Nibiru, el 12avo planeta, y el sello VA243

ImagenImagenImagenImagenImagenImagen

Los Annunaki  (hijos de An) eran unos dioses confinados en el mundo subterráneo.

Un texto sumerio nos cuenta el descenso de Innana al Mundo Bajo, donde nos identifica a los Annunaki como siete jueces del Mundo Bajo.

Imagen

Otros afirman que los Annunaki son dioses inmaduros separados de sus padres.

La leyenda sumeria, afirma que existe un planeta en nuestro Sistema Solar, llamado Niburu, con una órbita elíptica parecida a la de un cometa, el cuál tarda 3.600 años en dar la vuelta al Sol.Imagen

Imagen

Algunos investigadores mantienen que los sumerios conocían la existencia de todos los planetas que conocemos actualmente de nuestro Sistema Solar, aunque Plutón fue descubierto en el siglo XX, además también afirman la existencia de Niburu, país de donde proceden los Annunaki.

Las razones por las cuales los Annunaki vinieron a la Tierra no están muy claras, algunos investigadores como Martin creen que Nuburu o una de sus lunas choco con Tiamet (un planeta que existía entre Marte y Júpiter), otros investigadores como Sitchin, creen que los Annunaki vinieron a la Tierra en busca de metales que en su planeta ya habían agotado.

Imagen

 

Frisell cree que los hombre fuimos creados de la unión de dos razas, una de Nibiru y otra de Sirio.

En lo que parece ser que estaban de acuerdo tanto Martin, Sitchin y Frisell es que los hombres fuimos creados para servir de esclavos a los Annunaki.

Según afirman ciertos entendidos, la Biblia, ese estudiado libro que encierra las bases de la religión cristiana, es una copia de las tradiciones sumerias.

Al igual que en la Biblia,  los sumerios, afirman que Enki creó al hombre con arcilla, bajo la petición de Nammu, aunque tuvo que variar las formas ya que las primeras no le salieron bien.

Estos primeros seres que crearon a los hombres, fueron llamados Anunnaki, aunque en la Biblia, se llaman Nephilim.

Siguiendo con las afinaciones de los sumerios, los Annunaki bajaron a la Tierra del cielo, antes de la existencia de la humanidad, para la humanidad (creada por ellos) los Annunaki eran dioses que convivían con ellos, aunque realmente habían venido como colonos explotadores.

Imagen

Otro dato curioso sobre los Annunaki ,es que en las dinastías anti diluvianas, sus reyes reinaban un montón de años, estos años se medían en sars  (un sar equivale a 3.600 años de los nuestros).

Curiosamente también coincide que un sar es un año en el planeta de Niburu.

También hemos de saber que las matemáticas sumerias utilizaban el sistema sexagesimal, el sistema que utilizamos actualmente para medir el tiempo y el que utilizamos en trigonometría.

Imagen

Nibiru

Zecharia Sitchin (1920-2010), defendió la existencia del planeta Nibiru por más de 30 años.

¿Sobre que bases elaboró Sitchin la teoría de la existencia de Nibiru?

Sitchin empieza la búsqueda del planeta Nibiru, del que habrían venido los Anunnaki, en los textos de las tablillas sumerias. Dentro de la visión de Sitchin, estos relatos sumerios suponen documentos científicos e históricos que narran la vida y obra de estos seres mientras vivieron entre los humanos y nos entregan indicios sobre el planeta Nibiru. Cabe aclarar que en este punto de su investigación, Sitchin aún no había deducido que el nombre del planeta de los Anunnaki era Nibiru, sin embargo, para facilitar la comprensión del texto usaremos la palabra Nibiru para referirnos a este planeta.

Algunos pasajes, como el siguiente indican que los Anunnaki eran capaces de ir y volver del planeta Nibiru, mencionado en algunos textos como la morada celestial de Anu, líder de los Anunnaki.

“(Enki) le hizo tomar (a Adapa) el camino hacia el cielo, y hacia el cielo se elevó. Cuando él había ascendido al cielo y se había acercado a la puerta de Anu…” (Extracto del mito de Adapa citado por James Pritchard en “Ancient Near Eastern Texts Relating to the Old Testament”. Princeton University Press. 1969.)

Sitchin, de acuerdo con su teoría, identifica la “puerta de Anu en los cielos” como el planeta Nibiru de los Anunnaki. En otros textos, Sitchin encuentra referencias de viajes realizados por Anu desde Nibiru hacia la Tierra, y de varios viajes realizados por Enlil e Ishtar desde la Tierra hacia Nibiru. Sitchin deduce que si los Anunnaki fueron capaces de realizar varios viajes entre la Tierra y Nibiru, este no debería estar demasiado lejos del Sistema Solar.

A partir de este detalle, Sitchin empieza a buscar textos o  representaciones artísticas que puedan encaminarlo en la búsqueda de Nibiru. Su primer hallazgo significativo es la representación (en la imagen de abajo) de la deidad sumeria Inanna, que extiende sus rayos a once cuerpos celestes que flotan en formación circular alrededor de ella. Inanna era representada de varias maneras, una de ellas es esta que podría hacer alusión a su título de “Dama de los Cielos”, en la que aparece rodeada de cuerpos celestes. Para Sitchin, podría ser también la representación de un Sol, alrededor del cual orbitan 11 planetas.  Quizás, uno de esos planetas podría ser Nibiru. Sitchin lleva su hipótesis al límite de lo razonable, aunque hay que precisar, que no existe ningún consenso sobre el significado de las estrellas que rodean a la deidad.

Nibiru

La primera representación que Sitchin encuentra en la búsqueda de Nibiru, en la que se aprecia a Ishtar, “La Dama de los cielos”, rodeada de estrellas. Sitchin sostiene, que esta tambien podría haber sido una forma de representar el Sistema Solar.

 

Para Zecharia Sitchin, no queda duda de que los sumerios tenían un nivel de conocimiento astronómico muy avanzado para su época, y hasta para la nuestra. Los sumerios, deberían haber conocido la existencia del planeta Nibiru.