CIVILIZACIONES DE ANTAÑO TERRESTRES

Trabajo esotérico de Samael Aun Weor.
Compilado y estructurado por el Dr. Fernando Durand Mejía, Lima – Perú
Enseñanza : Las Rondas según el maestro Bovisio

Cuando un sistema planetario llega a su completo desarrollo espiritual y ha concluido su Rueda, se transforma en una Rueda Planetaria Potencial que da vida a otras siete Ruedas Planetarias y ellas son estrellas o sistemas zodiacales que influencian a sus Ruedas Planetarias.
Estos sistemas planetarios o ruedas están animadas, dirigidas y habitadas por Huestes Celestiales y vivificadas periódicamente por la Divina Encarnación.


Las Huestes van pasando sucesivamente su potencia y acción de una a otra de las Ruedas según su adelanto y desarrollo, así como la Divina Encarnación alumbra con su presencia, sucesivamente, a todas las Ruedas.
Lo que se repite en las Ruedas Planetarias en gran amplitud e inmensidad se repite en menor escala en las Ruedas Solares y en las Rondas de los Planetas.
La Masa Madre del sistema lanza una parte de sí en el campo magnético del sistema. Cuando esta fuerza se ha localizado, correcta o incorrectamente, se desintegra y su desintegración forma un centro potencial que al reactivarse da vida al planeta animado por las Huestes correspondientes. Esto pasa con los planetas fundamentales porque otros se forman de planetas ya desintegrados y reunidos a otros detritus planetarios que vuelven a constituirse.
Cuando los planetas terminan su Ronda entran en un estado potencial que dura todo el tiempo que duró su desarrollo y luego se desintegran.
Otros planetas, por falta de un correcto desarrollo se desintegran enseguida o después de un lapso de tiempo determinado, pero siempre para formar con sus restos nuevos cuerpos planetarios o asteroides.Cada planeta tiene siete cuerpos o globos de los cuales uno solo, el físico, está posiblemente expuesto a la vista de los hombres. Así por ejemplo los posibles moradores áuricos del globo astral sólo alcanzaron a percibir sus similares astrales.
Las Huestes, una vez que el planeta ha terminado su Ronda, pasan sus fuerzas espirituales al planeta que empieza su Ronda y así sucesivamente.
Como a veces las Rondas de los planetas se interfieren entre sí, las Huestes pasan sus fuerzas espirituales a estos planetas paulatinamente.
Asimismo cada globo, terminado su período de desarrollo, pasa la potencia de las Huestes de una esfera a otra de su propio planeta y durante cada cambio hay un período de descanso potencial, así como la fuerza sobrante la transmite al planeta que la sucederá próximamente.Cada esfera, durante su evolución, tiene siete períodos de descanso potencial.
Así por ejemplo, el globo espiritual pasa el 90 % de sus fuerzas al globo de la mente intuitiva y el 10 % al globo espiritual del planeta a sucederle. Está claro que si el globo espiritual pasara el total de su fuerza al globo de la mente intuitiva, ésta se transformaría instantáneamente en una esfera espiritual.



Enseñanza : La Tierra
El planeta Tierra fue formado por un desprendimiento de la masa de la Luna y por asteroides y desechos planetarios que vagaban por el espacio.
La fuerza espiritual de las Huestes le fue transmitida por intermedio de planetas semietéreos que giraban por el espacio en el período en que Júpiter y Marte empezaron a tomar preponderancia. Al no condensarse aquéllos fueron bombardeados, en la gran lucha, por los globos físicos vencedores.


Los globos terrestres, verdadero ángel caído del sistema planetario, están colocados en el escalón inferior del plano de la evolución; desde allí pasarán por el punto más material y denso del camino planetario, pues tienen la misión sagrada de formar del hombre animal un hombre perfecto.
La Tierra tiene siete movimientos característicos. Los tres principales son: uno de rotación sobre sí misma, pues gira sobre un eje, otro de traslación alrededor del Sol y otro de desplazamiento del plano ecuatorial con relación a la eclíptica. Este último movimiento acelera su rápido enfriamiento y su reducción de volumen. La capa de basalto líquido al agrandarse en esa forma y al unirse a la capa de basalto sólido ya existente, reduce el volumen de la Tierra.
La Tierra, como los seres que la habitan, se arruga, envejece y decrece.
Los polos marcan un determinado achatamiento indicando el lugar inconmovible donde apareció el primer continente que nunca fue destruido y allí también morará el último hombre de la séptima Raza Raíz u Hombre Divino.
El desprendimiento de la Tierra de la madre Luna está indicado en la inmensa cuenca oceánica de aquella, sobre todo en la cuenca del Pacífico.
Las grandes masas de agua depositadas en la cuenca terrestre forman los grandes océanos y corresponden simbólicamente a los cuatro cuerpos del globo ya desarrollados.

Enseñanza : La Ronda Terrestre
El globo de la mente intuitiva era una esfera formada por altísimas vibraciones supraradiantes potenciales.
Las Entidades que moraban en él, de carácter puramente espiritual, reflejaban su potencialidad sobre todo lo más grosero circundante proyectando un cuerpo futuro. Se ha visto algo parecido durante la formación de Urano y Saturno, ya que las Rondas reproducen en menor escala lo que se efectúa en las Ruedas; así como en las siete razas raíces que pasan sobre nuestra Tierra actual se reproduce en pequeñísima escala lo que sucede en las siete Rondas.
Al hombre de la primera Ronda no se le puede imaginar sino como un inmenso mineral radioactivo en el cual, el estado pasivo, es el concepto de una altísima espiritualidad reflejado en los lentísimos movimientos de esa materia semipasiva.


En la segunda Ronda, correspondiente al globo mental instintivo que sigue al globo mental intuitivo, después de un inmenso descanso, las Entidades procuraron condensar más la materia mental a su alcance, formando gigantes o monstruos etéreos que trataron reunir a su alrededor todas las vibraciones más densas de esa maravillosa esfera mental.
Eran como grandísimas plantas semiluminosas tal como las describe Dante en el canto XIII del infierno de la Divina Comedia. Se repetía en esta ronda lo ampliamente desarrollado en la segunda Rueda.
En la tercera Ronda, correspondiente al Globo Astral, la esfera adquiere un aspecto más compacto y definido.
La materia astral estaba rodeada por inmensos vapores húmedos que constituían la materia con que se plasmará el cuerpo físico. Las Entidades luchaban ahora, ya que tenían a su alcance materia más densa y apropiada para formar el cuerpo astral, para lograr el gran vehículo entre la mente y la materia.
Las Entidades que lo habitaban eran como gigantescos monos, más astutos que inteligentes, casi sin huesos, pero proyectando ya un esqueleto. La alta espiritualidad que animaban esas vidas se iba lentamente obscureciendo, para dar lugar a la naciente mentalidad. Es indispensable que la noche maravillosa, llena de millones de estrellas, desaparezca de la vista de los mortales, para que el pequeño Sol de nuestro sistema se manifieste en todo su esplendor.
A mediados de la tercera Ronda los Grandes monos semietéreos, aprovechando el vapor acuoso de su esfera, se hicieron más densos. Sus cuerpos fueron adquiriendo una contextura más maciza, se hicieron más racionales y apareció el hombre lunar, progenitor del hombre terrestre.En la cuarta Ronda del anillo terrestre, en nuestra tierra actual, llamada en Sanscrito Bhumi, aparece el actual cuerpo físico y la inteligencia de los hombres tiene un enorme desarrollo.
Los grandes cascarones físicos son habitados por las Grandes Jerarquías y la medida de este adelanto da origen al lenguaje y al libre albedrío.
En la mitad de su etapa evolutiva pasa la Tierra por el gran punto de involución, lanzándose luego por el propio esfuerzo, a la conquista de la espiritualidad.En la quinta Ronda, después de la muerte del Globo Físico de la Tierra, la esfera se hará áurica y el hombre que morará en ella, será un ser sin cuerpo físico permanente. Tendrá un cuerpo periódico u ocasional, el cual descompondrá y compondrá a voluntad. Su estructura semietérea será de gran flexibilidad. El cuerpo estará combado con el vientre hacia afuera y los pies hacia atrás. Los brazos poseerán una capacidad vibratoria tal que podrá compararse a la de una hélice, lo cual le permitirá transportarse de un lado a otro por el espacio.
El cuerpo será transparente, sin órganos internos, a excepción del corazón y del sistema circulatorio y el rostro no tendrá más que un ojo en el centro de la frente.

En la sexta Ronda los seres habrán dejado todo cuerpo físico y astral y únicamente poseerán un cuerpo mental que es imposible describir.

La séptima Ronda será de un altísimo estado espiritual.

Las Siete Rondas segun el V.M. Samael :

De hechos son varias rondas, varias recapitulaciones. Entre una y otra pueden pasar millones de años. Anteriormente dijimos que una recapitulación era 1º mineral, luego vegetal, luego animal, etérica y finalmente física. Esto tal y como se procesa el feto.
De la misma manera antes de una humanidad física hubo su creación en el plano anterior. Por lo tanto lo físico se creó en el plano mental primeramente. Después esa humanidad bajo del plano mental al plano astral. En una tercer ronda paso del astral al vital. Y en un cuarto plano paso del vital al físico. Finalmente en el plano físico. En ese plano la humanidad era angelical, y la actual humanidad solo elementales de la naturaleza. Por lo tanto los ángeles del plano anterior son los arcángeles de hoy, y así sucesivamente. Entre ronda y ronda siempre hay una pequeña noche cósmica.
Durante el Gran Día Cósmico de Manifestación, las oleadas de vida o chispas virginales van atravesando 7 períodos de manifestación o Rondas sucesivas, constituyendo estas últimas la evolución planetaria.
PRIMERA RONDA: RONDA MENTAL (PERIODO DE SATURNO)
PLANETA SATURNO
DIOS SATURNO
En el primer periodo de manifestación la naturaleza toda era mental, las formas ya dibujadas en la Mente Cósmica fueron tomando diferentes grados de densidad en sucesivos periodos de manifestación.
Estos hombres de la época de Saturno eran hombres… y hombres de verdad, porque tenían al “Ser” y sabían que lo tenían…
Las humanidades, siempre son análogas, y estos hombres de la época de Saturno, eran como los actuales… el ambiente semejante.
La humanidad es una matriz donde se gestan ángeles y diablos… de la humanidad no sale sino eso: ángeles o diablos…
Cuando las Mónadas Divinas animan los tres reinos inferiores no hay ningún peligro. El peligro está al llegar al estado humano: de este estado se sale para ángel o para diablo…”
“La materia toda, era mental… Todos los humanos usaban Cuerpos Astrales… Comían, vestían, bebían y se divertían como ahora, porque el Cuerpo Astral es un organismo casi tan denso como el Físico y está análogamente constituido como el Físico…
Ciertamente los hombres de la Arcadia recordaban antiguos cataclismos y hermosas tradiciones milenarias… de épocas pre-saturnianas… pero en pleno apogeo del estado humano, la vida era semejante a la actual…”
“Los hombres de esta época de Saturno usaban Cuerpos Astrales y eran altos de estatura: en ese entonces nuestros cuerpos humanos eran tan sólo gérmenes con posibilidades de desenvolvimiento. Los actuales “Íntimos” humanos, entonces eran sólo chispas virginales que animaban el reino mineral…”

DIOS SATURNO
DIOS SATURNO
“El crepúsculo de la Noche Cósmica extendía el terciopelo de sus alas misteriosas sobre los valles profundos y las enormes y gigantescas montañas de la vieja Arcadia. Los corpulentos árboles milenarios, últimos vástagos de padres desconocidos, habían ya visto durante largos años caer las hojas del otoño y ahora parecían secarse definitivamente para caer en brazos de la muerte. Nuestros actuales cuerpos humanos parecían ya fantasmas de hombres y los Íntimos de nuestra actual humanidad habían ya recibido su más fina vestidura.
Terribles terremotos sacudían Arcadia y por donde quiera se sentía un hálito de muerte; de aquellas enormes multitudes de seres humanos habían salido dos clases de seres: ángeles y diablos”.
SEGUNDA RONDA: RONDA ASTRAL (PERIODO SOLAR)

EL SOL CENTRAL DE LA GALAXIA
DIOS HELIO
“Después de un periodo de reposo cósmico, la vida recapituló la Época de Saturno y entonces se inició la Época Solar: La Tierra brillaba y resplandecía con los coloridos inefables de la Luz Astral, y la materia del Universo era la misma Luz Astral. Los Cuerpos Físicos de nuestra actual humanidad se desarrollaron un poco más y recibieron el Cuerpo Vital que hoy en día sirve de base a toda la biología humana.
Los ángeles y los diablos de la Época de Saturno flotaban en el ambiente de la Época Solar”.
“El universo brillaba y resplandecía lleno de inefable belleza. La humanidad de la Época Solar era análoga a las demás humanidades de cualquier época y entre los hombres de aquella época, hubo uno que se esforzaba terriblemente por llegar a la perfección. Ese hombre fue más tarde Cristo, el divino rabí de Galilea, el Logos Solar.
Había en la Época Solar otro templo de magia negra donde se iniciaron también muchísimos hombres que más tarde se convirtieron en demonios. Astarot fue iniciado en ese negro y gigantesco templo.

DIOS HELIO
DIOS HELIO
Al acercarse después de millones de años la Noche Cósmica de aquella época solar, los Cuatro Señores de la Llama dotaron a los actuales Íntimos humanos del Alma Espiritual o Cuerpo Budhico, que es el Cuerpo de la Intuición.
El vehículo de la intuición está conectado directamente con el corazón. El corazón es pues el centro de la intuición. El chacra o flor de loto de la intuición gira y resplandece con extraordinaria belleza. En ese chacra hay siete centros atómicos que sirven de instrumentos a las siete grandes jerarquías cósmicas para actuar sobre nuestro maravilloso organismo.
“Al final de la época solar la humanidad de aquel tiempo llegó al estado angélico, y son los arcángeles de hoy en día. El más alto iniciado de ellos fue Cristo, pero no todos los humanos de ese entonces llegaron a ese Estado, pues la mayoría se convirtieron en demonios.
Yavhé, el polo contrario del Cristo, fue el más alto iniciado negro y tenebroso de esa época. Llegada la Noche Cósmica pareció el Universo sumergirse en el caos. La naturaleza entera entró en el sueño feliz…
Las semillas de todo lo viviente se entregaron en brazos del sueño… y en los espacios infinitos vibraron deliciosamente las arpas de los Elohim”.
TERCERA RONDA: RONDA ETERICA (PERIODO LUNAR)

LA LUNA
DIOSA SELENE
“Pasada la Noche Cósmica del periodo solar, se inició el alba del período lunar. El Universo Solar se condensó en materia etérica. La vida recapituló todos los estados de los pasados períodos cósmicos y después de esos procesos de recapitulación, se inició en nuestra Etérica Tierra, llamada Tierra-Luna, el periodo lunar en toda su plenitud. Los hombres de la época lunar eran pequeños de estatura y sus cuerpos eran de materia etérica. Construían sus casas bajo tierra, aunque sobre la superficie ponían techos análogos a los techos de nuestras actuales casas. Negociaban, trabajaban y se divertían lo mismo que nosotros, sus poblaciones urbanas eran pequeñas y estaban conectadas como las nuestras con caminos y carreteras.
Tenían también automóviles semejantes a los nuestros y las montañas eran transparentes como el cristal y de un color azul oscuro muy hermoso; ese es el color azul que nosotros vemos en las lejanas montañas, ese es el Éter. Toda nuestra antigua Tierra era de ese bello color.
Los volcanes estaban en incesante erupción y había más agua que en nuestra época actual; por donde quiera se veían lagos inmensos y mares dilatados…”
“La flora y la fauna de ese tiempo eran muy diferentes a la nuestra: allí vemos clarividentemente vegetales-minerales, es decir, semi-vegetales, semi-minerales, vegetales semi-animales, etc., es decir, los tres reinos de la Naturaleza no estaban completamente definidos como ahora, en esa época un reino se confundía con otro. Había entre los árboles una marcada tendencia a tomar con sus ramas y hojas formas cóncavas, lo cual los hacía semejantes a gigantescos paraguas. Se adivinaba a través de todo lo existente una marcada tendencia a inclinarse “hacia abajo”, es decir, hacia la condensación de nuestra Tierra actual. La Naturaleza es una viviente escritura por donde quiera, y con esa viviente escritura escribe sus designios.
Nuestros actuales arbustos no quieren inclinarse sino subir hacia el Sol, hacia arriba, y es que nuestra Tierra ya llegó al máximum de condensación material y ahora anhela subir nuevamente, volver a “eterizarse”… En realidad el Éter está inundando el aire y eterizando la Tierra cada vez más, y al final de la Gran Raza Aria, el Éter se hará totalmente visible en el aire, y entonces las criaturas que viven en el Éter compartirán con el hombre todas sus actividades.

DIOSA SELENE
DIOSA SELENE
En el periodo lunar los cuerpos físicos de nuestra actual humanidad llegaron a un mayor grado de perfección y entonces recibimos el Cuerpo Astral. Los hombres de hoy éramos los animales del período lunar, y los ángeles y los diablos de los antiguos períodos flotaban en la atmósfera etérica de nuestra Tierra-Luna; eran visibles y tangibles para toda la humanidad. El hombre percibía tras el fuego de los volcanes en erupción, a los arcángeles o criaturas del fuego y tras de todas las formas existentes a los señores de la forma. Los hijos de la vida regulaban las funciones vitales de todo lo existente y las criaturas elementales de los 5 elementos de la Naturaleza convivían con los hombres”.
“Al finalizar aquél gran periodo lunar, los Íntimos de la actual humanidad recibieron el Cuerpo del Espíritu humano, llamado Cuerpo de la Voluntad”.
“Llegada la Noche Cósmica del periodo lunar, Jehová y sus ángeles, Lucifer y sus demonios, se retiraron del escenario cósmico y la Naturaleza toda entró en profundo reposo”.
CUARTA RONDA: RONDA FISICA (PERIODO TERRESTRE)

LA TIERRA
MADRE TIERRA
“Pasada la Noche Cósmica del período lunar, el Universo se condensó en la nebulosa de que nos habla Laplace. Este fue el comienzo de la época físico-química en la cual vivimos nosotros. La Naturaleza recapituló los pasados periodos cósmicos tal como alegóricamente los describe el Génesis”.
“Estos fueron los tiempos de la nebulosa de Laplace durante los cuales la Tierra recapituló la época de Saturno”.
“Las moléculas de la nebulosa caliente y obscura entraron en fricción, bajo el poderoso impulso de la palabra perdida del Creador y entonces la nebulosa se hizo ígnea.
Esta fue la época Hiperbórea, durante la cual entraron en actividad los Átomos Solares de la época Solar. Nuestra Tierra fue entonces un globo ígneo lleno de Sabiduría del Fuego y de la Luz que el mismo Fuego produce. Y en ese globo ardiente vivieron los Arcángeles que fueron los hombres de la época Solar, y se expresaron en toda la plenitud de su sabiduría.
«Luego dijo Dios: haya expansión en medio de las aguas, y separó las aguas de las aguas».
«Hizo Dios la expansión y apartó las aguas que estaban debajo de la expansión, de las aguas que estaban sobre la expansión, y fue así».
«Y llamó Dios a la expansión cielos y fue la tarde y la mañana el día siguiente» (Gen. 1:6,8).
Aquí la Biblia sigue hablando de la recapitulación del periodo Solar: el globo ardiente al contacto con las húmedas regiones interplanetarias producía vapor de agua y se formaban enormes nubes que, al condensarse, caían en forma de lluvia, formando enormes mares y pozos que hervían incesantemente sobre el globo ardiente y las nubes separaron las aguas del cielo, de las aguas del ardiente globo.
«Dijo también Dios: Júntense las aguas que están debajo de los cielos en un lugar, y descúbrase la seca. Y fue así. Y llamó Dios a la seca Tierra, y a la reunión de las aguas llamó Mares: y vio Dios que era bueno». (Gen. 1:9,10).
Los pozos de agua que hervían incesantemente sobre el ardiente globo, vinieron a cristalizarse en forma de “incretos” sobre la superficie del ardiente globo, y así se cumplió la palabra del creador que dijo: “descúbrase la seca”. “Y llamó Dios a la seca Tierra”. Así fue como se formó la primera costra terrestre llamada Lemuria.

DIOSA GAIA
DIOSA GAIA
En esta época Lémur la Tierra recapituló el periodo Lunar, porque es una ley de la vida que la naturaleza antes de iniciar sus nuevas manifestaciones, recapitula todas sus pasadas manifestaciones.
El que quiera conocer objetivamente todos los procesos evolutivos de la humanidad, que observe el feto humano desde su concepción. Entre el vientre de la madre el feto recapitula todas las metamorfosis del cuerpo humano desde sus antiquísimos orígenes”.
PRIMERA RAZA RAIZ O PROTOPLASMÁTICA
Habitó lo que hoy conocemos como el Casquete Polar Norte, la Tierra de Asgard, citada en antiquísimas tradiciones como la lejana Thule paradisíaca, la Isla de Cristal.

ISLA DE THULE – MAPA DE PTOLOMEO
SOCIEDAD ESOTERICA THULE
ISLA DE THULE O TILE
La Raza Polar se desenvolvió en un ambiente totalmente distinto al actual. En aquella época la Tierra era propiamente semietérica, semifísica; las montañas conservaban su transparencia y la Tierra toda resplandecía gloriosamente con un bellísimo color azul etérico intenso.
Producto maravilloso de incesantes evoluciones y transformaciones que otrora se iniciaran desde el estado germinal primitivo, la 1ª Raza surgió de las dimensiones superiores completa y perfecta.
Incuestionablemente la 1ª Raza jamás poseyó elementos rudimentarios ni fuegos incipientes. Para bien de la Gran Causa lanzaremos en forma enfática el siguiente enunciado: “Antes de que la 1ª Raza humana saliera de la cuarta coordenada para hacerse visible y tangible en el mundo tridimensional, hubo de gestarse completamente dentro Jagad-Yoni, la “matriz del mundo”.
Extraordinaria humanidad primigenia, andróginos sublimes totalmente divinos, seres inefables más allá del bien y del mal.
Prototipos de perfección eterna para todos los tiempos, seres excelentes semifísicos, semietéricos con cuerpos protoplasmáticos indestructibles de bello color negro, elásticos y dúctiles, capaces de flotar en la atmósfera.
Con el material plástico y etéreo de esta Tierra primigenia se construyeron ciudades, palacios y templos grandiosos. Resultan interesantísimos los Rituales Cósmicos de esta época. La construcción del templo era perfecta. En las vestiduras se combinaban los colores blancos y negros para representar la lucha entre el espíritu y la materia. Los símbolos y objetos de trabajo se usaban invertidos para representar el Drama que se proyecta en los siglos: el descenso del espíritu hacia la materia. La vida estaba hasta ahora materializándose y debía dársele expresión simbólica. Su escritura gráfica fueron los caracteres rúnicos, de gran poder esotérico.
Es ostensible que todos esos seres ingentes eran los fuegos sagrados personificados de los poderes más ocultos de la Naturaleza.
Esa fue la Edad del fisiparismo, aquellas criaturas se reproducían mediante el acto sexual fisíparo, “según se ha visto en la división de la célula nucleada, en la que el núcleo se divide en dos subnúcleos, los cuales o bien se desarrollan dentro de la pared celular, o la rompen y se multiplican hacia el exterior como entidades independientes”.
En aquellos seres andróginos (elementos masculino y femenino perfectamente integrados) la energía sexual operaba en forma diferente a la actual, y en determinado momento el organismo original del padre-madre se dividía en dos mitades exactas, multiplicándose al exterior como entidades independientes, proceso similar a la multiplicación por bipartición o división celular. El hijo andrógino sosteníase por un tiempo del padre-madre. Cada uno de estos sucesos de la reproducción original, primigenia, era celebrado con rituales y fiestas.
Incuestionablemente la Isla Sagrada, cuna del primer hombre y morada del último mortal divino, existe todavía en la cuarta dimensión como insólita morada de los Hijos del Crepúsculo, Padres Preceptores de la humanidad.
Tierra del amanecer, mansión imperecedera, celeste paraíso de clima primaveral allende los mares ignotos del Polo Norte.
Magnífico luce en el Septentrión aquél Edén de la cuarta coordenada, continente firme en medio del gran océano.
“Ni por tierra ni por mar se logra llegar a la Tierra Sagrada”, se repite vehementemente en la tradición helénica.
“Sólo el vuelo del espíritu puede conducir a ella”, dicen con gran solemnidad los viejos sabios del mundo oriental.

La primera raza que pobló la tierra era de naturaleza más bien etérica. Eran semi transparentes. Incluso el mismo planeta tierra no era sólido como ahora, era etérico. Todo era semi físico, semi gaseoso. El color de los protoplasmáticos, o polares era oscuro sin llegar al negro de la raza negra. No es difícil imaginarse una raza de color brillante que no tocaba el suelo. Pues la raza negra son los descendientes directos como lo comprobaron los científicos que investigaron la piel humana. Con el tiempo se han venido aseverando una serie de observaciones hechas. La constitución de los protoplasmáticos les permitía hacerse gigantes o empequeñecerse hasta un punto mi NIMO.
Esta raza vivió en lo que hoy es la región nórdica. Llamaban a su isla la isla de Avalon o Thule(Ávalon o Avalón es el nombre de una isla legendaria de la mitología celta en algún lugar de las islas Británicas donde, según la leyenda, los manzanos dan sabrosas frutas durante todo el año y habitan nueve reinas hadas, entre ellas Morgana. En un principio se creía que la palabra Ávalon era una adaptación de la palabra celta Annwyn o Annuvin, que designa al legendario reino de las hadas, pero, ya en el siglo XII, Geoffrey de Monmouth pensaba que el nombre deriva de la traducción de “isla de las manzanas”. Esto es altamente probable, debido a que, en el idioma bretón, manzana se dice aval, y en idioma galés se dice ‘afal’ (con la pronunciación de la “f” como “v”).
Avalón también fue llamada Ynys Witrin, que significa Isla de Cristal.)  – Nota de Wikipedia

THULE Carta Marina

El Calendario Azteca, o Piedra Solar de los Aztecas nos habla de las razas. Y nos dicen que la 1ª raza fue devorada por los tigres. Ellos relacionaban al tigre con la sabiduría. Esto sucedió antes de dar paso a la segunda raza. Los Aztecas como los Romanos tenían sus caballeros tigre y sus caballeros leopardos. Ellos lo consideraban un grado de sabiduría.

Uriel fue rector de esta raza y les dejo las Runas.
SEGUNDA RAZA RAIZ O HIPERBOREA.
Esta raza apareció en el escenario terrestre como resultado de las incesantes transformaciones que a través del tiempo experimentó la 1ª Gran Raza Raíz. Habitó las regiones boreales que como herradura continental circundan el Casquete Polar Norte, ocupando el actual norte de Asia, Groenlandia, Suecia, Noruega, etc., extendiéndose hasta las Islas Británicas.

HIPERBOREA SITUADA EN REGIONES BOREALES
HIPERBOREA EN CASQUETE POLAR NORTE
MIGRACION DE LA RAZA HIPERBOREA
Esta fue una época de variadísimas mutaciones en la Naturaleza. Gran diversidad de especies se gestaron en el tubo de ensayo de la Naturaleza, cuyos 3 reinos todavía no estaban del todo diferenciados. El clima era tropical y la tierra cubierta de gran vegetación.
El ser humano continuaba siendo andrógino, reproduciéndose por brotación, sistema que continúa activo en los vegetales.
Es imposible hallar restos de las primeras Razas primigenias porque la Tierra estaba constituida de protomateria, semietérica, semifísica. Sólo en las Memorias de la Naturaleza pueden los grandes clarividentes estudiar la historia de estas Razas.

Después de muchos años vino la segunda raza, la hiperbórea. Ellos habitaron un área como herradura del actual polo norte incluyendo Siberia. Se habla de ellos como la antigua Arcadia. Ellos eran entre físico y etérico, y también flotaban. Su fauna era una mezcla de los reinos animal y vegetal, vegetal y mineral.
Ellos se reproducían por brotación. Les salía un bebe como si fuera una rama. Lo arrancaban a cierto punto y ya era una criatura más. Era una raza muy espiritual y guerrera por naturaleza. Ellos efectuaban sus guerras más bien de tipo espiritual. Ellos eran gobernados por los Dioses directamente. Ellos sentían la espiritualidad, por ejemplo, cuando veían un bosque no le veían como nosotros. Sino que ellos veían al bosque y a sus elementales y toda su estructura etérica. Al ver otro planeta podían ver la vida que había allá.
Ellos terminaron como raza unos involucionando y otros evolucionando. Decían los antiguos Aztecas “que fueron tragados por huracanes”. Los que evolucionaron pasaron al astral y los que involucionaron se convirtieron en monos. A la fecha existen seres protoplasmáticos e hiperbóreos, en lugares muy aislados.
TERCER RAZA RAIZ O LEMURICA.
De esa segunda clase de andróginos divinos procedió a su vez la tercera Raza-raíz, los Duplos, gigantes hermafroditas, colosales, imponentes. La civilización lemúrica floreció maravillosa en el continente Mu o Lemuria, volcánica tierra en el océano Pacífico.

CONTINENTE MU – LEMURIA
PRIMER HEMISFERIO TERRESTRE – PIEDRAS DE ICA PERU
SEGUNDO HEMISFERIO TERRESTRE – PIEDRAS DE ICA PERU
           (A)   AMÉRICA DEL NORTE  (Continente superior)              (E’)   ARABIA  (Continente superior)
           (C)   AMÉRICA DEL SUR    (Continente inferior)                        (E’’)  AUSTRALIA (Continente inferior, derecha)
           (B)   MU (Continente lateral izquierdo)                                         (F)   ÁFRICA  (Continente lateral izquierdo)
           (D)    ATLÁNTIDA (Continente lateral derecho)                          (G)   LEMURIA (Continente lateral derecho)


El planeta llegó al actual grado de materialidad, propio de esta Ronda físico-química. Como todas las formas entonces existentes en la Tierra, el hombre era de estatura gigantesca.
La reproducción era por generación ovípara produciendo seres hermafroditas y más tarde con predominio de un solo sexo, hasta que por fin nacieron del huevo varones y hembras. En la quinta subraza empieza el huevo a queda retenido en el seno materno, y nace la criatura débil y desvalida. Por último, en la sexta y séptima subrazas ya es general la generación por ayuntamiento de sexos.
La reproducción sexual se hacía entonces bajo la dirección de los Kumarats, seres divinales que regían los templos. Pero en la segunda mitad del período lemúrico comenzaron a fornicar, es decir a desperdiciar el esperma sagrado, aunque tan solo lo hacían para continuación de la especie. Entonces los Dioses castigan a la humanidad pecadora (Adán-Eva) arrojándoles fuera del Edén paradisíaco, la Tierra Prometida, donde los ríos de agua pura de vida manan leche y miel.
El ser humano se expresaba en el Lenguaje Universal, teniendo poder su verbo sobre el fuego, el aire, el agua y la tierra. Podía percibir el aura de los mundos en el espacio infinito y disponía de maravillosas facultades espirituales que fue perdiendo como consecuencia del Pecado Original.
Fue esta una época de inestabilidad en la corteza terrestre, debido a la constante formación de volcanes y nuevas tierras. Al fin, a través de 10.000 años de gigantescos terremotos y maremotos, el gigantesco continente Mu se fue desmembrando y hundiendo entre las olas del océano Pacífico. Encontramos sus vestigios en la Isla de Pascua, Australia, la Oceanía, etc.
“Mucho se ha discutido sobre el Paraíso Terrenal”.
“Realmente ese paraíso existió y fue el continente de la Lemuria, situado en el Océano Pacífico. Esa fue la primera tierra seca que hubo en el mundo. La temperatura era extremadamente cálida”.
“El intensísimo calor y el vapor de las aguas nublaban la atmósfera y los hombres respiraban por agallas como los peces”.
“Los Hombres de la época Polar y de la época Hiperbórea y principios de la época Lemúrica eran hermafroditas, y se reproducían como se reproducen los microbios hermafroditas. En los primeros tiempos de la Lemuria, la especie humana casi no se distinguía de las especies animales; pero a través de 150.000 años de evolución llegaron los lémures a un grado de civilización tan grandiosa, que nosotros los arios estamos todavía muy lejos de alcanzar.
Esa era la edad de oro, esa era la edad de los titanes. Esos fueron los tiempos deliciosos de la Arcadia. Los tiempos en que no existía lo mío ni lo tuyo, porque todo era de todos. Esos fueron los tiempos en que los ríos manaban leche y miel.
La imaginación de los hombres era un espejo inefable donde se reflejaba solemnemente el panorama de los cielos estrellados de Urania. El hombre sabía que su vida era la vida de los dioses, y el que sabía tañer la lira estremecía los ámbitos divinos con sus deliciosas melodías. El artista que manejaba el cincel se inspiraba en la sabiduría eternal y daba a sus delicadas esculturas la terrible majestad de Dios.
¡Oh! La Epoca de los Titanes, la época en que los ríos manaban leche y miel.
Los lemures fueron de alta estatura y tenía amplia frente, usaban simbólicas túnicas: blancas por delante, negras por detrás, tuvieron naves voladores y buques propulsados por la energía atómica, se alumbraban con energía nuclear, y llegaron a un altísimo grado de cultura. (En nuestro libro “El Matrimonio Perfecto”, hablamos ampliamente sobre el particular).
Esos eran los tiempos de la Arcadia: el hombre sabía escuchar entre las siete vocales de la Naturaleza la voz de los Dioses, y esas siete vocales: I.E.O.U.A.M.S., resonaban en el cuerpo de los lemures con toda la música inefable de los acompasados ritmos del Fuego”.
“El cuerpo de los lemures era un arpa milagrosa donde sonaban las 7 vocales de la Naturaleza con esa tremenda euforia del Cosmos. Cuando llegaba la noche, todos los seres humanos se adormecían como inocentes criaturas entre la cuna de la Madre Naturaleza, arrullados por el canto dulcísimo y conmovedor de los Dioses, y cuando rayaba el alba, el Sol traía diáfanos contentos y no tenebrosas penas”.
“Los matrimonios de la Arcadia eran matrimonios gnósticos. El hombre sólo efectuaba el connubio sexual bajo órdenes de los Elohim, y como un sacrificio en el altar del matrimonio para brindar cuerpos a las almas que necesitaban reencarnarse. Se desconocía por completo la fornicación, y no existía el dolor en el parto.
A través de muchos miles de años de constantes terremotos y erupciones volcánicas, la Lemuria se fue hundiendo entre las embravecidas olas del Pacífico, a tiempo que surgía del fondo del océano el continente Atlante”.

Después vino la Raza Lemur. Ellos ya eran más físicos y pisaban definitivamente la tierra. Hasta esta época ya habían pasado gran cantidad de años. Esta raza también era muy espiritual aunque con menos poderes que los hiperbóreos. Aun así ellos tenían contacto con el edén. Esta raza como las dos anteriores eran andrógenos – hermafroditas. Ellos eran gigantes de 2 a 6 metros. Su país estaba cerca de Australia y se dice que eran aproximadamente 64 millones. Vivían en una región muy poblada de volcanes, en el Océano Pacífico.

CONTINENTE LEMUR – MU
CODICE MAYA QUE HABLA DEL CONTINENTE MU
LA LEMURIA EN EL MUNDO
Ellos se reproducían por gemación. Los antiguos Nahuatls, decían de una manera infantil “que se convirtieron en pájaros” El hermafrodita se fecundaba y producía un especie de huevo que llevaba en la parte de la pantorrilla. Su fisonomía era con una cabeza abombada producto de glándulas muy desarrolladas. Ellos no tenían miedo a la muerte, simplemente esperaban el cambio.
Esta raza fue de transición, pues de ahí parten los ahora humanos. Esta raza sufrió muchos cambios. Los verdaderos hombres de esta raza pudieron separarse de su parte máquina, y no lo hicieron. Ellos sabían perfectamente que eran parte del planeta tierra como capturadores y procesadores de energía cósmica y retransmisores. Una raza que casi fracasa, pues comprendiéndolo y sabiéndolo todo perdieron interés por vivir.
En esta raza se llevo a cabo lo de la expulsión del edén que nos menciona la Biblia. De hecho esta humanidad cayó en bloque, y con ello cayeron muchos ángeles.  En esta raza se llevo a cabo lo que la Biblia nos dice de que “de una costilla de Adán salió Eva” Génesis 2:21 – 22. Esto es prácticamente la división de sexos; hombre, mujer. Recordemos que ellos tenían los dos sexos, eran hermafroditas. El sexo, por ser sagrado, era conducido a lugares especiales por los Kumaras – Maestros. De ahí nos ha quedado la costumbre de que los casados se van a su “Luna de Miel”.
Ellos tenían muchos poderes y podían ver y distinguir una Holtapamna – 5’500,000 tonalidades de colores. También escuchaban el Nirionossiano, que es el sonido de las esferas. El sonido del mismo universo, el resto es Anahat. Igualmente su lenguaje contenía muchísimas más vocales y consonantes que el actual.
Sin embargo, esta raza Lemur, este continente Mu, finalmente cayó en la degeneración y por 10,000 años vivió tremendos terremotos y se hundió la Lemuria. (Lemuria es el nombre de la última parte del Gran continente que existió en el Pacífico Mu. La verdadera destrucción de Mu y su subsiguiente hundimiento empiezan en los 30,000 AC. Esta acción continuó por muchos miles de años hasta que la última porción del antiguo Mu, conocido como Lemuria fue también sumergida en una serie de nuevos desastres, los cuales terminaron entre 10,000 y 12,000 AC. Esto ocurrió precisamente antes de la destrucción de Poseidonis, la última parte del Continente del Atlántico: Atlantis.

 
El Señor Aramu-Muru (Dios Meru) fue uno de los grandes Lemurianos sabios y el Guardián de los Pergaminos durante los últimos días del juicio de Mu o de la condenada Mu. Fue bien conocido para el Maestro de Lemuria que una catástrofe final causaría gigantescas mareas para hundir lo último de sus tierras en el mar embravecido y en el olvido.
Cada Maestro fue escogido por el Consejo de la Gran Jerarquía Blanca, para que fuera a diferentes secciones del mundo, donde, con seguridad el podría fundar una Escuela de la Antigua y Arcana Sabiduría. Esto fue para conservar el conocimiento científico y espiritual del pasado. Al principio por muchos miles de años, aquellas escuelas permanecieron en un misterio para los habitantes del mundo, sus enseñanzas y reuniones debían ser secretas. Por ello, ellas fueron llamadas hasta hoy día las Escuelas de Misterio o de los Shan -Gri -Las de la Tierra.

El Señor Muru, es uno de los Maestros de Lemuria, fue delegado por la Jerarquía para llevar los rollos sagrados consigo a lo largo con el enorme Disco Solar de Oro del Sol hacia el área montañosa de un lugar recientemente formado, en lo que ahora es Sudamérica. Aquí él guardaría y mantendría el foco de la llama de la iluminación. El Disco del Sol fue guardado en el Gran Templo de la Divina Luz en Lemuria y no fue simplemente un objeto de ritual y adoración, ni serviría para el único propósito que después fue usado por los Altos sacerdotes del Sol entre los Incas del Perú. Aramu-Muru partió a la nueva tierra en uno de los usados navíos aéreos de aquella época, mientras las últimas partes del antiguo continente se despedazaban en el Océano Pacífico, terribles catástrofes tenían lugar sobre toda la tierra. La Cordillera Andina de montañas surgió en aquella época y desfiguró la costa Oeste de Sudamérica. La antigua ciudad de Tiahuanaco(Bolivia), fue en aquel tiempo un gran puerto de mar y una gran ciudad colonial del Imperio Lemuriano de magnificencia e importancia para la Madre Tierra. Durante los subsiguientes cataclismos se levantó sobre el nivel del mar y un benigno y tropical clima fue reemplazado por el helado clima polar de las altas mesetas, eternamente barridas por el viento, semejantes al frígido ártico.
Así fue que al reciente formado lago el Señor Muru llegó desde la sumergida Lemuria, es el lugar conocido como el Lago Titicaca, el Monasterio de la Hermandad de los Siete Rayos cobró existencia, siendo organizado y perpetuado por Aramu-Muru. Este Monasterio, el cual fue la sede hogar de la Hermandad a través de todas las edades sobre la Tierra, estaba situado en un inmenso valle el cual había sido creado durante los días del nacimiento de los Andes y fue un extraño hijo de la naturaleza, en las que su exacta situación y altitud le dieron un calor, un clima semi-tropical donde las frutas y nueces podían crecer de un tamaño fenomenal. Aquí, sobre la cúspide de las ruinas que habían estado al nivel del mar, como a la ciudad de Tiahuanaco, el Señor Muru ordenó construir el Monasterio construido de gigantescos bloques de piedra cortadas sólo por la energía y fuerza lumínica . Esta construcción ciclópea es igual hoy a la que fue otrora y sigue siendo un repositorio de la ciencia y cultura lemuriana. El Valle del Monasterio de la Hermandad de Los Siete Rayos es conocido como el Valle de la Luna Azul y está situado en lo alto de las montañas andinas hacia el norte y al costado peruano del Lago Titicaca.

El Señor Muru no construyó inmediatamente el Monasterio a su arribo al Lago Titicaca, pero el siguió viajando por muchos años, estudiando y ayunando en los desiertos, donde el estaba en unión de otros hombres, quienes habían escapado de la catástrofe. Él fue originalmente acompañado por su aspecto femenino Arama Mara (Diosa Meru) cuando él salió de Lemuria en la aeronave.)

CUARTA RAZA-RAIZ O ATLANTE
Después que la humanidad hermafrodita se dividió en sexos opuestos, transformados por la Naturaleza en máquinas portadoras de criaturas, surgió la cuarta Raza-raíz sobre el geológico escenario atlante ubicado en el océano que lleva su nombre.

LA ATLANTIDA UBICADA EN MAPA MUNDI
LA ATLANTIDA
Fue engendrada por la tercera raza hace unos 8 millones de años atrás, a cuyo fin el Manú de la cuarta Raza eligió de entre la anterior los tipos más adecuados, a quienes condujo a la imperecedera Tierra Sagrada para librarlos del cataclismo lemuriano.
La Atlántida ocupaba casi toda el área actualmente cubierta por la parte septentrional del océano Atlántico, llegando por el N.E. hasta Escocia, por el N.O. hasta el Labrador y cubriendo por el Sur la mayor parte del Brasil.
Los atlantes -de estatura superior a la actual- poseyeron una alta tecnología, la que combinaron con la magia, pero al final degeneraron y fueron destruidos.
H.P. Blavatsky, refiriéndose a la Atlántida, dice textualmente en sus estancias antropológicas:
“Construyeron templos para el cuerpo humano, rindieron culto a varones y hembras. Entonces cesó de funcionar su tercer ojo (el ojo de la intuición y de la doble vista). Construyeron enormes ciudades, labrando sus propias imágenes según su tamaño y semejanza y las adoraron…”
“Fuegos internos habían ya destruido la tierra de sus padres (la Lemuria) y el agua amenazaba a la cuarta Raza (la Atlántida)”.
Sucesivos cataclismos acabaron con la Atlántida, cuyo final ha sido recogido en todas las tradiciones antiguas como el Diluvio Universal. La época de sumersión de la Atlántida fue realmente una era de cambios geológicos. Emergieron del seno profundo de los mares otras tierras firmes que formaron nuevas islas y nuevos continentes.

LA ATLANTIDA- POSEIDON
CONSTRUCCIONES MAJESTUOSAS
UBICACION EN MAPA ANTIGUO
Conforme se hundía la Lemuria, emergía la Atlántida. Una raza y civilización muy añorada por ser muy esplendorosa. Hay científicos que hablan de eslabones perdidos, de Darwin, de hombres fósiles, etc. etc. Sin embargo, todo esto fue degeneración de laboratorio de los sabios Atlantes. Los mismos pieles rojas de América hablan de esplendorosos pasados, pues ellos vivieron en la Atlántida. Los Atlantes eran seres de 2 y 3 metros, y había razas, roja, blanca, amarilla, negra, incluyendo la plateada que se extinguió por completo.
Los rusos, al norte de las Azores, filmaron vestigios de una ciudad. Eso fue un video de 25 minutos haciendo referencia a los Atlantes.
La mitología griega es atlante en un 100%. Incluso el toreo de los españoles también es atlante. Platón nos habla de los atlantes. Los famosos guanches de las Islas Canarias, los Beréberes de Marruecos, son de origen atlante. El lenguaje sacerdotal del Tibet es de origen maya. La frase de Jesús “Eli Eli Lama Sabactani” Marcos 15:34, es de origen maya. Y los mayas fueron de origen atlante.
Los atlantes dominaron la 4ª dimensión. La Ley les puso freno pues empezaron a involucionar. Sin embargo, fueron grandes en transportación, en trasplantes de cerebro, etc. Ellos fueron aun mejor de cómo ahora es esta humanidad. En robótica ellos implantaron elementales a los robots haciéndolos sumamente inteligentes. El mismo desarrollo que tuvieron los hundió sobre todo lo concerniente al átomo. Ellos tuvieron el síndrome chino, reacción en cadena de lo nuclear fuera de control. En una noche se hundió y murió el grueso de la población. Algunos, conocedores de la catástrofe se apartaron. Ellos fueron la sociedad Akaldan. Su emblema fue la Esfinge que actualmente conocemos con sus cuatro elementales, y sus cuatro virtudes. La cara – inteligencia del hombre. Alas – espiritualidad. Patas – tenacidad y voluntad. Garras – destreza y agudeza.
Algunos emigraron a lo que ellos llamaron Cairona – Egipto y formaron nuevas ciudades. Sus sabios, que se fueron al Tibet, predijeron una serie de cataclismos. El primero fue a los 300,000 años. La segunda fue a los 80,000 años. El tercer fue a los 11,000 años. Lo que nos dice la Biblia a cerca del Diluvio Universal fue esta serie de cataclismos. Después, estos sabios, se fueron a la región del Asia Central donde se iba a dar lugar el nacimiento de la nueva raza. Se dice que los turanios – seres tenebrosos se colaron en dichos asentamientos.
QUINTA RAZA-RAIZ O ARIA
Hace ya un millón de años que el Manú Vaivasvata (Noé bíblico) seleccionó de entre la subraza protosemítica de la Raza Atlante las simientes de la quinta Raza-Madre y las condujo a la imperecedera Tierra Sagrada. Edad tras edad fue modelando el núcleo de la humanidad futura. Aquellos que lograron cristalizar las virtudes del alma acompañaron al Manú en su éxodo al Asia Central, donde moró por largo tiempo fijando allí la residencia de la Raza, cuyos brotes habían de ramificarse en diversas direcciones.
He aquí las 7 subrazas o brotes del tronco ario-atlante:
La primera subraza se desenvolvió en la Meseta Central del Asia, más concretamente en la región del Tíbet, y tuvo una poderosa civilización esotérica.

La segunda subraza floreció en el Sur de Asia en la época pre-Védica y entonces se conoció la sabiduría de los Rishis del Indostán, los esplendores del antiguo imperio Chino, etc.

INDOSTAN ANTIGUO
BUDA CON SVASTIKA
DRAGON CHINO
La tercera subraza se desenvolvió maravillosamente en el Egipto (de directa ascendencia atlante), Persia, Caldea, etc.

EGIPTO de NEFERTITI
ASIRIOS Y CALDEOS
PERSAS
La cuarta subraza resplandeció con las civilizaciones de Grecia y Roma.

DIOSA REA DE GRECIA
DIOS ROMANO
La quinta fue perfectamente manifiesta con Alemania, Inglaterra y otros países.

ARIO ALEMAN
ARIO EUROPEO
La sexta resultó de la mezcla de los españoles con las razas autóctonas de Indoamérica.

INDIGENAS, ESPAÑOLES Y CRIOLLOS MESTIZOS
CRIOLLOS PERUANOS
La séptima está perfectamente manifiesta en el resultado de todas esas mezclas de diversas razas, tal como hoy lo podemos evidenciar en el territorio de los Estados Unidos.

NEGRO AMERICANO
CHICANOS Y LATINOS AMERICANOS
GRINGOS AMERICANOS Y OTRAS RAZAS
Nuestra actual Raza terminará con un gran cataclismo. La sexta Raza (Raza Koradhi) vivirá en una Tierra transformada (la Quinta Ronda o Etérica) y la séptima será la última. Después de estas 7 Razas, la Tierra se convertirá en una nueva luna.

De los asentamientos de los atlantes nació la quinta raza aria. Esta raza nació de la mezcla con nórdicos, raza inferior en tamaño, y aun en nobleza.
Cada raza tiene siete sub razas, de acuerdo a la ley del siete. La primer sub raza fue en Asia Central. La segunda sub raza fue la India/China. La tercer sub raza fue Egipto. La cuarta sub raza fue Romanos/Griegos. La quinta sub raza fue Europa. La sexta sub raza fue Latinos. La séptima sub raza es Estados Unidos.
Nuestra quinta Raza-madre existe ya como Raza sui géneris y por completo independiente de su tronco-padre, desde hace un millón de años; de lo cual puede inferirse que cada una de sus cuatro subrazas precedentes ha vivido unos 210.000 años; así, cada raza-familia tiene un promedio de existencia de unos 30.000 años; y así también la raza-familia europea tiene aun bastante miles de años de vida, aun cuando las naciones, o sean las innumerables espinas que hay en ella, varían con cada “estación” sucesiva de tres o cuatro mil años. (Doctr. Secr., II, 453, 454).La quinta Raza (la aria) es la que actualmente sigue su curso en nuestro globo, coexistiendo con una gran parte de la cuarta Raza (constituída por los tártaros, chinos y mongoles), y con algunos restos de la tercera (aborígenes de la Australia y hotentotes). El curso de las Razas humanas corresponde a los grandes períodos de involución o descenso, de equilibrio y de evolución o ascenso. (Véase: Cadena planetaria).En el período de involución, o descenso, se desarrollaron las tres primeras Razas; en el de equilibrio se desenvolvió la cuarta Raza, y el período de evolución o ascenso corresponde a las Razas quinta, sexta y séptima. (Doctr. Secr., passim).
RONDAS FUTURAS:
La futura Quinta Ronda se desarrollará en el mundo etérico, la Sexta en el mundo astral y la Séptima en el mental. Después vendrá la Gran Noche Cósmica.
Todo planeta tiene la obligación de originar 7 razas, al planeta tierra le corresponden:
1.-Androginos, primera raza,
2.-Hiperboreos, segunda raza,
3.-Hermafroditas o Lémures, tercera raza,
4.-Atlantes, cuarta raza,
5.-Aria, somos nosotros,
6.-Koradhí o Coradi, se originaran después del cataclismo de la quinta raza, 7.-Será la última.
Las razas son creadas para evolucionar conscientemente, y eliminar los yo, y así originar una raza de verdaderos hombres.
Se dice que los hijos del Primer Sol, los Protoplasmáticos, perecieron devorados por los tigres. ¡Claro está, los Tigres de la Sabiduría!
Se dice que los hijos del Segundo Sol, los Hiperbóreos, perecieron arrasados por fuertes huracanes. Se refiere a la humanidad que vivió en la herradura que está alrededor del Polo Norte.
Se afirma que los hijos del Tercer Sol, los Lémures, perecieron por sol de lluvia de fuego y grandes terremotos.
Los hijos del Cuarto Sol, los Atlantes, perecieron por las aguas.
Los hijos del Quinto Sol, los Arios, las gentes de esta época, pereceremos por el fuego y los terremotos. Así será y se cumplirá dentro de poco tiempo.
Los hijos del Sexto Sol, los Koradhí, en la futura tierra del mañana, también morirán.
Los hijos del sol jaguar (el primer sol) los Andróginos divinos constituyeron la primera raza, en aquel entonces vivieran felices en la Isla de Cristal o Isla sagrada. Todavía existe dicha isla, pero en estado de Jinas, dentro de la cuarta dimensión. Perecieron devorados por los tigres de la sabiduría. La reproducción la realizaban por el acto fisíparo, similar al sistema de reproducción de las células orgánicas mediante el proceso de división celular, estos seres humanos de la primera raza lograron trascender las leyes y se conservaron en la Edad de Oro. Eran semifísicos, semietéricos.
El regente de esta raza fue el dios Tezcatlipoca.
Los hijos del sol de viento (el segundo sol) la segunda raza de la tierra de Apolo, los Hiperbóreos, se desenvolvieron al igual que la primera raza en dimensiones superiores de la naturaleza, denominados hiperbóreos por haber habitado en la parte septentrional del universo, esta raza al igual que la primera tampoco se degenero ya que encarnaron el espíritu. Fueron arrasados por fuertes huracanes. Recordemos que en maya huracán traduce halito divino esta raza fue gobernada por Quetzalcoatl.
Los hijos del sol lluvia de fuego (el tercer sol) los Lemures habitaron en el continente MU de donde se desprende su nombre y que estaba situado anteriormente en el océano pacifico, del cual se cree que las islas de Pascua y Australia son reductos del mismo. Perecieron por sol de lluvia de fuego y grandes terremotos. Se dice que estos hombres fueron transformados en pájaros, para de esa manera librarlos del sacrificio, razón que podría explicar no solo la desaparición de los mayas de manera súbita, sino la de un pequeño pueblo de liliputiense situado al lado de una aldea indígena boliviana. Lógicamente, este tipo de actividad nos da margen para pensar en el traslado de estas culturas y pueblos a una cuarta dimensión. Esta raza se degeneró y estuvo gobernada por el dios azteca Tlaloc.
Los hijos del sol de agua (el cuarto sol), los atlantes la cuarta raza, cuya tierra estaba situada en el océano Atlántico, fueron tragados por las aguas. Fueron sus herederos los egipcios, mayas, incas, chinos primitivos etc., con todas sus similitudes en materia de arquitectura, religión y cultura. Por ser esta la raza que nos antecedió, considero de singular importancia realizar un análisis a grandes rasgos de lo que fue su degeneración. Cuando la raza atlante empezó a dejar de lado las enseñanzas religiosas de sus padres, los preceptos del Dios Neptuno , la observación de la ley y el orden y a cambio dieron rienda suelta a la perversidad, a la lujuria , al licor, al homosexualismo, al mal uso de la fuerza sexual, etc. se inicia la degeneración de la Atlántida.
Aparece con ello el culto a la belleza mal concebida, al punto que la maléfica belleza de KETABEL llega a gobernar soberanamente todos los países del sur incluida su capital TOYAN, todo gracias a la aparición de la magia negra (Necromancia, Kali-yuga) y a la perversidad de Reyes y Príncipes e igualmente a la mala utilización de la medicina sacerdotal que no solo se pone al servicio de una criatura del mal sino que trae consigo la inmolación de víctimas inocentes y fomenta la antropofagia en el continente Atlante y prolongan en el tiempo la maldad personificada en Ketabel. Esta involución de una civilización realmente avanzada trajo consecuencias desastrosas en grado sumo, toda vez que muchos de sus avances fueron utilizados para su autodestrucción ya que sobrevinieron guerras donde se hizo uso de energía nuclear, energía atómica acabando con ciudades cuyo desarrollo aun no ha sido posible alcanzar. Resulta desafortunado que una civilización con dominio sobre la gravitación de los cuerpos por medio de un aparato, que incluso llego a ostentar la prolongación de la existencia a través de los trasplantes de cerebros, que viajaban de manera cotidiana a todos los planetas del sistema solar, hayan degenerado de manera tan absurda cayendo en la era de hierro, provocando de alguna manera la revolución de los ejes, la verticalización de los polos y el final de la era terciaria al ser sumergida en las profundidades del Océano que hoy lleva su nombre. KETABEL, “la de los tristes destinos”. (Esa Ketabel era extraordinaria, una Reina que se hizo inmortal. Cuando alguna glándula se le envejecía o trataba de atrofiársele, los científicos se la extraían y reemplazaban por otra – Mas no solamente manejaban la endocrinología, los Atlantes, sabían que las glándulas de secreción interna, están relacionadas con los TATWAS, es decir, con las Fuerzas Sutiles de la Naturaleza, y conocían esas vibraciones de los Tatwas, entonces las manejaban. Ketabel, “la de los tristes destinos”, vivió millares de años. Desgraciadamente, Ketabel estableció en la Atlántida la ANTROPOFAGIA. Se inmolaban niños, mujeres, jóvenes, en aras de sus cultos religiosos a las Potestades de la Tinieblas, y después las multitudes se lanzaban sobre aquellos cadáveres de los cuales se había extraído el corazón y naturalmente, trataban de devorar sus carnes. Mas antes de que estos cadáveres fueran arrojados a las multitudes, eran llevados al laboratorio; entonces se les extraía las glándulas para servicio de Ketabel, “la de los tristes destinos”. La Atlántida degeneró en MAGIA NEGRA Y ANTROPOFAGIA. Podían, los Atlantes, fabricar un monstruo mental y luego cristalizarlo con la voluntad. Posteriormente lo alimentaban de sangre. Las GUERRAS Atlantes, en los últimos tiempos, fueron espantosas. Se usó la energía nuclear; bombas atómicas acabaron con las preciosas ciudades de la Atlántida…)
Todo lo anterior como consecuencia insoslayable de la violación de la ley. Estuvo gobernada por el dios azteca Atonatiuh.
Los hijos del sol de terremoto (el quinto sol) somos la raza ARIA de semilla nórdica, que al mezclarse con los sobrevivientes ATLANTES dio origen a las siete Sub-razas ARIAS y que actualmente nos encontramos en la sexta sub-raza de la QUINTA RAZA RAIZ, resultante del cruce español con las tribus indoamericanas. La séptima sub-raza ARIA todavía no existe, pero existirá y estará formada por los sobrevivientes del grave transtorno que ha de recibir el globo terráqueo y que muy pronto destruirá a la raza Aria.
Esta raza aria ha cumplido sus cuatro etapas, oro, plata, cobre y estamos en pleno desarrollo de la etapa de hierro, etapa de esta raza aria ni siquiera comparable con la era de hierro de los atlantes ya que estos a pesar de su perversidad lograron en sus edades de oro y plata, importantísimos avances en materia científica y espiritual, cosa que la raza aria aun no ha podido. Por todo lo anterior se ha iniciado la selección del hombre semilla para la conformación de la sexta gran raza y serán escogidos aquellos que estén trabajando en los tres factores básicos de la revolución de la conciencia. NACER, MORIR y SACRIFICIO POR LA HUMANIDAD.
La sexta raza o sexto ciclo solar se le llamará la raza KORADHI,  y a la séptima y última raza, no se sabe su nombre, algunos autores le han denominado como una raza de LILIPUTIENSES.
El objeto de conocer lo relativo a las razas es porque siempre ha sido es y será importante conocer nuestros orígenes. Es significativo conocer de done provenimos y a que obedece las diferentes situaciones que afrontaron nuestros antecesores y que resultados obtuvieron.
Como fue la vivencia de cada una de las etapas Oro, Plata, Cobre y Hierro. Observamos que siempre en la edad de oro no existe la propiedad privada, luego igualmente no existirán las fronteras etc. la vida es muy amorosa muy espiritual, no existe la envidia ni ninguno de los elementos psíquicos causantes de las grandes catástrofes.
Estudiar las razas anteriores igualmente nos permiten identificar las causas de las catástrofes que dieron al traste con las anteriores razas. No podemos pasar por alto la invaluable enseñanza que nos dejo la cuarta raza en sus albores y el grado de avance de esa importante civilización antes de caer en el desatino de su degeneración.
Que extraordinario por decir lo menos, me gustaría que en esta sexta Subraza de la raza aria pudiéramos dominar al menos la HEPTAPARAPARSHINOCK (Existe una ley que gobierna todo lo creado, se le ha llamado la Ley del Heptaparaparshinock o Ley del Siete. Esta ley organiza todo de acuerdo a este número. Si reflexionamos un poco en derredor nuestro, la veremos en muchas cosas. Existen leyes que nos gobiernan día a día, palpables de momento en momento, basta que dirijamos nuestra atención hacia nosotros mismos y a la naturaleza para darnos cuenta de que existen. Lamentablemente, el ser humano parece que ya no tiene tiempo para esas cosas y prefiere lo superficial, lo que no tiene importancia.), no solo por haber sido del dominio de la raza que nos antecedió sino que esto haría importantes aportes a esta raza ARIA.
La raza polar, alcanzo la sabiduría; la hiperbórea alcanzo un grado muy alto de conocimientos en general y fue exterminada por huracanes; la raza Lémur también tuvo un desarrollo millones de veces más grande que el nuestro pero también involuciono y fue tragada por lluvia de fuego; la Atlántida alcanzo una perfección divina pero involuciono y fue arrasada por el diluvio; la raza aria que es la nuestra se encuentra con la conciencia dormida ni tan siquiera hemos evolucionado como para decir que involucionamos y vamos a perecer por medio del fuego y grandes terremotos, después de nuestro exterminio surgirá la raza Koradhí y por ultimo surgirá una raza que aun no tiene nombre.   El objetivo de las 5 razas ha sido la evolución espiritual, la cual no ha sido posible ya que cuando el hombre ha logrado tener un gran porcentaje del poder de la mente, se deja llevar por la atracción sensual de lo material y comete tantos errores que el mismo llega a destruirse. La meta es que los errores de cada raza sirvan de ejemplo a la siguiente y llegue el día que el hombre pueda superar sus defectos psicológicos y logre el triunfo de lo espiritual y llegue a unir su esencia con la esencia del padre, de la energía creadora.
Las Siete Razas la constituyeron los hijos del Primer Sol, los Protoplasmáticos; los hijos del Segundo Sol, los Hiperbóreos; los hijos del Tercer Sol, los Lémures; los hijos del Cuarto Sol, los Atlantes; los hijos del Quinto Sol, los Arios; los hijos del Sexto Sol, los Koradhí; y los hijos del Séptimo Sol, que están aún por definir.En cada nueva generación se hacían más sólidos, más perfectos físicamente con arreglo a la ley de la Evolución, que es la Ley de la Naturaleza. La muerte vino con el organismo físico completo, y con él, la decadencia moral. El hombre fue más material y cada vez menos espiritual. En estas siete razas, cada vez que el ego encarna se convierte, como un todo, en una unidad compuesta de materia y espíritu.
Son las millonadas de esencias, que atraviesan para adquirir experiencia en las distintas etapas evolutivas y de vida que tiene el planeta tierra, el mismo que cumplidas las siete razas queda como un planeta muerto. En cada raza a las esencias se les dan la oportunidad para su autorrealización
Su objetivo es sacar una cosecha de Hombres Solares. Hombres que a través de la revolución de la consciencia se escapen de la rueda del Samsara y regresen al Absoluto con maestría.
Los antepasados de los hiperbóreos fue­ron los Hombres Protoplasmáticos, los Hombres Polares, los Hombres Glaciares de la primera raza (ésta vivió en el Casquete Polar del Norte).
No, pensemos en el Hombre Protoplasmático, pensemos en la ra­za protoplasmática, que existió en la “Isla Sagrada”,  esa isla que fue la primera en existir y que será la última en dejar de existir. Quiero referirme a la Tierra Nórdica, a la “tierra de cristal” (cómo dijeran nuestros antepasados de Anáhuac), a la lejana “Thule”, al continente ese que está cubierto ahora por los hielos del Polo Norte.
Dicho continente ocupaba, en aquella época, la zona ecuatorial del mundo, puesto que la posi­ción era diferente: el Ecuador actual era Polo y los Polos eran Ecuador. Era de enormes y profundos bosques, y se creó una gigantesca civilización polar. La Tie­rra era de un azul magnífico, bellísimo; las montañas eran transparentes como el cris­tal. La raza humana se reproducía por el siste­ma ese que conocemos todavía, en nuestro organismo, en la sangre: el de la división celular. Bien sabemos que la célula germinal se divide en dos y comienza el proceso de gestación de los nueve meses. La célula ger­minal se divide en dos, las dos se dividen en cuatro, las cuatro en ocho, y así comienza el proceso de gestación, mediante la división celular. Todavía existe ese proceso en nuestra san­gre. ¿Por qué existe? Porque existió, y los hombres polares se reproducían con ese proceso: en determinado tiempo, el organismo del Padre Madre se dividía en dos (como se divide la célula viva) y así se reproducían, por el proceso, pues, de división celular. Cuando nacía una criatura, se festejaba aquello como un gran acontecimiento. En los templos, se reunían los hierofantes, para trabajar sobre los elementos de la naturaleza, y los símbolos esotéricos se usaban (en aquella época) en for­ma diferente, para indicarnos que la vida iba hacia la materialización, hacia lo físico. Los hombres de la época polar podían alargar sus cuerpos a voluntad o achicarlo, hasta conver­tirlo como en un punto matemático. Eran andróginos, y tan pronto podían poner a flote el aspecto femenino (para entonces aparecer como hermosas damas), o sumergir, en sí mismos, el aspecto femenino, para hacer aflorar, poner a flote el aspecto masculino.
Es decir, eran verdaderos andróginos divinos: en su imaginación se reflejaba en el firma­mento estrellado, parlaban el verbo de oro, que como un río corre bajo la selva espesa del Sol.  Entonces Uriel, gran Maestro venido de Ve­nus, les enseñó las Artes y la Ciencia. Uriel dejó un libro escrito con runas, libro que estudiaron, entonces, los hombres de la época polar (o de la Epoca Primaria, si se le quiere llamar así), de la Raza Protoplasmática. Todo eso está escrito en los Registros Akáshicos de la Naturaleza.
Si us­tedes desarrollan la epífisis y la hipófisis, con ese par de glandulitas, debidamente concentrados, podrán revisar todos estos escri­tos, podrán verificar, por sí mismos, lo que actualmente estoy diciendo. ¿De dónde salió la Raza Polar, cuál fue su origen? Ellos sabían, muy bien, que se habían desenvuelto en una época anterior, o que habían vivido, pues, en una dimensión superior (en la cuarta coordenada); ellos sabían que allí habían actuado y habían conocido los miste­rios del universo. Y los hombres de la cuarta coordenada no ignoraban que habían venido de la quinta, y los hombres de la quinta coordenada no ignoraban que habían venido de la sexta coordena­da, y los hombres de la sexta dimensión no dudaron jamás que ellos se habían desarrollado desde el germen original primitivo.
De manera que el germen elemental (atómico, primitivo) de la raza humana, existía an­tes de que existiera el universo, estaba entre el caos. Los gérmenes de la raza humana, de los elementos vegetales y de las especies animales, estaban entre el caos; antes de que existiera el universo, esos gérmenes dormían entre el caos. Cuando el universo se estremeció con el Verbo, cuando el Verbo creador del primer instante puso en movimiento todos los átomos, esos gérmenes surgieron de entre el caos: hi­cieron su primera manifestación en la séptima dimensión, se cristalizaron y desenvolvieron un poco más en la sexta, luego en la quinta, posteriormente en la cuarta, y llegó el día en que aparecieron tales gérme­nes (ya con cierto desarrollo), en nuestro pla­neta Tierra, posados sobre una Tierra protoplasmática, como simple protoplasmas vivientes.
De manera que la raza humana viene del caos, se desenvolvió en el caos, se desarro­lló en el caos y existe actualmente. Un día, los organismos humanos regresarán al estado germinal primitivo y volverán al caos (del caos salieron y al caos volverán). Un día nuestra Tierra fue un protoplasma; más tarde, nuestra Tierra será un cadáver, una nueva Luna (después de la séptima raza). Entonces la vida se desenvolve­rá en las esferas superiores y volverá al caos, porque del caos salió y al caos habrá de volver.
En ese “caos” que usted menciona, ¿desde allí se empezaron a gestar los Yoes?  Los Yoes nada tienen que ver con el caos; son una creación diabólica de nosotros, de nuestros errores, aquí y ahora. El caos es el caos y la razón de ser del caos, es el mismo caos. El caos es sagrado; allí están latentes los gérmenes de la vida, allí se desarrollan y desde allí se desenvuelven y descienden, luego, de dimensión en dimensión, hasta aparecer aquí, en forma concreta. ¡Eso es todo!  
Algunos autores hablan del “caos” y del “cosmos”. ¿Hay diferencias, entre uno y otro?  Del caos sale el cosmos. Indubitablemente, mediante la Ley del Tres, es decir, mediante el Santo Triamanzikanno, es posible realizar creaciones de unidades nuevas. Cuando las tres fuerzas (positiva, negativa y neutra) coinciden todas en un punto dado, se realiza una creación. No sería posible la creación de cualquier unidad cósmica nueva, sin la conjunción de esas tres fuerzas que forman, en sí mismas, el Santo Triamanzikanno.
Estas tres fuerzas son: el Santo Afirmar, el Santo Negar, el Santo Conciliar. Pero crear es una cosa y organizar es otra cosa. Se puede crear, pero si no hay organización, ¿de qué serviría la creación? Para que un cosmos (que significa, “orden de mundos”) surja a la existencia, se necesita de otra ley. Quiero referirme, en forma enfática a la Ley del Eterno Heptaparaparshinock, es decir, la Ley del Siete.
Mediante la Ley del Triamanzikanno se hace la creación, pero mediante la Ley del Siete se hace la organización de lo que se ha creado (en la forma de un cosmos). Así pues, nuestro sistema solar existe gracias a dos leyes: primera, la del Santo Triamanzikanno; segunda, la del eterno Heptaparaparshinock. Gracias a esas dos leyes, existe actualmente nuestro sistema solar y nuestro planeta Tierra. Del caos surgió, pues, un cosmos y del caos surgen todos los cosmos. Luego, de las tinieblas, sale la luz.

Un pensamiento en “CIVILIZACIONES DE ANTAÑO TERRESTRES

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s