BUSCANDO niveles cuanticos de la consciencia humana……

Los chakras desde el punto de vista de la evolución personal

El desarrollo de las capacidades y los conceptos vinculados a cada uno delos chakras en el decurso de la vida constituye la historia evolutiva que llamamos desarrollo individual. Aunque cada chakra recibe información y la organiza en todo momento, pueden señalarse en dicho desarrollo fases durante las cuales prestamos atención preferente al aprendizaje de ciertos cometidos. La sucesión cronológica de estas fases puede variar de un sujeto a otro, y ellas mismas se superponen a menudo. En la evaluación de nuestros propios chakras, no obstante, será útil que observemos cómo han cursado dichas fases a lo largo de nuestra vida, qué dificultades o traumas se han presentado y cómo pueden haber afectado tales circunstancias a los chakras que estábamos desarrollando en cada momento.

Chakra primero: Desde el primer semestre de vida hasta los nueve meses
El primer chakra se vincula con el desarrollo prenatal y la primera infancia, durante cuyo período la conciencia del niño se centra casi por entero en la supervivencia y el bienestar físico. Es también la fase de más rápido crecimiento corporal. El aspecto más importante de este desarrollo es que el niño aprende a sentirse en seguridad, a confiar en el mundo, a recibir la provisión adecuada de sus necesidades.

Chakra segundo: De los seis a los veinticuatro meses
La fase siguiente principia con el nacimiento, pero cobra mayor protagonismo entre el primer año de vida y el segundo. En esta fase experimentamos «la otredad», las sensaciones, las emociones. Es la época en que el niño adquiere el control de la motricidad y explora el mundo por medio de los sentidos. Más allá de la mera supervivencia, el infante necesita sentirse amado, experimenta el placer de vivir y tiene ante sí una gama de sensaciones agradables y estimulantes que explorar, como los colores, los sonidos, las texturas y los sabores. Necesita el contacto protector, pero no invasor, de los progenitores y demás adultos que le cuidan.

Chakra tercero: De los dieciocho meses a los tres años
El chakra tercero interviene cuando el niño trata de afirmar su autonomía y empieza a desarrollar su voluntad. El niño es egoísta por naturaleza y desea establecer el sentido de su personalidad, su poder y su capacidad para manifestarse. Como saben las madres, ésta es la fase de los «niños terribles», durante la cual contestan «no» a todo. Lo que importa en esta situación es permitir que desarrolle la sensación de autonomía y que experimente con su propio poder; al mismo tiempo ha de adquirir una sana conciencia de sus limitaciones, pero basada en el respeto, no en el conflicto con el poder de los progenitores.

Chakra cuarto: De los tres a los seis años
El chakra cuarto se desarrolla a medida que el niño empieza a encontrar su lugar en relación con la familia y el mundo en general. Es la edad de la imitación; el infante reacciona frente a la dinámica familiar y desarrolla su propio estilo de las relaciones interpersonales. Las amistades y los juegos con otros niños cobran mayor importancia, y sus iguales empiezan a ejercer una sutil influencia sobre la conformación de su personalidad.

Por lo que se refiere a la familia, en esta fase es imprescindible la ayuda amorosa de los padres para hacer posible que el niño desarrolle, poco a poco, su red de relaciones y se sienta amado así como admitido en ese mundo más amplio. La disfuncionalidad de la dinámica familiar tiene repercusiones particularmente graves en esa época. Los niños necesitan modelos de rol sanos para aprender a expresar la afectividad y el cariño.

Chakra quinto: De los seis a los diez años
La identidad social desarrollada en el período anterior se afirma en esta fase mediante la expresión creativa. A través de la comunicación el niño somete a verificación su concepto del mundo. Es fundamental dejar que la originalidad se exprese sin emitir juicios de valor, escuchar con atención y comunicar con sinceridad.

Chakra sexto: De los siete a los doce años
Habiendo aprendido por medio de la comunicación y a través de la exploración propia, el infante empieza a configurar una imagen interna del mundo y del lugar que él mismo ocupa dentro de éste. Está entrando en la esfera de influencia del chakra sexto, que es el reino de la imaginación. Empieza a distinguir pautas, desarrolla las facultades intuitivas y extrasensoriales y percibe con mentalidad abierta lo que le va sucediendo. En esta etapa es importante que los padres suministren información y experiencias pero sin tratar de anular las percepciones infantiles. Los juegos que activan la imaginación creadora (por ejemplo pedirle al niño que proyecte imágenes de situaciones nuevas mediante preguntas del tipo: «qué pasaría si…?» ayudan a desarrollar esta facultad.

Chakra séptimo: De los doce años en adelante
Con el chakra séptimo entramos en la búsqueda del conocimiento por medio del aprendizaje, el entrenamiento, el raciocinio y el acopio de informaciones. De esta manera quedamos dotados del conjunto de instrumentos que vamos a precisar para asimilar todas las experiencias anteriores y futuras. Puede ser también una época de exploraciones espirituales, aunque esta inclinación suele variar de unas personas a otras. Las condiciones ideales para fomentar este proceso serían: la presencia de un ambiente intelectualmente estimulante en el hogar, que se le induzca a cuestionarse los sistemas de creencias, que se le enseñe a pensar por sí mismo, y que se le proporcione un entorno educativo favorable.

Los daños sobrevenidos durante cualquiera de estas etapas cruciales pueden perjudicar el chakra que está desarrollándose en cada fase. Cuando explores los problemas y los desequilibrios de tu propio sistema chákrico, una reflexión profunda sobre tus experiencias durante esas etapas formativas te aportará conclusiones nuevas. Como padres, importa que conozcamos las dificultades de nuestros chakras concretos, para no caer en el error de traspasar a los hijos los conflictos propios no resueltos.

Los siete derechos básicos

También podríamos describir los chakras diciendo que representan siete derechos fundamentales que nos corresponden por nacimiento, derechos que, sin embargo, las circunstancias de la vida infringen constantemente. Y si acabamos por admitir estas infracciones, el chakra puede llegar a ser sobrecompensante (excesivo) o cerrarse (deficiente).

Chakra primero: Derecho a tener
El derecho que subyace al chakra primero es el de «estar aquí» o Dasein, como se diría en términos filosóficos, lo cual se manifiesta en el derecho a recibir lo necesario para la supervivencia. Cuando se nos niegan las necesidades básicas de la supervivencia (alimento, vestido, vivienda, calor humano, sanidad, un medio tolerable, un contacto físico) está amenazado nuestro derecho a tener. Como consecuencia tenderemos a poner en tela de juicio tal derecho en el decurso de nuestra vida y ello en relación con muchas cuestiones, desde el dinero y las propiedades hasta el amor o el tiempo que necesitamos para nosotros mismos.

Chakra segundo: Derecho a sentir
«¡Deja de llorar! ¡No tienes ningún motivo para lamentarte!» «No tienes razón para estar enfadado» «¿Es que no sabes dominar tus emociones? ¡Deberías avergonzarte de ti misma!» Semejante adoctrinamiento infringe nuestro derecho a sentir. Una cultura que reprime la expresión de la emotividad, o que considera débiles a los que demuestran sensibilidad, también infringe ese derecho fundamental, uno de cuyos corolarios es el derecho a desear. Pero si ni siquiera se nos permite sentir, difícilmente averiguaremos qué es lo que deseamos.

Chakra tercero: Derecho a obrar
Lo restringe la autoridad abusiva por parte de los padres y autoridades de la cultura en que vivimos. Se encarcela a los insumisos. Se detiene también y muchas veces se maltrata a manifestantes pacíficos que no hacen otra cosa sino obrar de acuerdo con sus opiniones tocantes a asuntos que afectan al derecho de supervivencia. Se nos enseña a obedecer y someternos; la experiencia de tal ambiente nos comunica que más nos vale que nuestras acciones sean conformes. El temor a los castigos y el hábito adquirido de la obediencia ciega, inculcados por la autoridad paterna o por las instancias culturales, obstaculizan seriamente nuestra capacidad personal, el uso consciente de nuestro derecho a obrar.

Chakra cuarto: Derecho a amar y ser amado
En la familia, este derecho puede verse menoscabado, cuando los padres no quieren, ni atienden al hijo de una manera constante e incondicional. El amor bajo condiciones atenta contra la autoestima del niño. En cuanto al condicionamiento cultural, la restricción del chakra cordial se halla en las actitudes censoras ante los hombres que aman a otros hombres y las mujeres que aman a otras mujeres, los amores interraciales o las relaciones simultáneas con más de una persona. El derecho a amar queda perjudicado en los conflictos raciales, en la opresión de una cultura sobre otra, en las guerras y en todo lo que origina enemistades entre distintos grupos. Cuando nos sentimos ofendidos o rechazados, con frecuencia cuestionamos o restringimos nuestro derecho a amar; en consecuencia «echamos siete llaves» al corazón.

Chakra quinto: Derecho a decir y a escuchar la verdad
La primera dificultad ocurre cuando no se nos permite hablar delante de nuestra familia: «Estas cosas no se dicen», «los niños no hablan en presencia de los mayores». Y también cuando nadie escucha lo que decimos, o cuando no se nos habla con sinceridad. Se nos niega la expresión, se nos enseña a guardar secretos, o incluso, a defender los mitos de la familia (por ejemplo que el abuelo Juan no era en realidad un bribón, sino sólo un tipo bohemio y algo artista), y así se cierra el quinto chakra. Cuando se nos critica por intentar hablar, o se traiciona nuestra confianza revelando asuntos privados nuestros, gradualmente vamos perdiendo el contacto con nuestro derecho a hablar.

Chakra sexto: Derecho a ver
Se transgrede este derecho cuando quieren convencernos de que no es verdad lo que hemos visto, se nos ocultan deliberadamente o se nos niegan las cosas (por ejemplo que nuestro padre es un alcohólico), o se pone en tela de juicio el alcance ola amplitud de nuestra visión. Cuando lo que vemos a nuestro alrededor es feo, desagradable o contradictorio con otras cosas también vistas, la visión física puede resultar perjudicada por la clausura del tercer ojo. Reivindiquemos el derecho a ver, porque ello nos ayudará a recuperar asimismo nuestras facultades intuitivas y extrasensoriales.

Chakra séptimo: Derecho a saber
Comprende el derecho a la información, a la verdad, a recibir educación y conocimientos. Pero también son igualmente importantes nuestros derechos espirituales, en particular el de relacionarnos con la Divinidad como quiera que nosotros, en tanto que individuos, la percibamos. Imponer un dogma espiritual a otra persona, como hicieron los cristianos durante la persecución medieval contra la Brujería o sigue haciéndose contra las culturas tribales que subsisten en algunos continentes, es una infracción de los derechos personales significados por el séptimo chakra.

CONCLUSIÓN

Ninguno de los chakras funciona por sí solo. Cualquier desequilibrio en un chakra determinado repercutirá sobre los demás, o puede ser causado por otro diferente.
Es necesario que todos los chakras estén abiertos y en equilibrio con los demás para que funcionen bien y alcancemos la plenitud como seres vivos. Para una persona tal vez será importante el dirigir su atención hacia un chakra determinado si entiende que éste se halla subdesarrollado y que eso le perjudica, pero el objetivo ha de ser siempre la recuperación del equilibrio general del sistema.

Desearemos que el chakra base sirva de sustento firme y potente a nuestro progreso espiritual. Deseamos apoyarnos en un fundamento, disfrutar la sexualidad y afirmar nuestra personalidad en un centro de poder fuerte. Queremos vivir en un organismo sano, lleno de sensibilidad y de vitalidad.

En los chakras superiores necesitaremos libertad y flexibilidad, creatividad y desarrollo. Aspiramos a tener nuevas ideas, nuevas informaciones y tiempo para desarrollarlas y reflexionar sobre ellas. Anhelamos la inspiración, gracias a la cual vale la pena mantener en marcha las rutinas de la supervivencia.

En el chakra del corazón, nuestro punto central, deseamos percibir una sensación de equilibrio y de paz: equilibrio entre los chakras superiores y los inferiores, entre lo interno y lo externo, entre dar y recibir, entre la mente y el cuerpo. También procuramos entrar en equilibrio con los demás, tanto en la intimidad como en el entorno social más amplio.

Si somos fuertes en los chakras superiores y débiles en los inferiores, la energía se acumulará en las regiones altas; Es decir, que se absorbe en éstas mucha energía y sólo lentamente se transmuta hacia abajo. Posiblemente racionalizaremos las cosas antes de sentirlas, o fantasearemos largo tiempo antes de tomar ninguna decisión sobre un asunto.

Lo contrario sucede en los sistemas de acumulación inferior; es lo que ocurre con las personas que quieren tenerlo todo bien «amarrado» antes de lanzarse a explorar nuevos territorios. . Estas personas pierden mucho tiempo tratando de dilucidar sus sentimientos antes de decidirse a pensar; prefieren seguir los caminos trillados y tienen poca afición a explorar cosas nuevas.

Muchas veces, aunque no siempre, la constitución física indica la naturaleza del sistema interior de energía. Las personas de acumulación baja suelen acumular peso también físicamente en las regiones inferiores, o presentan obesidad en general, mientras que los tipos de acumulación alta tienden a estar flacos, como reflejando su alejamiento de lo físico y material.

Existe también un tipo de disociación cuerpo/mente que produce la sensación de hallarse abiertos ambos extremos pero con un bloqueo o cierre en el centro. En estos casos el fundamento es bueno, en el sentido de salud corporal o capacidad para desempeñar una profesión, y también hay mucha imaginación, creatividad o potencia intelectual; lo que está bloqueado, en cambio, es la iniciativa o la capacidad para asumir los actos propios, o bien se registra inhibición en las relaciones con otras personas. Las personas de este tipo suelen llevar vidas contradictorias, tienen conciencia de su propia valía pero no se realizan y en casos extremos se llega a la fractura de la personalidad. En estas situaciones el remedio estriba en restablecer la conexión de la mente con el cuerpo y abordar las cuestiones que han quedado pendientes a causa de los chakras bloqueados.

Los tipos tranquilos estudian yoga, en cambio los hiperactivos practican las artes marciales. Cuando trabajamos en el desarrollo de los chakras importa desarrollar los puntos débiles.

Visiones holográficas al final del túnel: explorando el misterio cuántico de la muerte

Nuevas teorías apuntan a que al morir, a través de un fenómeno cuántico, vemos una proyección holográfica de nuestra vida, un eterno retorno o simulacro informático, del cual, si mantenemos la conciencia, podemos escapar.

Según se expone en Las Mil y Una Noches, el día más importante de tu vida es el día de tu muerte. Para Don Juan, el brujo espectral que Carlos Castaneda retoma, la muerte es el aliado, el copiloto y “La idea de la muerte es lo único que templa nuestro espíritu”. Esto sugiere que la muerte es sobre todo una posibilidad (de ser) —quizás la frontera donde lo imposible se vuelve posible.

Las religiones tienen diversas interpretaciones de lo que sucede cuando una persona muere. Quizás la más interesante es la del budismo tibetano, que señala, de manera simplificada, que cuando una persona —un psiconauta— muere, se enfrenta con una especie de realidad virtual/autovideojuego cósmico en la que tiene que seguir una luz para escapar de la rueda ilusoria del mundo y no reencarnar más. El interés aquí es ligar lo experiencial y lo místico con lo científico.

En los últimos años han surgido dos teorías sumamente interesantes sobre lo que sucede cuando morimos en el ámbito científico. Ambas recurriendo al concepto de dilación temporal de manera independiente.

El físico Greogory Hammond, estudiando los microtúbulos del cerebro (estructuras nanométricas que parecen estar relacionadas con el procesamiento de la información y la conciencia a nivel cuántico), cree haber descubierto que lo que experimentan las personas que por momentos se acercan a la muerte —momentos que aparentan ser casi eternos— se debe a un fenómeno en el cerebro que se conoce como dilación temporal.

“Una dilación relativista del tiempo a último minuto que provee ‘una vida después de la muerte’ que en realidad ocurre microsegundos antes de la muerte y que por su enorme dilación temporal parece ocurrir después de la muerte”, dice Hammond.

Esta idea de que el tiempo puede extenderse como una liga casi infinita fue postulada por Jorge luis Borges en su cuento «El milagro secreto», donde el escritor, Jaromir Hladík, obtiene un año en un instante antes de que lo impacte “el plomo alemán” y sea fusilado para completar una obra inconclusa.

Pero seguramente la mejor explicación y exploración de esta dilación temporal viene del neurocientífico Anthony Peake, quien en su teoría “Engañando al Barquero” crea toda una cosmogonía a partir de esos instantes inasibles que de alguna forma contienen, como el Aleph, el mundo entero.

Peake retoma el mito griego del Caronte, el barquero que conduce al difunto al Hades, pero este tiene la opción de beber de las aguas del olvido, el Leteo, y regresar a la Vida; adaptándolo a la física cuántica, Peake urde una forma de posiblemente engañar al Caronte y regresar a la vida, pero quizás, escogiendo conscientemente esa vida y sin olvidar.

Según Peake durante la muerte, debido al estrés que sobreviene, el cerebro se inunda del neurotransmisor glutamato (Rick Strassman teoriza que es DMT lo que se secreta). Este químico tiene la tendencia de ralentizar el tiempo en la percepción y de evocar memorias remotas —muchas de las cuales pueden experimentarse como “eventos que se reviven”. Esto se sabe de las llamadas experiencias cercanas a la muerte.

“Sugiero que en lo que llamo Experiencias de Muerte Real, la persona que muere experimenta todas las percepciones reportadas en las clásicas experiencias cercanas a la muerte pero a grandes rasgos. Propongo que su percepción del tiempo se acelera tanto que literalmente se salen del ‘tiempo del reloj’ (el tiempo como es percibido por otros tales como un observador que presencia a un sujeto muriendo) y repentinamente se hallan en una zona atemporal forjada por la mente. Dentro de este estado atemporal entre la vida y la muerte (un estado que desde siempre ha sido reconocido por muchas religiones, llamado el “Bardo” por los budistas tibetanos y el “Limbo” por los cristianos) se experimenta la ‘revisión panorámica de la vida’, como la llaman los investigadores de las experiencias cercanas de la muerte. Sin embargo, a diferencia de los reportes de experiencias cercanas a la muerte como ‘mi vida destelló ante mis ojos’, yo sugiero que la experiencia real de la muerte la vida se experimenta ‘en tiempo real’, literalmente revives minuto a minuto toda tu vida. El universo interno en el que esto sucede lo llamo ‘El IMAX Bohmiano’”.

Peake hace referencia a David Bohm, el físico estadounidense que desarrolló la teoría de La Totalidad y el Orden Implicado en la que sostiene que el universo es un holograma gigante en el que cada parte contiene la totalidad de la información de todo el sistema. La realidad que experimentamos es solamente la superficie, un despliegue explicado de ese orden profundo e infinito del mar de energía que subyace inmanente a toda la existencia. El cerebro, a través de una serie de reacciones electroquímicas, desplegaría un proyector holográfico de nuestra memoria, en un eterno retorno de nuestra vida entera.

“Esta revisión de la vida pasada es tan real que no puede ser diferenciada de los susceso reales. De hecho tiene muchos paralelos con lo descrito en la película The Matrix. Sin embargo, este mundo virtual es generado internamente, una experienca totalmente personal. Esta no es una idea nueva. Ha sido sugerida por filósofos y teólogos y es llamada ‘El Eterno Retorno’”.

Sin embargo, Peake añade al “eterno retorno” ingredientes de la física cuántica teórica para crear una matriz de opción multiple: el alma en el supermercado cósmico volando hacia el fruto del conocimiento.

“Sugiero que al aplicar los últimos descubrimientos de la física de partículas dentro del IMAX Bohmiano la persona que muere puede seguir cualquier camino de vida.

“Dentro de la ‘Interpretación de Muchos Mundos de la Física Cuántica’ (y la más reciente ‘Muchas Mentes’) físicos como Max Tegmark del MIT y David Deutsch de la Universidad de Oxford dicen que dentro del Multiverso existen trillones y trillones de versiones de cada ser humano que ha vivido y vivirá, y que dentro de ellos existen todas las permutaciones que esa vida podría haber seguido. Lo que es más, estas vidas alternativas existen simultáneamente en un universo atemporal.

“Mi IMAX Bohmiano no es una película lineal, sino un super sofisticado juego computacional en primera persona en la que cada alternativa puede ser seguida. Así que ahí lo tienen. ‘Engañar al Barquero’ sugiere que al momento de la muerte todos caeremos fuera del tiempo, entraremos al IMAX Bohmiano y al hacerlo nos catapultaremos a nuestro nacimiento, empezaremos nuestras vidas y seguiremos el mismo camino hasta que algo nos saque de ese camino y nos mande por otra ruta.

“El catalizador, la cosa que genera un cambio en la simulación, es un ser que llamo ‘El Daemon’. Este ser comparte tu conciencia dentro del IMAX Bohmiano, probablemente existiendo dentro de tus lóbulos temporales. Este ser es tu tú real, la parte de ti que es inmortal. La conciencia cotidiana que existe dentro del IMAX Bohmiano, el ser que no es consciente de la verdadera naturaleza de la vida lo llamo ‘Eidolon’. La mayoría de nosotros somos eidolones guiados por nuestro Ser Superior, el Daeemon. Esta parte de nosotros recuerda la vida original y todas sus subsecuentes. Como tal, es precognitiva”.

Algo similar ocurre en la novel UBIK de Phillip K. Dick donde personas en un estado de “vida media” criogenizados experimentan vidas alternativas generadas como sueños por su cerebro en estado de suspensión.

El físico y anestesiólogo Stuart Hameroff cree que es posible que a través de la muerte la conciencia se reintegre al universo:

“Bajo condiciones normales la conciencia ocurre en el nivel fundamental de la geometría del espacio-tiempo confinado al cerebro. Pero cuando el metabolismo que conduce la coherencia cuántica (en microtúbulos) se pierde, la información cuántica se filtra hacia la geometría del espacio-tiempo en el universo como totalidad. Siendo holográfica y entrelazada, no se disipa. De ahí que la conciencia (o la subconciencia, como la de un sueño) pueda persistir”.

Esto nos hace pensar en la posibilidad de que alguien que por alguna razón es capaz de mantener su conciencia al perder su cuerpo podría tomar la conciencia del universo entero y vivir todas las vidas alternativas en un instante. El jugador que se convierte en el juego. Obtener la conciencia brahmánica:

They reckon ill who leave me out;
When me they fly, I am the wings;
I am the doubter and the doubt,
And I the hymn the Brahmin sings.

-Ralph Waldo Emerson

“El tiempo es un río que me arrebata, pero yo soy el río; es un tigre que me destroza, pero yo soy el tigre; es un fuego que me devora pero yo soy ese fuego“,- Jorge Luis Borges.

La tierra continua en movimiento a través del cosmos, adentrándose profundamente en las inmensas carreteras de Luz del cinturón de fotones, recibiendo las intensas y Amorosas pulsaciones provenientes del Centro Solar Galáctico. Realmente nos hemos movido, como planeta, como individuos y como colectivo. Nos hemos adentrado de lleno en el cinturón de fotones y la Luz se esta encargando de liberar y purificar todo aquello que no corresponde al Amor, la honestidad y la Unidad.

Estas frecuencias renovadoras y transformadoras, manifestadas como intensas pulsaciones de Amor y Luz nos están impulsando mas allá de nuestros propios limites. Nos están convocando a buscar nuevas alternativas para cuidar de nosotros mismos y de la Madre Tierra en un espacio de comunión y solidaridad.

Estamos recibiendo estas poderosas oleadas de Luz diamante profundamente en nuestro corazón y a la par la Madre Tierra las recibe en su corazón cristalino y las dirige a través de las rejillas hacia toda la vida, en todas partes. Esta poderosa energía de transformación se puede percibir ya mismo en todo lo que nos rodea, tanto en nuestra realidad individual como colectiva.

El derrame de petróleo del golfo de México es un llamado a la Unidad que se ha manifestado firmemente en nuestros corazones y en nuestra voluntad de DAR. Mientras que aquellos que gobiernan lo han utilizado como un medio para conseguir sus objetivos plagados de codicia. El resto de nosotros lo estamos convirtiendo en una forma de UNIFICARNOS, de Co-Crear y de decir YA BASTA! La Madre Tierra es parte de Nosotros y Nosotros somos Parte de ella, no podemos continuar con los ciclos de devastación, ciegos y sordos, incapaces de percibir la belleza en todo lo que nos rodea. Es momento de honrar la Vida y cuidarla. Realmente estamos tomando nuestro poder como co-creadores divinos, unificando nuestras voluntades por el bien de nuestro planeta.

Desde hace algunas semanas, cada día, cuando entro en meditación me veo al lado de miles de personas, formando círculos a lo largo de la Tierra. Unificándonos, amándonos, cuidando de nuestro planeta en Unidad. De los corazones de cada uno de nosotros, brotan rayos de luz que se entrelazan unos con otros creando formas mandálicas hermosas. En todo momento somos acompañados y guiados por la Amada Familia Cetácea y juntos, Humanos y Cetáceos, tejemos una nueva realidad desde el Amor y la Unidad, que eventualmente tomara forma, porque nada puede detener al Amor!

En el plano individual, estas energías se están manifestando como cambios internos profundos. Replantearnos el sentido de nuestra vida y la forma en que la creamos y nos expresamos, es lo de hoy. Estamos siendo alineados por la Luz de manera que manifestemos nuestra belleza interior hacia el exterior de la mejor manera y sobre todo, de la manera en que verdaderamente nos llene y nos haga felices.

La sala de los espejos es cada vez mas evidente, pues en el momento presente estamos siendo llamados por nuestro propio corazón, para alinearnos y liberar aquello que no corresponde a la Unidad y a la verdadera hermandad. Es momento de soltar viejos lazos y ataduras, fluyendo acorde a los deseos del corazón y al llamado interior de nuestra Alma. Todo ello implica cambio, transformación y renovación. Dejar atrás viejos patrones de comportamiento y envolvernos en un modo completamente nuevo de vivir la vida y crear nuestra realidad. Para ello, necesitaremos ser honestos con nosotros mismos y abrazar el cambio con humildad, siendo concientes de que cada paso que damos, nos conduce a la evolución del Ser.

La nueva energía es Alegría, felicidad, Amor y Unidad. Todo aquello en nuestras vidas que no corresponde con estas frecuencias esta siendo traído a flote, de manera que podamos purificarlo y renacer renovados, como verdaderos seres empoderados y libres. La culpa, la codicia, la sospecha y la desconfianza ya no tendra cabida en nuestro Ser! Es por ello que es posible que se nos presenten desafíos de la mano de personas o sucesos. Pero recuerden, somos espejos unos de otros y cada momento es una oportunidad para aprender y liberar. Lo importante aquí es que nos atrevamos a renovarnos y reconocer que lo que vemos en los otros, corresponde a nosotros mismos y aparece, porque es momento de soltar y purificar.

Es importante comprender que, a medida que cada uno de nosotros se alinea desde el corazón es posible que surjan cambios en nuestras vidas. Puede ser que de pronto nos encontremos terminando con largas relaciones y amistades. Sintiendo el deseo de cambiar de trabajo o profesión. Incluso deseos de cambiar de vida, de la ciudad al campo o Cambiar nuestros hábitos alimenticios. A medida que nos movemos cada vez más profundamente en la Luz Cósmica, cada uno de nosotros se alineará con su esencia divina y seremos capaces de percibir la realidad desde un marco de conciencia de Unidad, Amor y respeto, de manera que nuestro propio corazón nos conducirá a donde debemos estar. Todo esta bien. Todo esta siendo guiado y cuidado por nuestro Ser Superior en todo momento.

El Centro Solar Galáctico continuará emitiendo pulsaciones cósmicas de Amor, sincronizando los Soles de los sistemas que comparten la espiral de la Evolución: Sirio, Alcyon, Arcturus, nuestro Sol y tantos otros Soles que permanecen en sincronía galáctica en este punto clave de la historia cósmica, pulsando al unisonó y sincronizando nuestros corazones y el Corazón de la Madre Tierra. Equilibrando, alineando y sincronizándonos con el pulso unificado Solar, permitiendo que el Amor y la Unidad reinen en nuestros corazones.

Es un tiempo maravilloso, para crear y fluir. A medida que nos permitamos ser libres y honestos con nosotros mismos, la nueva tierra, la Noosfera de Unidad ira surgiendo como una co-creación manifestada desde cada uno de nuestros corazones!

MUJERESDELOSHOmbres_JJ[1].ppt

MUJERdoctoras.pps

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s