VENECIUELA a.n.e

PETROGLIFOS  EN VENEZUELA

aborigen2[1]Cuando el ser humano en la primitiva noche de los tiempos, evolucionó hacia la conciencia, miro la bóveda celeste y comprendió que estaba marcada por ciclos, como un gigantesco reloj cuyo movimiento no se detenía jamás. Impulsado por su inteligencia y una curiosidad que nacía de lo más profundo de su espiritualidad, se encadenó al cosmos tratando de descifrar sus mensajes. Observó que los astros regían los fenómenos de la naturaleza, controlaban las migraciones de ciertos animales, el crecimiento de las plantas, las alteraciones del clima, las mareas y los vientos, entre otros. Después de millones de años de evolución, los astros quedaron marcados en nuestro subconsciente, hasta el punto de que algunas aves pueden emigrar durante la noche, pues en sus cerebros están inscritos mapas estelares que les permiten volar más de 15000 Km, estos animales cuentan con un complejo sistema de cálculo angular, puesto que el firmamento va cambiando y las constelaciones varían con la latitud. La bóveda celeste forma el cráneo del ser primordial”, Y aquí se une la biología y la religión, pues la disposición celeste fue heredada a las aves migratorias, y a los humanos que perciben su misterio, señalándole al hombre su origen extraterrestre. Son 20080731klphishpr_20_Ies_SCO[1]innumerables los seres del mundo vegetal y animal que se orientan por los fenómenos astronómicos, y a pesar de eso, el hombre contemporáneo vive apartado de la contemplación cotidiana del universo, y eso genera en él un conflicto por la pérdida de referencias cardinales cosmogónicas indisolublemente integradas a las claves de trascendencia establecidas por los creadores ancestrales (dioses extraterrestres). El extravío del hombre se 2306170276_df62104e25[1]manifiesta en las corrientes de “pensamiento”. La astronomía está íntimamente relacionada con las prácticas chamánicas, donde se manifiestan los astros como espíritus cooperadores. Hemos  encontrado en los petroglifos escenas propias de las prácticas religiosas de todos los pueblos de américa como: ritos de iniciación y funerarios, antropofagia y sacrificios humanos. Estas ceremonias eran practicadas por los caribes que habitaban las costas venezolanas, y también por civilizaciones más desarrolladas como los mayas y aztecas. Estas culturas sin duda extendieron su influencia hacia el territorio Caribe, a través de los intercambios e incursiones guerreras que realizaban vía marítima y terrestre, pero también las hqdefault[1]culturas de nuestras costas comunicaron sus conocimientos a esas civilizaciones. “Los habitantes de las Antillas emprendieron expediciones a la costa de Yucatán. También aventureros de Yucatán llegaron a las costas de Colombia y Venezuela. Es incuestionable que los idiomas Maya-Quiche poseen un fuerte sedimento caribe. Los estudio adelantados por algunos antropólogos, nos puede dar luz sobre los posibles significados de los petroglifos que posibilitan la reconstrucción de culturas sumidas en el olvido o enterradas por el tiempo de la intolerancia. images[3]Partiendo de las prácticas religiosas presentes en los pueblos actuales, es posible descifrar los significados ocultos que esconden las enigmáticas figuras que nuestros ancestros grabaron en las piedras. En el ámbito de los petroglifos venezolanos, se ha especulado muy poco sobre sus significados, en la mayoría de los casos, se realizan simples descripciones técnicas como: zoomorfo, antropomorfo, entre otras. Sin tener en cuenta que lo que llamamos figuras zoomorfas, pueden ser en realidad, un ser dios de las estrellas oimages[6] un chamán que sufrió una metamorfosis mágica en animal, pues, su esfera de máximo poder opera bajo esta forma, que funde en uno a la cultura y a la naturaleza. Estas figuras plenas de misterio, han sido fotografiadas ampliamente por los investigadores. Pero es necesario adentrarnos en la interpretación de sus significados simbólicos, para asumir este patrimonio estético como una herencia ancestral viva, y entonces, estos mensajes dejarán de ser herméticos, y mostraran al mundo sus contenidos deslumbrantes. El patrimonio cultural de los pueblos, contiene una cantidad imagesCA4R4J4Menorme de conocimientos éticos y por ende estéticos, pues se basan en verdades que los creadores ancestrales establecían como testimonio de trascendencia material y espiritual. “Los chamanes no escogen a viho-mahse, es el quien los escoge… Entonces, después de una sensación de mareo inicial, suben a la vial láctea y se transforman en jaguares… otros hombres deben hacer su comida, mientras están dedicados a su búsqueda de poder…Suelen tomar rape del pene solar en el verano de la oruga. Entonces se transforman en jaguar y devoran gente…Dice la tradición que estas orugas navegan por el cielo nocturno en grandes canoas, cuya silueta puede apreciarse en algunas partes oscuras de la Vía Láctea, y bajan a la tierra por el horizonte oriental, desde donde los vientos las llevan con largos hilos plateados de saliva.” Muchos investigadores afirman, que los primeros humanos que penetraron en el territorio que hoy conocemos como Venezuela, eran bandas de cazadores que vivieron hace aproximadamente 15.000 años. La historia prehispánica de Venezuela haimagesCA7QGRQ3 sido dividida en cuatro grandes períodos: Paleoindio (15.000 a 500 años antes de Cristo), Mesoindio (500 / 100 a.C.), Neoindio (1000 a.C. / 1500 después de Cristo) e Indohispano (1500 d.C. hasta el presente). Esta periodización no es precisa ni rígida; es decir, el inicio de un nuevo período no significa necesariamente la finalización de lo anterior, ya que los grupos étnicos que poblaban nuestras tierras antes de la llegada del hombre europeo experimentaron líneas muy diversas de evolución y desarrollo. Sin embargo, se puede hablar de la imagesCA9I8N62existencia de dos grandes modos de vida que se diferenciaban entre sí: el de los arawacos y el de los caribes. Los Arawakos y los Caribes fueron los protagonistas de las principales oleadas migratorias que poblaron nuestro territorio. El aporte cultural de estas dos familias lingüísticas, fue notable y contrastante, pero debemos tener encuentra, que a Venezuela llegaron otras corrientes migratorias: grupos independientes que ascendieron por el Orinoco, Chibchas en la región andina, y grupos menores que llegaron de México como lo expresan rasgos mesoamericanos entreimagesCA90OEPS guamonteyes, otomacos y guamos, o en el juego de pelota entre los caribes. Elementos simbólicos de todas estas culturas, están presentes en los petroglifos de Venezuela, pero los problemas y costos inherente a su datación, ha dificultado establecer una cronología que pueda relacionarlos con esas oleadas culturales, que migraron a través de nuestro territorio durante 15.000 años. Hace imagesCAZPPRF1miles de años, los primeros creadores en nuestro territorio, enfrentaron la fría y vacía materialidad de las rocas de su entorno, y perturbados por una especie de horror vacui, se sintieron impulsados a cubrirlas con trazos simbólicos, que les permitieron plasmar sus creencias ancestrales, y trascender más allá de su existencia terrena. Las rocas grabadas a lo largo y ancho de nuestra geografía, han permanecido abiertas durante siglos, como textos que abstraen un enorme cúmulo de conceptos mágico-religiosos. Estos conceptos, establecieron un centro simbólico que permitió a sus herederos culturales, orientarse a pesar de las incertidumbres que le causaba en el tránsito por su periplo existencial. Muchas de estas figuras images[3]aluden a lugares míticos y originarios, donde los protagonistas de la historia sagrada dejaron marcas que son prueba de su presencia, poder y sabiduría. Estos lugares de culto, escenario de rituales y prácticas chamánicas ancestrales, son puntos donde los piaches entran en contacto con espíritus, que le enseñan elementos fundamentales de su oficio. Es evidente, que los artistas que dejaron estas marcas extraordinarias, eran practicantes de una religión profundamente ligada a la naturaleza, San_esteban[1]chamanes que controlaban los secretos de la magia, estableciendo un diálogo permanente con el mundo sobrenatural. Los seres sobrenaturales que se encuentran representados en estos petroglifos, prueban la autenticidad de esos lugares sagrados, donde los dioses y héroes culturales manifestaron su presencia y poder. Muchos de estos santuarios, se encuentran asentados en el territorio actual de algunos pueblos indígenas, estas comunidades mantienen en su memoria los relatos ancestrales que describen el significado de las piedras, y nadie mejor que ellos puede petroglifos-de-la-ruta-de-la-seda-a-su-paso-por-el-valle-del-indo[1]adentrarnos en su misterio. Como en todas las culturas ancestrales en los petroglifos venezolanos encontramos figuras alusivas a seres sobrenaturales que procedían de las estrellas o de alguna manera se relacionaban con el cosmos.

VENEZUELA ANCESTRAL

300075_249452211763464_100000960603773_662621_723420984_n[1]Planeta Azul se presenta de nuevo, esta vez, con una interesante investigación sobre las evidencias de culturas ancestrales, negadas por la ciencia ortodoxa en Venezuela. Los arahuacos taínos fueron una oleada de indígenas procedentes del área de lo que ahora es Venezuela, que a lo largo de los siglos fueron poblando las distintas islas del arco antillano. Cuando los taínos llegaron al Caribe, éste ya estaba habitado por otros pueblos como los ingerís y los más antiguos aún arcaicos. El nombre taíno significa ‘bueno o noble’ en arahuaco. La procedencia de los indios taínos es confusa y desorienta a los estudiosos de sus costumbres y tradiciones. Al analizar su simbología y mitología, vemos con sorpresa que está emparentada con los pueblos mayas de la Yucatán, Guatemala, y otras regiones adyacentes. Rudolf Schuller, afirma que en El huracán: dios de la tormenta, y el Popol-Vuh (ver Popol Vuh), señala muchos paralelismos con las tradiciones 2322540853_752acbe8d6[1]mayas. La comunidad de rasgos de la mitología taína con la maya comprende la idea fundamental de la dualidad de los demiurgos: Yocahú, el gran padre, y Guabancex, la gran madre serpiente, cuya cópula preside el ciclo solar. Sin embargo, la versión más aceptada es la procedencia suramericana de los taínos. Cuando los primeros navegantes españoles llegaron a las islas del Caribe, los taínos estaban en plena lucha con una etnia rival, los Caribes, que ya habían conquistado las Antillas Menores. En ese entonces la sociedad taína se dividía en unos cinco reinos controlados por caciques, a quienes se les pagaba tributo. 734172_589627231063818_1245333762_n[1]Fray Bartolomé de las Casas en su libro Historia General de las Indias relata que en el año de 1508 quedaban unos 60.000 taínos en isla de La Española. Para 1531 la explotación y las enfermedades habían reducido el número a 600. En sus leyendas y mitos religiosos manifiestan creencias como el origen del mundo, del fuego y de la luz, atribuyéndolas generalmente a seres sobrenaturales con forma de animales pensantes y con capacidad de razonar o también seres humanos con rasgos exagerados o con poderes sobrenaturales. Es importante señalar que aunque sean muy variados los nombres de los dioses, siempre representan más o menos lo mismo: el sol, la luna, las estrellas, fenómenos naturales, ríos, montañas, entre otros. Se cree que el hombre apareció en el territorio que hoy conocemos como * Venezuela, hace unos 16.000 años. Esta población había llegado por el Sur, de la región del Amazonas, por el Oeste, de los Andes y por el Norte, del Caribe. Según el antropólogo Miguel Acosta Saignes, existían las nueve áreas culturales siguientes:ConcilioTaino.DSC00422[1]

Andes Venezolanos con los Timoto-Cuicas
Caribes occidentales con los Pemones, Bobures y Motilones
Cuenca del lago de Maracaibo con los Guajiros, que eran recolectores y pescadores
Arahuacos Occidentales que comprendían los Caquetíos de Falcón, Lara y Yaracuy y se extendían en el sur hasta los llanos
En Lara los Jirajara-Ayamán y los Gayones
Los Caribes de Oriente desde la Península de Paria hasta Borburata (Cerca de Puerto Cabello en el estado Carabobo)
En los llanos y en el delta del Orinoco (Waraos), el área de los recolectores, pescadores y cazadores de los llanos
Los Otomacos, Guanos, Taparitas y Yaruros en la desembocadura del Apure en el Orinoco
En la Guayana Venezolana, al sur del Orinoco, los Caribes nómadas (aquellos que no viven en un lugar fijo, sino que se desplazan de una zona a otra)
tainos-rd-001[1]Cada uno de estos grupos indígenas con diferentes dioses y creencias y cultos debido a sus diferentes estilos de vida y supervivencia.

El Escudo Guayanés venezolano es el enclave geológico más antiguo de la tierra, con 3.500 millones de años. Este paisaje es lo que queda de una enorme meseta de sedimentos que se depositaron antes de que se formaran los océanos… Los tepuyes (cerros en lengua Pemón) nunca estuvieron bajos las aguas… Nunca fueron cubiertos por los hielos de las glaciaciones, por lo que sus cimas, son los últimos santuarios de reliquias de flora y fauna que existen sobre el planeta… La historia del Diluvio Universal narrado en la Biblia, miles de años antes de que fuera escrita, ya formaba parte de la mitología de las tribus Waikas que habitaban estas 1541276125_e1d7b475a1[1]prehistóricas tierras venezolanas… Los tepuyes se convirtieron en el refugio de las especies sobrevivientes a la catástrofe de la inundación, y el hombre hizo de sus cimas su hogar hasta que bajaron las aguas… Hace 65 millones de años, los tepuyes fueron testigos de la evolución de las especies anfibias en los llamados dinosaurios… No obstante que en muchas regiones del planeta han aparecido fósiles de estas misteriosas especies, lo cierto es que en América se encuentran la mayoría de los gigantes prehistóricos que evolucionaron a partir del pequeño Alectrosaurio hasta el temible Gigante saurio que se halló en la Patagonia Argentina, como el dinosaurio más grande del planeta… En Falcón, en el desierto de Urumaco de Venezuela, se halló el fósil de un roedor, y de tortuga prehistórica, catalogados como los más grandes del planeta. La región de la Patagonia junto con el estado de Montana en Norteamérica, son los lugares donde se han localizado los mayores yacimientos de fósiles de dinosaurios, como una prueba evidente de la antigüedad de esta región mal llamada Nuevo Mundo. Las modernas hipótesis sobre la desaparición de estas enormes 1541269525_32615265f7[1]criaturas, fue el resultado de una catástrofe originada por el impacto de un cuerpo celeste ocurrido hace uno 60 millones de años… La presencia del elemento IRIDIO en una fina capa de lodo que se encuentra en casi todos los terrenos del planeta, se cree es producto de los residuos, como resultado del impacto de un gran meteorito de éste mineral, y cuyas cicatrices, muestran algunas regiones de América. Como resultados de esta catástrofe cósmica, una nube de polvo cubrió la bóveda celeste, evitando que los rayos del sol calentaran la atmósfera, y la penumbra helada exterminó la mayoría de las especies del planeta, incluyendo los dinosaurios. Un hecho singular en las principales civilizaciones que habitaron el planeta, lo encontramos en el Diluvio Universal… Más que un mito, constituye un hecho histórico que la ciencia se ha 1541270883_432e65c555[1]encargado de corroborar a la luz del estudio de la corteza terrestre y de las especies marinas, cuyos fósiles abundan en las elevaciones montañosas distantes de los océanos… Es un hecho cierto y comprobado, que la tierra en algún momento de su evolución estuvo totalmente cubierta de agua… Así mismo, el Macizo Guayanés venezolano, no fue alcanzado por el cataclismo natural que exterminó la mayoría de las especies que poblaron el planeta…! Entre los Waikas existe una clase religiosa que llaman “Chamanes”; ellos conservan el saber mitológico que recibieron oralmente de sus antepasados… Este conocimiento lo recitan bajo el efecto alucinógeno de la droga llamada “Yopo”, obtenida de los granos molidos de una planta silvestre que crece en el Amazonas, la cual se proyecta por las fosas nasales a través de una caña hueca o vara de bambú: “El mundo se dividió en tres: El superior para 1542132478_7190de7efc[1]las almas, el inferior para el demonio y el centro para los Waikas… Omawe, hijo de Dios, como tenía sed bajó a la tierra. Sentía el agua pero no podía sacarla; su padre el pájaro Koromaritawe bajó del cielo e hizo un hoyo en la tierra y el agua surgió como una fuente… Los Waikas fueron arrasados y sumergidos en las aguas que no cesaban de brotar… El dios superior se le apareció y le dijo: Construye una embarcación y haz de ella tu casa; lleva a tu mujer… El jefe de la tribu guio a su familia hacia la cima del monte Maigo, llevando consigo todas las especies de plantas. Luego seleccionaron una pareja de cada animal que también ayudaron a subir… El agua bajó y formaron nuevas tribus”. Este relato de los Waikas, contiene elementos que sorprenden por su similitud con el Diluvio Universal narrado en la Sagrada Biblia, y de todas las religiones universales que también 1542132106_5911177bfe[1]describen el holocausto, como son: el Dios Supremo, los ángeles alados, el cielo, el infierno, las almas, y el juicio final… La razón de tantas coincidencias, se debe a que tuvieron un origen común Waika, que surgió en las razas venezolanas que sobrevivieron al Diluvio que inundó la tierra. La aparición del hombre es producto de un proceso evolutivo que se inició hace 3.7 millones de años, según fósiles primitivos hallados en una cueva al sur de África, y que la antropología identifica como una raza 1541271849_25047aa756[1]evolucionada de primates (monos), que ha sido clasificada “Australopithecus”, hasta el llamado “Homo” u hombre, que caminaba erguido (erectus), capaz de efectuar tareas domésticas… Para la ciencia, el hombre racional aparece hace 450 mil años, existiendo una interrogante sobre la otra especie que evolucionó entre el Australopithecus (afarensis, africanus, robustus, boisei) y el Homo (erectus y sapiens), que ha sido llamada “Eslabón Perdido”… Es la convicción, que donde surgió esta especie aún no identificada, se inició el proceso evolutivo que se extendió por todo el planeta, hasta constituir las razas humanas en todas sus variedades (americanas, europeas, asiática y africanas)… Para la ciencia ortodoxa, este proceso se inició en África, por lo que allí se concentran todos los esfuerzos por localizar el misterioso antepasado del hombre, el Eslabón Perdido… Lo cierto y aunque parezca increíble… lo más cercano al “Eslabón Perdido” existe y vive en Venezuela..! La siguiente fotografía fue tomada por el geólogo suizo Francois Loy en 1920 en las selvas de Venezuela. Representa a un simio capturado vivo de casi 2 m de alto, que caminaba erguido, con facciones físicas y actitudes manuales similares a un humano… Hoy es la única 1542134742_11fa577cd1[1]evidencia que se tiene del desconocido “Eslabón Perdido”; es decir, el paso evolutivo del mono al hombre. Es una especie no clasificada por la ciencia que aún habita las selvas venezolanas, y que se exhibe en el Museo de Ciencias de París en Francia… Algo extraordinario para el mundo de la ciencia y totalmente desconocido por los venezolanos ya que no aparece en sus libros de historia. En el año de 1799, el explorador alemán Humboldt realizó un estudio científico de todo el territorio venezolano… En su recorrido por el río Orinoco, visitó el cerro Anchi-tipuiri que significa barina-81[1]“cerro del hombre de los bosques”, donde los nativos les narraron sus experiencias con el “Gran Diablo”, como llamaban a esa extraña criatura: Humboldt: “Es un mono de gran tamaño, se frota la cara cuando se irrita, a distancia se le confunde con un hombre, en algunas oportunidades ha raptado mujeres de la tribu, las cuales regresan al tiempo y cuentan sus experiencias sexuales con ese enorme mono, que al igual que los nativos, construye cabaña para pasar la noche”. El arco y la flecha es el instrumento mejor conocido por el hombre… No parece complejo porque lo conocemos desde siempre… y que sin darnos cuenta, se presenta en todos los hechos que involucran las razas antiguas… sin embargo, es el elemento probatorio más importante para demostrar el grado de influencia de las razas venezolanas en el resto del planeta. Por definición, este curioso y vital instrumento aerodinámico, sólo funciona si se combinan sus cuatro componentes: El arco confeccionado de una madera flexible, el cordel impulsor combinando las fuerzas que transmiten los bordes del arco, la flecha elaborada de una vara recta bastante liviana,1542135098_fd91b2936b[1] y finalmente los alerones dirigibles que lleva en la parte posterior, algunos de los cuales se toman de plumas de aves… Como puede observarse, idear un instrumento tan sofisticado no fue producto de varias razas en distintas naciones tan distantes unas de otras en el planeta, que simultáneamente y de pronto coincidieron en diseñar tan complejo objeto que combina la física, la matemática y la botánica… El arco y la flecha nacen en el Amazonas venezolanos, ideado por los nativos Yanohamas, donde inclusive la obtención del cordel exige una especial técnica en el tratamiento de la fibra vegetal… El arco y la flecha se suman a las innumerables evidencias del aporte venezolano a la historia universal, el cual fue 1542133134_7dbdcec0ed[1]imitado por Sumerios, Egipcios, Romanos, Griegos, hindúes, Vikingos, Fenicios… en fin, todas las culturas lo usaron… Tal es el caso de los grabados Asirios (foto superior), que muestra la misma técnica constructiva de los Yanohamas venezolanos hacia el 5000 a.C. La imponente roca conocida como Piedra Pintada, descubierta por el profesor Marcel F. Homet cerca de la Sierra Paracaíma en la formación Roraima, es un imponente peñasco de basalto de más de 100 metros de largo, 30 de alto y 200 de profundidad… Es una piedra monolítica aislada en una dilatada llanura de difícil acceso… En su interior se excavaron largas galerías, donde han sido localizados los restos humanos más antiguos del planeta y extraños grabados sobre la roca (petroglifos)… Cerca de esta enigmática mole de piedra, se encuentra otro de los misterios arqueológicos de América que la ciencia se niega aceptar..! En 1990 la arqueóloga Anna Roosevelt (bisnieta del presidente Teodoro Roosevelt), estudió una cueva3330029369_51f0690677[1] que contiene las pinturas rupestres más antiguas del planeta, con 40.000 años de antigüedad..! que confirman la tesis de que en esa roca se formaron las primeras expresiones culturales del planeta… Los argumentos científicos que respaldan esta conclusión, fueron aportados por el antropólogo norteamericano Joseph B. Birdsell y el Dr. Johannes Wilbert, quienes comprobaron, que el llamado factor “Diego” que se encuentra en la sangre de todos los pueblos mongoles desde los esquimales a los japoneses, así como en todas las razas indias de Asia y del resto de América, no está presente en las tribus venezolanas Waikas… Ello significa, que los indígenas Waikas contribuyeron de manera determinante en el nacimiento de muchos imperios que ha conocido la humanidad… lo que supone además, que esta raza venezolana, es la única raza pura que existe 3330029309_e1eb3152c8[1]en el planeta, no contaminada con la sangre y la genética de otras culturas universales. Algo que tampoco se estudia en nuestra escuelas..! La Nasa confirmó que un extraño mineral, con características de ser vivo, hallado en una cueva venezolana proviene de Marte en los dominios geográficos del Autana, cerro mítico de los nativos de la Gran Sabana venezolana. Se trata de un microorganismo exobiológico (del espacio exterior), mitad vegetal y con rasgos minerales el cual increíblemente produce piedras de opal, un material sílice parecido al vidrio ¡¡¡Un animal que produce minerales preciosos!!! Clasificados por la NASA como “Bioespeleotema “Así lo reporta el análisis de las muestras enviadas a los laboratorios de la agencia espacial en Madrid. Esta extraña planta o espécimen fue hallado en la “Cueva del Fantasma”, un curioso accidente geográfico descubierto en 2.004 por el científico Charles Brewer Carías, en la Guayana venezolana. El nombre científico dado a la especie es bioespelotema o más fácil “arbolitos de vidrio” de origen extraterrestre, que posiblemente se anidaron en la caverna hace miles de años tras la caída de un meteorito. Este tipo de minerales vivos, que cuelgan desafiando la ley de la gravedad, sólo se consiguen en Venezuela. Y capítulo especial merece la Cueva del Fantasma, definida como1542138110_cab68eec92[1] la caverna de cuarcita más grande del mundo en dimensión y volumen. Incluso, en uno de sus salones podría aterrizar una avioneta. No existe otra evidencia de un ser vivo que produzca ópalo, material sílice semejante al vidrio, cuyo proceso es mineral. Bioespelotema, palabra compuesta por el prefijo bio, de biológico o ser vivo, y es pelotema, que es lo que define a las formaciones minerales secundarias. Es un término que podría ser entendido como minerales vivos, que sólo se han encontrado en las profundidades de esta cueva venezolana, creciendo en “colonias”, desafiando la gravedad “de abajo hacia arriba” con formas similares a ramas de árboles y sin contacto con agua. Un organismo extraterrestre ha habitado durante miles de años en las 3330864970_868f816352[1]entrañas del planeta Tierra. Más específicamente, en las profundidades de la selva venezolana. No es éste un remake de la célebre osadía de Orson Wells que en 1938 hizo temblar a los norteamericanos con su versión radial de La guerra de los mundos y la supuesta invasión marciana. El de ahora es un enunciado científico, cuya conclusión provino de profesionales relacionados con la NASA, agencia espacial estadounidense. Se trata de un ser vivo que, al igual que el resto, nace, crece, se reproduce y muere. Aunque es biológico, como una planta, produce ópalo como si fuera un mineral. La conclusión de la NASA, que le hizo pruebas en su laboratorio ubicado en Madrid por petición de su descubridor, Charles Brewer-Carías, es que se trata de un microorganismo “exobiológico”, que probablemente llegó a través de un meteorito proveniente de Marte. No existe otra evidencia de un ser vivo que produzca ópalo, material sílice semejante al vidrio, cuyo proceso es mineral. El único en el mundo es el encontrado en Venezuela, dentro de una cueva que, hasta hace dos años, permanecía escondida en la majestuosidad del Aprada Tepui, en la Guayana venezolana, y que es tan grande que por sí misma constituye un suceso. Es reconocida internacionalmente como cueva Charles Brewer-Carías, por su descubridor. Antes la llamaban Cueva del Fantasma. Encontrar seres vivos que producen ópalo es el último eslabón de una larga cadena de asombros. El primer magno 3330043161_b52dd3aec8[1]descubrimiento fue la misma cueva. Brewer-Carías sentencia que es “la caverna de cuarcita más grande del mundo en dimensión y volumen”. Dentro de ella podría entrar la Cueva del Guácharo y en uno solo de sus salones, el Karen-Fanny, aterrizar y despegar una avioneta. Dimensiones tan grandes no se imaginan desde el aire. El único guiño que esta suprema cueva ofrece al mundo exterior es una rendija que se confunde entre las tantas manchas que se observan sobrevolando los tepuyes. En realidad, el tímido dintel es un arco de 120 metros, con un techo de cien metros. Y esa es sólo la entrada, bautizada como Boca del Mamut. Descubrir la cueva le tomó a Brewer-Carías años de paciencia y estudio. La idea de que existía se fue formando desde los años sesenta a través de vistazos hechos desde el aire y de fotografías tomadas durante diferentes vuelos y observadas con un estetoscopio, para armar una imagen tridimensional. Y fue apenas el sábado 27 de marzo de 2004 cuando un grupo de pioneros, formados por Brewer-Carías, su hijo Charles Brewer-Capriles, Federico Mayoral, Luis Carnicero, Francisco Tamayo, Alberto Tovar, Eduardo 1542136970_ead66793b4[1]Wallis, Alejandro Chumaceiro, Alfredo Chacón y los científicos Francisco Delascio, Ricardo Guerrero y César Barrios-Amorós pisaron la cueva por primera vez en milenios. URUMACO es una localidad mundialmente conocida como el lugar de mayor concentración de fósiles de extraños animales. Fue reportado por Charles Duclos, geólogo de Texaco, quien en informes internos de 1952 realizó un levantamiento geológico detallado de las capas guías de tortugas miocenas “bone-beds” y horizontes marcadores de Ostrea y Turritella a lo largo del domo fallado de Mamón. En las cercanías se encuentran además importantes cementerios indígenas precolombinos. En esta localidad se presenta igualmente una fauna de vertebrados de gran importancia que fueron reportados ya para 1960 por el eminente profesor Royo y Gómez, y que comprende junto a trabajos más recientes, restos de peces, cocodrilos, manatíes, taxodontos, edentados terrestres, roedores gigantes; así como dientes de tiburón con géneros de importancia como Procarcharodon megalodon, Hemipristisbarina-801[1] serra, y Carcharhinus egertoni, cuya antigüedad se estima en más de 8 millones de años. En febrero del 2002, llegaron al país 112 fósiles descubiertos en Falcón en el año 1972, en el desierto de Urumaco, cuyas piezas habían sido robadas por científicos estadounidenses, para ser expuestas en la Universidad de Harvard. Increíblemente, estas piezas únicas en el mundo, incluyendo el caparazón más grande de una tortuga prehistórica, era el principal atractivo turístico en ese museo de los Estados Unidos… Millones de dólares se recaudaron por más de 30 años en la magnífica exposición que fue robada de nuestro suelo, pero gracias a las gestiones del Gobierno Bolivariano, se logró imponer la justicia, y las piezas fueron devueltas a nuestro país… Es una prueba más de la desidia de anteriores gobiernos, que en nada les importaba el patrimonio cultural del venezolano, y conspiraban a favor del Poder Supremo, para ocultar el inmenso legado de Venezuela. Urumaco en el Estado Falcón, es considerado el yacimiento de fósiles más importante del planeta, y donde en mayo del 2000, se halló el fósil del roedor prehistórico más grande del mundo. El enigmático Jaua-Sarisariñama, como el último testimonio prehistórico de la tierra. Dos inmensas cavidades de 350m de diámetro y 352m de profundidad, que las ubica en las mayores del planeta..! Cuevas prehistóricas en la Gran Sabana, que han mantenido en cautiverio miles de especies por más de 1250 millones de años. El macizo Jaua-Sarisariñama con 2.300m de altura, ubicado en el sur de Venezuela en el 1541277831_297f1a6d67[1]Estado Bolívar, es conocido por las misteriosas “Simas de Sarisariñama”. Se trata de enormes depresiones de roca, circulares, sobre la cumbre de la meseta Sarisariñama Jidí, de 350m de diámetro y casi la misma profundidad. Una de las teorías de formación de estas simas indica un colapso de los diferentes estratos de arenisca por la acción erosiva de ríos subterráneos. En la zona de los andes venezolanos, surgió una cultura que al igual que la Maya y Egipcia, rendía un especial culto a la serpiente… La zona arqueológica de los Tatuy en el Estado Mérida, fue un centro urbano donde se han hallado las misteriosas y estilizadas figuras antropomorfas, que en su mayoría fueron sustraídas ilegalmente por arqueólogos alemanes, por saqueadores para coleccionistas privados y museos del mundo, donde se exhiben para asombro de los turistas… Fue la primera cultura universal que utilizó monedas de oro como patrón comercial. Piezas de un gran valor arqueológico, que han sido recolectadas por alemanes, en cuyo país se encuentra la mayor colección. Son extrañas figuras aerodinámicas que emiten un singular sonido de barina-21[1]“gongs” al ser golpeadas, y recuerdan las placas sonoras de Asia. Nuestros museos no exhiben éstas curiosidades arqueológicas de Venezuela, sin embargo el Museo del Hombre en París cuenta con bellos ejemplares. El museo de Berlín en Alemania posee desde 1904 la más completa colección, las cuales fueron extraídas por arqueólogos alemanes en el Lago de Valencia… En el lago de Amucu, Humbold contempló las figuras informes realizados por una raza desconocida que habitó el sur de Venezuela. Extraños grabados que también se encuentran a orillas del Casiquiare y Caicara del Orinoco… El explorador alemán Alejandro de Humboldt y su acompañante Bompland, visitaron todo el territorio de Venezuela a partir del 1799, en un estudio científico que publicó en París en 1826. Desde esa fecha no se ha realizado un estudio tan detallado de toda la región del país… El Barón Humboldt describió el enigmático Cerro Duida con sus misteriosas llamaradas que sin ser un volcán, se desprenden de su cima antes y después de las lluvias… Es un 1541277997_c028fde664[1]fenómeno que fue observado por los exploradores alemanes en su travesía por el bajo Orinoco, y que pocos venezolanos conocen. Es la otra Venezuela que todos debemos conocer, para defenderla de los depredadores económicos. Existe una leyenda entre los indios tamanaco, que hace referencia a ciertos dibujos y grabados realizados por un enigmático personaje blanco y barbudo, que llegó a través del río Orinoco durante un diluvio, que con sus aguas cubrió la faz de la tierra. El Cerro Autana es un tepuy que pertenece a la formación Roraima y que forma parte del “Monumento Natural Cerro Autana” área protegida mediante el decreto 2.987 el 12 de Diciembre de 1978, concediéndole a esta zona una superficie de 3.800 hectáreas. Los indios de la etnia Piaroa o Wothuja, quienes habitan los alrededores de esta montaña lo llaman Wahary-Kuaway o Kuaymayojo que quiere decir “El Árbol de los frutos del mundo” y el cual tiene un sitio especial en su mitología. Fue referido en 1782 por F. Salvatore Gilij como el cerro Carivirri. En la actualidad su acceso fluvial se realiza por los ríos Orinoco, Sipapo, Autana y caño manteco el cual permite acercársele a unos pocos centenares de metros. Fue explorado por primera vez en Septiembre del año de 1971 por el Explorador venezolano Charles Brewer Carias acompañado de David Nott Roberto Brewer y Bob Madden, expedición gracias a la cual posteriormente se decretó toda esta zona como Monumento Natural y área protegida por la ley. Su altura promedio es de 1300 mts. s.n.m. Justo por debajo de su cumbre se encuentran unas cuevas de enormes dimensiones que atraviesan la cumbre de lado a lado, y que son las más antiguas del mundo, y atraves de las cuales es posible volar con un ultraligero como lo demostró el experto piloto venezolano Jimmy Marull. Desde su descubrimiento esta monataña ha sido referencia obligada para escaladores de roca en todo el mundo. Fue llamado Amalivaca o Dios Blanco, salvador de una pareja de indios tamanaco que logró sobrevivir a la gran catástrofe celestial; así lo describe la mitología indígena. Arqueólogos españoles recorrieron las riberas del caudaloso río Orinoco, descubriendo una gran cantidad de petroglifos diseminados en las piedras a las orillas del río. El investigador Pablo Novoa con la ayuda de los indígenas del lugar, llegó a la gran cueva Amalivaca, repleta de gran cantidad de dibujos rupestres, cuyos diseños demuestran la influencia de civilizaciones europeas que llegaron al continente mucho antes que Colón. Lo trascendental de este descubrimiento, 1542139060_53c5c02459[1]fue presentado en el Congreso Internacional de Arte Rupestre, hecho que ha fascinado a la comunidad científica, y a pesar que no cuenta con el apoyo de las autoridades venezolanas, gran cantidad de libros, folletos y revistas son publicados en Europa, con el título: “La Huella del Dios Blanco en Venezuela”, como una prueba más, de que otras culturas visitaban el Nuevo Mundo antes que Colón. Esta foto corresponde a un petroglifo con signos europeos, de fecha incierta, hallada en una cueva del Orinoco. Vigirima es un lugar en Venezuela donde se encuentra la mayor concentración de petroglifos, glifos, monolitos y alineaciones megalíticas del mundo..! Del pasado milenario venezolano, nos han quedado multitud de restos arqueológicos, pero ninguno posee las características de los encontrados en este valle, cuya similitud a los europeos, ha sorprendido al mundo arqueológico… Las alineaciones megalíticas del “Cerro la Culebra” con 300 metros de largo, serpentean a lo largo de la colina… La situación privilegiada del valle a la laguna de Tacarigua, favoreció el desarrollo de culturas prehistóricas en ese lugar… Espectacular hallazgo lo constituye la “Roca Mapa”, que algunos arqueólogos ven representado allí al litoral central venezolano. El enigma de los petroglifos denota una ocupación hacia el 5000 antes de Cristo, y sin embargo no se han encontrado rastros de barina-51[1]herramientas ni de los supuestos ocupantes. Figuras geométricas en espiral, animales, mujeres en posición de parto, pies, manos, rostros y extraños personajes, están esparcidos en miles de grabados. Próximo al Cerro de la Culebra se hallan los monolitos que más expectación han generado entre estudiosos e investigadores: Se trata de dos grandes piedras de más de 2 metros de alto por 0,5 cm de ancho, grabadas con figuras geométricas por sus cuatro caras, que están parcialmente enterradas. Otras piedras perforadas, constituyen otro de los misterios de esta cultura megalítica de Venezuela, que no obstante de ser la mayor atracción de los científicos en todo el planeta y sus piedras son expuestas en prestigiosas revistas arqueológicas, aquí en nuestro país casi nada se ha escrito sobre este lugar potencialmente turístico..! En América no existe nada parecido, y sólo en Escocia, Galicia y Portugal, se han localizado estructuras megalíticas semejantes a Vigirima. Estos restos prehistóricos, suponen que en Venezuela 1541278249_cc6cb124a0[1]surgieron las primeras expresiones de una cultura megalítica que luego se extendió hacia Europa, para conformar la cultura de los dólmenes y menhires, que tanto han popularizado las zonas arqueológicas de Stonehenge y Carnac en la Gran Bretaña, donde el turismo abarrota estos lugares dejando millones de dólares… Es una evidencia indiscutible, que nos permite afirmar que en Venezuela surgió la cadena evolutiva del hombre y no en Asia y África como afirma la ciencia ortodoxa. Hacia el año 569 antes de Cristo, durante el reinado del faraón Amasis en la ciudad de Sais, el legislador griego Salón de Atenas, se entrevistó con un sacerdote egipcio para conocer los antecedentes de ese fabuloso imperio de las pirámides… De regreso a Grecia, contó a Critias El Mayor, lo que le habían narrado los egipcios: “El mar devoró una isla tan grande como Libia y Asia juntas llamada Atlántida… Los hombres que habitaron esas tierras, tenían una gran sabiduría y extendieron su cultura por todo el planeta”… Así nació la leyenda de la Atlántida, la cual ha sido buscada afanosamente por arqueólogos a través de toda la historia, y algunas regiones se dicen herederas del legado de Atlantis; pero sin embargo, sólo en Venezuela hay pruebas de su localización..! Las estructuras ciclópeas sumergidas en aguas del Delta del Orinoco, constituyen el misterio arqueológico más grande del mundo. 1541278755_d84b8048a2[1]Fueron descubiertas por el médico chino Su-Yu-Chang en un caudal del río Orinoco. Las murallas ocultas del Delta del Orinoco, constituyen un conjunto arqueológico monumental megalítico que floreció al sur de Venezuela..! que desde las riberas, se extienden hasta las profundidades del río… Miles de bloques de basalto están sumergidos en las aguas, ante la desidia de los investigadores: Son estructuras en piedra que sólo pueden suponer: que la mítica Atlántida de Platón surgió en Venezuela..! Las monumentales paredes están casi permanentemente bajo las aguas, y sólo durante un breve lapso, en períodos de sequía, quedan al descubierto. Enigmáticas decoraciones en alto y bajo relieve con motivos muy diversos, cubren algunos bloques; otros muestran perforaciones cilíndricas de increíble precisión, que alguna vez soportaron algún tipo estructura… La edad de esta enigmática ciudad es más antigua que el río mismo, lo que supone más de cuarenta mil años..! Ello confirma la mitología Waika del Diluvio Universal en tierras de los tepuyes..! LOS MISTERIOSOS PIGMEOS: cuyos