star blake

Un nuevo informe que circulo en el 2010 en el Kremlin, escrito por el médico y científico Alexander Stepanov del Observatorio Astronómico de Pulkovo en San Petersburgo adviertia que el masivo objeto oscuro del tamaño de Júpiter al acecho en el borde exterior de nuestro sistema solar parece haber "acelerado" su movimiento hacia la Tierra.

hercolobus87_01.jpg

Cuando es “acoplado” con el Eclipse Total Lunar de diciembre 20/21, el Dr. Stepanov sugiere, que la probabilidad de un terremoto de magnitud 8.0 o mayor golpeando nuestro planeta diciembre 11-8 enero de 2011, es un "casi seguro".

ACTUALIZACIÓN en eenro 2011

El masivo objeto oscuro del tamaño de Júpiter que se menciona en este informe coincide con la investigación del científico planetario John Matese, de la Universidad de Louisiana en Lafayette y su colega Daniel Whitmire quien en 1999 postuló que este oscuro objeto del tamaño de Júpiter es el responsable de lanzar trozos de hielo y polvo hacia la Tierra, y, como lo podemos leer:

"Después de examinar las órbitas de más de 100 cometas en la base de datos del Centro de Planetas Menores, Matese y Whitmire llegaron a la conclusión que el 80 por ciento de los cometas nacidos en la Nube de Oort fueron expulsados por la gravedad de la galaxia. El restante 20 por ciento, sin embargo, necesita un empujón de un objeto distante, de alrededor de 1,4 veces la masa de Júpiter."

La existencia de un objeto planetario masivo en nuestro Sistema Solar afectando la vida en nuestro planeta Tierra ha sido debatido, ya que los antiguos pueblos semitas de Oriente Medio escribieron ampliamente sobre su existencia y lo atribuyeron a ser el "hogar de los dioses".

hercolobus87_02_small.jpg

Los antiguos babilonios se referían a él como Nibiru, y en los tiempos modernos ha sido llamado "Planeta X".

Científicos españoles postulan, además, que este objeto masivo es una enana marrón, un "compañero oscuro" de nuestro sol.

Es importante tener en cuenta que los trabajos de investigación rusos que se ocupan con nuestro Sistema Solar, todos suscriben a lo que se llama La Teoría del Universo Eléctrico y está marcadamente opuesta a las teorías sostenidas por los occidentales.

Uno de los principales investigadores de Rusia sobre los efectos del Universo Eléctrico es el médico-científico Habibullo Abdussamatov que es la cabeza de la investigación espacial en el Observatorio Astronómico de Pulkovo en San Petersburgo, quien en 2009 publicó un documento afirmando que el factor principal responsable de causar las variaciones del clima en la Tierra es nuestro Sol, y no el dióxido de carbono, y como lo podemos leer:

"Las observaciones del Sol, muestran que, en cuanto al aumento de la temperatura, el dióxido de carbono no es el culpable, y, en cuanto a lo que nos espera en las próximas décadas, no es el calentamiento catastrófico, sino un descenso global y muy prolongado de la temperatura."

Potencialmente aún peor para nuestro planeta es la investigación llevada a cabo por el profesor Bill Napier, de la Universidad de Cardiff, el año pasado, que indicó que la mini-edad de hielo que vivió el planeta hace 13.000 años fue causada por una sola tormenta de granizo de una hora de duración desde el espacio, y que cuando se combina con la investigación del Dr. Stepanov, la culpa de este evento catastrófico se coloca de lleno en este misterioso objeto masivo orbitando más allá de la Nube de Ort.

Aunque no se menciona directamente la existencia de este misterioso objeto, la organización espacial de la NASA de los Estados Unidos ha emitido una advertencia para el 2012 que los efectos eléctricos en nuestro Sol competirán con el máximo solar de 1958 y bien podrían "causar estragos" con la tecnología.

El peligro del terremoto previsto por el Dr. Stepanov en este reporte se centra en torno al " repentino movimiento acelerado" de este misterioso objeto, evidenciado por el creciente número de objetos como cometas siendo arrojados hacia el Sol y "desestabilizando" el escudo electromagnético de nuestro planeta debido a la masivas explosiones solares reduciendo, por lo tanto, la capacidad de nuestro planeta para contrarrestar sus propias fuerzas de mareas.

hercolobus87_03_small.jpg

Es interesante observar en este informe que el Dr. Stepanov indica que el probable precursor a este gigantesco terremoto que viene será un sistema masivo de baja presión ejerciendo presión atmosférica hacia abajo, sobre la superficie de la Tierra, y que la semana pasada ha visto un brote de esa talla el cual no se ha visto en tiempos modernos.

De lo que se describe como una "monstruosa tormenta" que deberá llegar a los Estados Unidos este fin de semana, a las lluvias mortales catastróficas que han afectado a América del Sur y Australia, hasta el frío de "una vez en la vida" que se ha apoderado de Gran Bretaña y el frío y la nieve sin precedentes causando estragos en toda Europa, tal vez nunca antes en la historia moderna se han tenido tantos importantes eventos climáticos golpeando a nuestro mundo, todos al mismo tiempo.

hercolobus87_04_small.jpg

En cuanto a la advertencia de este reporte, de un terremoto gigante siguiendo rápidamente estos importantes fenómenos climáticos, no está en nuestro conocimiento si va a suceder.

Lo que está en nuestro conocimiento, sin embargo, es que es mejor estar preparado para incluso la peor catástrofe que ser dejado sin preparación.
Veamos más de cerca de la antigua mitología egipcia relevante a la Teoría de la Estrella Oscura y exploremos la mitología central a un entendimiento de aquella parte sagrada del cielo, la Duat. Haciendo esto, se volverá claro porqué he propuesto que esta área sagrada del cielo dominada por Sirio y Orión marca el paso de perihelio de Nibiru.

Uno podría contar con que la comunidad astronómica estaría emocionada con el prospecto de descubrir este planeta/sub-enana marrón en le Nube de Oort. Por el contrario, este tema está en la muy periferia de la astronomía, y mis propias especulaciones son aún mas ‘allá afuera’ que Murray y Matese!

El equipo de la Universidad de Lafayette, conformado por Matese y el Dr. Daniel Whitmire et al, hicieron la tentativa de hacer que la NASA se interesara en un búsqueda del cielo por el Planeta X.

Ellos fracasaron incluso en conseguir que la idea fuese considerada seriamente. Murray ha logrado obtener una escasa cantidad de tiempo de telescopio en el Observatorio Real de Australia (realmente, una hora), y ha ganado un par de imágenes detalladas de la constelación Delfino sobre un período de seis meses, para poder avistar cualquier estrella que esté en movimiento en esa pequeña región del cielo (1).

Recuerde… el Planeta X pudiera haber sido ya catalogado como una estrella débil por los astrónomos, pero no ha sido determinada su naturaleza. Personalmente, pienso que el debería de ver más de cerca de Ofiuco.

andylloyd4_7.jpg

Murray y Matese, tienen cada uno sus críticos científicos, y es muy evidente que hay una tremenda cantidad de trabajo que hacer para convencer al elemento conservativo en la astronomía y la astrofísica para que tomen en serio sus ideas.

No todos comparten el tolerante optimismo de Murray.

“Pienso que es una idea tonta. Si usted se ocupa vanamente con esta información del cometa, el efecto simplemente se va”, dice el astrónomo Harold Levison del Instituto de Investigación del Suroeste de Investigación en Boulder, Colorado, un experto en la Nube de Oort.

El admite que planetas del tamaño de la Tierra podrían estar flotando sin ser detectados, en la Nube de Oort, pero duda que cualquiera tan grande como Júpiter esté allá afuera escondido.

“No puedo probar que no es verdad, pero increíbles demandas como éstas requieren increíbles pruebas”, dice él. (1)

Pienso que su casi está fortalecido grandemente por la evidencia mitológica disponible (¿increíbles pruebas?), pero mi propia investigación especulativa no sirve para ayudar en su caso entre la comunidad científica de la corriente principal, de mente muy estrecha.

Tal es el maravilloso mundo de la ciencia, amigos…

Linda Moulton Howe entrevista al Dr. Matese

El sitio-Web Earthfiles.com ha publicado una rara entrevista con el Profesor John Matese, por la respetada locutora Linda Moulton Howe, respecto a la posible existencia de una enana marrón en la Nube de Oort (9).

El Dr. Matese discute nueva evidencia para apoyar sus demandas iniciales en 1999 acerca de la potencial existencia de una pequeña enana marrón en las afueras de la Nube de Oort, y discute las razones por las cuales tal masivo objeto habría escapado directa detección hasta ahora. El también describe sus esperanzas para la siguiente generación de telescopios infrarrojos, SIRTF y SOFIA. Admitiendo que el no puede claramente señalar este objeto a un área menor del 5% de todo el cielo, el concede que solamente la suerte podría provocar un temprano descubrimiento.

La entrevistadora, Linda Moulton Howe, también aborda directamente el tema Sitchin… un tema que evidentemente hace gemir a Matese interiormente.

El se mantiene en sus anteriores declaraciones de un enlace entre Nibiru y su enana marrón sobre todo en los terrenos de los períodos de la orbitas y la visibilidad de tal objeto para una antigua civilización. El observa que el recibe un tremendo número de correos electrónicos acerca de la teoría de Sitchin del 12avo planeta, y que sus breves lecturas de la evidencia alternativa propuestas por investigadores de apoyo (como yo) han fallado en convencerlo de alguna posible conexión.

A sus ojos, por supuesto, tiene toda la razón.

Una enana marrón a ½ año luz lejos de acá y orbitando alrededor del Sol cada 4 millones de años no podría ser la misma que un objeto reapareciendo visiblemente en el sistema solar cada 3600 años más o menos. Si es todo lo que cada objeto hizo alguna vez. Hay una forma en que esta distante enana marrón pudiera haber recientemente terminado convirtiéndose en el objeto de Sitchin. Y es más, el Dr. Matese propuso la idea el mismo.

En su propio papel inicial en Ícaro en 1999, Matese escribió lo siguiente:

“Es decir, bajo la acción de la marea galáctica, el perturbador [su enana marrón] pasaría relativamente cerca de la zona planetaria cada varios millones de Myr [millones de años]… Hills (1985) ha determinado que los objetos de masa <10Mj [masas de Júpiter] no dañarían las orbitas planetarias incluso di éstas han pasado a través del sistema planetario.” (2)

Matese de una distancia de perihelio para tal fluctuación natural en la órbita de la enana marrón, como 124 UA (lo cual es aproximadamente de 2 a 3 veces la distancia de Plutón del Sol, bien dentro de la órbita de cualquier distancia de NIBIRU).

El papel de Jack Hills, que Matese cita, va más allá, suministrando escenarios en donde tales ‘vuelos de paso’ por pequeñas enanas marrones en órbita podrían ser más adelante sometidos a otros cambios como resultado de llegar tan relativamente cerca del Sol. Tales cambios tienden a resultar en órbitas elípticas excéntricas, según las simulaciones por computadora corridas por Hills. Así, si la enana marrón ha actuado hace unos pocos millones de años, como lo propuso el mismo Matese, entonces, de hecho, podría haberse convertido en un objeto más estrechamente vinculado con una órbita de miles y no millones de años.

Esto sería todavía consistente con la evidencia del cometa, porque estos objetos fueron perturbados desde sus grandes órbitas circulares a ½ año luz de distancia sobre el curso de millones de años. De hecho, el hecho de que el Dr. Matese no puedan señalar la posición del Perturbador muestra cuan amorfa y flexible es su información.

Las implicaciones para el propio ambiente de nuestro planeta habrían sido de gran envergadura.

De hecho, la última Edad de Hielo comenzó repentinamente hace 3.2 millones de años, por un mecanismo todavía no entendido por los científicos.

¡Una Órbita Masiva, Masiva! (25/5/02)

La hipótesis de Zecharia Sitchin colocaría a un planeta salvaje orbitando al Sol dentro de una órbita de 500 unidades astronómicas en el afelio, pero el planeta masivo/enana marrón propuesto por los astrofísicos Matese y Murray se extiende a una gama tan amplia como 30,000 UA.

De muchas maneras, la primera es la teoría más plausible, simplemente porque es difícil de explicar cómo un planeta pudiera ser localizado a decenas de miles de unidades astronómicas de distancia. No hay mecanismo conocido que nos ayude a entender cómo un planeta se pudo formar tan lejos de una estrella, y muchos piensan que no es probable que un planeta que ‘flota libremente’ pudiera ser capturado hacia tal extensa órbita.

Mientras que yo sospecho que nuestra pequeña base de datos de planetas nos lleva a la variedad potencial de órbitas y objetos oscuros interestelares, otros permanecen sin ser convencidos.

Es muy interesante, entonces, que los investigadores han imaginado un joven y brillante planeta en una región donde son formadas estrellas, cuya distancia desde la estrella más cercana es más de 100,000 unidades astronómicas.

“Si el objeto recientemente avistado, llamado SOri70, es, de hecho, un planeta, podría ser uno muy extraño, ubicado 36,000 veces más lejos de cualquiera de sus vecinos estelares más cercanos de lo que Júpiter está de nuestro Sol. Hay un debate no resuelto entre expertos, sobre si un objeto tan lejos de una estrella puede ser llamado un planeta o no. Y nadie está seguro de cómo pudiera haberse formado o cómo pudo terminar en tal localización.” (3)

¿Está este planeta del tamaño de Júpiter orbitando la estrella, o está simplemente flotando libremente a través de la región?

Es difícil decirlo por ahora, pero imagínese que esta estrella fuese el Sol, y el planeta brillante SOri70 Nibiru/Marduk. El último hallazgo podría sentar un precedente para una órbita bastante extraordinaria, de conformidad con la teorías de Matese y Murray. Por supuesto, esto no significa que sus indirectamente detectados ‘planetas’ son los mismos que los de Sitchin, pero pienso que coloca sus propuestas en un terreno más sólido.

La NASA ha declinado la oportunidad de conseguir la imagen de este nuevo objeto con el Telescopio Hubble. Una lástima.

Podríamos haber capturado un vistazo de cómo se habría visto nuestro sistema solar hace unos 4 billones de años.

Discos de Polvo alrededor de Enanas Marrones

El Observatorio Infrarrojo Espacial operado por la Agencia Espacial Europea completó su trabajo hace algunos años, antes de que las enanas marrones estuvieran siendo encontradas en números razonables.

Como tal, ha sido difícil obtener datos sobre discos formadores-de-planetas que pudieran o no pudieran existir alrededor de jóvenes enanas marrones.

andylloyd4_5.jpg

Gracias a nuevas observaciones, podemos ahora estar casi seguros que los planetas, de hecho, se forman alrededor de enanas marrones, así como alrededor de jóvenes estrellas. Así, cualquier enana marrón interestelar vagabunda, que abre su camino hacia el sistema solar probablemente tendría que venir con su propia contingencia de planetas/lunas, todas calentadas por la débil luz y calor de la enana.

Los nuevos datos se refieren a Cha HA 2, una joven enana marrón ubicada en la sureña constelación del Camaleón, y la más cercana, pero más vieja enana marrón LP 944-20, ubicada en la meridional constelación de Fornax.

“La primera detección terrestre de una radiación infrarroja-mediana de dos Enanas Marrones ha sido lograda por un equipo de astrónomos europeos, usando el Instrumento de Multimodo Termal Infrarrojo (TIMM12) en ele telescopio ISO 3.6-m en el Observatorio de La Silla en Chile… Las observaciones ISO hacen alusión a la presencia de un disco de polvo alrededor de uno de los objetos – esto ha sido completamente confirmado por las nuevas observaciones TIMMI2.

Es más, la radiación infrarroja media medida con este instrumento, muestra la ausencia de una característica fuerte de emisión de silicatos (aproximadamente a una longitud de onda de 10 micrones). Según los astrónomos, esto indica que el disco alrededor de Cha HA 2 es comparativamente denso y plano, y sin una capa externa calentada.” (4)

Los discos que aparecen en esta imagen son indicativos de una apariencia de alas de un sistema de una joven enana marrón.

Pero enanas marrones más viejas supuestamente pierden tales discos al acrecentarse de ellos planetas/lunas orbitantes. Los datos de TIMMI2 respecto a LP 94420, que se cree que tienen una antigüedad de aproximadamente 500 a 650 millones de años no muestran disco, solamente emisiones infrarrojas de la misma enana.

Por supuesto, esto es por no decir que LP 94420 no tiene planetas orbitándolo.

Un Planeta Sorpresa de un Sistema Binario

Los astrónomos han sido dejados sin más opción que proponer que un planeta orbita la estrella principal en la binaria Gamma Cephei. Ellos han eliminado andylloyd4_3.jpgcualquier otra posible explicación que podría contar algo sobre la sistemática variabilidad de luz de cada 2.5 años.

Ninguna gran sacudida, podría usted pensar, ya que nuevos planetas parecen estar surgiendo de todas partes. Lo diferente aquí es que el binario es uno muy cercano, con la estrella compañera orbitando aproximadamente a la misma distancia que Urano de nuestro Sol.

Su influencia gravitacional debe haber removido planetas del sistema hace mucho. En vez de esto, el planeta, más grande que Júpiter, está fielmente orbitando la estrella principal a una distancia más grande que aquella de Marte.

Este es un hallazgo inusual:

Pero se espera que los planetas sean mucho más raros en sistemas como Gamma Cephei, que tengan estrellas compañeras cercanas. Con estrellas cercanas tirando furiosamente unas a otras, podrían fácilmente interrumpir la órbita de un planeta en la vecindad, según los astrónomos. (5)

Cuando un sistema binario está más libremente vinculado, los astrónomos no estarían sorprendidos de hallar planetas en cualquiera de los sistemas, por andylloyd4_4.jpgsupuesto. Si nuestra estrella tiene un pequeño compañero que está libremente vinculado, entonces los otros planetas en el sistema solar no serían afectados.

Pero este nuevo hallazgo seguramente sigue callándose.

Si una pequeña estrella legara tan cerca como Urano, entonces las orbitas planetarias más cercanas al Sol no serían adversamente afectadas por su tirón. Este precedente ha sido ahora establecido. No está predicho, pero por allí vamos. Los astrónomos tendrían que ajustar sus suposiciones.

Si usted, entonces, toma en cuenta que el propuesto compañero del Sol, Nibiru¸ es una entidad mucho menos masiva en conjunto, del orden de una pequeña enana marrón, entonces su perihelio no necesariamente tendría un sustancial efecto sobre los planetas del sistema solar.

El Planeta X está barriendo el Cinturón de Kuiper – Oficialmente!!

Los astrónomos de Bretaña y Argentina han especulado que las irregularidades del Cinturón de Kuiper podrían apuntar a un planeta del tamaño de la tierra ubicado a aproximadamente 60 UA.

andylloyd4_2.jpgEl Dr. Stern le contó al periódico New Scientist que el descubrimiento era probablemente solamente el primero de muchos.

“Hay más probablemente 900 planetas en el Sistema Solar que nueve. Y todos menos ocho están en el Cinturón de Kuiper.””

“Hay algo extraño sucediendo allí afuera.”

Marc Buie del Observatorio Lowel en Arizona está hablando acerca de una extraña característica en el lejano borde de nuestro sistema solar más allá de Plutón, entre el enjambre de pequeños mundos llamados el Cinturón de Kuiper.

"Es un lugar salvaje, inexplorado por ahí, lleno de cuerpos celestiales congelados que pudieran darnos pistas esenciales de cómo se forman los planetas. Incluso pudiera ser un caldo de cultivo para toda vida.

Pero lo que está intrigando a Buie por el momento es el mismo borde, aproximadamente 50 veces más lejos del Sol que la órbita de la Tierra. Aquí, en el “Acantilado de Kuiper”, el número de objetos astronómicos cae precipitadamente. Buie no será halado demasiado lejos pero, cuando se presiona, el habla de la posibilidad de que algún ‘objeto masivo ha barrido la zona, limpiándola de escombros…’"

Heather Couper y Nigel Henbest. (6)

El papel de Brunini y Melita de 2002 (7) exploran una gama de posibilidades de un cuerpo planetario integrado en el Cinturón de Kuiper. Sin embargo, este cuerpo debería de haber sido fácilmente detectado por ahora.

Ellos argumentan que una órbita inclinada crea el mejor ajuste, pero esto aún parece ser un desajuste hecho por falta de evidencia de un perturbador a una distancia de 80 UA. En vez de esto, una órbita inclinada para un objeto tan distante, con una órbita altamente excéntrica, podría explicar los datos, mientras estaba siendo consistente con su actual ausencia dentro del Cinturón de Kuiper. ¿Suena familiar?

Las discusiones con el Fr. Melita indican que el está trabajando en modelos en donde un objeto planetario escondido muestra una trayectoria más elíptica, y sus hallazgos, hasta el momento, han sido estimulantes.

Estaré incluyendo material sobre esta investigación en mi segundo libro, ‘El Reino de Nibiru’.

Enana Marrón a la Distancia Correcta

Solamente a 12 años luz de distancia, la estrella Epsilon Indi ha sido encontrada de tener una sorpresiva compañera enana marrón, la cual fue avistada examinando varias placas fotográficas en la vencindad inmediata de la estrella.

La estrella no experimentaba ningún bamboleo, porque la enana marrón está orbitándola a 1500 Unidades Astronómicas. Este es un prometedor desarrollo, porque pienso que es probable que el compañero más pequeño y oscuro del sol logra el afelio entre 500 y 2000 UA.

Dada la evidencia de Epsilon Indi B, esto no parece ser tan irrazonable.

“La estrella fallida y su compañero forman un amplio sistema binario, separado por más de 1,500 veces la distancia entre el Sol y la Tierra. El objeto fue primero identificado de fotografías de archivo y más tarde confirmado con observaciones con el Telescopio de 3.5 metro de Nueva Tecnología en el Observatorio Meridional Europeo en el Observatorio en La Silla en América del Sur.

andylloyd4_6.jpg

Los astrónomos estiman que Epsilon Indi B tiene una masa solo 45 veces mayor que aquella de Júpiter, el planeta más grande en nuestro sistema Solar, y una temperatura de superficie de solo 1,000 Celsius.” (8)

Consideración de Temprano Vuelo Estelar Cercano al Sol

Una Estrella SALVAJE pudiera haber arado a través de nuestro sistema solar en el distante pasado. Habría sacudido los alcances exteriores y podría explicar las peculiares propiedades de los cuerpos congelados que orbitan en el cinturón de Kuiper.

Estas bolas de hielo, hasta de mil kilómetros de diámetro, habitan la región entre Urano y Neptuno. La mayor parte de planetas orbitan en el mismo plano, aquellos del disco proto-planetario desde donde fueron formados.

Pero muchos objetos del cinturón de Kuiper, incluyendo a Plutón, viajan en orbitan se 2alta.inclinación”, a un ángulo agudo al plano de los planetas.

“Alice Quillen y Eric Blackman de la Universidad de Rochester, Nueva York, y David Trilling de la Universidad de Pensilvania especularon que las órbitas podrían ser explicadas por otra estrella pasando a través del sistema solar, haciendo estragos a su paso, por lo que investigaron la idea usando simulaciones por computadora. Ellos encontraron que si una estrella aproximadamente una quinta parte de la masa del sol se aproximaba al so,, entonces cerca del 30 por ciento de los objetos en el Cinturón de Kuiper serían esparcidos hacia órbitas de alta-inclinación. El resto del sistema solar estaría relativamente imperturbado.

“En un documento en el Diario Astronómico, los investigadores sugieren que el intruso probablemente llegó de un grupo de estrellas en la cuales se formó el sol, y que el encuentro cercano pudo haber ocurrido en el lapso de billones de años del nacimiento del sistema solar.” (9)

Esta historia apareció en el News Scientist en febrero de 2004.

La implicación del artículo es que un cercano pasaje de una estrella de baja masa pasó por el Sol hace billones de años puede dar cuenta de las anomalías en el Cinturón de Edgeworth-Kuiper. Sin embargo, esto no es el caso, ya que los cálculos llevados a cabo solo explican parcialmente la naturaleza del EKB, como es actualmente entendido.

La potencial realidad es realmente mucho más emocionante…

Referencias

1) Kathy A. Svitil "Científico busca el ‘Planeta X’" de la Revista Discover 5/12/01 Con agradecimientos a Lloyd Pye
2) J.J. Matese, P.G. Whitman y D.P. Whitmire, Ícaro, 141, 354-336 (1999) Dr. John Matese
3) R. Britt "Misterioso Objeto Podría ser el Primer Planeta Extrasolar Fotografiado"
http://www.space.com/scienceastronomy/astronomy/brown_dwarfs_020522.html 22 May 2002 Gracias a Theo
4) Noticias del Observatorio Meridional Europeo "Discos arlededor de estrellas fallidas: Una pregunta de edad" Vuelo Espacial Ahora el 5 de agosto de 2002. Gracias a Jeffrey http://spaceflightnow.com/news/n0208/05failedstars/
5) Richard Stenger "Sorpresivo planeta descubierto en un sistema de estrellas gemelas" CNN Octubre 9, 2002
http://www.cnn.com/2002/TECH/space/10/09/binary.planet/index.html Con agradecimientos a Brant McClaughlin
6) H. Couper & N. Henbest “La Caza del Planeta X” Nuevo Científico , Págs. 30-4, 14 de diciembre de 2002
7) A. Brunini & M. Melita “La Existencia de un Planeta más allá de 50 UA y la Distribución Orbital de los Clásicos Objetos del Cinturón de Edgeworth-Kuiper” Ícaro, 160, Pág. 32-43 (2002) Planeta X en ‘El Independiente’
8) D. Whitehouse "’Estrella Fallida’ encontrada en las cercanías" 15 de enero de 2003 http://news.bbc.co.uk/2/hi/science/nature/2660953.stm
9) New Scientist "Estrella salvaje choca contra el sistema solar" Vol. 18, 2433, 07 Febrero 2004, Pág.19, Aquí está el papel en línea abstracto: http://arxiv.org/abs/astro-ph/0401372

Osiris está representado en los cielos por la constelación de Orión, y la diosa Isis está representada por la estrella Sirio. (1) Ya hemos vista la idea de que Horus, nacido de Isis representa a Nibiru, nacida en el cielo cerca de Sirio durante el tiempo de su ajuste y levantamiento helicoidal (DS6). Pero que hay del planeta Mercurio.

andylloyd.jpg

Este está claramente identificado en la antigua mitología egipcia como una serpiente oscura o invisible, así como un hombre pelirrojo:

“Seth, el dios pelirrojo de los invasores prehistóricos, quien mató a Osiris y se convirtió en el Satán Egipcio, y fue representado como una serpiente negra, un cerdo negro, un monstruo mítico rojo o, simplemente un hombre pelirrojo”.

“Un mito similar representa al Sol como un gran gato, el cual era originalmente una hembra pero era identificado con Ra como macho. Luchó con la serpiente Apep debajo del árbol sagrado en Heliópolis y la mató en el amanecer. En este mito, Seth es identificado con la serpiente.” (2)

Nada de lo que está escrito arriba elimina una conexión entre Seth y Mercurio, pero la identidad mitológica de Seth como una ‘estrella’ roja invisible relacionada con una serpiente parece más en armonía con lo que sabemos sobre Nibiru. La otra dificultad con la idea de que Seth era asociado con Mercurio es el aspecto solar identificado con su adoración.

Mientras que discutía los rituales mágicos de los egipcios, Seligmann describió esta espantosa ceremonia dirigida a Seth:

“Para hacer inofensivo al enemigo, el mago untaría sus propios pies con arcilla, colocando entre ellos la cabeza separada de un asno y frotaría su trompa y manos con su sangre. El se volvió al Sol, y habiendo puesto un brazo hacia delante, el otro hacia atrás, el se dirigió a Seth-Tifón, el Malvado, en mágico y rítmico discurso:

“Tu, terrible, invisible, todopoderoso, dios de dioses, asaltante y destructor…” (3)

Aquí tenemos a un dios solar venerado por su poder y dominación, no obstante descrito como invisible.

Mercurio está cerca del Sol, y uno podría argumentar que este arrebato religioso pudo haber sido dirigido al ‘invisible’ Mercurio del día. Pero, ¿porqué adorar a Mercurio en el día? ¿Porqué no llevar a cabo la ceremonia en la oscuridad o el amanecer, cuando Mercurio aparece como la estrella del atardecer o la estrella de la mañana?

No solo eso, sino el concepto del terrible poder destructivo asociado con Seth parece estar en desacuerdo con el perfil celestial bajo de Mercurio. Esto nos presenta un dilema, y abarca la posibilidad que Seth haya sido asociado con el planeta equivocado. Una identidad más poderosa es requerida. No es Venus, el otro planeta que está asociado con el Sol.

¿Podrían estas imágenes, de nuevo, estar aludiendo a una deidad solar invisible, la cual, a veces, es ocultada detrás del sol?

La Dualidad

Estoy proponiendo que Nibiru puede ser entendido como una mezcla de las deidades combatientes, Horus y Seth. Ellos representan una dualidad del bien y el mal, y los mitos que los rodean procuran explicar la naturaleza bizarra de la Estrella Oscura; a veces fiera, casi siempre invisible.

De esta manera, Nibiru también era entendido, tanto como la fuerza para el bien – el dominio celestial de los dioses – pero también representaba gran maldad potencial, cuyo arribo en los cielos podría señalar la apocalíptica destrucción venidera.

Seth es una serpiente negra, celestial, así como una deidad pelirroja que lucha al Sol. Esto encaja la noción de que Seth representa nuestra enana marrón en hercolobus_J.gifmovimiento cometario: una estrella oscura con apariencia roja y halo, la cual desafía al Sol con su movimiento opuesto en los cielos.

La estrella oscura está asociada con hacer el mal y la muerte de los dioses, manteniendo el papel cataclísmico de Nibiru en el Enuma Elish.

También indica el pavor con el cual la aparición de una enana marrón fue sostenida por los antiguos. Sin embargo, la aparición de Nibiru también era un tiempo de gran celebración, cuando Anu visitó la tierra en una de sus ‘visitas de estado’ que hacían época. Uno esperaría que los mitos rodeando la aparición de Nibiru reflejaran esta mezcla de terror y esperanzadora expectativa en las poblaciones humanas del mundo prehistórico.

Horus nació de Isis, regresando a vengar la muerte de su padre en las manos de Seth. Horus parece estar asociado con la Estrella Mesiánica, apareciendo por Sirio.

La siguiente representación poética de la aparición de Horus nos empuja en la dirección de un objeto celestial apareciendo milagrosamente desde las profundidades del espacio:

“Otro mito representaba al sol recién nacido como el niño Horus surgiendo de una flor de loto que expande sus pétalos en el pecho del profundo primordial”. (2)

Sin embargo, Horus no está en sí identificado con nuestro Sol, como muchos egiptólogos afirman, pero es tanto un hijo estelar y solar de Isis, quien está representado por Sirio.

Los egiptólogos, una vez más, han reducido todo al Sol, lo cual es su modo estándar de analizar la antigua mitología egipcia. No obstante, si los egipcios estaban describiendo dos ‘Soles’, uno para el dador de vida, Ra. El otro, un ‘sol’ oscuro, escondido, Horus, entonces los mitos comienzan a volverse más claros. Horus puede ser identificado con un ‘sol’ que es nacido de Sirio, apareciendo periódicamente del primordial profundo.

Su aparición es trascendental, marcando el paso de una era.

Horus En la Isla de Fuego

Horus es identificado con un trono ardiente por el mismo Ra, mientras se discute la venidera destrucción de la humanidad por el Diluvio: una clara representación celestial de la expresión ardiente de Nibiru:

“Por Io tanto, deseo de corazón destruir completamente lo que creé. Todo el mundo se convertirá en una pérdida por medio del agua a través de una gran inundación, como lo fue en el principio, y yo solo permaneceré, con nadie más a mi lado, excepto Osiris y su hijo, Horus, yo me convertiré en una pequeña serpiente, invisible a los dioses. A Osiris se le dará el poder de reinar sobre los muertos, y Horus será exaltado en el trono que está colocado en la isla de llamas ardientes. (2)

El mito está describiendo la Inundación, ocurriendo simultáneamente con la desaparición del dios sol en la oscuridad primordial. Las consecuencias cataclísmicas del viaje del dios-sol van más allá de la familiar aseveración de que estos mitos describen la inundación anual del Nilo.

La discusión es más bíblica en su contenido.

El dios sol se vuelve invisible en los cielos, decreciendo en tamaño a una ‘pequeña serpiente’, y finalmente ‘invisible a los dioses’. Esto parece indicar la salida de Nibiru del Sistema Solar al final del catastrófico pasaje de perihelio que inundó al mundo.

La representación de Horus siendo colocado en la ‘isla de fuego’ es sugestiva a aquel otro mito Egipcio, el Fénix, el cual también es identificable con la Estrella Oscura.

Duat y el Reloj Estelar

Los egiptólogos perciben la Duat como una trayectoria en forma de serpiente emprendida por el Disco Solar, Ra, al moverse a través del mundo subterráneo durante el tiempo nocturno. Se entiende estar dividido en divisiones de 12 horas, y cada ‘hora’ ve a Ra batallar con nuevos demonios de la oscuridad. El entra en la ‘cola de la poderosa serpiente, la cual es llamada ‘Vida Divina’.

Esta puerta final está custodiada por Isis y Nepthys, y significa el Sol levantándose al amanecer con Sirio (Isis). Pero hay un problema de escala con esta interpretación: Sirio y Orión están prácticamente adyacentes uno al otro en los cielos. Así, si la Duat estuviese describiendo la trayectoria celestial del Disco Solar a través de las constelaciones bajo el horizonte por la noche, entonces deberían ser segmentos adyacentes, ciertamente no en el 7º y 12º lugar.

Una respuesta parcial a este problema es encontrada en el concepto del ‘reloj estelar’ egipcio. Ellos dividieron el cielo en 36 secciones iguales, y nominaron una estrella en cada segmento a ser helicoidalmente un ‘decano’ que se levanta. Cada sección representaba un intervalo de diez días, o una semana egipcia.

Como lo describe E. C. Krupp:

“Los egipcios utilizaron una estrella o un grupo de estrellas para señalizar el comienzo de una de sus “semanas” de siete días. Tal estrella o grupo de estrellas es llamado un “decano” Al evolucionar el calendario egipcio civil hacia nuestro actual calendario, los decanos generaron un sistema de guardar-el-tiempo que con condujo a nuestro uso del día de veinticuatro horas.

Porque la duración de la noche no es constante a través del año, los egipcios permitieron que las horas variaran en longitud. El patrón de Sirio en el solsticio de verano se convirtió en el plan para el año entero, ya que todos los decanos fueron escogidos de estrellas ubicadas en una banda al sur de y paralelo a la elíptica.” (4)

De particular interés era el levantamiento helicoidal de Sirio, el decano asociado con el Solsticio de Verano durante la Edad de las Pirámides. Esta noche más corta es aproximadamente de seis horas modernas de longitud en Egipto.

El tiempo de noche fue dividido en 12 intervalos, los cuales representaban el hecho de que solamente 12 de los posibles 36 decanos podrían ser vistos esa noche. Así, en este tiempo crucial del año, cuando la Duat fue ‘activada’, la hora egipcia nocturna variable era de solamente ½ hora moderna de longitud. La Duat, según esta manera de pensar, comprendía un tercio del Ciclo Solar total en el cielo, en vez de medio. En contraste, algunos egiptólogos consideran a la Duat estar activo durante todo el año.

Pero la hipótesis del reloj estelar de alguna forma explica el número anómalo de divisiones entre Sirio y Orión en la Duat. Diciendo esto, es aún difícil para el entendimiento convencional de la Duat.

Problemas con la Duat ¿Porqué los egipcios escogieron decanos que se encuentran fuera de la eclíptica en absoluto? Un método más preciso seguramente habría involucrado escoger estrellas en el zodíaco para ser decanos. Hay estrellas perfectamente adecuadas en el eclíptica cerca de Sirio y Orión en la forma de Pollux, Castor y Alhena en Géminis; y Aldebarán y las Híades en Tauro!

Los egiptólogos señalan el punto del levantamiento helíaco de sirio durante la Edad Piramidal siendo coincidente con el solsticio de verano y la inundación del Nilo. Pero esta coincidencia simbólica no necesariamente explica la antigua importancia adherida a Sirio. El cronometraje de la inundación del Nilo tendía a variar, y el levantamiento helicoidal no era necesariamente un fuerte indicador de la inundación del Nilo por llegar.

Pero hay un punto más importante aquí: la mitología Isis/Osiris/Horus depredó considerablemente la Edad de las Pirámides, y representó la más antigua mitología egipcia. Cuando uno regresa en el tiempo, entonces la presesión de los equinoccios toma el levantamiento helicoidal de sirio más lejos del solsticio, ocurriendo este más temprano en el año al remontarse más allá en el tiempo.

Por ello, la fuente más antigua de esta mitología no pudo haber surgido basada en el cronometraje de la inundación del Nilo, o, de hecho en el Solsticio de Verano, porque estas nociones religiosas pre-datan esta coincidencia de calendario.

Sirio yace bien al sur de la eclíptica, y su dominación de la Duat deberá indicar otro importante factor en juego aquí que simplemente parte de un reloj zodiacal del cielo. Lo mismo va para Orión. La mitología de la Duat implica el barco del Ra viajando a través de los varios decanos y encontrando los monstruos y deidades asociadas con cada uno.

Esto trae la pregunta: ¿Cómo puede Ra, como la serpiente invisible, encuentra al Dios de los Muertos, Osiris, si el Sol realmente no pasa a través de Orión?

Este es un problema fundamental con la posición de la egiptología, y lanza su interpretación de la naturaleza de la Duat en duda. Para encontrar a Osiris, nuestro viajero celestial debe pasar a través de Orión, y por ello viajar fuera de la eclíptica. Hasta ahora, ese punto ha sido incontestable, ya que todos los planetas visibles viajan a lo largo de la eclíptica. Pero los textos babilónicos indican que un cuerpo enteramente diferente pasó a través del Can Mayor y Orión en la forma de Marduk, o Nibiru.

Mi controversia es que Sirio marca la posición de perihelio de la Estrella Oscura, y que la opción de decanos al sur de la elíptica indica la aparición del Disco Alado en la Duat.

Viaje a Través de la Duat

Si Sirio marca el punto final/renacimiento del viaje de la Estrella Oscura (Decano 12), y Orión es la marca intermedia (Decano 7), luego los egipcios estaban describiendo un movimiento muy diferente en los cielos.

Las divisiones convencionales del amanecer encajan limpiamente con la aparición inicial de Nibiru al acercarse a Sirio en su trayectoria de oposición al Sol:

“El dios Horus quema grandes faros en la división décimo primera de la hora. Rubicundas llamas y llamas de resplandor de oro en el colmo de belleza, los enemigos de Ra son consumidos en los fuegos de Horus… El dios sol es renacido en la décimo segunda división de hora… La última puerta de todas está custodiada por Isis, esposa de Osiris…” (2)

Este punto de renacimiento de la Estrella Oscura cerca de Sirio también marca el comienzo del ciclo de la Duat, y el ardiente dios-sol es Horus, regresando a los cielos después de su larga ausencia de eras. Supera una alta pared, la cual significa la oscilación de Nibiru alrededor del Sol y cambia la dirección celestial, y entra la puerta de la Duat en la 1era división.

La estrella roja, Horus batalla contra la gran serpiente Apep desde ese punto en adelante, al moverse a través de las próximas pocas divisiones, significando cómo la brillante orbe roja pudo, de nuevo, ser hecha invisible por la Serpiente Seth en cualquier momento. Pero lucha a través de una masa de monstruos voladores para pasar cerca del Ahogante Estanque (significando el punto donde la Inundación fue soltada a la Tierra en un previo Paso Nibiruano), y entonces entra Orión en la 7ª división.

En este punto de la Duat, las almas de los muertos son juzgados por Osiris y sobreviene una gran pelea con la serpiente, mostrando cómo Seth, la serpiente negra invisible, comienza a superar a Horus y a establecerse a sí mismo como la identidad del dios-sol. De la 10ª división hacia delante , los monstruos que el dios sol encuentra toman un carácter más acuoso, mostrando cómo, de nuevo, se ha vuelto sumergido en el profundo primordial y totalmente tomado el disfraz de Seth.

Desde la perspectiva de un observador basado en la Tierra viendo la ardiente orbe de Nibiru al moverse éste a través del cielo nocturno, parece moverse a través de un arco, en la dirección opuesta al movimiento del Sol. Aparece débilmente cerca de Cáncer, y se abrillanta significativamente al moverse hacia Sirio. Este renacimiento por Sirio (Isis) denota su carácter como Horus, y muestra la victoria de Horus sobre la malvada oscuridad de la ‘puerta de la Duat’ de Seth. Este es el final de la décimo segunda división y el comienzo de la 1ª. Se va hacia Orión, descolorándose al hacerlo.

(Las memorias de la Inundación son capturadas por los monumentos de Giza, y su vigilancia de edades de longitud, denotando el punto celestial del viaje de Nibiru a través de Orión cuando el mundo fue una vez destruido por el dios sol).

Desde allí, el orbe rojo se descolora rápidamente al oscilar hacia Tauro y Aries. Finalmente se pierde en la oscuridad, y se vuelve la serpiente oscura, Seth, una vez más.

Como una serpiente mordiendo su cola, la trayectoria invisible de la estrella oscura eventualmente conduce de nuevo de regreso a Isis, creando una alborada en el cielo.

Horus Contra Ra

Algunos pudieran discutir que, a pesar de la dificultades astronómicas que he citado, la evidencia permanece fuerte que la Duat fue simplemente la región del cielo a través de la cual se movía el Sol durante la noche.

Ellos basarán este argumento sobre la predominancia del culto al dios sol Ra. Pero Ra no era Horus, y hay fuerte evidencia de que estas dos deidades solares eran enteramente entidades separadas. El problema ha sido la previa carencia de otro ‘sol’ para señalar a cualquiera de los dos. Por supuesto que todo ha sido reducido a un solo Sol. El culto de Ra surgió después del culto a Osiris/Isis/Horus. La religión egipcia fue una conglomeración de diferentes panteones de deidades, muchas de ellas importadas, y los egipcios eran reacios a desechar a los ‘viejos dioses’ a favor de los nuevos.

Como tal, su mitología creció moldeando a un dios sobre el otro, y esto es lo que eventualmente sucedió con el dios sol Horus:

“Horus estaba unido con Ra como Hoarmkhis, y el dios sol de la Heliópolis se convirtió en Ra Harmakhis. El dios halcón era, así, simbolizado como el disco solar alado.” (2)

Este punto es crucial. Horus fue representado por los antiguos egipcios de la misma manera que Nibiru fue representado por los sumerios. Dado que la cultura sumeria pre-databa al Egipto Dinástico, y que los egipcios estaban encariñados con importar ideas religiosas extranjeras, es evidente que la aparición del Planeta Alado fue adorada por los Egipcios como Horus.

Los egiptólogos están en un estado de negación acerca del origen estelar de los antiguos cultos, particularmente de Osiris e Isis. Esto es, sin embargo, fuerte evidencia a favor de esta interpretación dada a nosotros en los Textos Piramidales.

Pero la importación de la religión del ‘Planeta Alado’ nos da un cuadro muy claro y simple de lo que realmente se trataban estos cultos estelares. El culto al Sol absorbió al culto de la estrella durante y después de la Cuarta Dinastía, de la misma manera que la Cristiandad era tan adepta absorbiendo las religiones politeístas que reemplazó, formando un panteón de santos para compensar a los dioses perdidos.

En el texto egiptológico, tratando con esta absorción de la identidad de Horus en la identidad de Ra, es claro que no eran una sola ni la misma, sino más bien dos identidades solares separadas:

‘Luego, Horus voló hacia el Sol como un gran disco alado, y el fue más tarde llamado ‘el gran dios, el señor del cielo’. El percibió a los enemigos de Ra, y fue en contra de ellos como un disco alado.’ (2)

Aquí hay una clara prueba que la identidad Horus no era aquella de Nibiru, y que se convirtió en un Segundo sol en el cielo en las raras ocasiones del paso del perihelio del Planeta Alado.

El asesinato de los enemigos denota la derrota de aquellos que han cesado de creer en el mundo-hogar celestial de los dioses. Horus tenía un número de diversos nombres, dependiendo sobre el marco de tiempo y de la secta egipcia rindiéndole culto. Esto crea dificultades de interpretación para los egiptólogos, pero el escenario dado arriba los acomoda a todos con facilidad. Su identidad como Harmakhis era aquella de ‘Horus de los Dos Horizontes’, representando la aparición de Nibiru a un nivel diferente del cielo que aquel de Ra.

Los Textos de las Pirámides enfáticamente afirma que los dioses nacen con ‘Horus del Este’:

“Las puertas del cielo están abiertas de par en par para Horakhti… las puertas del cielo están abiertas de par y en par al amanecer para Horus del este… para ir … Horakhti en el horizonte … en el lado este del cielo donde nacen los dioses.” (5)

Otras formas de Ra ven a los egiptólogos agarrando identidades planetarias para Horus, a pesar de su propia insistencia de que los egipcios no estaban para nada interesados en la astronomía como una base para sus dioses:

“El planeta Saturno era Horus el Toro, Marte era el Horus Rojo, y Júpiter ‘Horus, el revelador de secretos’. En Letópolis fue erigido un templo al Horus el no Vidente. En esta forma el está supuesto a haber representado al sol en el eclipse solar…” (2)

Uno debe preguntarse porqué los egipcios identificarían a Horus con tantos diversos planetas, así como el Sol.

Si Seth es verdaderamente Mercurio, ¿cómo hercolobus_K.gifpuede Horus ser simultáneamente Júpiter, Saturno, Marte y varios aspectos de la aparición del Sol? Esto es un completo desorden.

Parece mucho más probable que estos varios aspectos de Horus representen a un diferente viajero en los cielos, identificando su ruta. ‘Horus de No Videntes’ es supuestamente Nibiru viajando de regreso hacia el ‘profundo primordial’, mientras que Horus el Toro es el disco alado al desaparecer en la constelación de Tauro.

(Interesantemente, los toros eran una fuerte parte de las antiguas creencias religiosas, y las referencias a ellos comiendo serpientes o anguilas en mitos es bastante común. Esto alude a Nibiru, la serpiente oscura que desaparece, siendo consumido por Tauro al partir este de nuestros cielos. Lo mismo va para Aries, cuando el dios sol roza, al partir, esta constelación , y esto pudiera explicar el énfasis en las colisiones en la antigua mitología egipcia.)

La referencia a Horus, el ‘revelador de secretos’, como Júpiter, se deriva del cielo raso más temprano conocido en la astronomía en la Tumba de Senmut, alrededor de 1473 AC E.C. Krupp identifica a Júpiter como ‘Horus Quien Ilumina las Dos Tierras’, una levemente diversa interpretación, pero la cual revela otro aspecto del paso de la Estrella Oscura (4)

Ambas Tierras podría significar los gemelos zodiacales, Géminis, iluminados por la estrella al pasar esta de largo, pero no a través de esta constelación.

O pudiera referirse a su cara resplandeciente, brillando sobre las Dos Tierras de Egipto.

Esta solución al significado de la Duat supera los problema enfrentados por la interpretación egiptológica estándar. El Duat describe el raro paso de la Estrella Oscura, y no el paso diario del Sol (el cual ni siquiera pasa a través del Can Mayor u Orión).

No es extraño, entonces, que el dios sol se ‘venga’ a sí mismo durante este raro paso en los mitos. En los milenios de intervención, las memorias de Nibiru no han desaparecido del todo, como es claro en nuestra moderna edad. ¿Porqué creer en lo que enteramente invisible? La diferencia ahora es nuestra tecnología, el uso de la cual podría permitirnos redescubrir a la serpiente invisible cuando ésta se mueve a través del profundo primordial de la Nebulosa de Oort.

Esta hipótesis. Esta hipótesis respecto al Duat y al paso de perihelio de Nibiru ha sido instrumental mostrando que Nibiru debería actualmente estar en la parte opuesta de la Esfera Celestial de Sirio/Orión. Esta es el área de Aquila y Serpens. Es donde Murray identifica la ubicación de su planeta gigante-enana marrón (DS2).

Pero aún no tenemos una cuenta histórica del último paso de Nibiru, el cual llena el siguiente criterio:

Una anómala y brillante estrella roja observada en la Duat
Su aparición durante el tiempo de vida de Cristo,
el cual Nuevo Testamento retrata como la Estrella de Belén
Una clara referencia astronómica de este avistamiento, contemporánea con Cristo.

Nibiru en La Duat

Éstas fascinantes imágenes características en el libro de Andrew CollinsLos Dioses de Edén’, lo describen así:

“La parte central de la Quinta Hora, o División, del mundo subterráneo de la Duat, mostrando la cabeza de halcón del dios Sekri (una forma de Sokar) parado en una serpiente cósmica alada, la cual está rodeada de una isla de forma ovalada, protegida por esfinges gemelas. Sobre ella está el montículo de creación, encapsulado con una cabeza humana, así como el embrión o semilla que parece un montoncito, o piedra-benben. Sobre este están las palomas o palomas gemelas paradas – símbolos de los centros geográficos u ónfalos.” (6)

Esta imagen contiene mucha información simbólica pertinente a nuestra investigación.

hercolobus_L.gif

La serpiente alada cósmica parece estar viajando alrededor del perímetro de esta ‘isla en la Duat’.

La isla toma la forma de una elíptica alargada, la forma orbital de Nibiru. La serpiente alada toma mucho del simbolismo que hemos explorado por Seth y Horus; una serpiente oscura, un dios con cabeza de halcón y un par de alas celestiales. Las tres cabezas de la serpiente son reminiscentes de las tres cabezas del dragón alquímico Azoth. La pieza más crucial de las imágenes, sin embargo, es la cruz en forma de Ankh, conduciendo a la cabeza a mano derecha de la serpiente alada. Esto, he sugerido, es el símbolo multifacético de la aparición de Nibiru.

Estas curiosas imágenes vinculan a Nibiru con la Quinta Hora de la Duat, y lo conectan con el ónfalo, montículo primordial y ‘benben’, todo central a la antigua iconografía egipcia. Zecaría Sitchin observa que la Quinta Hora es el lugar del dios oculto, Seker, que la real identidad del ‘benben’ de Collins es realmente el símbolo de escarabajo (Kheper), y la cabeza femenina en el montículo es aquella de una diosa (7).

¿Es ella Isis, representando a Sirio, debajo del escarabajo? (¿Cáncer?)

La Quinta Hora es aquel que precede de inmediato al reino de Osiris (Orión), por lo que esta posición en los cielos encajaría bien con esta suposición. Puesto que la Quinta Hora es la parte ‘subterránea más profunda’ de los caminos secretos de Seker, ¿no nos estarán mostrando el punto del perihelio de Nibiru en las constelaciones del sur?

Desde Cáncer, el sendero escondido de Seker conduce a su punto más bajo en la Duat cerca de Sirio, antes de regresar hacia Orión.

Referencias

1.) R. Bauval y A. Gilbert "El Misterio de Orión" Pág. 202 Mandarin 1994
2.) Geddes & Grosset "Antiguo Egipto: Mito e Historia" Págs.32-33, Cap.1, Págs.145-147 Editorial Gresham, 1997
3.) K. Seligmann "La Historia de la Magia" Pág. 69 Corporación Libros Panteón 1948
4.) E.C. Krupp "En Búsqueda de Antiguas Astronomías" Pág.192-194, Pingüino 1984
5.) R. Bauval & G. Hancock "Keeper of Genesis" p183 Mandarin 1996
6.) A. Collins "Los Dioses del Edén" Pág.167, 184 Headline 1998
7.) Z. Sitchin "La Escalera al Cielo" Pág.55-7 Avon 1980

Las pirámides de Egipto y la Esfinge

El caso de las pirámides de Egipto es también una evidencia monumental de que en la historia de la humanidad hay cosas que no son claras y que han sido explicadas desde una óptica académica poco temeraria. Para empezar las piedras que se utilizaron en su construcción pesaban varias toneladas y eran transportadas desde una cantera situada a un kilómetro de ahí, sin equipo de transporte moderno. Todas estas rocas tuvieron que haber sido esculpidas, talladas y pulidas a mano y luego acomodadas con precisión milimétrica, todo, en 20 años y con solo la mano del hombre, según los egiptólogos. Si la pirámide, en si misma, no es ya un ejemplo de perfección colosal, vale la pena echarle un vistazo a la Camara del Rey, un habitáculo cuya exactitud y perfección resalta de sobre manera, cuando se toma en cuenta que los materiales (granito y roca) usados para su construcción, son de una dureza que hoy en día complican su menejo.

Por si fuera poco, su posición norte-sur, poniente-oriente, coincide como una copia con las estrellas que forman el cinturón de Orión, según las conclusiones de la teoría llamada CORRELACION DE ORION de John West, Robert Bauval y Graham Hancock. En efecto, las tres pirámides de Gizeh, Kehops, Khephren y Mykerynos, coinciden en proporción con Delta de Orión, Épsilon de Orión y Zeta de Orión. Es evidente que el faraón responsable de su construcción, quiso hacer una representación del cielo en la tierra, relacionando cada pirámide con una de las estrellas del cinturón, imitando su dimensión y su posición. Esta conexión es tan fuerte que si nos remontáramos a la epoca en que fueron construidas y lanzáramos una línea recta y paralela a los tuneles que salen de la Camara del Rey y La Gran Galeria, veríamos que dicha línea apuntaría a Delta de Orión, que representaba a su Dios Osiris y también hacia Sirio A y la Diosa Isis. Dicha regresión es posible gracias a un programa informático, llamado Skyglobal que calcula el cambio en la perpendicular del eje terrestre y la consiguiente modificación en la posición de las estrellas a lo largo de los años. Lo increíble del asunto es que para que el ángulo coincida con dichas estrellas el programa Skyglobe nos lleva hasta el año 10500 A.C. Es decir, más del doble de la antigüedad que se había calculado. Si esto es verdad, querría decir que las piramides ya estaban ahí cuando los proto-egipcios llegaron. A este respecto, investigadores señalan un hecho desconcertante. Las piramides de Giza fueron construidas hasta la IV Dinastía, ninguna de las tres primeras construyó algo en ese valle y ninguna otra dinastía volvió a construir piramides semajantes. Hay que tomar en cuenta que, en la estela del inventario del museo del Cairo, Keops afirma que la Gran Piramide, el templo de Isis, era monumento de sus antepasados. Las piramides que se construyeron después, son piramides de menor envergadura, con escalones y cuyo proceso de manufactura puede ser facilmente explicado con las técnicas de la época. Parece como si de pronto el conocimiento y la técnica para construir dichos monumentos hubiera llegado de imprevisto con la IV Dinastía y de la misma manera se hubiera ido con la siguiente, algo que va contra el lógico desarrollo de la ciencia y el conocimiento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s