realidad cuantica ….

Expresión Artística de la Evolución Cuántica 2012: Isabel Solchaga Echarte

01.jpg
Nacimiento a la Conciencia


¿Cómo Empezó Todo?

Isabel es una mujer de Pamplona muy responsable y trabajadora. En el año 1985 y con tan solo 23 años abrió su propio salón de belleza. Con tan corta edad ya era muy conocida y gozaba de mucha clientela. Adoraba su trabajo.

02.jpg
A través de la Luz, el Ojo que todo lo Ve
Pulsar para ampliar el Cuadro

Ocurrió que al mes de abrir su salón de belleza, un día cualquiera conoció a una mujer muy especial, su aspecto era como sacada de un cuento de la edad media. Realmente era una mujer extraña. La miró a los ojos y sin articular palabras previas le dijo: -Tú eres pintora.

A lo que le contestó Isabel: -No señora, se equivoca, ni siquiera se dibujar a lápiz.

La mujer la cogió de la mano, la volvió a mirar a los ojos y le dijo: Tú eres una pintora. La vida te dirá cuando debes pintar. Tú perteneces al arte y la vida te guiará por circunstancias que hará abandonar el negocio que tanto amas por muy bien que te vaya. Eres una persona muy perfeccionista y cualquier cosa que realices la harás bien. Pero la vida no te quiere aquí y te guiará por otro camino. Tú eres un maestro y pintarás desde otras dimensiones. Tu pintura será profética porque tienes una iluminación mística muy poderosa. Tú estás en contacto directo con DIOS y la vida te va a poner por delante pruebas muy duras para que salga el verdadero Ser que hay dentro de ti y cuando eso suceda, alucinarás cuando sepas quien eres realmente.

Isabel en aquel momento no comprendió absolutamente nada, las palabras como “maestro y dimensiones” le sonaban a chino, jamás había oído nada igual. Se sentía tremendamente aturdida por aquella conversación, tanto que no creyó completamente nada de aquella buena mujer. Se aterraba pensar que un día tendría que dejar su tan amada profesión. En aquel momento le pareció todo como una broma de mal gusto o fruto de un ataque de locura de esta persona.

Pero fue tan solo cuatro años después, año 1989 cuando comenzó a sucederle parte de lo que aquella extraña mujer le presagió.

A nivel personal todo comenzó a irse al traste de las peores formas posibles. Crueles y muy duras formas, tal y como le advirtió aquella mujer. Isabel no entendía como la vida le había dado la espalda de aquella manera tan terrible, no hacía otra cosa que ayudar a los demás y trabajar, pero la vida le llevó al filo del abismo arrebatándoselo todo, sin saber como ni por qué.


05.jpg
La Fuerza del Conocimiento
Pulsar para ampliar el Cuadro

Un día de manera repentina, Isabel se encontraba paseando con su automóvil por los alrededores de Pamplona. Era todo monte, naturaleza y pueblos. En un momento del paseo se preguntó por qué se encontraba allí. Fue como si algo la condujera por esos lugares tan hermosos y llenos de paz. Pero le gustaba lo que estaba sintiendo y continuó paseando. Algo le estaba sucediendo, comenzó a enamorarse de la naturaleza, a amarla y a sentirla en su interior más profundo. Fue entonces cuando el amor por su profesión se transformó en Amor por la Madre Tierra.

A la mañana siguiente cuando fue al salón de belleza, se sintió extraña en el lugar donde tantas horas había dedicado. Era como si ya no conociera aquel lugar o como si fuera la primera vez que estuviera allí. Todo su ser sintió que no tenía que estar allí. El mundo se le vino encima.

Aún tardó varios años en desaparecer de su vida el salón de belleza que con tanta ilusión abrió. Una parte de ella se resignaba a dejarlo, pero la otra sabía que tenía que hacerlo y eso lo sentía desde muy profundo. Dejó de amar su profesión, solo la mantenía su perfeccionismo natural que poseía. A aquel momento dramático de su vida se unió también la tristeza de perder su pareja.

A partir de entonces fue cuando comenzó a necesitar de la naturaleza. Ajustó su horario de trabajo de tal forma que cada día salía a dar enormes paseos por la naturaleza los cuales duraban horas. Cuando podía, lo hacía a cualquier hora del día, incluso por la noche, en todas las estaciones del año.

Al cabo del tiempo comenzaron a pasarle cosas con animales, algunos parecían querer comunicarse con ella. Incluso en el salón de belleza empezó a percibir sensaciones muy extrañas. Oía voces pronunciando su nombre, a veces femeninas y otras masculinas, incluso otras eran inapreciables. Su cuerpo comenzó extrañamente a vibrar de forma muy incomoda. A veces sus manos no sentían lo que en ese momento realmente estaban tocando. Cuando tocaba a sus clientas o inclusive a ella misma maquillándose su cara, era como si tocara un vértice de estructura sólida. Era como si sus manos tocaran otra cosa de no se sabe donde, no sabía que era lo que estaba tocando.


06.jpg
Salto Cuántico
Pulsar para ampliar el Cuadro

A veces en su corazón le comenzaba una sensación desconocida e indescriptible. Una especie de éxtasis extraño en la zona del corazón que solo aquella persona que lo ha sentido puede entenderlo. Para después bajarle a través de los brazos y sentir esa sensación divina en las manos. Sensación de éxtasis con una potencia increíble. En su descripción más idónea es la de sexualmente un orgasmo energético.

Hacia el año 1990, un día Isabel se levantó muy rara, había estado toda la noche soñando que pintaba. Se vio pintando unos cuadros increíbles como una auténtica profesional. Al vivir en dos mundos paralelos sentía una extraña sensación en el cuerpo, más bien en su alma. Por un lado vivía en una pesadilla y por otro en un mundo del que no tenía ni remota idea de que era todo aquello. Ambos mundos a la vez no le dejaban tregua. Isabel entonces no era consciente aún de nada. Ella tan solo sentía y percibía, a veces no muy buenas sensaciones, pero todas ellas tenían sus motivos.

En agosto de 1990 se percató de que tenía que pintar. La vida le avisó por fin, tal y como le profetizó aquella mujer (“la vida te dirá cuando”). ¡Y vaya si le dijo cuando!. “Ellos saben como hacerlo, se encuentran dentro de ti, te muestran infinidad de señales de todas la formas posibles, de las cuales, algunas de ellas pueden incluso agobiar a la persona. No terminan hasta que la persona se de buena cuenta de ellas”.


07.jpg
Dos Fuerzas que se Unen,
Amor y Conocimiento = Creación
Pulsar para ampliar el Cuadro

Todo en su vida comenzó a tornarse sobre la pintura, cada cosa que leía, veía u oía era relacionada con el arte de pintar, todo puesto delante de ella de forma premeditada y misteriosa para hacerla despertar. Cuando trabajaba en su salón de belleza era solo su cuerpo el que estaba presente, pues su mente se encontraba pintando. Se iba a dormir y era pintando, todo era pintar y pintar. Cuando paseaba por la naturaleza controlaban sus ojos desde el otro lado, no veía nada más que colores y más colores por todos lados, de una manera que nunca antes había visto, llegándole en ocasiones a producir estrés. TODO en su vida le decía ¡¡PINTAAAA!!. Fue todo tan evidente que Isabel comenzó a hablar en voz alta. -¡Que quieres que pinte! gritaba enfadada. Lógicamente Isabel no tenía ni idea de lo que tenía que representar en pintura. No sabía por donde comenzar ni de que hacer. Ella se negó a hacerlo, pero cada día era aún peor, su cabeza era una explosión de arte, que quería expandirse de alguna forma.

Isabel comenzó a sentirse mal anímicamente, estaba cansada de tanto arte. Incluso suplicó que la dejaran en paz, pero cada día se encontraba peor, muy triste y deprimida, no veía nada más que arte y color por todos lados. Deseaba con todo su corazón que aquella pesadilla se terminara. Pero curiosamente todo concluyó el 4 de octubre del año 1990, cuando por fin comenzó a pintar. En tan solo unas horas realizó un cuadro al completo, sin saber como lo había hecho ni por qué. Estuvo cuatro horas sentada observándolo incrédula, aún viéndolo no se lo podía creer. -¿Cómo es posible? Se preguntaba.

Su necesidad de pintar era absoluta, similar a cuando tenemos mucha hambre y necesitamos urgentemente comer.


09.jpg
Amor para el Sufrimiento y la Soledad
Pulsar para ampliar el Cuadro

A partir de entonces una especie de fuerza o energía de otras dimensiones dirigen sus pinturas. Simplemente se sitúa frente al lienzo e inmediatamente ve el cuadro que tiene que realizar. Para Isabel la percepción del tiempo ya no es la misma. Horas que parecen minutos y días que parecen horas son las sensaciones que tiene cuando al entrar en su particular universo se pone a pintar. Recuerdos que se pierden en el tiempo y tiempo que se pierde en el vacío, pero quedando siempre su pintura en este mundo cuando su conciencia viaja a otra dimensión. Sin saber como ha realizado la pintura, Isabel queda aturdida.

Mensajes o canalizaciones que vienen de fuera, que parecen querer decirnos algo, representadas en los cuadros que Isabel hace desde entonces, con ayuda de otras dimensiones.

Preparémonos para el Cambio

La física cuántica desafía al “sentido común”, pero los resultados de sus experimentos resultan incontrovertibles. Y no es únicamente que desafíe al sentido común, sino que modifica radicalmente –en nuevo “giro copernicano”- nuestro modo de percibir la realidad.

Seguimos observando las cosas desde la perspectiva de la física clásica o newtoniana. El día en que los logros de la física moderna sean integrados en nuestra conciencia colectiva, formando parte de la “cultura cotidiana”, nuestro modo de ver y de pensar quedará radicalmente transformado.

La física clásica, junto con sus admirables logros, generó una visión reduccionista de la realidad, a la que terminó considerando como un constructo material, progresivamente complejo. La física moderna revoluciona esa visión hasta llegar a invertirla.

Esto no significa negar la validez de aquélla en su propio ámbito. Del mismo modo que no parece legítimo –como tienden a hacer algunas corrientes de la “Nueva Era”- transportar automáticamente lo que es válido para el mundo cuántico al mundo de las “cosas grandes”. La física cuántica nos dice, por ejemplo, que la realidad es energía y, en último término, vacío; pero que a nadie se le ocurra atravesar una pared compacta.

En el momento presente, persiste la paradoja de que, mientras la física clásica puede dar razón del funcionamiento de las realidades “grandes”, es incapaz de hacerlo con las “pequeñas” (subatómicas). Por el contrario, la física moderna (cuántica) obtiene certezas en el mundo de lo “pequeño” que echan por tierra lo que creíamos “sentido común”, pero no explica el mundo de lo “grande”.

La mecánica cuántica y la mecánica determinista obedecen a patrones diferentes. No son pocos los pensadores interesados en lograr una “Teoría del Todo” (TOE, por sus siglas en inglés: “Theory of Everything”) o “Teoría de todas las cosas” –el propio Einstein entre ellos, con la búsqueda de una teoría de los “campos unificados”, que redujese a una única fórmula la explicación de la fuerza de la gravedad y de la fuerza electromagnética-, pero todavía hoy no se ha encontrado la respuesta que resuelva aquella paradoja, dando razón de esa “aparente” diversidad de comportamiento.

En cualquier caso, resulta muy significativa la “convergencia” entre saberes provenientes de campos tan dispares como la mística, la física, la biología y la psicología transpersonal. Sin embargo, es así. Las conclusiones a las que arribamos desde esas perspectivas resultan significativamente coherentes.

Lo que ocurre es que el estudio de la física cuántica resulta arduo. Por eso, quiero sugerir algunos textos de lectura fácil –dentro de lo que cabe-, para ir familiarizándose con toda esta cuestión. Al final del trabajo, pueden hallarse las referencias exactas de todos ellos, en el orden en que son nombrados a lo largo de estas líneas.

Querría empezar por un breve artículo, escrito por Juan José Millás, en su habitual columna de “El País”. Su inmejorable estilo periodístico puede ser un buen modo de empezar. Éste es el texto:

“Aunque la realidad está hecha de partículas, las partículas no se comportan como la realidad. Traspasada la frontera del átomo, se entra en un universo completamente ajeno a las leyes de la física. Allí el tiempo no es el tiempo, la luz no es la luz, el espacio no es el espacio y las cosas no son lo que son. Hay partículas que se encuentran en dos lugares a la vez y partículas que están y no están de forma simultánea (en este nivel, el ser y no ser sustituye al célebre ser o no ser). Hay también partículas que llegan a su destino antes de haber salido de su origen y partículas que a ratos funcionan como materia y a ratos como energía. Por supuesto, olvídense ustedes de conceptos tan importantes como la causa y el efecto, el arriba y el abajo, la derecha y la izquierda. Estamos hechos de cosas que no somos, lo que, aparte de un misterio, es una limitación que nos impide dormir en el burdel y en casa al mismo tiempo. Y no podemos llegar a Soria ates de haber salido de Madrid. Y si tropezamos con una piedra nos caemos. Y si somos Fulano de Tal no podemos ser Mengano de Cual. Mientras tanto, los electrones y demás duendes de su pelaje hacen diabluras en el interior de nuestros átomos. Parece mentira que seamos tan aburridos por fueras y tan divertidos por dentro. La noticia es que hemos logrado fabricar un “dentro” enorme, con forma de tubo, en el que el miércoles próximo pondremos en danza a un conjunto de partículas elementales, para ver qué pasa. Aunque la noticia está funcionando en la prensa a modo de subtrama, constituye uno de los argumentos principales de la realidad. Y es que el día que nos expliquen como Dios manda (o sea, desde la literatura) lo que ocurre en el nivel subatómico (en el sótano) nos importarán un bledo (qué rayos querrá decir bledo) la mitad de las cosas por las que ahora perdemos el culo”.

Del artículo periodístico pasamos a la novela. Se trata de “La fórmula de Dios”, obra del periodista portugués Rodrigues dos Santos, y que, en pocos meses, se ha convertido en un auténtico best-seller.

En realidad, se trata una trama puesta al servicio de un interés científico y es precisamente ese interés el que la convierte en una valiosa y accesible introducción a todo el mundo que se nos abre tras la teoría de la relatividad y de la física cuántica. Hasta el punto de que, para los más legos en estas cuestiones, puede que sea una de las lecturas más apropiadas. De hecho –cosa extraña en una novela-, en una Nota final, el autor ofrece una bibliografía científica tan abundante como bien seleccionada.

Y, tras la novela, el cuento. “Alicia en el país de los cuantos” quiere ser una iniciación a la comprensión de los resultados de la mecánica cuántica, en forma de cuento. Lo cual no quiere decir que sea siempre fácil de leer. Y perdonadme el chiste fácil: pero es que los cuantos, incluso en los cuentos resultan complicados…; con todo, vale la pena.

Entre los científicos, es necesario aludir a dos libros de Ervin Laszlo, pensador enciclopédico, nominado dos veces para el premio Nobel de la paz, de quien se ha dicho que es “el científico interdisciplinar más importante del mundo” (S. Grof). Presidente del Club de Budapest, es un hombre comprometido con el futuro del planeta, que se mueve con maestría por terrenos tan dispares como la cosmología, la física cuántica, la biología o la psicología.

En “La ciencia y el campo akásico”, escribe que, a la vanguardia de la ciencia, “está emergiendo un nuevo concepto de mundo”. Y algo característico de esta novedad es que “todas las cosas están interrelacionadas”: no sólo es que estén unidas por flujos de energía, sino que también están enlazadas por flujos de información. Son registradas y aportan información las unas sobre las otras. El universo es un sistema coherente con un alto grado de integración, asemejándose a un organismo vivo. Todas las cosas son globales. “Un campo cósmico de información consigue conectar a los organismos y las mentes en la biosfera, y las partículas, estrellas y galaxias a través de todo el cosmos”. Y más adelante: “Todas las cosas del universo, afirma el astronauta E. Mitchell de la misión Apolo, tienen capacidad para «saber»”. Hasta las moléculas «saben» combinarse en forma de células. La materia en la mecánica cuántica –cita a Freeman Dyson- «no es una sustancia inerte sino un agente activo, que está constantemente haciendo elección entre posibilidades alternativas… Parece como si la mente fuera en alguna medida algo inherente a cada electrón». Para terminar afirmando: “Todas las cosas que surgen y evolucionan en el universo presentan tanto un aspecto mental como un aspecto material. Ambos son aspectos complementarios de una realidad más profunda”.

En su último libro –“El cambio cuántico”-, vuelve sobre esas mismas preocupaciones. Según él, el mundo humano se ha tornado inestable y ya no es sostenible. Pero esta situación conlleva una oportunidad única. Vivimos en una era de bifurcación en medio de una transformación fundamental de nuestro mundo: en un macrocambio. Un cambio que tiene que ver con la manera como nos relacionamos con nosotros mismos, con los otros, con la naturaleza y con el cosmos.

Pero, curiosamente, la principal intuición procedente del nuevo paradigma científico no es tecnológica. Es la confirmación que algunos siempre han sentido, pero para la cual no hallaban explicación racional: la estrecha relación entre nosotros y con todo el cosmos. Ésa es la experiencia espiritual genuina. Hasta finales de la última década, los científicos y las mentes científicas consideraron una ilusión la interconexión entre los seres humanos y de éstos con la naturaleza.

La visión del mundo sobre la que la gente moderna deposita su confianza es aquélla que consideran científica. Está basada sobre todo en la física de Newton, la biología de Darwin y la psicología de Freud. Sin embargo, esas concepciones han sido superadas por nuevos descubrimientos. La realidad a la que denominamos universo es un todo integrado, sin fisuras.

Por eso, afirma que necesitamos abrirnos a esa nueva visión que está emergiendo, ya que –citando a Krishnamurti- cree que “de esta crisis sólo podremos salir mediante una transformación radical de la mente”.

El denominador común de esta nueva cultura emergente es el holismo: “Entre nosotros se extiende una nueva epidemia: cada vez son más las personas infectadas por el reconocimiento de su unidad” (p. 118). Es así: crece por doquier la conciencia de la interrelación de todo, de la no-separación, de la no-dualidad radical. Y esa nueva conciencia, que va conformando una nueva cultura, afecta también a todas las dimensiones de nuestra experiencia: a la economía, a la ecología, a la política, a las relaciones, a la religión…

Laszlo presenta un sencillo esquema de los estadios de la evolución:

MYTHOS….. THEOS….. LOGOS….. HOLOS

(mito) (Dios) (razón) (totalidad)

(8000 a.C.) (Platón,s.V-IV)

Mientras que la actual civilización es económica, política y culturalmente fragmentada –la razón es profundamente divisora y separadora-, Holos es una civilización global que posee la voluntad y la visión necesarias para lograr solidaridad y traducirla en coexistencia y cooperación intercultural.

Para Laszlo, va a resultar decisivo el cambio en el paradigma de la ciencia. Según él, “la comprensión que tiene la ciencia acerca de la naturaleza fundamental del universo es distinta de la que la mayoría de la gente cree que es. El universo no consiste en pedazos de materia que se mueven en el espacio y el tiempo. En último término, la materia es una forma trabada de energía, y el espacio y el tiempo son un elemento dinámico integral, que interactúa con la materia y la energía en todas sus formas” (p.123).

Y todo ello está insertado en un campo fundamental (vacío cuántico, universo vacuo, hiperespacio…). Se trata de un “pleno cósmico”, repleto de energía y de información, matriz de todo lo que existe y telón de fondo de todo lo que sucede. El pleno cósmico: éste es, según nuestro autor, el nuevo concepto fundamental de la realidad.

El universo es un sistema evolutivo orgánicamente interconectado. La nueva física nos dice que el nuestro no es un universo en el que la materia se mueve en un espacio neutro, gobernado por sencillas reglas de causa y efecto. En lugar de ello, se trata de una realidad fundamentalmente integral, que evoluciona, interconectada de manera instantánea y permanente. Lo que denominamos “materia” no es sino un esquema de energía ondulosa que sucede en este medio. Las cosas aparentemente materiales son ondas que se encuentran.

Ese “campo pleno” universal (el “campo akásico”) actúa también como interconectador de todo. “Akash” es un término sánscrito para designar al más fundamental de los cinco elementos (espacio, éter), que incluye todas las propiedades de los otros cuatro: es la matriz de la que provienen todo lo que percibir nuestros sentidos. Akash es omnipresente, ubicuo e interpenetrante en el universo.

La conclusión parece clara: Necesitamos ir más allá de la actual consciencia limitada por el ego; hace falta una difusión de la consciencia transpersonal con el fin de provocar un cambio en la civilización (p. 171).

A caballo entre la física, la química y la biología, se encuentra la aportación de Gregg Braden, diseñador de sistemas de computación aeroespaciales y geólogo jefe de Phillips Petroleum, y un científico conocido hoy por sus trabajos encaminados a explicar la convergencia entre la ciencia y la espiritualidad.

Según él, estamos impelidos a aceptar la posibilidad de que existe un nuevo campo de energía y que el ADN se está comunicando con los fotones por medio de este campo. Para confirmarlo, aporta los resultados de unos experimentos recientes.

En uno de ellos, se recogió una muestra de leucocitos (glóbulos blancos) de varios donantes. Estas muestras se colocaron en una habitación con un equipo de medición de los cambios eléctricos. En este experimento el donante era colocado en otra habitación y sometido a "estímulos emocionales”, provocados por vídeos que le generaban emociones. El ADN era colocado en un lugar diferente al del donante, pero en el mismo edificio.

El donante y su ADN eran monitoreados y, cuando el donante mostraba alteraciones emocionales (medidos en ondas eléctricas), el ADN expresaba respuestas idénticas y al mismo tiempo. Los altos y bajos del ADN coincidieron exactamente con los altos y bajos del donante.

Se quería saber hasta dónde se podían separar al donante de su ADN y continuar observando ese efecto. Hicieron pruebas hasta llegar a una separación de 80 Kilómetros entre el ADN y su donante, y continuaron teniendo el mismo resultado. Sin lapso y sin retraso de transmisión, el ADN y el donante tuvieron las mismas respuestas al mismo tiempo.

¿Qué significa esto? La conclusión de Braden es tajante: las células vivas se reconocen por una forma de energía no reconocida con anterioridad. Esta energía no se ve afectada ni por la distancia ni por el tiempo. No es una forma de energía localizada, sino que existe en todas partes y todo el tiempo.

Otro experimento fue realizado por el Instituto Heart Math y en él se tomó el ADN de placenta humana (la forma más prístina de ADN) y fue colocado en un recipiente donde se podían medir los cambios del mismo. Se distribuyeron 28 muestras en tubos de ensayo, al mismo número de investigadores previamente entrenados.

Cada investigador había sido entrenado para generar y emitir sentimientos, y cada uno de ellos podía tener fuertes emociones. Lo que se descubrió fue que el ADN cambió de forma de acuerdo a los sentimientos de los investigadores.

Cuando los investigadores sintieron gratitud, amor y aprecio, al ADN respondió relajándose y sus filamentos estirándose. El ADN se hizo más largo. Los individuos entrenados para sentir amor profundo, fueron capaces de cambiar la forma de su ADN.

Para Braden, esto ilustra una nueva forma de energía que conecta toda la creación. Esta energía parece ser una red tejida estrechamente que conecta toda la materia. Podemos influenciar esa red de creación por medio de nuestra vibración.

Eso significa que nuestro ADN cambia con las frecuencias que producen nuestros sentimientos; y las frecuencias energéticas más altas, que son las del Amor, impactan el ambiente de una forma material produciendo cambios no sólo en nuestro ADN, sino en el ambiente que nos rodea.

En términos similares, de un modo complementario y enriquecedor, se expresan Deepak Chopra, Masaru Emoto, John Demartini…

Pareciera como si, poco a poco, los descubrimientos operados en el campo de la física fueran “repercutiendo” en todos los ámbitos de nuestra vida, así como en los diferentes campos del saber, desde la filosofía –que se ve cuestionada incluso en lo que parecían verdades inconmovibles, como el aristotélico “principio de identidad”, por el cual un elemento es igual a sí mismo, e incluso el “principio de no contradicción”, por el cual una cosa no puede ser y no ser al mismo tiempo- hasta la misma psicología. De hecho, ya se ha publicado entre nosotros un libro con un subtítulo curioso: “Una mirada cuántica a nuestras relaciones humanas”.

Por otro lado, como decía más arriba, todas estas conclusiones convergen admirablemente con lo que las grandes tradiciones espirituales han venido afirmando desde siempre.

Desde la sabiduría del Vedanta, Sesha viene a afirmar que “la Conciencia posee la cualidad de ser una actividad continua no-diferenciada, al igual que las gotas de agua son no-diferentes del río donde fluyen.

Conciencia No-diferenciada es aquello que al conocer, no diferencia a quien conoce de lo conocido.

Conciencia es la condición simultánea que sabe y sabe que sabe; es un continuo no-diferenciado que asume la condición natural de ser inindagable, es decir, la Conciencia no se convierte en objeto de percepción de nadie excepto de ella misma.

La Conciencia existe sin que tú existas. Por lo que el observador participa de la Conciencia, pero ésta no requiere del observador para conocer. De modo que, cuando la Conciencia se expresa no requiere para conocer de un agente consciente. No existe un individuo consciente, sólo hay Conciencia No-diferenciada conociendo”.

No resulta extraño que, tras los descubrimientos de la nueva física, fueran los propios científicos quienes se plantearan abiertamente las posibles conexiones entre ella y la milenaria sabiduría espiritual.

Ahí se sitúa la obra pionera –y, quizás por ello, un tanto “apresurada”- de Fritjof Capra, “El Tao de la física”. De un modo más matizado y preciso, se refiere a esa misma “convergencia” Ken Wilber, en la muy interesante Introducción a “Cuestiones cuánticas”, la obra en que recoge “textos místicos” de científicos contemporáneos.

Finalmente, para quienes se hallen interesados en esta cuestión, sigue siendo muy valiosa una obra que, aunque escrita en 1980, no ha dejado de reeditarse. Me refiero a “Misticismo y física moderna”, en la que, partiendo de los trabajos de Wheeler, Chew, Capra, Heisenberg, Schrödinger, Bohm, Feynman, Pribram…, Michael Talbot esboza el “nuevo modo de ver” que se abre tras los nuevos descubrimientos científicos, un modo de ver que presenta “conexiones” significativas con la más genuina sabiduría mística. Tiempo, espacio, materia, energía, conciencia, realidad…, todo queda radicalmente modificado, ante un horizonte fascinante, en el que empezamos a intuir que la conciencia juega un misterioso papel decisivo en la “realidad” del mundo físico.

En una entrega posterior, trataré de ofrecer una “síntesis” de los puntos que me parecen más significativos. Para ello, seguiré en gran parte este libro de M. Talbot y el de T. Barceló.

Para concluir, me parece ajustado afirmar que nos hallamos en un momento particularmente “crítico” y esperanzador de la historia humana, caracterizado por la convergencia reconocida de los diferentes saberes, que pueden favorecer y potenciar la transformación/expansión de la conciencia.

Gracias a esa transformación, la humanidad puede dar pasos que le hagan salir de su infancia egoica –con sus secuelas de ignorancia, enfrentamiento y sufrimiento inútil- y, avanzando en la comprensión sabia de la realidad, hagan posible un comportamiento colectivo caracterizado progresivamente por la Sabiduría y el Amor.

A raíz del envío de la primera parte de este trabajo –y a la espera de poder enviaros la continuación-, algún amigo experto en estas cuestiones me hizo llegar otras referencias bibliográficas o documentales que me parecen interesantes, dentro del objetivo que este trabajo se plantea.

― Para empezar, dos libros interesantes de dos clásicos, que se cuentan entre los “padres” de la nueva física:

  • Erwin SCHRÖDINGER (1887-19619), Mente y materia, Tusquets, Barcelona 1985, 104 pags., 12 €.
  • David BOHM (1917-1992), La totalidad y el orden implicado, Kairós, Barcelona 1998, 308 pags., 14 €.

― Dos obras divulgativas:

  • Frei BETTO, La obra del artista. Una visión holística del universo, Trotta, Madrid 1999, 224 pags, 15 €.
  • Greene BRIAN, El universo elegante. Supercuerdas, dimensiones ocultas y la búsqueda de una teoría, Crítica, Barcelona 2006, 644 pags., 10 €.

Hay varios videos colgados en Internet a raíz de este libro, por ejemplo:

(Trata de explicar de manera visual y muy sencilla la teoría de cuerdas y, por ende, las propiedades de la mecánica cuántica).

― Una película-documental, que se plantea cuáles podrían ser las implicaciones de la física cuántica en la vida cotidiana:

  • Película-Documental: ¿Y tú qué sabes?

― Un blog muy interesante en el que se explican de manera accesible los diferentes conceptos de la cuántica sin utilizar una sola fórmula.

  • Blog:

(Si el buscador no lo abre por esta página principal, que muestra todos los títulos estudiados, puedes copiar directamente la dirección, con www. O verifica que la dirección es exactamente: eltamiz.com/cuantica-sin-fomulas/).

UNA SÍNTESIS PROVISIONAL
EN DOCE PUNTOS

En esta nueva (y última) entrega sobre el mismo tema, trato de ofrecer una “síntesis provisional”, en algunos puntos que considero de mayor interés. Para ello, sigo preferentemente tres libros, sobre todo el último de ellos:

  • Tomeu BARCELÓ, Entre personas. Una mirada cuántica a nuestras relaciones humanas, Desclée de Brouwer, Bilbao 2008.
  • Luis RACIONERO – Luis MEDINA, El nuevo paradigma, Promociones y Publicaciones Universitarias (PPU), Barcelona 1990.
  • Michael TALBOT, Misticismo y física moderna, Kairós, Barcelona 52008.

En el último punto, intento explicar el “lugar” de la práctica meditativa para experimentar y vivir las enseñanzas de los místicos, que resultan ser “convergentes” con las intuiciones a las que apunta la física cuántica.

1. Primera afirmación básica y desafío al sentido común

Todo está interrelacionado con todo: así se formula la primera conclusión fundamental a la que llegó la física moderna, en su estudio de las partículas elementales, unidades discretas de energía que, sin embargo, presentaban una característica muy extraña: unas veces se comportaban como partículas; otras, como ondas.

Aquella primera conclusión viene a constatar la unidad e interacción de todos los fenómenos, y la naturaleza intrínsecamente dinámica del universo. Todo influye en todo; todo –nosotros incluidos- constituye una gran Red.

Las partículas subatómicas no pueden entenderse como entidades aisladas, sino como una especie de interconexiones que se producen entre la realización de un experimento y su medida. A medida que penetramos en la materia, aparece una inmensa red de conexiones entre las partes de un conjunto. Por eso, la física no se interesa ya por los objetos, sino por el binomio inseparable sujeto-objeto. Como ya dijera Platón, “estamos dentro de una realidad que también está dentro de nosotros”.

Ervin Schrödinger, uno de los padres de la física cuántica, lo ha expresado de este modo: “Mi mente y el mundo están compuestos de los mismos elementos. El mundo me viene dado de una sola vez: no hay el mundo que existe y el que es percibido. El sujeto y el objeto son solamente uno. No puede decirse que se haya derrumbado la barrera entre ambos como resultado de recientes experiencias en el campo de las ciencias físicas, porque esa barrera no existe”.

Por otro lado, la moderna teoría de los sistemas (K.L. Bertalanffy) viene a decirnos que, cuanto más complejo es un sistema, las relaciones entre sus partes son más significativas que sus partes mismas. Por lo que, en los sistemas complejos, el todo abarca mucho más que la suma de sus partes, porque la información que contiene es mayor que la suma de la información que contienen sus partes consideradas individualmente.

Desde esa primera conclusión, gran parte de los descubrimientos de la nueva física constituyen un inquietante y significativo desafío al sentido común. Que –como se decía más arriba- las unidades subatómicas sean de naturaleza dual y que, en función de como las veamos, se manifiesten a veces como partículas y a veces como ondas, parece una contradicción: ¿cómo algo puede, al mismo tiempo, ser una partícula localizada en un espacio y un momento determinado, y una onda que se esparce por una extensa región? Y, sin embargo, ocurre. El principio de identidad aristotélico, por el cual un elemento es igual a sí mismo, y el mismo principio de no contradicción, por el cual una cosa no puede ser y no ser al mismo tiempo, quedan en entredicho.

Al igual que una onda, la luz produce interferencias, pero un fotón de luz también rebota de todo electrón, igual que una partícula. Esto quiere decir que está en dos sitios al mismo tiempo, que se mueve a velocidades extremadamente altas y se desplaza simultáneamente en diferentes direcciones. Parece una contradicción intolerable, pero es así.

Por otro lado, no es difícil “extrapolar” estas conclusiones a nuestra vida cotidiana. Como las partículas, también nosotros podemos percibirnos como “localizados” en un sitio, o como en un estado de expansión ilimitado…, algo a lo que accedemos gracias a la expansión de la conciencia, en cuanto trascendemos la mente.

2. Conciencia y materia. El contraste entre la física clásica y la física cuántica

Para la física mecanicista –y para la “cultura general” a la que dio lugar, y en la que todavía nos movemos-, las cosas parecían claras. La moderna física cuántica echa por tierra, uno a uno, todos esos postulados.

FÍSICA CLÁSICA FÍSICA CUÁNTICA
  • Existe una “realidad objetiva”, “ahí fuera”, que todos podemos observar de la misma manera, porque es independiente de nuestras observaciones.
  • No puede existir el “observador” neutral, dado que, inexorablemente, el observador altera lo observado (W. Heisenberg). Por ello, sería preferible llamarlo “participante” (J. Wheeler).
  • Esa “realidad objetiva” es determinista: se mueve por el inexorable principio de causalidad.
  • El final del determinismo. A nivel cuántico, no existe nada parecido a la causalidad. Lo que rige las cosas es el principio de la indeterminación (W. Heisenberg, 1927): hemos pasado de un universo causalista a un universo probabilístico (o estadístico). La física clásica consideraba que las partículas y los objetos eran seres independientes que, cuando interaccionaban, producían un choque que provocaba una cadena causal de sucesos. La física moderna niega las cadenas causales y secuenciales de hechos. Es un mundo holístico, donde todo está interconectado, y a veces las conexiones manifiestan correlaciones implícitas por debajo de las superficies, que modifican los sistemas.
  • A partir de Galileo, Kepler o Newton, el universo es percibido como un diagrama en el que los fenómenos se describen en términos matemáticos y mecánicos. Se lo concibe como la maquinaria de un gran reloj, que se podría descomponer y componer a partir de esas partes descompuestas. El mundo constituye un sistema en equilibrio. En esta visión, el caos es solamente una complejidad todavía no desentrañada porque el orden y la estabilidad del universo pueden ser explicados por las leyes del movimiento de Newton.
  • El caos y la autoorganización. A partir de los trabajos de Ilya Prigogine, parece indudable la tendencia autoorganizadora global del universo. Clásicamente, se asociaba el orden al equilibrio, y el desorden al no equilibrio. Ahora sabemos que la turbulencia es un fenómeno altamente estructurado, en cuyo seno millones de partículas se insertan en un movimiento extremadamente coherente. La conclusión es la siguiente: La producción de entropía contiene siempre dos elementos dialécticos: un elemento creador de desorden y otro creador de un orden “mayor”. Los dos elementos están siempre ligados.
  • Esa realidad objetiva consta de dos elementos: objetos sólidos y vacío.
  • El vacío y la materia. Un modelo de átomo muy aceptado por los físicos consiste en imaginarlo como el de un núcleo y una nube externa de electrones. La dimensión proporcional entre el núcleo y el conjunto del átomo es aproximadamente del orden de diez mil veces. Es decir, si el núcleo fuera de un centímetro de diámetro, la nube de electrones más externos estaría a una distancia de un kilómetro.

Pero, si en último término, todo es vacío, ¿cómo se explica que no se funda todo con todo? Por el “Principio de exclusión” (W. Pauli, 1925): Dos fermiones idénticos no pueden encontrarse en un mismo estado físico, así que cada uno tiene que ocupar su lugar específico. Este “principio de exclusión” es responsable de la estabilidad de la materia a gran escala. Las moléculas no se aproximan arbitrariamente entre sí, porque los electrones de cada una no pueden entrar en el mismo estado que los electrones de las demás moléculas vecinas. Pero no todas las partículas son fermiones. Hay otras, denominadas bosones, que no responden al principio de exclusión y pueden estar en un mismo estado cuántico. En estos condensados, todos los átomos son absolutamente iguales. No hay ninguna medida que pueda diferenciar uno de otro.

  • Esa realidad es fundamentalmente material y sus elementos básicos son los átomos.
  • No existe ninguna realidad “ahí fuera”, independiente de la conciencia. La misma materia consta básicamente de vacío. En último término, la materia no existe; sólo existe la conciencia.
  • La mente no es sino el resultado de un proceso de complejificación de la materia (del cerebro).
  • La mente es capaz de crear materia. La conciencia tiene dominio sobre el mundo físico.
  • Oposición materia – conciencia (mente)
  • Todo es conciencia: hasta los electrones “saben” y “se dan cuenta” de su entorno (experimento de Aspect, 1982). Por lo que, “el Universo, tal y como lo vamos descubriendo, se parece cada vez más a un gran pensamiento, en vez de a una gran máquina” (James Jeans).
  • La conciencia es relegada al ámbito de lo “espiritual”, y considerada como un epifenómeno (ilusorio) de lo material.
  • Se ha acabado la contradicción entre materia y energía. De Broglie planteó que la luz participa de la naturaleza de las ondas. Pero, a su vez, desde Einstein, sabemos también que se comporta como una partícula. Las consecuencias fueron “definitivas”: se abolió para siempre la división entre materia y energía: son lo mismo. La materia es luz condensada (un quantum –en plural quanta, de donde viene el nombre de la nueva física- es la unidad más pequeña que constituye la luz); cada uno de nosotros somos un sistema de energía en vibración continua. Nuestra alma es nuestro cuerpo, y nuestro cuerpo es nuestra alma. Es la conciencia la que crea materia, expresándose a través de ella.
  • En cualquier caso, mente (conciencia) y realidad material constituyen dos realidades nítidamente separadas y diferenciadas, si bien la segunda posee un estatuto más firme.
  • No existe una división estricta entre la realidad objetiva y subjetiva; la conciencia y el universo físico están conectados por algún mecanismo fundamental. Esta relación entre mente y realidad no es ni objetiva ni subjetiva, sino “omnijetiva”.
  • En último término, para la ciencia clásica sólo interesa lo que se puede medir empíricamente. Para este paradigma, la realidad "espiritual" no cuenta.
  • El orden implicado. Para la física moderna, lo que se ve no es sino es el despliegue de lo que no se ve, la “explicación” del “orden implicado” (David Bohm). La obra de Bohm es una cosmovisión dinámica que integra la conciencia en una unidad de energía, mente y materia. Según él, la conciencia es el elemento integrador que dota de unidad a cada organismo.

Bohm concibe los fenómenos como manifestaciones de un holomovimiento que relaciona todo lo existente en un proceso de pliegue y despliegue el que subyace un “orden implicado”. Todos los fenómenos están interrelacionados en una red espacio-temporal. Lo que nosotros percibimos, de entrada, es el “orden explicado” (desplegado), que se manifiesta como campos y partículas separadas con sus leyes propias, pero la realidad más profunda, el potencial cuántico es lo que permite la interconexión, y forma el sistema en el que se desenvuelve toda la realidad. “El orden del todo está implícito en el movimiento de cada parte”.

Es decir, nos habían condicionado para creer que el mundo externo era más real que el mundo interno. La física cuántica dice justo lo contrario.

  • La parte prima sobre el todo: dualismo separador.
  • El Todo es lo prioritario: holismo integrador: Todo se halla interrelacionado con todo.

3. Sincronicidad y campos morfogenéticos

El psicólogo C. Jung y el físico W. Pauli coinciden en afirmar la existencia, en la naturaleza, de un principio de vinculación no causal: es la sincronicidad, que no puede ser explicada por la ley de la causalidad. La explicación parece venir de la mano de la existencia de “campos mórficos” o “morfogenéticos”, de que habla Sheldrake.

El biólogo Rupert Sheldrake propone que la naturaleza maniobra mediante campos mórficos o morfogenéticos, una especie de campos informativos que poseen la memoria de lo que acontece: cuando se produce algún suceso, se debe a que la forma activa tiene una resonancia con el campo que actualiza el hábito natural que está implícito en el acontecimiento. Eso mismo parece suceder con la memoria cultural. A ese fenómeno lo denomina “resonancia mórfica”. Esto explicaría sincronicidades curiosas, como el hecho de que un mismo descubrimiento se realice simultáneamente, de modo independiente, en diferentes lugares del planeta. Por decirlo en palabras sencillas, sería la Conciencia común y compartida la que se “expresaría” en y a través de personas, objetos y acontecimientos.

El campo cuántico es considerado como una realidad física fundamental, un medio continuo que está presente en todas las partes del espacio; las partículas son sólo simples condensaciones locales del campo, concentraciones de energía que va y viene, perdiendo su carácter individual y disipándose en el campo.

Para los físicos cuánticos, algo parece claro: El universo se mueve regido por la dialéctica de los opuestos. Y en todo hay sincronía: dos relojes colocados en una misma habitación, acompasarán automáticamente sus ritmos (aunque sean a propósito desacompasados); igualmente, dos mujeres que conviven regularán al mismo tiempo su ciclo menstrual; también los generadores colocados en paralelo… Los átomos cantan al mismo tiempo: hay una formulación matemática que organiza los ritmos.

4. La conciencia que crea la realidad: fenómenos “paranormales” verificados

Dentro de los parámetros de la física clásica, resulta absolutamente imposible explicar fenómenos que, por otra parte, no pueden ser contestados, ya que han sido sometidos a exigentes pruebas de verificación.

El hecho de poder caminar descalzos sobre el fuego y no quemarse (y el poder hacerlo incluso cualquier persona, por escéptica que sea, con tal que tome la mano del fakir); de secar sábanas empapadas en agua con el calor del cuerpo desnudo, en medio de la nieve, en una noche de invierno; o de crear tulpas, “visiones”, que pueden llegar a ser vistos incluso por otras personas…

En este último punto, la experiencia vivida y relatada por Alexandra David-Neel sigue resultando inquietante. En su obra clásica Magos y místicos del Tibet (Espasa-Calpe, Madrid 1971; editada posteriormente por Índigo, Barcelona 1988) narra una experiencia propia de creación de formas de pensamiento. A los pocos meses de realizar los ritos y la concentración prescritos por sus maestros tibetanos, comenzó a captar imágenes de un monje fantasma, su pretendido tulpa. La ilusión era fundamentalmente visual, aunque a veces llegaba incluso a sentir su roce. Pero hay más: hasta un pastor llegó a ver el lama creado por el pensamiento. Es sabido que, para el misticismo tibetano, todos los fenómenos que percibimos son espejismos nacidos de nuestra imaginación. Y que, con la práctica adecuada, la mente puede llegar a crear “imágenes mentales” o tulpas, que tendrían el mismo estatus de “realidad” que aquéllas a las que está habituado el “sentido común”.

A partir de lo que ha descubierto la física moderna, los primeros hechos a los que hacía referencia pueden explicarse porque la conciencia interviene en la vibración acelerada de las moléculas, deteniendo procesos que consideramos “normales”.

Esto significa que la conciencia se mete en los entresijos del mundo físico, afectándolos. Más aún, parece abrirse camino la certeza de que la conciencia es tal vez el único fenómeno que efectivamente existe: toda la matriz materia-espacio-tiempo debe a ella su existencia. Por lo que no puede hablarse del mundo físico como algo “ahí fuera”. Todo es creación de la conciencia. La materia-espacio-tiempo es un aspecto de la misma.

Esto nos lleva a reconocerla como todopoderosa. Lo cual no significa que nosotros seamos todopoderosos, por la sencilla razón de que no tenemos un control total de la conciencia.

En cualquier caso, aquí radica la transformación más asombrosa de la visión del mundo, a partir de los descubrimientos de la nueva física: La conciencia juega un indudable papel en el llamado universo físico.

5. El mito de una realidad que existe “ahí fuera”

Habitualmente, en nuestra visión de la realidad, hemos venido funcionando con un mito, al que hemos dado por absolutamente válido: Al acercarnos al exterior, todos percibimos lo mismo.

Es fácil, sin embargo, reconocer el presupuesto en el que dicho mito se ha mantenido (y todavía se mantiene para la gran mayoría de la gente). Ese presupuesto no es otro que la creencia en que hay un universo físico “ahí fuera”. Y nos hemos enseñado a nosotros mismos a estar de acuerdo sobre ello y sobre los “objetos” de ese mundo “exterior”.

Sin embargo, la física moderna viene a asegurarnos que no existe algo “ahí fuera” de nosotros. Todo se halla inextricablemente interrelacionado con todo, por lo que el universo no es algo que exista “ahí fuera”, y del que el observador se encontraría separado. Más bien al contrario, es un universo participativo.

Por un lado, sabemos que el observador altera lo observado por el mero acto de su observación. Por lo que algunos científicos, como se ha dicho más arriba, abogan por reemplazar el término “observador” por el de “participante” (J. Wheeler). Porque lo cierto es que no “observamos” el mundo; participamos en él.

Y, por otro, sabemos también que eso que llamamos “ahí fuera” no es como nuestros sentidos y nuestra mente creen que es. “Ahí fuera” no hay ni luz ni color, sino solamente ondas electromagnéticas; “ahí fuera” no hay sonido ni música, sino solamente variaciones periódicas en la presión del aire; “ahí fuera” no hay calor ni frío, sino solamente moléculas que se mueven con mayor o menor energía cinética media…, y así sucesivamente. Lo que hay, tanto “fuera” como “dentro”, es un torbellino vertiginoso de ondas/partículas en diferentes intensidades de vibración.

En lo que se refiere a “nosotros”, podría decirse que somos, a la vez, una expresión más de ese mismo torbellino y la Conciencia que lo está provocando o de la que está emergiendo. Y todo ello, de una forma no-dual.

Lo que ocurre, en todo caso, es que la mente humana no percibe lo que está “ahí”, sino lo que cree que debería estar ahí.

Sin embargo, tal como insiste la nueva física, hay una conclusión que parece irrebatible: no observamos el mundo físico, participamos con él. Nuestros sentidos no están separados de lo que llamamos “ahí fuera”, sino íntimamente implicados en un proceso de realimentación notablemente complejo, cuyo resultado final es crear efectivamente lo que está “ahí fuera”.

La conciencia es una parte integrante de la realidad; eso significa que co-crea lo que observa. Si vemos un árbol, en vez de un cúmulo de átomos desorganizados, es porque la conciencia humana concede a la realidad física estas características particulares.

Por eso, mirado de cerca, el concepto de “ahí fuera” resulta ridículo. Sólo podemos esperar encontrar un “ahí fuera”, porque creemos que existe. Por eso, todas nuestras nociones acerca del carácter absoluto del universo físico son erróneas.

¿A qué se debe entonces ese engaño que nos lleva a afirmar la existencia de algo “ahí fuera”? Al modo de operar de la mente, por su propia naturaleza separativa. Para poder funcionar, la mente debe forzosamente separar. A partir de la primera dicotomía sujeto/objeto, para la mente, toda la realidad queda fraccionada. Todo lo que no es “yo”, está “fuera”. Y puesto que pensar es delimitar o “establecer fronteras”, a la mente le resulta fácil marcar un límite entre lo que llama “sujeto” y todo lo demás: es sencillamente el límite o frontera de la piel. Por eso, en cuanto la mente hace su aparición en la historia humana, con ella aparece también la idea de un “mundo exterior”, de una realidad “ahí fuera”, separada y marginal.

Sin embargo, eso es sólo un engaño de la mente, que se realimenta por el simple hecho de que lo hemos creído a pie juntillas. Lo que llamamos “mundo exterior” no está separado de nosotros y, de hecho, basta detener el pensamiento para percibirlo así.

Todo constituye un conjunto unificado, sin separaciones mentales, arbitrarias y artificiales, en un universo participativo en el que todo interactúa en una interferencia constructiva, en la que la Conciencia se va desplegando en innumerables formas, como olas “únicas” y hermosas en el océano común y compartido.

(Una vez más, la física nos lleva a la espiritualidad y a la filosofía. Para quienes estén interesados en la “revisión” de los planteamientos filosóficos que han perpetuado y fortalecido el engaño dualista, desde Aristóteles hasta Descartes, recomiendo la lectura de los libros de M. CAVALLÉ, La sabiduría recobrada. Filosofía como terapia, Martínez Roca, Barcelona 2006; y La sabiduría de la no-dualidad. Una reflexión comparada entre Nisargadatta y Heidegger, Kairós, Barcelona 2008).

6. El cerebro percibe lo que quiere percibir

Del punto anterior, se deriva una conclusión patente: como ha quedado dicho, la mente humana no percibe lo que está “ahí”, sino lo que cree que debería estar ahí. Los neurólogos empiezan a decirnos que el cerebro humano sólo ve lo que quiere ver. La conclusión de la nueva física apunta en la misma dirección: el cerebro percibe lo que quiere percibir. Por eso, tal como les ocurrió a los indígenas ante las carabelas de Colón que llegaban a sus costas, no podemos “ver” todo aquello que escapa a “nuestro mundo”.

Eso significa que no nacemos al mundo; nacemos a algo que convertimos en el mundo. “El Entorno tal como lo percibimos es invención nuestra” (H. von Foerster).

Acabamos de ver que nuestros sentidos no están separados de lo que llamamos “ahí fuera”, sino íntimamente implicados en un proceso de realimentación notablemente complejo, cuyo resultado final es crear efectivamente lo que está “ahí fuera”.

Precogniciones, visiones colectivas… acontecen. Son realidades no menos “reales” que otras que aceptamos como “razonables”. J. Pearce lo expresó con claridad: “La mente del hombre refleja un universo que refleja la mente del hombre”.

7. La realidad (y la conciencia) como un holograma: Cada parte está contenida en el todo… y el Todo se halla en cada una de las partes

La física cuántica ha encontrado que las unidades básicas (las partículas subatómicas) no pueden ser aisladas como unidades o bloques individuales. Su comportamiento posee propiedades de campo, al venir determinado por la colectividad de las partículas. El universo es semejante a un gran holograma.

Por otro lado, estudios neurológicos han revelado que algo parecido ocurre en el cerebro. El proceso implicado en la interconexión de todas las regiones del cerebro no es químico ni electroquímico. El cerebro se asemeja también un holograma.

Un holograma es una representación o imagen de tipo transparente, creada con la ayuda del láser, en donde la imagen contenida no es bidimensional, sino tridimensional. Lo más intrigante es que, cuando se corta por la mitad, resultan dos imágenes, cada una de las cuales contiene la imagen entera. El todo está contenido en cada parte. Eso significa que esa imagen posee propiedades semejantes a las de un “campo”.

La nueva física nos asegura que el universo es un holograma, en el sentido de que se trata de un tejido dinámico de acontecimientos correlacionados, en los que cada parte del tejido determina la estructura del todo. Los experimentos con partículas subatómicas no dejan lugar a dudas: todo está interrelacionado con todo, y es precisamente esa interrelación la que posee y funciona como un “campo” que organiza el conjunto.

Si la conciencia es un campo y no es más que una vibración en el continuum de campos que organizan la materia, ello nos proporciona una explicación para la interacción entre la mente y la materia.

8. Existe una realidad más allá del tiempo-espacio

Hasta Einstein, se creía que el tiempo y el espacio eran realidades inamovibles y separadas. Aquella creencia ha quedado radicalmente superada. No sólo son aspectos de un “algo” único, sino que son totalmente relativos al observador.

La nueva física ha dado un paso más, al afirmar que hay “regiones” que literalmente no existen ni en el espacio ni en el tiempo.

Cualquiera sabe que todo lo que ocurre, ocurre en el presente: incluso cuando recordamos el pasado o proyectamos el futuro, no podemos hacerlo sino desde el presente.

Pero todavía es más radical la afirmación de la atemporalidad. Lo que llamamos presente, si dejamos de percibirlo mentalmente como un “tiempo intermedio” entre el pasado y el futuro, se manifiesta como lo que es: no-tiempo, atemporalidad. La física viene a decirnos algo que los místicos siempre habían experimentado: que existen “regiones” de nuestro universo y de nuestra conciencia fuera del tiempo y del espacio.

En concreto, la sabiduría espiritual de Oriente ha dicho siempre que nuestras percepciones de un universo que existe en el tiempo son erróneas. Por encima y más allá de esta realidad ilusoria, está el vacío: una región donde el concepto mismo del tiempo deja de tener ningún significado.

9. La realidad última del universo: el “lugar” que han experimentado los místicos

Para la física moderna, la materia y el espacio-tiempo vacío aparecen como una y la misma cosa. Las tres dimensiones aparentes del espacio son virtualmente inexistentes en el nivel de la espuma cuántica. Lo que ahí se da es una “interconexión cuántica” (J. Wheeler), en la que cada punto en el espacio está interconectado con todos los demás puntos del mismo. De un modo similar, podemos sospechar que cada punto en el cerebro humano está conectado, por medio de la espuma cuántica, con todos los demás puntos del universo.

Para el físico cuántico es claro que la materia carece de base física. Tras la solidez aparente de la silla, se esconde en realidad el superholograma de un torbellino de ondas/partículas. A ese nivel, la conciencia es capaz de crear materia. Y eso constituye la prueba final de que lo no físico, la conciencia, tiene dominio sobre el mundo físico.

Einstein nos enseñó que la materia y la energía pueden convertirse la una en la otra: E = mc2, la materia es energía altamente condensada. No existe la materia; solamente existe la interferencia constructiva del universo interpenetrante. Frente a la idea mecanicista del universo, la física moderna nos dice que el átomo está compuesto por vastas regiones de espacio vacío; la materia consta principalmente de espacio vacío. (Si una pelota de béisbol alcanzara el tamaño de la tierra, sus átomos se verían del tamaño de una cereza. Y en ese átomo del tamaño de una cereza, todavía no podríamos ver su núcleo a simple vista. Si ese átomo aumentara hasta tener el tamaño de la cúpula de la Basílica de san Pedro en Roma, su núcleo solamente tendría el tamaño de un grano de sal).

La “realidad última”, en opinión de la nueva física, se asemeja más a un gran Vacío primordial, un “lugar” más allá del tiempo y el espacio, del que brotan, en un proceso increíblemente complejo y hermoso, todas las formas que existen. En pocas palabras: las piedras y las estrellas son meramente ondulaciones en la nada.

Ése es, precisamente, el “lugar” de la experiencia mística, el lugar del Silencio, de la Presencia, del Absoluto, de la Unidad… Un “lugar” conocido y frecuentado por los místicos de todos los tiempos; un “lugar” incluso en el que las mismas religiones han dicho que se podía vivir la “experiencia de Dios”.

Es profundamente significativo el hecho de que esta frase: “El tiempo, el espacio y la causalidad son como el cristal por el que se ve el absoluto y cuando es visto aparece como el universo”, del matemático H. Minkowski, pueda encontrarse en la sabiduría de la tradición Advaita.

10. El mito hindú

¿Qué es entonces el universo, y qué sentido tiene toda esta historia? Pareciera que, a la nueva física, no le desagrada el antiguo mito hindú, para el que toda la existencia es un juego (lila), el juego del Absoluto.

El Yo supremo es todo lo que existe, todo lo que hay, pero no tiene a nadie con quien jugar. Eso le lleva a jugar al escondite consigo mismo. En este juego, puede experimentar diez mil millones de vida, ver a través de diez mil millones de ojos, vivir y morir diez mil millones de veces.

Finalmente, el Yo se despierta de sus muchos sueños y recuerda su verdadera identidad. Es el Yo único y eterno del cosmos. El juego comienza. El juego acaba.

11. En el umbral de una etapa nueva

Como ha quedado dicho, puede afirmarse que la transformación más asombrosa de la visión del mundo, a partir de los descubrimientos de la nueva física, es ésta: La conciencia juega un indudable papel en el llamado universo físico. Hasta el punto de que, para la nueva física, el universo se parece más a un gran pensamiento que a una gran máquina.

Las implicaciones que contiene una tal afirmación nos llevar a concluir que nos hallamos en el umbral de una época sumamente notable. Los físicos nos están diciendo que hay que reconsiderar el papel de la conciencia. El mundo es omnijetivo. Todos los objetos, con respecto a la conciencia, son como las olas en relación al mar.

En las próximas generaciones, nuestras vidas pueden cambiar radicalmente, de forma sobrecogedora. La vida se transformaría en algo tan distinto que su descripción cae fuera de las posibilidades de nuestro lenguaje.

Debido a que todo es una proyección de la mente, la existencia o no existencia de dioses y diosas depende de nuestros respectivos metaprogramas. Incluso la idea de que existe un mundo “ahí fuera” no es sino otro metaprograma.

Por eso, es razonable la afirmación de J.S. Mill: “No son posibles los grandes cambios en el destino de la humanidad hasta que tenga lugar un gran cambio en la constitución fundamental de su modo de pensar”.

Las aportaciones de la física moderna pueden abrir nuestras mentes y favorecer aquellas prácticas espirituales que hagan posible ese cambio.

12. Y, en todo ello, el lugar de la práctica meditativa

Coherente con la antigua “visión del mundo”, la religión –no podía ser de otro modo-, había enseñado a los humanos a relacionarse con el Dios de “ahí fuera”, objetivando lo Absoluto, separándolo del resto de lo real y desembocando en una actitud y comportamiento marcadamente heterónomos. En lógica “coherencia”, la religión llegó a la conclusión de que ese “dios exterior” habría creado/fabricado el mundo como una realidad también “exterior” y ajena a él.

La Modernidad, apoyada en el reconocimiento de la racionalidad y de la autonomía, se había empezado a rebelar contra esa visión: no podía haber ningún Dios “ahí fuera” o “separado” que, en la práctica, supusiera la eliminación de la autonomía y libertad humanas.

Con la nueva comprensión que se deriva de los datos aportados por la física cuántica, aquella crítica se hace todavía más radical. En el mismo instante en que “caemos en la cuenta” de que no existe un mundo “ahí fuera”, venimos también a hacernos conscientes de que “ahí fuera” tampoco puede haber ningún dios separado. Ese dios no sería sino una “creación” de nuestra mente (hemos hecho alusión antes el enorme poder creador de la misma).

Sin embargo, esa “creación” –sobre la que se han asentado, por otra parte, la totalidad de las religiones- no es ni arbitraria ni “falsa”. Fue el modo habitual en el que los humanos, en el nivel de conciencia en que se encontraban, podían “dar nombre” al Misterio de lo Real, creativo y en constante despliegue. Un Misterio, sin embargo –y esto constituye la mayor “novedad” frente al planteamiento típico de la religión-, no-dual.

Por eso, en la visión que se desprende de la nueva comprensión, si bien es cierto que caen definitivamente por tierra las visiones religiosas tomadas en su literalidad, no se pierde nada valioso. Al contrario, lo que venimos a descubrir es la admirable y asombrosa “convergencia” de la nueva comprensión con lo que afirma la más genuina espiritualidad. Hasta el punto de que, no solamente no hay conflicto, sino que parecen reclamarse mutuamente: las afirmaciones de los físicos cuánticos convergen con las de los maestros espirituales.

En cierto modo, podría decirse que la nueva física es no-dual. A partir de experimentos contrastados en el reino de las partículas elementales, viene a concluir tajantemente que todo se halla interrelacionado con todo, que no hay nada “separado” de nada. Y que todo lo que percibimos, más allá de lo que nos hagan creer nuestros sentidos y nuestra mente, no es sino “forma” o “expresión” que remite a una Realidad primordial, que algunos no dudan en nombrar como Conciencia.

El hecho de que todo lo real sea, efectivamente, no-dual nos permite comprender el dato de que, progresivamente, los diferentes campos del saber vayan también asumiendo ese mismo carácter: desde la filosofía hasta la psicología transpersonal, desde la hermenéutica hasta la espiritualidad…, y que vayan decayendo todas aquellas formas duales –tanto filosóficas como religiosas-, porque empiezan a ser percibidas como incapaces de dar razón de la realidad tal como empezamos a experimentarla.

Pues bien, en todo este cambio sin precedentes, que puede llegar a remover todo lo conocido, ¿qué lugar ocupa la práctica meditativa?

En una primera respuesta, hay que decir que dicha práctica viene a aquietar y silenciar la mente. De ese modo, nos permite salir de la trampa de la propia mente dual, objetivadora y separadora, abriéndonos a una visión transmental, en la que se nos da percibir la naturaleza no-dual de lo real.

En segundo lugar, al anclarnos en el presente –toda práctica meditativa consiste precisamente en atender a lo que está aconteciendo “aquí y ahora”-, nos introduce en ese “lugar”, que es en realidad un “no-lugar”; en ese “tiempo”, que es en realidad lo “atemporal”. En definitiva, en la “región” que se halla más allá del espacio-tiempo, donde acontece la experiencia de lo Absoluto, de Lo Que Es.

Y, en tercer lugar, es esa práctica la que nos ayuda a percibir nuestra identidad última, más allá del yo con el que nos habíamos identificado. Al acallar la mente, se diluye el yo, y emerge, en un primer momento, el Testigo que todo lo observa, sin reducirse a nada de ello; para dar paso, posteriormente, a la percepción de sí mismo como el “Yo universal” que se está expresando y viviendo en esta forma concreta, que llamamos “identidad psicológica”.

No deja de ser admirablemente sabio que, tanto estudiando la física cuántica como meditando, somos conducidos a experimentar lo Real como Misterio luminoso, omniabarcante y no-dual, rompiendo definitivamente la prisión egoica en la que la identificación con nuestra mente nos ha mantenido atrapados. Del mismo modo que somos más que la mente, el Universo es más que un conjunto o suma de átomos. Se abre ante nosotros un horizonte pleno de novedad y, en último término, de Vida. Horizonte para el que nuestra mente carece de palabras y de conceptos adecuados y que, a falta de términos más apropiados, nombramos como Misterio, Vacío, Conciencia, Presencia, Plenitud…

MÁS SORPRESAS PARA NUESTRA MENTE "ORDENADA"

"Muchos creen estar pensando cuando están meramente reordenando sus prejuicios" (David Bohm).

Apenas salimos de lo “acostumbrado”, nuestra mente no deja de sorprenderse. Y apenas entramos en el mundo de la física cuántica, la sorpresa se convierte en desconcierto y asombro callado.

Niels Bohr, uno de los iniciadores de la física cuántica y premio Nobel de Física en 1922, afirmaba: “Aquél que no se asombra cuando se encuentra por primera ver con la teoría cuántica es que posiblemente no se ha enterado de nada”.

En esta entrega sólo quiero aportar algunos datos contrastados por la nueva física y la neurobiología, con el único objetivo de crecer en humildad y en apertura al Misterio que nos envuelve –y que somos-, y al que tantas veces hemos querido reducir a objetos mensurables…

Con estos datos, algunos sectores de la Nueva Era llegan a decir tonterías: fabulan rápidamente un mundo a su medida; mientras que otros tantos, pertenecientes o herederos de la “ciencia ortodoxa”, los consideran “tabú”: no están dispuestos a ver modificada su propia comprensión del mundo.

Tomo los datos de los dos libros que cito a continuación y de una “Guía de estudio” preparada por el Instituto de Ciencias Noéticas, a propósito de la famosa película-documental “¿Y tú qué sabes?”. Precisamente, los autores del primero de ellos (Arntz, Chassey y Vicente) son coautores de esa misma película; J. Blaschke es un periodista especializado en todo este campo, así como en estudios transpersonales.

William ARNTZ – Betsy CHASSEY – Mark VICENTE, ¿¡Y tú que sabes!?, La Esfera de los Libros, Madrid 2006.

Jorge BLASCHKE, Más allá de lo que tú sabes, Robinbook, Barcelona 2008.

  • Sólo somos conscientes de 2.000 bits de información, de los 400.000 millones que procesamos cada segundo. ¿Qué pretendemos saber?
  • “Ahí fuera” no existen formas, ni colores, ni imágenes. Todo eso lo construye el cerebro. Estudiando a pacientes que han sufrido un derrame cerebral, los científicos han comprobado que es el cerebro el que realmente percibe y no los ojos: es él quien “pinta” la imagen. Por eso, no vemos la realidad, sino la imagen de la realidad que nuestro cerebro ha construido a partir de la información que le proporcionan los sentidos, junto con infinitas asociaciones sacadas de la red neuronal del cerebro.
  • La mayoría de la gente cree que la realidad es lo que los sentidos proyectan ante nosotros. Y la ciencia ha apoyado esta visión durante cuatrocientos años: "Si no percibimos algo a través de los cinco sentidos, no es real".
  • Percibimos una forma de realidad, unas imágenes que se materializan en nuestro cerebro y que, a menudo, no existen. A nuestro alrededor existe un abanico de señales, ondas, energías y vibraciones que no percibimos.
  • El cerebro contiene unos 100.000 millones de neuronas; el número de sinapsis en la corteza cerebral es de 60 billones; un trocito del cerebro del tamaño de un grano de arena contiene 100.000 neuronas y 1000 millones de sinapsis.
  • Cuando la materia se analiza en profundidad, desaparece y se disuelve en una energía insondable.
  • Una partícula cuántica puede estar hasta en 3.000 lugares distintos a la vez.
  • … Y puede ir de un sitio a otro, sin pasar por ningún lugar: todo un desafío, por lo demás, incuestionable, para nuestro sentido común. Y de hondas repercusiones…
  • Hay más energía en un centímetro cúbico de espacio vacío que en toda la materia del universo conocido.
  • El Universo que nos rodea contiene: energía oscura (70 %), materia oscura exótica (26 %), materia común no luminosa (3,5 %) y materia ordinaria visible (0,5 %).
  • Nunca debes tener la seguridad absoluta de nada. Lo que ves no es la realidad. El mundo y el universo es mucho más de lo que vemos y pensamos.
  • Todo el universo forma parte de un todo e interactúa con nosotros. Todos estamos en todo.
  • No somos espectadores de lo que “nos rodea”; somos parte de ello.

Resumiendo: La física moderna nos dice que el mundo del sentido común sólo revela una porción especial y limitada de una trama de la realidad mucho más grande y extraña.

Fenómenos tales como “la interconexión no-local cuántica” y el poder que tienen la mente y las emociones de afectar al cuerpo (y a otras partes del mundo físico) no encajan con la historia predominante sobre cómo funciona el mundo.

Ya no podemos ver al mundo que aparecía como real, local, consistente y causal, y tener la plena convicción de que estamos percibiendo toda la realidad. Ni podemos decir que sabemos qué realidad percibimos.

La locabilidad fue reemplazada por la no-locabilidad, la idea de que los objetos están aparentemente separados pero, en realidad, presentan conexión instantánea a través del espacio-tiempo. Con la no-locabilidad, dejó de ser cierto que una acción a distancia, sin que medie algo o alguien, es imposible. De hecho, estas acciones no mediadas son ahora un requerimiento. La causalidad se disolvió, puesto que ahora sabemos que la flecha fija del tiempo es una ilusión persistente, una equivocación apoyada por los presupuestos clásicos de un tiempo y espacio absolutos. Ahora sabemos que las secuencias de eventos dependen de las perspectivas (cuyo nombre técnico es ‘marco de referencia’) de los observadores.

Ciencia y Misticismo

¿Ayuda la mecánica cuántica a comprender la consciencia? ¿Cómo nos informa en nuestra comprensión de las dimensiones espirituales de nuestra experiencia? Al tratar estas cuestiones, debemos recordar que es posible crear confusión si mezclamos metáforas con matemáticas. Existen áreas claramente compartidas entre las experiencias místicas de unidad y lo que los físicos describen como el campo cuántico. Aún así, los líderes de la mecánica cuántica – incluso Niels Bohr, Werner Heisenberg y Edwin Schrodinger – rechazaron la idea de que la física y el misticismo estuvieran describiendo los mismos fenómenos. Según Max Planck, los esfuerzos por juntarlas se “fundan en la equivocación o, para ser más preciso, en haber confundido la imagen de la religión con los enunciados de la ciencia. De más está decir que los resultados no tienen ningún sentido.”

Sin embargo, tiene sentido buscar una reconciliación entre la ciencia y la espiritualidad. Pero con todas las cautelas que nacen de la lucidez, tal como se ponen de relieve en un trabajo que cité y recomendé en la primera de estas entregas. Se trata de la Introducción al libro Cuestiones cuánticas. Escritos místicos de los físicos más famosos del mundo, editado por Ken Wilber. A él remito.

Algunas frases que dan que pensar

  • “Creo que la tendencia actual que más lejos va es el cambio emergente en nuestra visión compartida del universo: de pensarlo como muerto, pasar a vivenciarlo como vivo. Al considerar vivo al universo y vernos nosotros como sostenidos constantemente dentro de esa condición, vemos que estamos íntimamente relacionados con todo lo que existe. Esta nueva percepción…representa un nuevo modo de ver y relacionarnos con el mundo y supera la profunda separación que ha marcado nuestras vidas” (Duane Elgin).
  • “Las comunicaciones globales y los sistemas de transporte están emplazados y se desarrollan rápidamente; los avances dentro de las ‘ciencias nuevas’- la física cuántica, la biología holística, y la teoría de la complejidad (con sus descubrimientos de la no-locabilidad, la interdependencia ecológica, y los sistemas auto-organizadores) están ya desmantelando el viejo paradigma Modernista; además, una suerte de nuevos desarrollos en la psicología humanística-transpersonal, las eco-ciencias, y el feminismo, así como una floreciente revolución de consciencia psicoespiritual, todos ellos amplios movimientos sociales que contribuyen a la cultura Transmoderna y a un nuevo tipo de mundo. La transformación está teniendo lugar ante nuestros ojos…” (Paul Ray).
  • “Cuando algo es nuevo, la gente dice: «No es cierto» Luego, cuando su verdad es aparente, dicen: «No es importante». Finalmente, cuando no puede negarse su importancia, dicen: «De todos modos, no es nada nuevo» (William James).
  • “En al ámbito de la mente, lo que uno cree cierto, o bien ya lo es o se vuelve cierto” (John Lilly).
  • “Los nuevos descubrimientos de la física y la neurología cuántica urgen a replantearse el concepto infantiloide que teníamos hasta ahora de Dios” (J. Blaschke).
  • “El presente es lo único que existe… Vivimos en un eterno presente. Por tanto, ¿qué nos puede arrebatar la muerte? Nada más que el pasado y el futuro, dos aspectos que no tienen existencia si vivimos en un eterno presente. La muerte no puede arrebatarnos el presente y la eternidad ya que están fuera de su alcance” (J. Blaschke).
  • Todo está aquí, presente, pasado y futuro, todo está aquí.¡Ahora! En este eterno presente” (W. Liquorman).
  • La interconexión no es una propiedad del mundo cuántico; es la propiedad” (E. Schrödinger).
  • La realidad es sagrada porque es holística” (Krishna).
  • Yo estoy en todo y todo está en mí” (Hazrat Inayat Khan, maestro sufí).
  • No podemos arrancar una flor sin perturbar una estrella” (F. Thompson).
  • Se cuenta que un profesor universitario visitó al maestro zen Nan-in para preguntarle sobre la filosofía zen. Pero, en vez de escuchar al maestro, el visitante expuso una y otra vez sus propias ideas. Tras escuchar un rato, Nan-in se dispuso a servir el té. Llenó la taza hasta el borde y siguió vertiendo, hasta que el té se derramó sobre la mesa. “¿No ve que la taza está llena?”, explotó el profesor. “No puede seguir llenándola”. “Exactamente”, respondió Nan-in con calma. “Al igual que esta taza, usted está lleno de sus propias ideas y opiniones. ¿Cómo puedo explicarle la filosofía zen si no vacía su taza primero?”.
  • ¿Y tú que sabes?”.
  • Entréme donde no supe / y quedéme no sabiendo, / toda ciencia trascendiendo. / Yo no supe dónde entraba, / pero cuando allí me vi, / sin saber dónde me estaba, / grandes cosas entendí; / no diré lo que sentí, / que me quedé no sabiendo / toda ciencia trascendiendo” (San Juan de la Cruz).

fuente: http://www.enriquemartinezlozano.com/revolucion_cuantica_1.htm

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s