sobre el pavimento huellas de arrastre, ni tampoco puntos de engarce para grúas o cuerdas. Además, para mayor asombro, colocaron en las juntas yeso de rápido fraguado, que obligaba a colocar el bloque al primer intento, sin posibilidad de efectuar posteriores movimientos.

En la actualidad, para las mejores «escuadras normalizadas» por la industria moderna, norma DIN875, se admiten errores de más o menos 0,03 mm por metro, cantidad algo superior a los errores de angulación y paralelismo de la obra egipcia. Como los mejores instrumentos no ópticos miden con errores de más de 300″, se demuestra que los egipcios debieron poseer instrumentos ópticos y, además, de alta precisión, ya que el anteojo de autocolimación corriente, por ejemplo, da errores del orden de los 5″.

La construcción de cada uno de los bloques de revestimiento, de 20 metros cuadrados de superficie, es una tarea equivalente al pulido del espejo del telescopio de Monte Palomar. Para comprender la magnitud de la obra egipcia bastará observar que SE fabricaron 27 000 de estos bloques. Lograron, hace miles de años, producir en masa lo que la industria moderna sólo produce a escala artesanal.

La agrimensura moderna, conducida por teodolitos, cronómetros y tablas astronómicas, admite para el cierre de polígonos un error del 0,3 %, que corresponde a un error de 10′ traducido en error angular Ningún procedimiento propuesto ha logrado explicar cómo consiguieron los egipcios tal exactitud. La pirámide de Kefrén tiene el mismo error de orientación que la Gran Pirámide, es decir, 5′ 31″. Y cabe preguntarse por qué orientaron a ambas con la misma desviación, cosa no imputable a la casualidad, Los antiguos egipcios tuvieron el equipamiento necesario para edificar una base de 53.000 metros cuadrados con una orientación de 0° 0′ 0″.

Es evidente, entonces, la completa disociación entre una ciencia avanzada y lo que aparece en sus pinturas y escritos. La diferencia entre el análisis arqueológico y el análisis tecnológico llega al extremo de mostrarnos dos mundos heterogéneos que marchar en sentido inverso: uno que aprende con lentitud otro que olvida rápidamente. Lo que supuestamente surge en los inicios de la civilización egipcia pudiera no ser el producto de una generación espontánea sino el final de una trayectoria de tradición. Y como esto no es posible, pues la tecnología de las tribus nilóticas sólo llegaba a producir puntas de flechas de sílex, hay que pensar en otra civilización más desarrollada incluso que la nuestra, de origen atlante o, quizás, extraterrestre.

LA CÁMARA DEL REY: ¿LABORATORIO GEOTÉRMICO?

No cabe duda de que la meseta de Giza está edificada y dispuesta de tal modo que sigue a la perfección un plan preciso. Pese a que algunos arqueólogos piensen que cada faraón situó su pirámide al libre albedrío, las relaciones geométricas entre todos los monumentos de Giza corresponden a un intrincado proyecto que aún está por descubrir. Pero si las nueve pirámides de Giza fueron construidas por el mismo arquitecto, debemos pensar que a la Gran Pirámide la dotó de una particular técnica que dejó absolutamente aislado su interior del exterior. Porque, según todos los indicios, tan colosal monumento sirvió como factoría de una energía muy especial.

El tanque de granito es más grande que los corredores que llegan hasta la Cámara del Rey. Los violadores de tumbas pudieron llevarse todo el ajuar que encontraron (momia incluida, oro y riquezas en abundancia), pero el supuesto sarcófago no. El ingeniero que diseñó la pirámide le concedió una importancia inusual, por ser el centro donde se acumulaba la energía suministrada por la máquina piramidal.

El doctor argentino José Alvarez López mantiene la tesis de que en la Gran Pirámide se realizaban experimentos nucleares. Según este profesor, no existe en el entramado de cámaras y pasajes del monumento ningún elemento que sobre o que falte para la consecución de tales propósitos. La Gran Pirámide, como todas las centrales nucleares, funcionaría como una máquina de vapor. En primer lugar, el átomo de uranio se transforma en plutonio y produce energía térmica (calor) que calienta agua a alta presión. Normalmente, se utiliza agua pesada que calienta la caldera de una máquina de vapor. Las cámaras inferiores de la Gran Pirámide serían la caldera, mientras que la Cámara del Rey contendría el equivalente al reactor atómico.

¿Apuntan los conductos hacia lejanas extrellas?, o ¿su función era otra que nos es desconocida?

Se ha hablado mucho, demasiado, de la utilidad de los llamados «canales de ventilación» de las cámaras del Rey y de la Reina. Los investigadores Bauval y Gilbert, tras enrevesados cálculos donde no falta la manipulación de los datos angulares obtenidos por el robot del ingeniero alemán Rudolf Gantenbrink en el interior de los canales, aventuraron su hipótesis de que los cuatro canales apuntaban con «toda exactitud» a cuatro estrellas situadas en los hemisferios norte y sur, elaborando así la llamada teoría de Orión. El problema es que el canal sur de la Cámara del Rey, el que apunta precisamente a la constelación de Orión, recorre toda la pirámide con un ángulo de 45°, es decir, con la diagonal resultante de avanzar un metro hacia el sur mientras que se sube un metro hacia arriba. El canal norte tiene un ángulo de algo más de 39° como resultado de llegar desde la propia Cámara del Rey hasta, exactamente, la misma hilada de bloques donde desemboca el canal sur igual ocurre con los canales que parten de la Cámara de la Reina, que iban a dar a la misma hilada antes de taponarse desde el exterior. Extraño procedimiento de apuntar a unas estrellas con unos canales que están acodados incluso hasta dos veces. Según el profesor Alvarez López, la Cámara del Rey, esta supuesta cámara de energía nuclear, debía disponer para su perfecto funcionamiento de dos canales o toberas que la comunicaran con el exterior. Uno para la salida del vapor y otro para la adición del refrigerante. Los sistemas de seguridad implantados en el proyecto justifican el enigma de por qué los canales de ventilación de la Cámara de la Reina estaban cerrados. La respuesta la encontramos en los motores de explosión de nuestros automóviles. En caso de un exceso de presión o de temperatura, en lugar de estallar o rajarse el bloque del motor, los tapones de seguridad saltan para evacuar la presión, evitando el peligro de explosión. En caso de que en la pirámide se produjera un exceso de presión, los tapones de la Cámara de la Reina saltarían y el vapor recorrería los canales hasta llegar al exterior. En algún momento, estos canales se cerraron con unos tapones que fueron los que descubrió el robot de Gantenbrink.

El interior d la gruta natural. Dentro se aprecian una misteriosas estalactitas.

Precisamente para entrar en la Cámara de la Reina hay que descender un escalón. La sala se encuentra más baja que el canal horizontal por el que se accede a ella, posiblemente para permitirle almacenar líquidos. El corredor tiene sus paredes impregnadas de una solución de base salada. Tanto en las cámaras de descarga como en el pozo existen todavía restos de unas extrañas estalactitas. Su sabor es también salado. Se suele explicar, con poco éxito, que los bloques de la pirámide provienen de la calcificación de un lecho marino, por lo que todas las piedras contienen gran cantidad de fósiles y es por ello que rezuman sal. Pero las estalactitas llegan a medir 10 centímetros de largo y surgen de las grietas entre los bloques. Su goteo ha producido extrañas formas y su profusión hace pensar en los experimentos que se podrían haber realizado en el interior del monumento.

  El prisionero de la pirámide

El incidente de la Torre de Babel mencionado en la Biblia de los judeo-cristianos llevó a un inesperado final la era más larga de Paz en la Tierra que el Hombre pueda recordar. La cadena de acontecimientos trágicos que desencadenó aquel incidente tuvo, según creemos, una relación directa con la Gran Pirámide y sus misterios. Para resolverlos, vamos a ofrecer la  teoría acerca de cómo se planificó y se construyó esta singular estructura, que más tarde sería sellada y violentada desde fuera.

A los muchos enigmas referentes a la construcción y al propósito de la Gran Pirámide de Gizeh, se añadieron dos más tras su terminación. Todas las teorías relacionadas con ellos, al estar basadas en la suposición de que la pirámide era una tumba real, muestran imperfecciones y deficiencias. Y es que creemos que las respuestas no se encuentran en los relatos de los faraones, sino en los de los dioses.

Las distintas referencias que, sobre la Gran Pirámide, aparecen en los escritos de los cronistas clásicos griegos y romanos atestiguan la familiaridad que se tenía en sus tiempos con la entrada de la piedra giratoria, el pasadizo descendente y el foso subterráneo. No se sabía nada de todo el sistema superior de pasadizos, galerías y cámaras, dado que el pasadizo ascendente quedó taponado con tres grandes bloques de granito y camuflado con una piedra triangular, para que nadie que bajara por el pasadizo descendente llegara a sospechar que existía una entrada a un pasadizo superior.

En aquellos tiempos, la tierra estaba habitada por una especie de homínidos.  Ellos se alimentaban de hierbas y estaban en perfecta armonía con la naturaleza y con los animales. Se comunicaban telepáticamente con ellos y ellos los respetaban.

Del espacio vinieron los Anunnakis (nativos De las Pléyades, asentados en el planeta Nibiru) a colonizar la tierra en busca de oro hace 500.000 años atrás, puesto que en su planeta, producto de las constantes guerras su atmosfera había sido destruida, por lo que constantemente esparcían polvo de oro en la estratosfera niburiana para evitar que entrase la radiación cósmica. Estos seres eran de la raza reptil (Por eso que en egipto como en todas las culturas era venerada  la serpiente, lagarto o dragón).

enkicreador anunaki

https://fbcdn-sphotos-a-a.akamaihd.net/hphotos-ak-ash3/q71/1157454_572312342804944_92975913_n.jpg

Comenzaron con la extracción de oro en Tierra y por el esfuerzo que demandaba la extracción, se aburrieron y pensaron en una forma de alivianar su  carga. Se les ocurrió manipular geneticamente al hominido primitivo africano  y crearon una nueva especie de robots biologicos que ellos denominaron “Los lulus” que combinaba lo mejor de ADN reptil con la raza humana homomida para crear un ser evolucionado. A estos humanos se les limitó para que fueran fuertes, inteligentes pero sumisos sin razon propia.  ¿Cual era la finalidad de esto? Usarlos como esclavos para la extracción de oro.

Muchos de éstos annunakis -los 600 vigilantes –  copularon con estos  humanos de adn manipulado creando una raza Híbrida, hombres de mayor tamaño los cuales fueron los líderes de reinos en la antiguedad.

Craneos Nephilim

annunaki_skull

AnnunakiSumeria3

Nota: Muchos cientificos dicen que los antiguos habitantes se colocaban tablas para deformarse el craneo y a ésto atribuyen estos cráneos encontrados.

Esto es cierto, lo hacían pero con la finalidad de parecerse a ellos. Lo extraño es que si deformas tu craneo, este se deformará pero su volumen no va a variar por lo que la tesis queda nula.

Si observas estos craneos,  observarás que es notablemente más grande que un craneo humano y aunque te deformes el craneo, es imposible que aumente su volumen. ¿Se entiende?

Luego, estas familias reales anunnakis, se hicieron pasar por Dioses y empezaron a disputar las tierras en terra, y enviaban a los humanos a la Batalla. Ellos se divertían cual lo hacian los dioses griegps. Se crearon conflictos y luchas por las clases sociales y por la “sangre real reptil” (Linaje).

Annunaki7

Hasta que uno de los Anunnaki, Enlil; que era el de mayor jerarquía en la Tierra, se enojó a tal extremo ya que no soportaba la idea de que los humanos se estuvieran igualando a los anunnakis, eso sumado a la capacidad telepática humana, podríamos ser una gran amenaza en el futuro.

En ese período, la tierra estaba por pasar por un cambio polar y Enlil se enteró de lo que estaba por ocurrir, pero lo mantuvo en secreto, hasta que vino el cambio y por consiguiente el diluvio y murieron casi todos los seres humanos (adamitas). Pero se salvaron algunos con ayuda del hermano de Enlil, “Enki”, y guardaron animales en pares (genéticamente) para luego volver a reproducir lo que estaba creado.

Nuevamente y despúes de disputas familiares, se decidió nuevamente poner a los (humanos) en tierra y comenzar su producción en masa. Pero las cosas fueron empeorando. Ahora los hijos de Enlil y Enki empezaban su lucha por el control de tierra. Uno de ellos era Marduk quien tenía una capacidad innata de influencia sobre los demás, incluso sobre su padre.

Cuando los Anunnaki volvieron al Edin, la llanura entre el Tigris y el Eufrates, después de que ésta se secara lo suficiente tras el Diluvio, se refundaron las Ciudades de los Dioses siguiendo exactamente los planos antediluvianos.

La primera en ser reconstruida fue Eridú, la ciudad de Enki; y fue allí, según creemos, donde se tomó la trascendental decisión de concederle la civilización a la Humanidad; el momento, según muestran las evidencias arqueológicas, tuvo lugar hacia el 3800 a.n.e.

Pero acatando la decisión de los Dioses, la Realeza de los hombres tenía que originarse en una ciudad de hombres, y ésta fue una nueva población llamada Kis. La fecha se selló con la concesión de un calendario para la Humanidad, un calendario diseñado en el «centro de culto» de Enlil, Nippur. Comenzó a contar el tiempo en el 3760 a.C.

En La lista de los reyes Sumerios se registran los repetidos traslados de la capitalidad de la nación de una ciudad de los hombres a otra en Sumer. Estos cambios tenían algo que ver con la fortuna y con los cambios de autoridad entre los mismos Dioses, o incluso por las rivalidades entre ellos, tanto en la Primera Región (Mesopotamia y tierras vecinas), la Segunda Región (el Valle del Nilo) y la Tercera Región (el Valle del Indo), donde las civilizaciones se establecieron hacia el 3100 a.C. y el 2900 a.C. respectivamente.

Latente por debajo de la superficie y con erupciones violentas esporádicas se hallaba el conflicto entre Marduk y Ninurta, los herederos de Enki y Enlil respectivamente, que tomaron como propia la antigua rivalidad entre sus padres. De hecho, no hubo Paz en la Tierra hasta que Marduk (el causante de la muerte de Dumuzi) fue sentenciado a ser enterrado vivo dentro de la Gran Pirámide sellada, sentencia que sería conmutada por la de exilio. Fue el mismo castigo (destierro a una tierra distante de America ) que Marduk le había impuesto a su hermanastro Ningishzidda/Thot, que cruzó los océanos para convertirse en el Dios Serpiente Emplumada (Quetzalcóatl) de Mesoamérica.

Fue durante ese período de relativa paz, que comenzó con el inicio del tercer milenio a.C, cuando la civilización Sumeria se extendió por las tierras vecinas y floreció bajo el reinado de grandes reyes, como Gilgamesh. Pocos siglos después, la expansión hacia el norte incorporó a las tribus semitas; y hacia el 2400 a.C, se formó una nación aún mayor, bajo un rey justo (Sharru-kin), Sargón I, con capital en la nueva ciudad de Agadé. A partir de entonces, se conocería a la nación como el reino unificado de Sumer y Acad.

Se han encontrado numerosos textos, la mayoría fragmentados, que dan cuenta del curso de los acontecimientos en los siglos siguientes (tanto en los asuntos de los Dioses como en los de los hombres). El centro del imperio siguió cambiando.

Marduk ambicionaba tener el control de todo. Por lo que se metió en los sueños de los humanos diciendoles que sus dioses no eran dioses, eran simples extraterrestres y los  (humanos)  al día siguiente se juntaron sin haberse puesto de acuerdo de a miles en un lugar de Babel y empezaron a contruir una torre gigante como protesta ante los dioses. Enlil al ver esto bajó y ordenó detener la obra pero para su sorpresa los humanos no le hicieron caso, por lo que subió a su nave y disparó con su arma de plasma y destruyó la gran torre de babel matando de paso a los humanos que se encontraban en el perímetro. También pusó un campo de energía y le quitó a los humanos su capacidad para comunicarse telepáticamente, por lo que tuvieron que idear nuevas formas de comunicación en base a lo oral.

A través de guerras, Marduk tomó el poder de Mesopotamia, egipto, la india, africa, incluso del control de Nibiru mismo y de las pleyades con su ejercito de clones de el mismo. Hasta que Enlil en un intento desesperado se decidió a arrojar la Gandiva, una bomba de destrucción masiva que nuevamente elimina casi a la totalidad de los seres humanos.

Los de Sirio y la confederación intergaláctica supieron esto y pusieron una malla electromagnética en la tierra para protegerla y castigaron a los Anunakis por interferir en el proceso natural de la humanidad y en su libre albedrío. Su castigo fue quedar estancados sin poder evolucionar. Ahora deberían ayudar a la humanidad a corregir el error sin interferir en el albedrío. A Marduk se dejó como dueño y soberano de la tierra y se hizo pasar por muchos nombres, el gran dios RA, el Grande y una infinidad de nombres grandiosos.  Usó el miedo y el terror para gobernar ya que se dió cuenta de que la energia humana era muy apetecible. Es el llamado señor de la oscuridad.

Los textos dicen que las pirámides fueron hechas inicialmente para establecer una comunicación con su Planeta y para dar energía a su estación espacial usando unos cristales vibrantes y se a descubierto que canaliza energias, es decir, si existe ambiente hostil alrededor de las pirámides éstas amplifican el nivel de vibración. (Las elites actualmente hacen sus rituales en pirámides y en pisos cuadriculados blanco y negro (unión de 2 dimensiones). Si observas tu ciudad puedes encontrar pirámides arriba de edificios y construcciones. Estas absorben la energía negativa y las amplifican).

Por el contrario, las mezquitas y templos utilizan cúpulas o Domos. Los domos son catalizadores de energía positiva y beneficia a la concentración y la meditación.

Las pirámides no tienen 5000 años como dicen los libros de historia. Tienen más de 35.000 años.  Las rocas que conforman las pirámides no pueden datarse con carbono14 ya que éstas rocas poseen escaso carbono como para datarlas.  Pero las piramides submarinas si se pueden datar por el coral que se forma en el momento de hundirse. (a ésta si se le puede aplicar carbono 14)  Y se han encontrado pirámides hundidas en Japón con mas de 25000 años de antiguedad.

piramideJapon2

piramideJapon3

En China igual se han descubierno pirámides. El gobierno Chino no quizo que se divulgara esta información por lo que mando a plantar cosechas arriba de las pirámides. Obviamente, el satélite igual captó las imágenes.

piramideschinas1

piramides-xian6

Estas son las famosas pirámides de Xiang

Ahora los cientificos descubrieron una de las ciudades que se podrían transformar en las más antiguas del mundo, frente a las costas de la India

CiudadIndia

La ciudad de Dwarka, la India

https://i1.wp.com/www.bibliotecapleyades.net/imagenes_sumeranu/regresoinanna_fondo.jpg

https://i1.wp.com/www.bibliotecapleyades.net/imagenes_titulos/sumer_regresoinanna.gif

GANDIVA

Los hijos de Enki crecieron conscientes de que todo Terra les habría pertenecido si no hubiera sido por Enlil y sus hijos. El rencor y aversión que Enki sentía por su hermano Enlil se había filtrado en las vidas de sus hijos como un veneno. Los enkitas estaban apasionadamente decididos a vengarse y se oponían a cada paso que daba Enlil.

Como Enki perdió el control sobre sus hijos, el odio de ellos socavó a la familia. Marduk y su hijo Nabu trataron de arrebatarles el poder a sus propios hermanos. Nergal no estaba dispuesto a entregarle todo su poder a Marduk y opuso la mayor resistencia llegando hasta formar una alianza con Ninurta, hijo de Enlil.

Ninurta comandaba los escuadrones de vuelo enlilitas que patrullaban a Terra. Él había conducido a las famosas Hordas Gutianas hacia Acadia para destruir lo que quedaba de los  ejércitos Innana.

También se le encomendó la tarea de recuperar los sistemas de riego del Eufrates después de que Marduk los había contaminado.

Ninurta y su esposa, Gula, estaban apostados en la ciudad de Lagash. Ninurta, a quien le encantaba volar y comandar la fuerza aérea, también era aficionado a la construcción y la ingeniería. Esperaba ansiosamente el desafío de limpiar el río. Mas detestaba el asunto de gobernar y no tenía paciencia para la vida social que conllevan estos deberes. Su esposa Gula estaba muy dedicada a él pero Ninurta era demasiado exótico para ser compañía de alguien. Tal vez él había levantado una pared a su alrededor para desviar las constantes atenciones de Ninhursag, su dominante madre.

Ninurta se volvió muy introvertido, descuidó el control del gobierno y desaparecía durante días. Se escapaba en su nave favorita, el Pájaro Negro.

Él quería construir pirámides; desde los tiempos de la guerra sintió envidia de las grandes pirámides de Egipto e invitó a los arquitectos que habían tomado parte en el diseño y construcción en Giza para que empezaran a trabajar en Sumeria.

Esto lo mantuvo ocupado por un tiempo cerca de casa, por lo que su esposa se alegró. Pero paulatinamente la tentación de volar solo en su nave lo venció. Se alejó de toda civilización y volaba sin cesar a través de montañas lejanas. Allí formó una legión de luchadores y les enseñó las artes marciales. Disfrutaba mucho de la compañía de estos hombres rústicos.

Ninurta estaba hastiado del estilo de vida de su familia, los dioses. Preocupado por nuestros conflictos eternos, él recordaba su niñez cuando Terra era todavía una aventura desconocida. Deseaba esa época cuando estaba libre de las ominosas responsabilidades de ser el hijo de Enlil.

Tengo que reconocer que yo INNANA nunca llegué a comprender completamente a Ninurta. Él es una persona muy compleja, atormentado por la carga de sus deberes y una necesidad apremiante de simplemente ser un niñito juguetón, el niñito que tal vez nunca había sido.

enkisummer111

Como Ninurta estaba fuera por largos períodos, Marduk empezó a mirar a Babilonia y sus ciudades circundantes. Él y sus seguidores empezaron a infiltrarse en los pueblos de la campiña y, empleando hologramas, se aparecía ante los líderes de ciertas tribus identificándose con diversos nombres. A estas tribus se les animó a que se inclinaran y adoraran al Dios Marduk. Él ejecutó muchos milagros para la gente, les dio poder y riqueza y les advirtió que los dioses de Enlil y su clase eran dioses falsos. Les decía que los que no lo adoraran serían castigados; condenados al infierno para siempre.

Durante siglos los humanos habían sido preparados para adorar algo que estaba por fuera de ellos, o sea a nosotros. Contra esta manipulación ellos tenían muy poca defensa.

¿Cómo iban a saber cuál de los dioses era verdadero?

Ciertamente todos los dioses eran volubles; más de una vez habían dejado a los humanos abandonados a su suerte. La gente de las tribus razonaba que quizás deberían adorar al dios que les proporcionara lo mejor, o que tal vez sería mejor obedecerle a aquel que amenazaba con castigos horribles.

a82a1-ellora_cave29_shiva-parvati-ravana enkigilgamesh  enkii Ankh vida Djedestabilidad UasLlave a la Vía Láctea     enkikundaliniImageProxy enkimapaestelar

Marduk era un genio para confundir a la gente. Empezó a ganarse la devoción de los Lulus al corroer alevemente el poder de los otros dioses. La ciencia del control mental y la propaganda para lavar el cerebro estaban en sus primeras etapas.

Debido a la ausencia de Ninurta, Enlil tuvo que nombrar a alguien más idóneo para la tarea de gobernar Sumeria. Escogió a mi padre Nannar. Desde la ciudad de Ur, Nannar y mi madre Ningal empezaron a reconstruir las rutas comerciales normales y a restaurar la agricultura y los negocios en el área. Los templos reanudaron sus actividades normales y se construyeron nuevos zigurats.

No obstante, las cosas no estaban bien del todo. En el aire de Terra se sentía la fricción y el antagonismo. Era como si el planeta fuera un ser que no pudiera soportar los odios y disputas de los dioses. Una sensación de ansiedad empezó a rodearlo todo. La ambición y la avaricia corrían rampantes por toda la tierra; tan pronto como se Inauguraba una monarquía era destronada por otra. Las escaramuzas aumentaban mientras los estados de ánimo se exacerbaban. Los ojos de Marduk leían por encima de sus futuros dominios.

0ed1a-sumer3   enkicinturon-de-orion    enkicuerpossutiles   enki-dio-sa-madre- enkidragones enkiegipto2 enkiegiptoluz enkiegiptoluzbb enkiegiptoluzcc enkienlil7211 enki-enlilninkharsag

Pueden leer la historia de este tiempo, pues se escribió mucho en las tablillas de arcilla. Marduk y su hijo Nabu lucharon sin cesar para ganar el territorio y control del puerto espacial. Al lado de Enlil estaban mi padre Nannar, mi hermano Utu, Ninurta y Nergal, hijo de Enki.

enkicreacion

Hacia el final de estas horribles guerras, Matali fue a visitar a su viejo amigo Enki.

Matali siempre había estado al mando de la nave personal de Enki y los dos habían pasado muchas horas juntos. Matali le rogó a Enki que hablara con sus hijos. ¿Qué se lograría con toda esta lucha? Con seguridad la Tierra y su gente sólo sufrirían más.

¿Qué tal si los hijos de Enki y Enlil perecían en la batalla? ¿Qué le quedaría a uno de los dos patriarcas? El resultado de esta guerra sólo podría ser la aniquilación mutua, puesto que ambos lados tenían armas poderosas.

Si Anu escogía el Gandiva, nadie podría evitar la aniquilación. ¿Quién podría predecir el fin de una guerra tan devastadora?

Después de escuchar a Matali, Enki visitó a su hijo Nergal y trató de razonar con él. Pero Nergal se negó; él siempre había creído que Enki prefería a Marduk. La verdad era más conmovedora: Marduk ejercía una forma sutil de control mental sobre su padre y Enki era simplemente impotente en presencia de Marduk. Nergal se enfadó mucho por los esfuerzos de Enki para que se lograra la paz con Marduk. Enfurecido le dijo a Enki que se marchara y maldijo tanto a su padre como a su hermano, prometiendo destruirlos.

Solo, el pobre Enki lloró tristemente. No sabía qué hacer y recordaba las épocas más felices, las fiestas de Antu.

Los profetas de la fatalidad empezaron a multiplicarse por toda la tierra.

Todo sacerdote y adivino contaba historias de la destrucción que se avecinaba y oráculos en todos los templos profetizaron el fin del mundo. Muchas de las predicciones eras absurdas y nunca se cumplieron, pero era como si la gente estuviera adicta a estos pronunciamientos. Mientras más horrorosas eran las predicciones, más gente pagaba por escucharlas. ¡Los profetas estaban en verdad haciendo su agosto!

Se levantaron nuevos edificios para albergar a los Lulus que deseaban reunirse para llenarse de temor. Entre las profecías más populares estaban los cuentos de escasez de alimento y la devastación de ciudades enteras, mientras que los terremotos y diluvios luchaban por el segundo lugar.

enkideseo

Los Lulus pagaban todo su dinero por venir y escuchar estos cuentos, que los asustaban hasta la locura. Este temor generaba una energía de la cual Marduk aprendió a alimentarse, y empezó a fomentar el miedo proyectando imágenes holográficas en el cielo y creando escenas aterradoras. Experimentó con la energía de ese temor, manipulándola y modificándola para saciar su apetito.

Era mejor que la carne humana y más fácil de administrar.

Las profecías se volvieron auto-realizables.

Un día terrible lo ejércitos de Marduk cayeron sobre Nippur, la ciudad sagrada de Enlil. Ninurta sacó sus tropas para defenderla, pero el templo y los tronos sagrados ya estaban destruidos. Enlil respondió de una manera implacable ordenando la destrucción de Babilonia, la ciudad preferida de Marduk, así como de todos sus centros logísticos.

Enlil citó al consejo de guerra y se le hizo a Anu la temida pregunta. El arma Gandiva sólo podía activarse bajo la orden de Anu porque, una vez desencadenada, no se podía predecir el resultado.

Nergal trató de reunirse por última vez con su hermano Marduk. Si éste renunciaba a sus pretensiones de dominio supremo, el Gandiva permanecería inactivo. Enki, quien estaba presente con Marduk y Nabu, parecía estar en un estado de ceguera, como si su voluntad hubiera sido minada. Sumido en la oscuridad, Enki arrojó su ira y frustración sobre Nergal, por lo cual la ira de éste aumentó. Decidido a usar el Gandiva, Nergal dejó a Marduk y a su padre. Ahora ya nada podría detenerlo.

Todos los dioses estaban conscientes de los peligros posibles del Gandiva. Incluso Marduk sintió miedo cuando se dio cuenta de que su hermano Nergal estaba dispuesto a usarlo.

Anu se llenó de angustia. La envidia de sus hijos había llevado a Terra a este estado. Se dio cuenta de cuán débil se había vuelto su hijo Enki y prefirió destruir las ciudades y el puerto espacial del Sinai más bien que permitir que todo quedara en las manos del turbulento Marduk.

Anu y Enlil veían algo oscuro, casi perverso, en Marduk y sus ambiciones.

Él quería apoderarse del planeta Terra, arrebatarle el poder a Anu e incluso gobernar las Pléyades. Se había convertido en una amenaza seria, una especie de máquina que devoraba todo lo que encontraba a su paso. Sin sentimiento, sin corazón, sin gozo de ser, sólo pensaba en una conquista despiadada.

Anu desencadenó el Gandiva.

“Una llamarada de luz, filosa como una hoja de afeitar y más poderosa que el sol, con un movimiento en forma de zig-zag. Aunque se apuntaba a objetivos específicos, esta arma de perdición no hacía distinciones.”

zona objetivo de bombardeo geomagnetico del año 2040 a.n.e

No sólo se destruyó el puerto espacial; muchos otros lugares importantes para Marduk desde el punto de vista logístico desaparecieron. La península del Sinaí fue destruida totalmente. Pero había algo primordial que no habíamos planeado y que no podíamos controlar: el viento.

Es irónico que el nombre de Enlil puede significar “El Señor del Viento”, pero en ese momento ni Enlil ni ningún otro dios pudo controlar los vientos que soplaban sobre Sumeria.

Nubes de radiación arrasaban las llanuras matando todo ser humano y animal a su paso. El envenenamiento por radiación desintegraba las células de sus cuerpos, la piel caía de sus huesos, su sangre se evaporaba en los ardientes vientos y morían en medio de un dolor agónico. Los que estaban en la periferia fueron los que más sufrieron porque su muerte fue más lenta. Las tierras quedaron negras con los fuegos nucleares y las aguas quedaron envenenadas.

A salvo en sus naves, los dioses observaban una vez más cómo su frenesí destruía de nuevo millones de vidas. Pueblos enteros desaparecían; animales y cosechas, puentes y zigurats se esfumaban de la superficie del planeta, mientras Terra se agitaba violentamente.

¿Qué habían hecho ellos?

Solamente unos cuantos sobrevivientes permanecieron en medio de la espantosa devastación de lo que una vez fue un planeta verde y hermoso. La violencia del Gandiva y las nubes de radiación crearon un impacto que se convirtió en una onda que envió una señal hacia el sistema solar.

Moviéndose más allá de los últimos planetas del sol, la señal viajó por toda la galaxia hasta llegar a otros sectores. Allende la vastedad del espacio, la señal fue recibida por el Consejo de la Federación Intergaláctica.

pleyades11

Esos Pleyadianos que se divertían en el planeta Tierra habían ido demasiado lejos; había que detenerlos. Un comportamiento tan irresponsable era inadmisible. Habían alterado el equilibrio de todo el universo.

Se hizo un llamado y todos fuimos citados al Gran Salón del Consejo de la Federación Intergaláctica.

Nosotros habíamos estado tan sumidos en nuestro juego y en nuestras broncas que olvidamos por completo al resto del universo. ¿Quiénes eran estos intrusos que se atrevían a interrumpir nuestro juego?

Anu sabía muy bien quiénes eran ellos y nos convocó a todos con autoridad.

El Gran Salón del Consejo Intergaláctico era una sala de reunión inmensa con techos transparentes y arqueados que daban al espacio infinito. Anu, Enlil, Enki, Ninhursag, Nannar, Ninurta, Nergal, Utu y yo estábamos todos formalmente sentados en el círculo del Consejo.

Marduk no quiso asistir. De repente yo me sentí pequeña y me alegré de que Anu estuviera allí, pero hasta él parecía disminuido en este lugar. La sola presencia de los miembros del Consejo nos volvió humildes, un sentimiento al que no estábamos acostumbrados.


Los Doce Superintendentes del Consejo eran una muestra representativa de las galaxias. En el auditorio había cientos de otros representantes de todo el universo. ¡Tantas especies!

Había miembros de Sirio, Andrómeda, Orion, Arcturo y muchos otros sistemas solares.

https://encrypted-tbn1.gstatic.com/images?q=tbn:ANd9GcR1lJpIOphyBOOInrsvAttylOvq1gRSUYzj8DJMGPoxERNvx6eq


Los Etéreos estaban muy bien representados. Ellos tienen una frecuencia vibratoria muy alta. A veces se ven sólidos, otras veces transparentes o translúcidos y se dice que están por encima de la polaridad, aunque yo todavía no he experimentado ese estado. Yo no sabía por qué, pero parecía que los Etéreos tenían la última palabra en la conducción de la reunión.


También vi seres que eran esferas o bolas de luz y volaban alrededor de ti, transformándose en los colores del espectro; primero dorado, después rosado o turquesa.

Poseían la habilidad singular de entrar dentro de ti con permiso, de llenar tus células con luz y, por medio de esto, conocer la suma total de tu ser. Me pareció que esto era una manera muy interesante de comunicarse. Yo estaba feliz con todas estas nuevas experiencias cuando la disposición de ánimo en el Salón cambió.


Cuando Anu se puso de pie delante de Los Doce, de ellos salió simultáneamente un sonido el cual se convirtió en palabras que fueron claramente entendidas por cada raza:

“¡NO INTERFERENCIA!”

No interferencia es la ley del universo del libre albedrío y nosotros, dijeron Los Doce, habíamos violado esta ley al interferir directamente en la evolución de una especie.

La ley afirmaba que era posible ayudar a la evolución de los seres si, y solamente si, ellos solicitaban esa ayuda. Alterar su ADN y romper los campos electromagnéticos de un planeta entero con el arma Gandiva era algo monstruoso e ilegal.


Yo pensaba para mí que este concepto de libre albedrío debía ser como el mercado libre en Terra: es solamente libre cuando les sirve a los que están en el poder. Me parecía que este Consejo estaba tratando de presionarnos al interferir con nuestro libre albedrío.


Para el Consejo era obvio que no entendíamos muy bien, de modo que nos explicaron cuidadosamente que no nos iban a castigar, a volar en pedazos o a confiscar nuestros juguetes. Con todo, algo nos sucedería. Un estado de conciencia, una energía, una disposición de ánimo que reflejaba la totalidad de nuestras acciones en Terra llegaría hasta nuestro mundo. Esta energía lentamente pero con certeza ahogaría la creatividad y espontaneidad de nuestras vidas. Nos veríamos bloqueados, incapaces de evolucionar.

El Consejo llamó a esta energía la Pared. Claramente explicaron que nosotros no éramos víctimas, que nosotros mismos habíamos creado esta Pared. Era nuestro propio invento. Nosotros no les creímos.


También nos prohibieron rotundamente usar el Gandiva otra vez. El hacerlo se consideraría como un acto de guerra y pagaríamos las consecuencias. Si nosotros no creíamos que sus armas eran más poderosas que las nuestras, tal vez nos podrían mostrar hologramas de otros grupos errantes que habían sido aniquilados por violar la ley. Agregaron que sus armas no solamente destruían civilizaciones sino que eran tan poderosas que podían vaporizar las almas de los habitantes.

¡Ellos nos podían regresar a la mente del Primer Creador para no existir más, no nos darían la posibilidad de encarnar en ninguna forma! Por mi bello cuello azul subió un escalofrío.


El Consejo continuó diciendo que más tarde en nuestro desarrollo sería obvio para nosotros que habíamos estado en la fase adolescente.

Desavenencias como las de Enki y Enlil pasarían con el tiempo y habrían servido para un fin. Mientras tanto no se nos permitiría destruir planetas o fracturar el tiempo con estas explosiones. Recordad. Ellos concluyeron con la palabra ¡RECORDAD!!!

Anu estaba visiblemente aturdido; yo nunca lo había visto así. Yo traté de hablarle pero él ni siquiera me notó. Anu regresó a Nibiru, Enki y Enlil volaron a la estación orbital. Los tres quedaron en comunicación permanente.


En medio de todas las discusiones y reparos, donde cada hijo culpaba al otro, apareció en nuestras pantallas de comunicación un mensaje urgente: Marduk había sitiado todo el sistema solar Pleyadiano. Durante muchos años en secreto había fabricado ejércitos de clones y los había entrenado en un planeta abandonado.

El temor que había aprendido a sacar de la raza humana le servía ahora como alimento y energía para apoyar este proyecto impresionante. Con un ataque sorpresivo entró a las Pléyades y destruyó la monarquía gobernante. Ahora tenía todo bajo su tiránico control y le ordenó a Anu que se rindiera o de lo contrario destruiría a Nibiru. Anu escapó con Antu a un sistema vecino.


Todos estábamos sobresaltados. Enki y yo volamos con Matali al centro de la Tierra para escondemos en el profundo mundo subterráneo del Reino Serpiente, donde estaríamos a salvo de los restos de la radiación del Gandiva. Enlil salió para unirse a su padre Anu. Los dos estaban decididos a desarrollar un plan para recuperar a Nibiru y liberar a las Pléyades.


A salvo, y más allá de las frecuencias de tiempo del planeta desolado, nuestra familia observaba con horror cómo Marduk empezaba a apoderarse de lo que quedaba de Terra y sus habitantes. Con el tiempo se apoderó de su planeta. No utilizó ejércitos para conquistar Terra, usó la propaganda llamandola religion.

Los sacerdotes de Marduk acusaron a Enlil de desatar el terrible Gandiva contra los indefensos humanos. Era, después de todo, la verdad y por eso Marduk hizo que los habitantes de Terra se volvieran en contra de Anu y Enlil.


Marduk hizo todo lo posible por difamarme. Decía que yo era una bruja malvada que devoraba a los hombres y convertía mujeres inocentes en prostitutas. Como codiciaba mis templos y las tierras que poseían mis sacerdotisas, inició una campaña de difamación para destruir a estas mujeres. Mis sacerdotisas, quienes estaban muy bien entrenadas en negocios y en las artes, fueron acusadas de magia negra, de lanzar conjuros por toda la tierra.

Siempre que algo salía mal, ya fuera una tormenta o una falla en las cosechas, les echaban la culpa a mis mujeres. Y Marduk se encargó de que muchas cosas salieran mal. Mis bellas sacerdotisas fueron encarceladas, golpeadas, torturadas, violadas y quemadas vivas. Se confiscaron todas sus propiedades. Marduk se estaba vengando de mí, la que ordenó que lo enterraran vivo.


En el Reino Serpiente, yo yacía en una pequeña cama en un cuarto cómodo pero no me daba cuenta de lo que había a mi alrededor. En el ojo de mi mente vi cómo los hombres de Marduk desfiguraban y mutilaban mis templos.

Todas las imágenes de las diosas fueron reemplazadas por la suya propia. Talló su nombre en piedra por encima del mío y reescribió la historia, convirtiéndose a sí mismo en el héroe de cada cuento y leyenda. En medio de una agonía impotente vi cómo mis sacerdotisas sufrían todo tipo de humillaciones. Hay tantos cuentos de hadas sobre vírgenes a las que se llevan los dragones y las encadenan en cavernas oscuras. Estas historias están basadas en la verdad, pero no había ningún caballero en armadura que viniera a rescatar a mis bellas sacerdotisas.


Marduk no se detuvo con mis mujeres; no estaría satisfecho hasta que aplastara a todas las mujeres. Para lograr esto, usó a los hombres. Les dijo a los humanos varones que ellos eran superiores, que la mujer había sido creada de la costilla de un hombre para que le sirviera. Mentiras, mentiras salían a borbotones de la boca de los sacerdotes de Marduk.


A medida que las mujeres perdían su posición de respeto, los hombres a su vez perdían parte de sí mismos. Las cosas no volvieron a ser iguales. Incluso hacer el amor se convirtió en una guerra. Como Marduk quería más súbditos para controlar y más energía del temor que se generaba, fomentó la procreación de sus súbditos.

En la Luna de Terra colocó un aparato electromagnético que conectaba la ovulación femenina con sus ciclos. Ni siquiera los animales de Terra se podían preñar con tanta frecuencia como sus mujeres. Marduk quería producir el temor como una mercancía, así que les ordenó a los Lulus que se multiplicaran. Esto le daría más súbditos para tiranizar y así podría generar más energía a partir de su temor.


El temor se convirtió en la mercancía más valiosa para Marduk. El temor imperaba: temor a la muerte, temor al castigo, temor al conocimiento.

Con una fuente tan ilimitada, Marduk podía alimentar a sus legiones de clones y Terra se convirtió en una central eléctrica para Marduk y sus tiranos.


Y tiranos eran; desde los gobernantes de los países hasta los administradores de compañías, la tiranía era la ley. Imponer la voluntad de uno sobre otro era la expresión más altamente valorada de la vida humana. Con la tiranía llegó su amiga, la avaricia. Y como nadie puede estar cerca de aquellos que controla, las cosas, los trofeos de la conquista y el control reemplazaron al amor.

El placer se definía en términos de posesión y los objetos reemplazaron a la intimidad.

Desde el Reino Serpiente, yo vi el futuro de este mundo proyectarse ante mis ojos. Vi cómo Marduk se volvía más y más astuto en sus técnicas de control y de generar temor sobre los Lulus (léase, los “humanos”). Sacerdotes y políticos desfilaban delante de mí; los estilos cambiaban, pero la tiranía fundamental permanecía intacta. Una garra invisible se esparció por las mentes y almas de los habitantes de Terra.

La Inquisición, el sistema feudal, cientos de “ismos” que prometían esperanza venían y se iban. La industrialización trajo consigo el trabajo vacío, aumentó el materialismo y contaminó las aguas, la tierra y los alimentos.


Marduk perfeccionó la manipulación con la llegada de los medios de comunicación: televisión y periodismo. Repetidamente los humanos eran entrenados para adorar algo fuera de sí mismos; no se les animaba a mirar hacia adentro.

Siempre había alguien allá para adorar, alguien que era mejor y más elevado. Dudando de sí mismos, los Lulus escuchaban sin cesar a los “expertos”, quienes a su vez se contradecían entre sí aumentando de este modo la confusión.


Los humanos que lograban pensar por sí mismos eran excluidos como desadaptados, eran castigados o en el mejor de los casos los hacían sentir culpables. Si uno lograba algo, los otros se sentían inferiores y se fomentó el sentimiento de culpa. La psicología se hizo popular y los humanos les daban el dinero a aquellos que escuchaban sus sentimientos de culpa y temor durante horas, días, años.

Para Marduk la culpa era tan nutritiva como el temor.


Si había una escasez de temor Marduk ocasionaba una hambruna, un terremoto o un huracán. Esto podía ser real como suceso real en la naturaleza, o podía simplemente ser un holograma o un programa de televisión.


Desde mi pequeña cama, el futuro de Terra se veía desalentador.



A medida que viajaba por el tiempo, de repente empecé a comprender como un rayo que golpeaba mi cerebro cansado, que Marduk éramos nosotros.

Él era el inconsciente colectivo de la familia de Anu proyectado sobre Terra. Lo habíamos creado del mismo modo como habíamos creado todo lo de nuestras vidas. Cada uno de nosotros había dado a luz a Marduk en esta dimensión.

Obviamente, si lo habíamos creado, también podíamos deshacernos de él. ¿Pero cómo?

El Consejo Intergaláctico estaba muy impresionado por nuestro compromiso valiente de remover la Pared. El aburrimiento se puede convertir en una motivación efectiva. Del Consejo salió otro mensaje que tenía que ver con el planeta Terra. A Marduk y sus seguidores se les transmitió una versión especial.


Nadie que esté por fuera de las frecuencias de Terra debe interferir en ella. Era necesario dejarla sola, permitirle que evolucionara sin intervención hasta el fin del año 2011 D.C. Terra sería protegida por un batallón de naves de todas las partes de las galaxias apoyado por el Consejo.


Este acuerdo terminaría en el año 2012 D.C, año en el cual Terra experimentaría una división dimensional y se separaría en dos dimensiones definidas.

Cuando en el universo las disputas no se podían resolver pacíficamente, tales conflictos se dirimían por medio de una separación dimensional. El tiempo y la realidad física son muy similares a las capas de una cebolla. Los mundos pueden y, de hecho, existen dentro de otros y las existencias dimensionales se sobreponen y se entrelazan.


Esta separación sería apenas perceptible a los habitantes de Terra y a todos se les daría suficiente tiempo para escoger entre las dos dimensiones. La naturaleza individual de cada ser humano tomaría la decisión.

Nadie escogería por otra persona.

  • Una Terra contendría las frecuencias de la llamada Luz y existiría dentro de lo que se llama la cuarta dimensión. En esta dimensión los pensamientos que tuviera un individuo tomarían forma porque cada pensamiento se manifestaría instantáneamente y cada uno llegaría a la conclusión de que es el creador de su propia realidad. Todos los habitantes de Terra sabrían que ellos solos fueron responsables de todo y a cada uno se le garantizaría el derecho inherente a ser soberano y a crear.

  • La otra Terra quedaría en manos de Marduk y sus tiranos. Aquellos que quisieran que se les dijera qué hacer, cómo pensar y que no quisieran ejercer su derecho a elegir, permanecerían bajo su control. Los seres podrían continuar experimentando la vida bajo el escudo de sus reglas a medida que la tiranía continuaba reinando y a Marduk se le permitía tener su propia experiencia. Parecía que había muchos que estaban contentos de tener a alguien que pensara por ellos y había muchos que querían continuar adorando algo que estuviera fuera de ellos.

Cuando Terra se convirtiera en dos mundos diferentes, no habría juicio.

Un día los humanos sencillamente se encontrarían en la dimensión que mejor les acomodara y apenas notarían el cambio, aunque podrían quedar algunos vagos recuerdos, incluso unos cuantos mitos en cuanto a un pasado lejano.


En el ínterin, el Consejo y los Etéreos quedarían como guardianes sobre Terra. No habría guerras ni se permitirían conquistas desde el espacio. Claramente había muchas otras civilizaciones de otros sectores que también pretendían apoderarse de Terra. Muchas aseveraban que también habían dejado sus semillas en un pasado muy lejano y regresaban a recobrar sus derechos. Parece que este pequeño planeta azul es muy valorado por muchos.

Sin duda en Terra debe de haber algo más precioso que el oro.



De alguna manera todos hicimos trampa. Nosotros sí interferimos.

Entramos en cuerpos humanos para tratar de activar el gen “divino”. Nosotros queríamos fomentar el pensamiento original y promover también una rebelión contra la tiranía.

No obstante, nos dimos cuenta de que era algo muy difícil y a menudo nos ejecutaban de maneras horrendas por estas acciones subversivas. Tuvimos éxito en la creación de algunos hologramas inspiradores, algunas visiones edificantes y otras experiencias “santas”. Y a algunos de sus mejores pensadores les entregamos algunos secretos tecnológicos.


Por supuesto Marduk también hizo trampa. Con el fin de ganar conversos, generó muchos hologramas aterradores. Él se especializaba en separar la religión del resto de la vida y dio origen a muchas formas de adoración con numerosas burocracias para gravar y gobernar a los Lulus. Creó una nueva religión que no tenía nombre oficial pero que se conocía como el consumismo. Hombres y mujeres llegaron a considerar las cosas como más importantes que las personas. A la gente se le medía por el número y la cantidad de sus posesiones.


Un altar, una caja electrónica que emitía imágenes, se instaló en cada hogar para entrenar a la gente a adorar las cosas y adquirir más de ellas.

Este altar consumía la mayor parte del tiempo de la gente. El resto del tiempo se utilizaba para conseguir dinero para comprar cosas. A los niños se les dejaba solos en casa frente al altar, mientras sus padres se dedicaban a la búsqueda de más posesiones. Sólo unos pocos se dieron cuenta de cuán vacía se había vuelto la vida.

Marduk tuvo cada vez más éxito.


Cuando los Etéreos se enteraron de la estrategia del altar, decidieron enviarle a la gente de Terra un regalo. Desde el centro de la galaxia, empezaron a transmitir una onda de luz que fue muy suave al principio y que luego aumentó su magnitud y rodeó a Terra. Empezaron a aparecer nuevas formas de pensamiento que a menudo dejaban perplejos a los padres.

La gente bailaba en las calles como tribus primitivas gritando,

“¡Hagamos el amor, no la guerra!”

Muchos otros empezaron a buscar la soledad y tiempo para mirar hacia dentro de sí mismos.


La onda continuó. Los hombres adultos declaraban su derecho de sentir y las mujeres afirmaban que eran iguales a ellos. Los estudiantes jóvenes se ponían de pie frente a enormes armas y reclamaban su derecho a escoger, a ser libres. La gente acudía a defender a La Madre Tierra, que había sido envenenada de un modo inmisericorde en el siglo veinte.

Algunos aseveraban que hablaban con los delfines y otros animales buscando defenderlos.



La onda crece y crece…

Yo, Inanna, aparentemente perdida aquí en un extraño cuerpo terrestre, me abro hacia esa onda. Cada día me esfuerzo por recordar.


En algún lugar en el tiempo, veo una niñita azul que corre a lo largo de un piso de lapislázuli, y su risa viene a mi recuerdo como un eco. Sé que debo recordar. Si yo puedo hacerlo, sin duda todos podemos. La acción de recordar y de despertar seguramente se esparcirá como un fuego fatuo a través del mismo aire que respiramos. Yo me abro a la onda.


Algunos días me confundo, pero este acto de recordar crece firmemente dentro de mí. Hay una visión de un Ser de Luz que me ama y yo puedo sentir ese amor. Hay Esferas de Luz que a veces vuelan a mi alrededor. La onda se vuelve más fuerte; escucho los sonidos del cambio. Cada célula de mi cuerpo empieza a vibrar con el cambio a medida que se me revelan misterios fascinantes.


Yo recuerdo… yo recuerdo, las ondas agradables del amor y del perdón fluyen por mi cuerpo, hacia mi mente, a mi corazón y yo recuerdo. Entonces estamos aquí en Terra con ustedes esperando el tiempo de la elección. Nosotros, quienes los creamos, enviamos nuestro amor a todos nuestros niños. Nosotros quienes creamos a Marduk queremos que lleguen a ser como los “dioses”, ¡pero Mejores!

Queremos que recuperen lo que les arrebatamos hace muchos eones; su poder, el poder de confiar en ustedes mismos. La onda es para cada ser humano que está en este plano.

La onda es nuestro amor para ustedes, nuestros niños.


Venimos a ustedes en la noche con los sueños, en el canto de los pájaros, en la caricia del viento, en el murmullo de las hojas en el aroma de las flores, en la risa de los bebés. Los seguimos por los corredores del tiempo y cuchicheamos en sus corazones, ¡Amado despierta. Sabe quién eres!

Y sobre todo, les enviamos amor, porque el amor es el poder más grandioso de todos.



A medida que empiecen a descubrir su poder de creación, de vez en cuando piensen en mí y en mi insensatez. Piensen en Ninhursag y Enki, en todos nosotros.

Recuerden nuestra historia, y diviértanse tanto como nosotros.

8a1bf-541195_4471512741304_1276356257_n

b2f0b-530903_4471428499198_725663665_n

¿Donde estan los Anunnakis (Nephilim)?

Hay tres posibilidades:

1) Los Annunaki se fueron y no volvieron.

2) Todavía están aquí (y han estado), pero están ocultos.

3) Se fueron, pero están de regreso (y puede que no estén muy contentos de lo que ha pasado en su tiempo sabático).

I. Actualmente, hay una falta de evidencia de su presencia actual. Esto es particularmente cierto cuando uno considera su abrumadora presencia y completo envolvimiento en los sucesos de la humanidad desde la creación del hombre hasta los tiempos de Alejando Magno. Sitchin (1985) ha afirmado, que desde el momento de la muerte de Alejandro en el año 232 DC, “las guerras de hombres han sido guerras solamente de hombres”. Sin embargo, Sitchin también ha afirmado (1995) que “Nunca he escrito que nos hayan dejado”.

En tiempos antiguos, la población de la humanidad era extremadamente pequeña comparada con los tiempos modernos. Así la humanidad pudo ser mucho más fácil de controlar por unos cientos de dioses, o una mera docena de Annunaki que eran altamente influyentes en las interacciones a gran escala entre los Annunaki y la humanidad. El incremento exponencial de la población humana, sin embargo, pudo haber restado a los Annunaki la habilidad de llevar el control de la humanidad.

Quizás sea necesaria una analogía. Seguir o llevar el control de una hormiga es considerado una trivialidad para un humano. Pero si el mismo humano se encuentra con una colonia de hormigas guerreras en el camino, ese hombre estará virtualmente desamparado. Su único recurso sería apartarse de su camino. Detener a las hormigas guerreras no sería una opción.

Los Annunaki pudieron sentir lo mismo respecto a los miles de millones de humanos que actualmente dominan la Tierra. Unos pocos pueden ser fáciles de tener bajo control, pero un gran número de almas independientes sería un caos. Y un aspecto está bastante claro: los llamados dioses son definitivamente mortales, aunque viviesen mucho tiempo. Este punto está enfatizado en la historia de Isis y Ra, y en numerosos ejemplos en los textos Sumerios.

II. Hay muchos puntos de vista distintos y contradictorios con los Annunaki – tantas como diferentes filosofías y formas de actuar de sus distintas figuras. No sólo nos encontramos la fuerte rivalidad entre Enki y Enlil, también la encontramos entre Marduk y Ninurta (los dos hijos mayores, respectivamente), entre varias facciones en sus varias guerras (desde “La Batalla de los Titanes” hasta la primera y segunda “Batalla de la Pirámide”), y el hecho de los intentos de la diosa Inanna para tomar el poder en varias ocasiones. La paz entre las varias facciones ha sido difícil en el mejor de los casos, con diosas como Ninki como principal pacificadora.

En esta conexión hay también dos “facciones”, divididas entre aquellos Annunaki nacidos en la Tierra y los que nacieron en su planeta, Nibiru. Entre los últimos estaban Enki, Enlil, Ninki, Marduk y Ninurta. Mientras que Enki y Ninki pudieron tener una especial relación con la humanidad por el hecho de habernos creado (y porque podrían tener poca motivación para regresar a Nibiru), los demás podrían haber tenido poco o ningún interés en el bienestar del hombre y/o la Tierra. Por otro lado, los Annunaki como Innana, su hermano gemelo, Utu, así como Nanna, Ningal e Iskhur, nacieron en la Tierra y pudieron sentir que su destino estaba ligado a este planeta. Al mismo tiempo, sin embargo, podrían no haber sentido ninguna preocupación por el devenir de la humanidad.

Las opiniones y motivaciones divergentes de los Annunaki pudieron implicar la necesidad del cese de la guerra abierta entre las facciones y permanecer ocultos. Hay referencias en la antigua literatura donde la humanidad ocasionalmente empezó a objetar el hecho de ser utilizados como carne de cañón en las guerras de los Annunaki, y así los dioses pudieron sentir la necesidad de controlar los asuntos humanos sin nuestro conocimiento. También cabe la posibilidad de que las continuas guerras en el planeta hoy en día sean instigadas o inspiradas por fuerzas y agendas ocultas, incluyendo potencialmente las de las diferentes facciones de los Annunaki.

III. También existe la posibilidad de que los Annunaki reconociesen el increíble progreso de la humanidad (que relativamente hablando era enormemente rápida comparada con la suya). Pudieron haber actuado en consecuencia. Si un Annunaki típico, por ejemplo, era capaz de vivir hasta 400.000 años, y el hombre vive (actualmente) unos 80 años, esto asciende a un múltiplo de 5000. Si, por ejemplo, un humano duerme 8 horas, ¿implica esto que un Annunaki duerme cuatro años y medio? Más aún, si el ratio de progreso de un Annunaki en términos de crecimiento es medido por su historia, llegamos a la conclusión de que las escalas temporales de los Annunaki son extremadamente diferentes a las de la humanidad.

Se ha sugerido por parte de autores como Ferguson (1995) y Frissel (1994) que la velocidad a la que evoluciona la humanidad es extremadamente rara en el universo, y posiblemente sea el resultado de un experimento interplanetario de manipulación genética (cuando Enki y Ninki cruzaron al Homo Erectus con los Annunaki).

IV. Lao Tzu, Confucio, Buda y Zaratustra nacieron todos en los cien años que van desde el 550 al 650 AC. Con ellos nacieron las enseñanzas filosofías y religiosas, que por primera vez, se apartaban de la adoración de dioses y diosas, y se veían envueltas en filosofías más profundas sobre un Dios universal. Desde este punto de vista, el/los dioses del Génesis no eran el Dios del Universo, sino una descripción de Enki o Enlil, y en menor grado, de otros Annunaki.

¿Fueron estas más profundas filosofías que florecieron alrededor del siglo VI AC una coincidencia, un evento inspirado en un Dios universal, o quizás, un regalo de Enki y/o Ninki? Hay que tener en cuenta que Ninki es muy probablemente el foco original de los matriarcados y las diosas femeninas que florecieron durante decenas de miles de años hasta la destrucción final de Creta cerca de 1250 AC cuando la última versión “oficial” de las religiones de diosas fue forzada al ostracismo. La cuestión que aún queda sin respuesta es si Ninki, o alguna combinación de otros dioses Annunaki, introdujeron verdaderas filosofías seiscientos años antes de nuestra era. Es una posibilidad distinta.

V. Numerosas culturas a lo largo de la historia de la humanidad han desaparecido de forma abrupta después de haber establecido culturas prósperas. Varias culturas Mesoamericanas como los Olmecas, Toltecas y Mayas, aisladas de otras influencias, parecen simplemente haber desaparecido de la noche a la mañana, dejando sus ciudades y sus bienes intactos. Teotihuacan, por ejemplo, parece haber sido abandonada alrededor del año 200 AC.

Una explicación de por qué estas culturas desaparecieron de la vista puede derivar en parte del antiguo dios principal de México y América Central, Quetzalcoatl. De acuerdo a Sitchin (1990-2), el dios serpiente emplumada, Quetzalcoatl, no fue otro que la deidad Sumeria, Ningishzida, uno de los hijos pequeños de Enki y unos de los Annunaki de menor beligerancia. Quetzalcoatl también se identifica con el dios Egipcio Thoth. (A este respecto, se piensa que Marduk era Ra, Enki era Ptah, e Inanna era Isis. Esta identificación cruzada se utiliza también para conectar el conflicto y los mitos de Isis/Ra con los de Innana y Marduk).

Como Dios de la Sabiduría, Enki era experto en genética, ingeniería, arquitectura (incluyendo la geometría sagrada), ciencias de la vida (incluyendo cómo resucitar a los muertos), y otras disciplinas esotéricas. Mucha de esa sabiduría y conocimientos fueron aparentemente traspasados a su hijo, Quetzalcoatl/Ningishzida/Thoth, posiblemente desde el punto de vista de Enki el único merecedor digno.

Quetzalcoatl, por lo tanto, pudo ser un Annunaki del lado de los hombres, y pudo asistir en el crecimiento de la gente bajo su cuidado – las culturas de México y América Central, además del antiguo Egipto (especialmente los Reinos Antiguo y Medio) donde Thoth pudo haber suministrado un conocimiento esotérico similar. En particular, Moisés fue comparado con Thoth en el trabajo del filósofo Judeo-Griego del siglo II AC, Artapanus, quien acreditó al profeta con una gama de inventos “científicos” (Hancock 1992). Así, la capacidad de Moisés de fabricar el Orme – de su tiempo como príncipe de Egipto – pudo venir directa o indirectamente de Thoth.

Hudson (1994) cree, por ejemplo, que Moisés empleo el tiempo en el Monte Sinaí para fabricar una fundición y crear el Orme. El hecho de que posteriormente tuviese que llevar un velo debido a importantes quemaduras en su cara hacen viable esta consideración. Además, Moisés debía traer del Monte “las tablas de piedra, y la ley, y mandamientos que he escrito para enseñarles” (Exodo, 24:12). No mandamientos en tablas de piedra, sino tablas de piedra, y la ley, y mandamientos. Las tablas de piedra eran indudablemente el Orme, que Moisés había hecho en el Monte que estuvo cubierto de nubes durante seis días, y que fue visto “como un fuego abrasador en la cumbre del monte” (Exodo, 24:17). ¡Además, no se aprenden leyes escritas en tablas que permanecen ocultas!

VI. Durante el tiempo de la conquista de México y Perú por parte de los conquistadores Españoles, una increíble cantidad de oro y plata fueron enviados por barco a España. Se estima que la cantidad de oro y plata “extraídos” solamente del Imperio Inca sumaban unos 60 millones de onzas de oro y 300 millones de onzas de plata (y los conquistadores nunca pensaron realmente haber encontrado el Dorado).

Si el oro era tan precioso para los Annunaki, ¿por qué esta cantidad ingente de oro residiendo en México y Perú en 1500 DC? ¿Dejaron los Annunaki de recoger el oro en épocas recientes, permitiendo su acumulación? ¿Seguían los mineros indios extrayendo oro, aún cuando ya no había dios alguno demandando su continua producción?

Hay que tener en cuenta que en el caso del Imperio Inca, que el territorio de América del Sur estaba bajo el control de Ishkur, identificado como el Gran Dios Inca, Viracocha. Había una clara demarcación entre el territorio de Quetzalcoatl y Viracocha. Y también hay alguna indicación de que Viracocha/Ishkur, el “Dios de la Guerra”, pudo haber empujado a un lado a Quetzalcoatl/Thoth/Ningishzida – teniendo en cuenta las leyendas de la salida de Quetzalcoatl de América Central y su promesa de volver – los hechos dicen que los métodos de actuación en Sudamérica no fueron por el beneficio de la población humana. Ishkur no era el tipo de Annunaki que liberaría a los esclavos y cesase en su demanda del oro que “pertenecía a los dioses”.

Por otro lado, y esto puede ser de vital importancia, los Annunaki pudieron haber tenido muy poco interés en el oro amarillo, esencialmente el oro en su estado metálico. Si el oro mono-atómico (junto con los mono-atómicos rodio, iridio, etc.) era en lo que los dioses estaban interesados, entonces el oro amarillo pudo haber sido considerado como un producto de desecho en la extracción de los elementos mono-atómicos. Así, el exceso del oro en los antiguos Imperios Azteca e Inca no implica necesariamente la ausencia de Anunnakis. Es decir, el oro amarillo de los incas no era el oro que era “bueno”.

VII. Hoagland (1994) ha presentado un fascinante concepto en su análisis de la llamada “Cara de Marte” localizada cerca del área de Cydonia. La región incluye lo que parecen ser pirámides situadas en ángulos precisos en relación las unas con las otras y con la “Cara” misma. La evidencia de construcciones artificiales de seres inteligentes en algún tiempo sobre Marte es impresionante. Y las similitudes entre esas estructuras y aquellas de Sumeria, Egipto y México sugieren una conexión entre ellas, e implícitamente con los Annunaki. Informaciones más recientes han sugerido estructuras en la Luna.

Las estructuras Marcianas y Lunares pueden o no estar activas en el presente, pero con la limitada información disponible, no puede clarificarse de una u otra forma. Es posible, sin embargo, que estas estructuras hubiesen servido como base o pequeña escala en los esfuerzos de colonización del pasado, y hay alguna evidencia (Sitchin, 1990-1) de actividad reciente en Marte. Dicha evidencia, sin embargo, tiende a caer en la misma categoría que los informes de OVNIS. Es extremadamente difícil hacer juicios definitivos en cuanto a su exactitud. Por otro lado, la actividad OVNI en las proximidades de los volcanes puede tener que ver con el hecho de que los volcanes son la fuente primaria de elementos mono-atómicos. Estas consideraciones, desafortunadamente, son altamente especulativas, y actualmente, tienen pocas posibilidades de dar con una respuesta clara.

VIII. Las guerras internas entre los Annunaki se ha manifestado en una variedad de formas. Esto incluye aspectos relativamente mundanos como los diferentes puntos de vista filosóficos con respecto a códigos de la ley. Por ejemplo, mientras que las llamadas leyes originales de los Sumerios eran realmente leyes de comportamiento (“cuidar de las viudas”, “no engañar a los trabajadores”, y por el estilo), un código posterior instigado por Marduk detalla castigos específicos para diferentes crímenes. Conocido como el código Hammurabi, éste último utilizaba el miedo a la represalia como fuerza motivadora, en lugar del anterior concepto de hacer lo que está bien.

Las diferentes facciones Annunaki tenían definitivamente distinto modos de actuación. Esto se hace relevante para nuestra tesis si nos preguntamos quién estaba al mando. El mito de Ra e Isis (o Marduk e Inanna), detalla un tiempo cuando Ra era viejo y senil, e Isis procedió a quitarle sus poderes. El resultado final fue que Isis “conoció a Ra por su nombre propio”, y Ra “se escondió así mismo de los dioses, y su puesto en el barco de millones de años quedó vacío”. La implicación es que Ra fue vencido y perdió su posición en la jerarquía Annunaki. Es importante reseñar que el mito deriva de la XVIII dinastía, aproximadamente (según Emmanuel Velikovsky) en tiempos del Rey Salomón y la Reina Hatshepsut de Egipto (alrededor del año 1000 AC). Así, Marduk pudo muy bien haber inspirado mucha de la historia Babilónica (del 2000 al 1000 AC), pero después lo perdió todo en Egipto en las manos de la “gran diosa, Isis”).

Adicionalmente, los Annunaki dieron una importancia considerable a las alineaciones astronómicas. Dataron el comienzo del calendario Nippuriano (el mismo que el calendario Judío) en el año 3.760 AC en la Era de Tauro, basado en una conjunción en masa de planetas. Dos milenios después, cambiaron el calendario para que en vez de Tauro, se convirtiera en la Era de Aries. (Las Eras se suceden al revés, debido a la Precesión de los Equinoccios de la Tierra). Al mismo tiempo, se cambió la astrología para colocar a Aries en la Ascendente en lugar de Tauro. (Fue también una época en la que se degradó a la mujer en relación al hombre, pero esa es otra historia). El comienzo de la nueva Era de Aries estuvo marcada por un alineamiento astronómico de todos los planetas visibles (incluyendo al Sol y la Luna) en marzo de 1993 AC – que es también el comienzo del Calendario Chino.

El significado de las eras astronómicas es importante en tanto que Marduk fue apartado del poder en Babilonia por las alegaciones de su hermano, Jergal, de que todavía no era el tiempo para la Era de Aries – Aries identificado como el planeta de Marduk, Marte-. De la misma manera, la Era de Piscis, que comienza entre los años 200 a 600 AC es identificada con el Planeta Neptuno, que a su vez es identificado con Enki. Esto puede explicar por qué la Era Astrológica de Piscis comienza con los filósofos (Lao Tze, Buda, etc. – quizás incluyendo a Jesús). También puede explicar por qué los Annunaki no se hacen plenamente presentes – Enki podría estar actualmente al mando. Para nuestros propósitos, el tema relevante puede ser la llegada de la Era de Acuario – tradicionalmente asociado con el planeta Urano, e identificado con Anu, el padre de Enki y Enlil.

Así la temporal y aparente ausencia de los Annunaki puede deberse a la Era de Piscis en la que a la humanidad se la está permitiendo algo de pausa para crecer y desarrollarse. También llevaría consigo la presentación y consecuente disponibilidad de profundas filosofías cuyas bases ayudarían en nuestro crecimiento. Al mismo tiempo, la Era de Piscis puede estar llegando a su fin en un futuro muy cercano con la más que probable fecha de 2012. (Sin embargo, hay un espectacular alineamiento de planetas el 8 de Septiembre de 2048, y esta podría ser la fecha del comienzo de la Era de Acuario).

Conclusiones e Implicaciones Futuras

La evidencia acumulada de varios milenios apoya fuertemente la contención propuesta inicialmente por Zecharia Sitchin (y Lawrence Gardner y otros) de la llegada de extraterrestres a la Tierra para el propósito de la extracción de oro. Estos Annunaki del planeta Nibiru crearon y subsecuentemente interactuaron recíprocamente de formas substanciales con la humanidad durante miles de años. Basándonos en el trabajo de David Hudson, parece claro que los Annunaki vinieron a la Tierra para extraer oro y adquirir suministros de los elementos preciosos (como el rodio, iridio, plata y oro) en su estado mono-atómico con el propósito de ingerirlo como medio para adquirir y mantener sus poderes y potenciar su longevidad. La preponderancia de la evidencia hace de esta conclusión algo virtualmente ineludible.

Adicionalmente, no hay evidencia (con la excepción de la aparente falta de interacción en nuestros días) de que los Annunaki abandonaran la Tierra.
Tampoco existe una motivación conocida que les hubiera hecho abandonar la Tierra. Por otro lado, existen argumentos razonables y convincentes que sugieren que los Annunaki están todavía en el planeta, pero fuera de la vista. Podrían estar, sin embargo, manteniendo cualquier control que pudieran estar ejercitando a puerta cerrada. Más allá, es muy posible que existan varias facciones de Annunaki con objetivos y agendas dispares para la humanidad, y que estos desacuerdos puedan muy bien estar manejando los asuntos de la humanidad.

Las conclusiones sugieren dos notables implicaciones. La primera es el conocimiento, desde el cual cada uno de nosotros comienza a tener una visión de nuestro mundo y nuestra sociedad de un modo distinto. Este es el proceso de evaluar nuestros paradigmas – nuestra manera de ver el mundo que se ha desarrollado desde su nacimiento y que incluye posiblemente mal interpretaciones serias – y considerar si queremos revisar nuestro paradigma. Es un proceso que demanda de nuestra atención sobre los eventos de nuestras vidas, y reconocer las diferencias fundamentales entre los “dioses” y el creador del Universo.

La otra implicación es si nosotros como raza podemos o no esperar una implicación abierta de los Annunaki en nuestras vidas. El aprecio que los Annunaki demostraron por las alineaciones astronómicas de planetas como medio de determinar cuándo ciertos eventos deben proceder ya ha sido mencionada. Sabemos, por ejemplo, que un alineamiento en el año 4000 AC inició aparentemente la Civilización Sumeria, un alineamiento en el año 3100 AC pudo haber iniciado las civilizaciones Egipcias y del Valle del Indo (así como el Calendario Maya), una alineación en el año 1993 AC inició el Calendario Chino y efectivamente comenzó el reinado de Marduk, el Templo de Salomón (año 1000 AC) fue retrasado desde los tiempos de David (“porque no había llegado el momento”), y la Era Cristiana llegó aproximadamente hace unos 2013 años…..

 

Exovaticana es a la vez un libro informativo y peligroso. Informativo en cuanto a que los autores, Chris Putnam y Thomas Horn , proporcionan una amplia erudición sobre la historia de la Iglesia Católica y su posición en evolución sobre la vida extraterrestre .

Afirman que la Iglesia católica ha iniciado un diálogo global sobre la vida extraterrestre, en donde el Papa Francisco I finalmente revelará la existencia de éstos últimos al mundo. Exovaticana es peligroso en cuanto a que Putnam y Horn apuntalan con algunos poderosos prejuicios religiosos sobre las motivaciones de los visitantes extraterrestres a nuestro mundo.

Afirman que la escritura bíblica es una base sólida para la comprensión de que los extraterrestres son entidades demoníacas que destructivamente intervinieron en la historia humana, y están a punto de volver y hacerlo nuevamente.

En contraste, de acuerdo con Putnam y Horn, el Papa Francisco I se prepara para dirigir la Iglesia Católica a abrazar los retornantes/visitantes alienígenas como “hermanos en Cristo” – reflejo de reportes de contactados en los años 1950 y 1960 sobre benevolentes ‘hermanos del espacio’.

Exovaticana, de Putnam y Horn augura una futura guerra religiosa entre aquellos que aceptan a los visitantes extraterrestres como “hermanos en Cristo” y aquellos que creen que son los demonios que regresan para esclavizarnos.
¿Está el Vaticano Preparándose para un Salvador ET?

La tesis principal de Putnam y Horn es que la Iglesia Católica está a punto de avanzar públicamente de una manera audaz en el tema de la divulgación de la existencia de vida extraterrestre.

Afirman:
Al leer Exo-Vaticana, el número de documentos y la cantidad de evidencia de comentarios por parte de los astrónomos de Roma la teología emergente del Vaticano transportada aquí sería suficiente en un procedimiento legal para convencer a la mayoría del jurado a determinar la “causa probable” – es decir, concluir más allá de toda duda razonable que el Vaticano se ha colocado intencionalmente a sí mismo como la autoridad religiosa y eclesiástica benefactora de la divulgación oficial: la inminente admisión pública y autorizada por los gobiernos del mundo de la avanzada inteligencia extraterrestre.
(P 523)

4 pensamientos en “El Regreso de Inanna

  1. hola amigos lindo toda sus investigaciones, pero el mundo se enterara que eso existe y hay muchas cosas mas en todo el mundo no somos los únicos lyrano

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s