Cinturon de fotones y el giro de Venus sobre ORION……Cuando la Atlantida se undio en el oceano …..

“En cuanto a lo que dice la ciencia con respecto a la posibilidad de que el sistema solar forme parte de las Pléyades, los investigadores Robert Stanley y Shirley Kemp, junto con los astrónomos Paul Otto Hesse, José Comas Solá, Edmund Halley y Friedrich Wilhelm Bessel, han afirmado que es científicamente factible. En 1991, Robert Stanley informó sobre el descubrimiento de la Banda de Fotones gracias a los satélites y dijo:

“Este exceso de fotones es emitido desde el centro de nuestra Galaxia… Nuestro sistema solar entra en este área de nuestra Galaxia cada 11.000 años y permanece en él durante 2.000 años completando así su órbita galáctica de 26.000″ .

La ilustración intenta presentar un gráfico de este ciclo: Alción está inmerso en el Cinturón y se despliega en forma de espiral provocando que las estrellas pleyadianas giren dentro y fuera de la Banda. La Tierra está inclinada con relación al plano giratorio de la Galaxia y es difícil visualizar y catalogar los movimientos de las estrellas en nuestro propio brazo galáctico. La forma en la que viajan las Pléyades como grupo es un tanto diferente a los otros grupos estelares de la Galaxia. El estudio del Movimiento Propio o Movimiento Universal de las estrellas sugirió a la mayoría de los astrónomos antiguos que Alción era el Sol Central en torno al cual gira todo el universo .

Los Astrónomos aún no han inventado instrumentos adecuados para medir movimientos tan sutiles entre los astros que están separados por una gran distancia y que viajan en direcciones similares. Por eso, estas discrepancias relativas parecen infinitesimales desde la Tierra. El sistema solar, las Pléyades y Sirio rodean al centro galáctico cada 225 millones de años. Puede que los astrónomos jamás reciban una verificación de la relación del Sol con los Pléyades o con Sirio; no obstante, ¿cómo es posible que tanta gente indígena de tan diversa índole, reclame un origen pleyadiano o sirio si esto no fuesen memorias ancestrales del sistema estelar del Sol?”

orbita solar de las Pleyades

“La activación de nuestro sistema solar mediante el Rayo de Sincronización Galáctica es un tema relacionado que reclama una atención cada vez mayor desde 1987 y fue descrito por el focalizador arcturiano José Argüelles. Este proceso comenzó hace unos 5.100 años y entró en su fase culminante -1987-1992- durante los días 16-17 de agosto de 1987 . Muchos indígenas de todo el planeta se sincronizaron con este rayo y los astrónomos confirmaron que, alrededor de estas fechas, el Centro Galáctico estaba emitiendo una enorme cantidad de energía. La Supernova de 1987 fue visible en los cielos durante el mes de febrero de 1987.

“La Tierra entra en Acuario cada 26.000 años cuando cada Gran Ciclo Maya finaliza y vuelve a comenzar. De acuerdo con las cosmologías azteca y maya, en el año 2012 finaliza un ciclo de 104.000 años que se compone de cuatro grandes Ciclos Maya. Esto coincide con las Cuatro Grandes Edades que describen los Aztecas señalando que la Tierra entrará entonces en el Quinto Mundo. Este ciclo también supone el fin de una órbita galáctica de 225 millones de años coincidiendo con la aparición de la especie reptil en la Tierra. La energía del Rayo de Sincronización Galáctica de 1987 hizo que la Banda de Fotones obtuviese una nueva frecuencia dimensional, y, a su vez, hizo que todo el sistema pleyadiano cambiase configurando una nueva intención para el próximo nivel biológico de evolución más allá de la forma reptil. John Jenkins confirmó definitivamente que el fin del Calendario coincide con el solsticio de invierno de 2012 cuando el Sol forma la conjunción con el cruce de la eclíptica terrestre y el ecuador galáctico. Jenkins incluso argumentó que este cruce es el mensaje que está grabado en la tapa del sarcófago de Pacal Votan en Palenque. En la ceremonia que se celebró durante la visibilidad de la Supernova en 1987.

“Cuando se activó la Galaxia de la Vía Láctea por el Rayo de Sincronización Galáctica, su esencia líquida de oscuridad comenzó a pulsar y bandas de fotones se convirtieron en zonas de limpieza nuclear para toda la Galaxia. Gracias a ellas, cada astro y cada sistema de planetas pasan, tarde o temprano, por esta pulsación galáctica 9D. Estas bandas soportan la forma de los brazos galácticos llenos de una energía eléctrica que también está presente en nuestras columnas vertebrales. Las pulsaciones en el interior de los brazos limpian distintas zonas de la Galaxia por medio de exquisitos sonidos galácticos en la forma de despertar de la kundalini. Ahora ha llegado el momento de activación en los brazos galácticos justo en el lugar donde se encuentran las Pléyades. Como han dicho los Pleyadianos, al final del Gran Calendario en el año 2012, la inteligencia biológica se diseminará por toda la Galaxia a través de estas luminosas autopistas de información. Es como si las bandas de fotones estuvieran estimulando a las antipartículas a salir de su escondite en la Galaxia incrementando, de este modo, la fuerza fotónica en las bandas. Los Maya sabían que la limpieza de los cuerpos emocionales y, últimamente, de los cuerpos físicos de la Tierra iba a despertar la integridad biológica. Ellos presenciaron cómo las emociones distorsionadas pervirtieron la integridad biológica porque Cortés y su séquito se lo hicieron ver. Supieron apreciar la posibilidad de poder mirarle a los ojos a este dios a pesar de que después fueran sacrificados por los españoles. Los Maya son ahora cuantos de luz que persuaden suavemente a más y más personas para que dejen de abusar de la Tierra. Están dispuestos a guiar al planeta durante el salto crítico del 2012“. “Una vez dentro de la Banda de Fotones, nada se quedará en la forma 3D a no ser que sea amplificado a nueve dimensiones.

La Medicina Serpiente y el Calendario Maya

“Las claves para la activación de la kundalini están encerradas en el Gran Calendario Maya y éste se basa por completo en la medicina serpiente. Los recuentos diarios de este Calendario son custodiados por los Guardianes de los días que calculan todo con el número 13 y a base de veinte días. Antes de abrumaros, escuchad cuidadosamente ya que los siguientes secretos son la clave para la inteligencia cósmica. La serpiente -Ahau Can- en la cual se basa el Gran Calendario Maya, es la durissus crotalus. Tiene un pene bífido y renueva sus dos colmillos cada veinte días, siendo por ello un modelo ideal para demostrar la dualidad de las partículas cuánticas. Los colmillos nuevos explican el ciclo de veinte días, y los cuadrados entrelazados en forma de diamante, de la piel de Ahau Can, se componen de trece escamas laterales.

Estos cuadrados de trece números son la base de todos los dibujos en los tejidos y símbolos cósmicos del arte maya. Es decir, los tejedores y artistas retejen los patrones cósmicos constantemente en el tiempo y, así, no se separan nunca del cronometraje del Gran Calendario mayor. El recuento de días y los patrones de los tejidos mantienen el tiempo del calendario cósmico. ¿No os parece asombroso? Despertar a la serpiente sagrada -Ahau Can- en vuestros cuerpos es el sendero que os conduce de vuelta al Jardín. Este Calendario, con su continuo recuento de días, fue creado para ayudaros a recordar que el guardián de los registros reptiles -la especie que completa un ciclo evolutivo de 225 millones de años- es la Serpiente Sagrada. Esta serpiente es la forma más evolucionada de los reptiles y los Maya la usaron como gran guía arquetípica para el proceso mismo de transmutación. Conforme vayamos avanzando en el libro, os daréis cuenta de que la geometría sagrada 6D siempre forma parte del núcleo de las poderosas enseñanzas totémicas en la Tierra”.

“Los humanos apenas se están dando cuenta de lo cerca que está el momento en que el tablero genético de su realidad se convierta en el diseño iluminado del destino galáctico” (Factor Maya, p.177)

Estamos llegando rápidamente a ese momento. El programa está establecido. El futuro ya ha comenzado. Sus ondas, están creando las primeras olas que la corriente arrastra sobre las orillas de la vieja consciencia. ¿Qué hay detrás del 21 de diciembre de 2012 y qué efecto podría crear?

De acuerdo a la ciencia del tiempo de los antiguos Mayas, la historia está formada por un rayo galáctico que la Tierra ha estado transitando durante 5.100 años. Un gran momento de transformación nos espera en el 2012, el final del rayo. La ciencia del tiempo Maya, conocida popularmente como el calendario Maya, es un código matemático basado en una ciencia de resonancia holonómica en lugar de la física atómica. La intención principal del sistema de calendario Maya no era medir el tiempo, sino registrar las calibraciones armónicas del rayo de sincronización de 5.125 años-5200 tun (ciclos de 360 días).

En consecuencia, el 21 de Diciembre de 2012 marca la conclusión del paso de nuestro sistema solar a través de este rayo de sincronización galáctica. Para la humanidad este rayo constituye la onda armónica de la historia. ¿Por qué? El rayo, de 5.125 años de diámetro, se inició el 13 de agosto 3113 aC (3114 Juliano), una fecha marcada por el calendario de la cuenta larga Maya como 13.0.0.0.0, 4 Ahau. Esta fecha exacta 13.0.0.0.0, 4 Ahau, vuelve a producirse el 21 de diciembre de 2012. Habrán pasado exactamente 1.872.000 días, un ciclo de 13 baktunes de 144.000 días cada uno.

Este intervalo, 3113 aC – 2012 dC, comprende la totalidad de la historia tal como la conocemos – a partir de la primera dinastía de Egipto, a las Torres Gemelas, por lo tanto, la onda armónica de la historia. Durante este ciclo, la humanidad ha pasado de ser una criatura tribal que aprende a vivir en las ciudades, a ser un organismo planetario en toda regla.

La conclusión del ciclo en el año 2012 dC – 1.872.000 kin, 13.0.0.0.0 – augura nada menos que una actualización importante en la evolución del proceso de la vida planetaria. En este punto, se producirá un cambio de fase de frecuencia resonante presagiando el brillo de la era post-2012 de nuestra realización galáctica-solar-planetaria.

Al dejar el rayo de sincronización galáctico en el año 2012 dC, el ciclo consumado será el ciclo iniciado, y será como si nos hubiésemos visto por primera vez, y al mismo tiempo no nos reconoceremos ya como humanos.” (Factor Maya, p. 147) Es decir, vamos a entender que hemos pasado no sólo hacia una fase post-histórica sino post-humana, o súper humana de nuestra evolución.

Si hablamos de un “rayo de sincronización galáctica,” ¿qué es este rayo y qué está sincronizando?

Estamos tratando con un radio de tiempo de alta frecuencia inteligentemente focalizado que está calibrado por trece sub-ciclos llamados baktunes. Cada sub-ciclo es de aproximadamente 394,5 años solares o 144.000 días de duración. Cada baktún está dividido en 20 ciclos más pequeños llamados katunes, 260 en total. Cada baktún está cargado holográficamente con un programa para la activación y sincronización del ADN humano colectivo y su capacidad mental hacia lentos pero constantes incrementos de expansión y aceleración – un proceso caracterizado por las tres “c”, conquista, colonización y consumo.

Durante el decimosegundo baktún 12, 1224-1618 dC, todas las grandes civilizaciones alcanzaron un pico de expansión y la complejización pre-industrial se extendió desde el Viejo Mundo al Nuevo, con la Conquista Europea de las Américas y la circunnavegación de la Tierra. Esto sentó las bases para el decimotercer y último baktún, 1618-2012 dC.

Durante este concluyente baktún, los efectos acumulativos de los doce primeros ciclos, alcanzó un momento exponencial, conocido como el “climax de la materia.” El año 1618 no sólo inauguró lo que generalmente se conoce como la “revolución científica”, sino que también marcó el comienzo de la mecanización del tiempo y la conciencia. Este hecho, más que cualquier otro, establece el último baktún separado de todos los anteriores. Por la mecanización del tiempo, a través de la perfección del reloj mecánico, se crea un alejamiento de la naturaleza, y una capacidad muy avanzada para la complejización social y la aceleración tecnológica diferente a todo lo conocido hasta ahora.

El proceso de la mecanización del tiempo también creó un campo mental-perceptual totalmente inconsciente, en el que el ser humano de manera sistemática se separa de la naturaleza con el propósito de crear un vasto orden industrializado eventualmente conocido como la tecnosfera – una esfera o burbuja de tiempo artificial proyectada sobre la biosfera. A partir de entonces la especie humana está viviendo en su propio tiempo artificial, separada del resto de la biosfera que continua operando en los ciclos naturales.

El tiempo artificial iba a ser una espada de doble filo. Por un lado, la inmersión en el tiempo artificial permitió a la especie humana construir una civilización global fantásticamente elaborada y complicada. Por otro lado, al distanciarse de los ciclos naturales del orden universal, fue creado un sistema de creencias profundamente materialista que ha entorpecido a la biósfera en su persecución de recursos y beneficios, mientras que fomentaba una psicología de alienación que ha dado como resultado la mega crisis de la historia.

En el análisis de los 13 baktunes, la raza humana es vista como un único organismo planetario. Al entrar en el tiempo artificial, en el baktún 13, el ADN humano se convirtió en un campo agitado y excitado, estrujando la tecnología al igual que una araña teje su red. El propósito de la tecnología y la búsqueda del materialismo es permitir a la comunidad humana, hasta ahora dispersa, reunirse de nuevo, no obstante caóticamente, para finalmente realizarse a sí misma, como una forma de vida única capaz de existir en cualquier lugar de la biosfera. Este resultado final es el efecto acumulativo del rayo de sincronización.

El proceso de llegar a esta condición globalizada ha ocurrido tan rápidamente que la mente humana con sus variados valores provincianos, formados por antagónicas creencias tribales, religiosas y nacionalistas, apenas ha tenido la oportunidad de alzarse sobre el conflicto que ha engendrado, para ver que en realidad somos un organismo planetario único.

Otros factores a considerar en la revisión de la importancia y el significado del 2012 incluyen:

En primer lugar, la intensidad del interés en la fecha de 2012 es, en sí misma, una manifestación del proceso de aceleración y sincronización generado por el rayo galáctico. Hasta que el Factor Maya fue publicado en 1987, cuando la fecha del 2012 fue lanzada por primera vez en la conciencia de las masas, casi nadie lo sabía. El propósito del Factor Maya era alertar a la gente de la conclusión del ciclo de la historia en 2012, y el tremendo cambio en la consciencia que esta fecha auguraba. En los años que siguieron la curiosidad acerca de la fecha se desarrolló, pero gradualmente.

Sin embargo, desde 2007, el interés en el año 2012 se ha convertido en una característica de la conciencia de las masas, que incluye libros, sitios web, documentales y largometrajes de Hollywood. Para muchas personas es el fin del mundo, el fin del calendario Maya, incluso el Apocalipsis.

Estos son errores de percepción popular que por desgracia son elevados al estatus de realidad sobrenatural por la industria del entretenimiento. Pero el interés de las masas, ya sea temeroso o esperanzador es ya un giro en la consciencia. Algo va a suceder. Pero lo que sea en realidad, depende de nosotros.

En segundo lugar, es el advenimiento de la noosfera. La sincronización galáctica prevista como la conclusión del ciclo en el año 2012 es el momento de un cambio evolutivo, o mutación. De hecho el ciclo entero de 5125 años, – es tan sólo un instante del tiempo geológico – podría ser visto como una fase de cambio. La fase de cambio completa, inicia una nueva etapa evolutiva. Esto es conocido como la noosfera. De hecho, lo que nosotros referimos como crisis, no son más que los efectos secundarios de la transición biosfera-noosfera, el cambio caótico y disipador dentro del nuevo orden de realidad planetaria. Como un organismo planetario estamos siendo inevitablemente empujados a una nueva condición de consciencia planetaria, la noosfera (

L as Pléyades son estrellas muy jóvenes con una coloración blancoazulada. Su edad es de pocos millones de años, se piensa que nacieron recientemente, siendo estrellas que están en la infancia de su vida. Por su nombre, y por la cantidad de ellas que se pueden ver a simple vista, popularmente son consideradas como un conjunto de siete estrellas solamente.

 

 

Las siete iglesias nombradas en Apocalipsis Son: Éfeso, Esmirna, Pérgamo, Tiatira, Sardis, Filadelfia, y Laodicea. Cada una de ellas recibe una carta o un mensaje que en especial le ha escrito Yeshúa haMashíaj . Estas cartas son dirigidas específicamente al ángel que está en cabeza de cada congregación; teniendo en cuenta que justo antes de dar a conocer estos mensajes, Yeshúa revela que las siete estrellas que hay en su diestra son los siete ángeles de las siete iglesias, puede entonces representarse mediante una estrella, la ubicación de cada una de estas ciudades pertenecientes al Asia Menor, resultando un mapa estelar reflejado en aquella región geográfica.

 

Las estrellas ubicadas en el lugar correspondiente a cada una de esas siete ciudades en Asia Menor, no guardan la misma formación que integran las Pléyades para un observador desde nuestro mundo. Sin embargo al cambiar esta perspectiva al enfoque de un observador que estuviese por encima de las Pléyades …

Job 9:7 que manda al sol, y no sale; y sella las estrellas. …8

Él solo extiende los cielos, y anda sobre las alturas del mar.(El ‘mar’, así fue llamado el celeste influido por la rebelión) … desde aquella Altísima ubicación sobre las estrellas, también se observa nuestro sistema solar:-la esfera amarilla en el trazo rojo de la órbita más amplia es nuestro sistema solar-

cienci8.gif

.
Esta es una de las ilustraciones fundamentales, escritas en las paredes de los templos egipcios.
Muestra el escape de Osiris, Horus e Isis. A la izquierda está la inundación y a la derecha, los
Mandjits casi destruidos. En el medio la reina Nut. Ella los protege.

De repente, Horus se dio cuenta de que los Mandjits no se mantenían flotando. Fueron tratados con resina y esta ya estaba derritiendo por causa del calor. Luego comenzarían a tener infiltraciones y desaparecerían en las profundidades. Después de este descubrimiento, volvió a dormir y llenarse de sueños. Se preguntaba por qué los sacerdotes apuntaban la falta de creencia como la causa principal del cataclismo. ¿Acaso su Creador no sentía ninguna piedad por ellos? El tendría que comenzar todo de nuevo para poder comprenderlo. Un grito de su madre le devolvió a la realidad. Abrió el ojo que restara, que por cierto tenia severas heridas, y a través de la bruma preguntó: “¿Hay algún problema con os Mandjits, madre?”

“No, es el día, el cual, aparentemente, está comenzando por el lado correcto”.
“¿Por el lado correcto? ¡Eso es imposible! Eso sería posible sólo si estuviésemos en la dirección equivocada”.
“Por cierto que es el Este, Horus, porque hay tierra visible en el Oeste”.

La nueva observación dejó Horus perplejo; ya era hora de encontrar una solución para todos estos acontecimientos apocalípticos. Un clamor angustiante provenía de todos los navíos cuando vieron este inexplicable movimiento del Sol. Todos estaban aterrorizados. Pero, el día transcurrió con el Sol del lado equivocado, sin que nada aconteciese y la paz fue restituida. Isis mudó la ropa y fue reconocida por su pueblo. Cuando estuvieron cerca, ella les habló con voz estentórea: “Hablo con todos que estuvieren dispuestos a vivir en paz con Dios, que vos creó a su imagen, entonces una segunda patria vos aguarda: Ath-Ka-Ptah. Allí, los rayos de un segundo Sol se encargarán de nuestra resurrección”.
En otro navío, Neftis pensaba. En la proa se encontraba el cuerpo de su querido hermano, envuelto a salvo en el cuero de toro. De repente ella “vio” ¡una persona muerta! Algo que no tenía como explicar…

cienci9.gif


Osiris, Amo de las Dos Tierras: Aha-Men-Ptah y Ath-Ka-Ptah.

Entonces se llenó de alegría; comprehendió que un milagro se produjo. Frente a ella, Osiris apareció en el cielo estrellado. ! El que había nascido como un Dios y asociado con esta constelación, renacía en el cielo! Su Padre, para les hacer saber de su omnipresencia en toda circunstancia, ¡dio vida otra vez a su Hijo!…..Neftis no sabía por qué, pero de repente se sintió llena de confianza en sí misma.

Orión es una constelación fácil de distinguir. Las estrellas que las componen son muy brillantes. Veamos cuáles son:

  • Betelgueuse (el hombro izquierdo), es una estrella supergigante roja (aproximadamente 500 veces mayor que nuestro Sol) situada a 427 años-luz de distancia de nosotros.
  • Rígel (el talón derecho), es una estrella supergigante azul (casi 50 veces más grande que el Sol), situada a 773 años-luz de distancia.
  • Bellatrix (el hombro derecho), es una gigante azul situada a 243 años-luz.

Uno de los rasgos más distintivo de esta constelación son 3 estrellas situadas en el centro, que forman el cinturón de Orión (también se les conoce como las Tres Marías). Estos son sus nombres:

  • Alnitak “el cinto”, una supergigante azul situada a 820 años-luz.
  • Alnilam “sarta de perlas”, supergigante azul a 1300 años-luz.
  • Mintaka “cinturón”, gigante azul a 2000 años-luz

Colgando del Cinturón de Orión se encuentra la espada, formada por la famosa Nebulosa de Orión (M42), una de las más hermosas que se pueden encontrar en el cielo.

Junto a Alnitak se encuentra otra nebulosa, Barnard 33 (también se le conoce como IC 434), conocida como la Nebulosa Cabeza de Caballo, ya que tiene una forma muy característica. Está situada a 1500 años-luz de nosotros, y tiene un radio de 3’5 años-luz.

En esta imagen podemos ver los nombres de las estrellas y nebulosas que conforman esta impresionante constelación.

cienci7.gif


El movimiento ondulatorio del zodíaco con Orión en el centro Galactico de la Tierra.

cienci24.gif


De hecho, Orion se ubica contra la línea central que atraviesa el movimiento ondulatorio del zodíaco.

Desde un punto de vista astronómico, es el “Amo del Cielo” y el “Amo del Zodíaco”.

cienci25.gif

En el año 3000 a.C. Orion se situaba lejos de la línea central que atraviesa el zodíaco.

La importancia de Orion para los egipcios y su verdadera posición astronómica apuntan al final de un gran ciclo.

cienci28.gif

El giro de Venus significa — proverbialmente— que el campo magnético de la Tierra se dio vuelta.

En el lenguaje de la Atlántida:

“El viejo León se dio vuelta, siguiendo la orden de la Palabra que le dijo que se diera vuelta”.

La importancia de las Palabras domina a las personas sobre la tierra.

Esta importancia del verso garantiza un largo período de vida;

y debe emplearse para hallar el fin de antemano.

Así escribe Ani, escriba que proviene de los sacerdotes, sirvientes de los más ancianos,

bajo la orden de la voluntad de los más elevados de todos.

Dado que los atlantes navegaban los océanos del mundo, necesitaron una baliza reconocible en el cielo. Además del zodíaco también tenían a Orion como punto de referencia. Inmediatamente después de la catástrofe del 21 de febrero de 21.312 a.C, Orion quedó casi en una posición idéntica a la actual.

en 2012 Orion no sólo va a dominar los cielos estrellados septentrional y meridional, sino también el zodíaco. ¡Y en ese momento crucial del tiempo se producirá la destrucción del mundo! Las antiguas escrituras lo confirman. Durante la caída de la Atlántida, los sumos sacerdotes que habían logrado escapar le enseñaron sus conocimientos a sus seguidores. Zoroastro fue uno de ellos.

***
. El inolvidable espectáculo de los miles de Mandjits dirigiéndose al mar durante el cataclismo, pronto aparecerá en su mente. Sin estos navíos, Egipto nunca hubiera existido como lo conocemos hoy. Sin ellos, Isis, Horus, Nepthys, el sumo sacerdote y su familia e innumerables personas, no hubieran podido escapar. Dado que la civilización actual se basa completamente en la egipcia, sólo seríamos una cultura primitiva, ni siquiera cercana a la presente. Su existencia hizo posible que se nos revelaran los secretos de la Atlántida, siendo primordial en esto, el hecho de que los sacerdotes pudieron predecir el día del cataclismo con ayuda de las “Combinaciones Matemáticas Celestiales”.

cienci15.gif


Réplica de un pequeño Mandjit.

Aquí la historia de los muertos de la Atlántida llega a su fin. Esto según lo que Albert Slosman escribió en su libro “El Gran Cataclismo”. La constelación de Orión – nombre con el cual Osiris fue designado -, encontrará su imagen en la Tierra en las tres pirámides de Gizé. El hecho de que Orión (Osiris) volvió a “despertar” en el cielo estrellado, se convertirá en la fuerza conductora que sustenta la religión estelar egipcia. Todos los posteriores faraones que fueron sucesores quisieron “renacer” en la bóveda de estrellas, como lo hiciera su ilustre predecesor. Por eso, las pirámides están construidas a semejanza de las estrellas; la culminación del ciclo real de nascer de nuevo. En esencia, una religión apoyada en estrellas se generó a partir de la creencia de que los reyes muertos se convertirían en almas estelares. Esta religión duraría más de 9.000 anos!

LA Atlántida y el zodíaco de Dendera

clip_image001Uno de los atractivos de Egipto es el desconocimiento que se tiene sobre él, aún después de más de cien años de intenso estudio. Y ello por referirnos a las investigaciones occidentales; no olvidemos que hace más de dos mil años el país del Nilo era asignatura obligada para los sabios de la Grecia clásica. Un ejemplo claro se encuentra en Déndera, un templo de neto corte ptolomaico.

Estamos ante uno de los templos más bellos de todo Egipto. En él abundan de modo abigarrado inscripciones y jeroglíficos, junto a enormes relieves y pinturas que no incluyen una sola palabra de texto. Esto es lo que ocurre con sus dos “zodíacos”, porque en Déndera no hubo uno, sino dos. El conocido y circular, que fue robado por Napoleón y llevado a Francia cortado en pedazos. Se contempla en el Museo del Louvre.

Este es un dibujo esquemático del mismo, en el que pueden apreciarse sus elementos con excepción del trozo en el que figura la diosa Hathor.

clip_image002

El otro zodíaco, rectangular y menos conocido, está bellamente pintado con armoniosos colores, que aún se conservan, y ocupa una larga franja a todo lo largo del techo de la sala hipóstila.

En los zodíacos no hay nada de texto en ellos, tampoco en los originales. Nada, ni una sola frase.

Existen diversas interpretaciones sobre su contenido. En el Museo del Louvre te ofrecen una según la cual, el circular, era un calendario astronómico donde pueden leerse incluso predicciones de eclipses. Otros afirman que sólo es un grabado que contiene la clásica división zodiacal griega del universo.

Albert Slosman nace en 1925 y muere en 1981. Fue profesor de matemáticas, era experto en análisis informático, y participó en los programas de la NASA para el lanzamiento de los Pioneer sobre Júpiter y Saturno.

Slosman se sumergió en la exploración documental referida al hundimiento de un continente situado en el Atlántico, a la supervivencia de muchos de sus habitantes, al éxodo de éstos a través del Norte de África y a su posterior asentamiento en Egipto. Veamos cómo procedió en las pesquisas que lo llevarían a articular la teoría que para él era certeza.

clip_image003

Comencemos con el significado del nombre jeroglífico del continente que hoy conocemos como la Atlántida a través de los textos de Platón.

En lenguaje jeroglífico, esta tierra desaparecida era conocida como Ahâ-Men-Ptah, o “Primogénito-Durmiente-de-Dios”, denominación que experimentó posteriormente una contracción en el conjunto de textos que conforman el denominado -impropiamente, según Slosman- Libro de los Muertos: El Amenta. El nombre, sin embargo, continuaba evocando el significado original de “País de los Muertos”, “País de los Bienaventurados”, y “País del Más Allá”.

Por su parte, los sucesivos monarcas de este continente fueron, tradicionalmente, los Ptah-Ahâ, cuyo significado, en la lengua jeroglífica, es el de “Primogénito-de-Dios” puesto que, en efecto, todos los reyes descendían por línea directa del primer Hijo de Dios, es decir, el Primogénito.

Siempre siguiendo la traducción e interpretación de Slosman, tendríamos que Ahâ se pronuncia Ahan y que Ptah también se escribe Phtah, de su fonetización en lengua griega, en la que la letra pi se convierte en phi (fi), por lo que Phtah-Ahan fue fonetizado “Faraón”, que de Primogénito-de-Dios pasó a ser “Hijo-de-Dios”.

Y de la misma manera se explicaría el que Ath-Kâ-Ptah (Segundo-Corazón-de-Dios) se convirtiera, en la fonetización griega, en Aegyptus, Egipto para nosotros.

En busca de pruebas con las que documentar su búsqueda -su convicción, más bien- acerca del Origen, con mayúscula, de todos y de todo, Slosman llega a Déndera, en Egipto. El de Déndera es un templo cuya actual reconstrucción es la sexta, realizada por Ptolomeo II Evergetes, pero siguiendo escrupulosamente los planos originales del primer templo construido en el mismo enclave. Y es a este preciso emplazamiento a donde los bisnietos de los supervivientes del éxodo del Gran Cataclismo llegaron en primer lugar. Allí, en sus muros, Slosman pudo leer:

En el principio, estas palabras enseñaron los Ancestros, aquellos Bienaventurados de la Tierra primera: Ahâ-Men-Ptah. Los que convivían con las Creaciones del Corazón-Amado: el Corazón-Primogénito.

Estas fueron las primeras palabras: Yo soy el Muy-Alto, el Primero, el Creador del Cielo y de la Tierra, yo soy el diseñador de las envolturas carnales y el proveedor de las Parcelas divinas. Yo he colocado el sol sobre un nuevo horizonte como gesto de benevolencia y testimonio de Alianza. He hecho elevarse al Astro del Día sobre el horizonte de mi Corazón, pero para que así sea he instituido la Ley de la Creación que actúa sobre la Parcelas de mi corazón para animarlas en los [corazones] de mis Criaturas. Y así fue.

La actuación de esta Ley sobre las criaturas tiene lugar -así cuenta Slosman que se desprende de los textos jeroglíficos grabados en los muros del templo de Déndera- a través de los “Doce”, que son los Doce Soles de las doce constelaciones ecuatoriales celestes, cuya mecánica y funcionamiento recibe, en lenguaje jeroglífico, el sugerente nombre de “Combinaciones-Matemáticas-Divinas”. Según los mencionados textos, estos Doce Soplos, o Hálitos que conforman el ecuador celeste, llevan el nombre de “Cinturón” y de él emergen Cuatro Primogénitos, Cuatro Soplos llegados desde los cuatro puntos cardinales: los Maestros, cuya personificación son los Cuatro Hijos de Horus, que aparecen citados a menudo en numerosos versículos con sus propios nombres y que son, además, quienes imprimen el esquema vital fundamental del alma de las criaturas.

Este principio, tan resumidamente expuesto, es el que los sucesivos pontífices transmitieron durante milenios, como secreto sagrado, únicamente a los sumos sacerdotes en la “Casa-de-Vida”, contigua al “Templo-de-la-Dama-del-Cielo”, en Déndera.

Esta antigua “Escuela”, cuyo origen se remonta a la mismísima llegada de los primeros supervivientes, está autentificada no sólo por los textos, sino también por las sepulturas sacadas a la luz bajo la colina de los Pontífices, a menos de tres kilómetros del templo. Allí reposan los “Sabios entre los Sabios”, los Bienaventurados que poseyeron el Conocimiento de la voluntad divina. Uno de ellos impartía enseñanza bajo un “Maestro” de la II dinastía, en el cuarto milenio antes de nuestra era; otro bajo Khufu (Keops), cuyo escriba real señala que el templo fue reconstruido por su señor (fue ésta la tercera reconstrucción) siguiendo los planos encontrados en los cimientos originales, escritos sobre rollos de cuero de gacela por los “Seguidores de Horus”, es decir, por los propios Primogénitos, mucho antes de que el primer rey de la I dinastía ocupase el trono.

Fueron, por tanto, estos descendientes directos quienes transmitieron la Ley divina, cuyas “Combinaciones-Matemáticas” permitirían a los hombres regirse por si mismos según cánones de Justicia y de Bondad.

Los ancestros escribieron asimismo:

Yo soy Yo, nacido de si mismo para convertirse en el Creador de Imágenes a su semejanza, tras la salida del Caos. Ellas [las imágenes] son los recipientes de las Parcelas divinas, que las convertirán para siempre, a su vez, en los Bienaventurados del Sol naciente, mientras observen una estricta obediencia a mi Ley. Pues yo soy el Pasado de Ayer que prepara el Porvenir del Sol gracias a los Doce.

Los pontífices de Ahâ-Men-Ptah habían delimitado perfectamente el problema, ciñéndose con exactitud a los poderes directos que atribuyeron a las diversas soluciones combinatorias, remontándose a muy atrás en el tiempo para apoyar sólidamente sus observaciones. De ahí la acumulación de precisiones acerca de los poderes de los “Doce”.

Para hacernos cargo cabalmente de todo esto tendríamos que partir, dice Slosman, no sólo de diez milenios atrás, sino de hace veinticinco mil años, época en la que Ahâ-Men-Ptah existía como un continente de clima templado, vegetación exuberante, numerosas especies de una fauna hoy ya extinguida en su mayor parte, y en el que la especie humana habitaba pacíficamente en auténticas ciudades edificadas.

Ahâ-Men-Ptah debió sufrir una primera devastación volcánica que provocó un importante hundimiento de tierra que formaría el Mar del Norte, esculpiendo innumerables brechas en la actual Islandia. Un período de fuertes heladas se instaló en esta parte del mundo, acumulando hielo en un casquete polar uniforme. La propia Siberia, que era entonces una región bastante templada, vio cómo desaparecía su lozana vegetación y eran aniquilados los mastodontes que no pudieron escapar a tiempo de las heladas.

Tras esta “advertencia”, y a partir de este dato, comienza realmente la historia de Ahâ-Men-Ptah, y la cronología va a utilizar este trastorno, que la memoria humana ha “legitimado”, para remarcar los anales de un principio característico.

En efecto, los eruditos de estos primeros tiempos comprendían cada vez mejor los movimientos y las combinaciones celestes, así como los fenómenos beneficiosos o perjudiciales resultantes de ellos. A partir de este momento se instituye un método gráfico figurativo a partir de la observación atenta y de la anotación meticulosa de la marcha de los planetas, del sol y de la luna, sus figuraciones y sus configuraciones, así como las formas más geométricas de las doce constelaciones de la elíptica ecuatorial celeste, y aún las más lejanas de Orión y Sirio, de singulares características. De aquí derivaron las repercusiones de las Combinaciones sobre la Tierra, tanto en relación al comportamiento humano, como a la evolución de la Naturaleza.

Después de este mini cataclismo, la vida de Ahâ-Men-Ptah se reagrupó más al sur y transcurrió apaciblemente durante cincuenta siglos, hasta el momento en que nació el primer Ahâ, el Primogénito Usir, u Osiris, engendrado por la Divinidad en Nut, inminente esposa de Geb (que fue debidamente prevenido del hecho) quien, por su parte, sería el penúltimo rey de aquella tierra.

Geb desposó, pues, a Nut y tras el nacimiento de Usir, la pareja tuvo tres hijos más: Usit, cuyo nombre en la rebelión posterior pasó a ser Sit (Seth en griego) y dos gemelas llamadas Nek-Bet e Iset, también conocidas como Nephtys e Isis, de las cuales la última se convirtió en la esposa de Usir.

A esta pareja, Usir e Iset, los augures anunciaron que el Hijo que les nacería sería el generador de la nueva nación que surgiría de los supervivientes del Gran Cataclismo. Nació, en efecto, un varón al que se le impuso el nombre de Hor, u Horus.

Y fue poco antes de que Hor sucediese a su padre, cuando Usit atacó la capital de Ahâ-Men-Ptah con tropas rebeldes reclutadas al efecto, iniciando así el proceso de hundimiento del continente, pues al asesinar a Usir a lanzazos, la cólera de Dios se desencadenó sobre las criaturas y sobre Su creación.

Podemos imaginar, tal vez, siniestros crujidos alzándose desde las profundidades de la tierra y volcanes tranquilos desde hacía milenios activándose de repente y expulsando toneladas de lava desde sus cráteres recién abiertos; una lluvia de piedras solidificadas y de residuos de todo tipo abatiéndose sobre una multitud enloquecida que corría hacia el puerto donde las barcas “mandjit”, reputadas de insumergibles aguardaban, estrechamente vigiladas, a fin de que la evacuación pudiera llevarse a cabo de la manera más organizada posible, si bien la falta de visibilidad y el caos reinante lo hicieron impracticable y la mayoría pereció. Era el fin de todos y de todo. La capital y el continente entero se hundieron rápidamente en el agua.

Esto ocurría, según Slosman, el 27 de julio de 9792 antes de nuestra era, fecha que consideraba inequívoca gracias a la lectura e interpretación de los acontecimientos narrados en el planisferio celeste grabado en el techo de una de las salas del templo de Denderah, más conocido con el nombre de “zodíaco”.

¿Pero qué dice el zodíaco o planisferio de Déndera, según una concepción más aproximada a la astronomía?

El planisferio de Déndera, aparece sostenido por doce divinidades, ocho arrodilladas y cuatro de pie. Las divinidades que están de pie son las cuatro diosas de los puntos cardinales. Las arrodilladas, de cabeza de halcón, yo las identificaría con los Hehu que aparecen en el Libro de la Vaca Sagrada y su cometido es originariamente, junto con las diosas de los puntos cardinales, dar estabilidad a Nut, diosa cuyo cuerpo alberga el cielo.

El planisferio propiamente dicho, lo encontramos rodeado por los 36 decanos. Los decanos se utilizaban originalmente en los relojes estelares egipcios para fijar las horas nocturnas. Aquí sin embargo, su función cambia y los encontramos como divisores de las constelaciones zodiacales: cada decano supone 10 grados y hay tres por constelación. En el planisferio de Déndera, aparecen representadas todas las constelaciones zodiacales. Obviamente eso es algo que no podremos observar en el cielo nocturno, sin embargo hay un detalle interesante en su representación. La eclíptica (la línea a lo largo de la cual se distribuyen las constelaciones zodiacales) efectúa un movimiento ondulatorio. La altura de esta línea sobre el horizonte se llama declinación, la declinación máxima se alcanza en las regiones de Géminis y Tauro y la mínima, en las de Acuario y Capricornio. Los diseñadores del planisferio de Déndera tuvieron en cuenta esto colocando más cerca del centro, con una declinación más elevada, las constelaciones de Tauro y Géminis, siendo las más bajas las de Acuario y Capricornio. Esto nos da la pista de que los diseñadores de este planisferio, abandonan la idealización de los calendarios lineales para tratar de acercarse más a una visión real del cielo. Hay que hacer sin embargo una puntualización a esto. Si nos fijamos, la eclíptica de Déndera no es como la que encontramos en los modernos planisferios, sino que se quiebra en Cáncer para seguir otra vez de forma regular a partir de Leo; se ha atribuido esta peculiaridad a problemas de espacio, una explicación que si bien es plausible, también es discutible.

El planisferio, además de las constelaciones zodiacales y las puramente egipcias, también cuenta con representaciones de los cinco planetas visibles a simple vista; identificables fácilmente en el planisferio gracias a que están identificados con su nombre en caracteres jeroglíficos. La ubicación de los planetas en el planisferio es un poco especial, su posición es la denominada «en exaltación» y consiste en situarlos en los signos a los que están asociados astrológicamente. La relación es la siguiente: Mercurio en Virgo, Venus en Piscis, Marte en Capricornio, Júpiter en Cáncer y Saturno en Libra. En lo que se refiere a los planetas interiores, es imposible encontrarlos en esas ubicaciones simultáneamente. Desde nuestro punto de vista, viajan demasiado juntos, siempre cerca del Sol y las constelaciones asociadas a ellos en Déndera están demasiado alejadas entre sí. Algunos investigadores han tratado de datar el planisferio utilizando las posiciones de los planetas exteriores, que podemos encontrar durante la noche en cualquier posición a lo largo de la eclíptica. Así, nos encontramos con que en el periodo comprendido entre mayo y junio del año 51 a. C. los planetas exteriores se encontraban ubicados tal y como nos muestra el planisferio de Déndera. Dadas las diferencias de los periodos de translación entre los tres planetas, esto no es algo que ocurra todos los días, pues su posición solo ha vuelto a repetirse tres veces desde entonces. Personalmente soy escéptico con respecto a los resultados de este método de datación. Trataré de afinar un poco más, pero hasta el momento los resultados que he conseguido utilizando un par de generadores de cartas no han sido nada esclarecedores.

Abandonamos ahora la seguridad de la línea del zodiaco para adentrarnos en las constelaciones puramente egipcias que la rodean. Justo debajo de Tauro aparece Orión; esta constelación era conocida por los egipcios como Sah y se identificaba con Osiris. Siguiendo a Osiris en su viaje por el cielo nos encontramos a Isis representada en forma de vaca con Sirio, la Sepedet egipcia entre los cuernos. Otras constelaciones que podemos identificar de forma razonable, son la pata de toro que sería nuestra Osa Mayor y el pequeño chacal con la azada, identificado como el dios Upuaut, «el abridor de caminos» que sería la Osa Menor representando la azada las estrellas principales de esta constelación. La hipopótama que vemos junto al chacal (Isis-Djamet) estaría formada por nuestra constelación del Dragón complementada por algunas de constelaciones vecinas. Con el resto de constelaciones la cosa se complica y su posición en el mapa nos sirve de ayuda pero no es concluyente. Personalmente, yo casi metería la mano en el fuego para identificar el pequeño pato que hay encima de Capricornio con la constelación de Aquila que es una de mis favoritas y siempre me ha sugerido más el vuelo de un ganso que el de un águila.

También existen en el planisferio unas curiosas figuras inscritas en círculos que se han identificado con eclipses; muy bien podría ser eso, pero los cálculos de distintos investigadores no se ponen de acuerdo con los programas generadores de cartas en cuanto a la fecha exacta en que se produjeron los «eclipses» representados en Déndera. Aquí empezamos a movernos en un terreno que me resulta de lo más escabroso y traicionero. Según unos investigadores, los eclipses se produjeron en una época razonablemente cercana al diseño del planisferio como para ser representados en él. Otros ven predicciones de efemérides (no necesariamente eclipses) que se producirían después de que el planisferio estuviera instalado en su lugar definitivo. Y no falta quien ve en esas figuras naves espaciales
Los faraones se consideraron a sí mismos como los seguidores de Horus reencarnado, o Viviente. Cuando muriesen, renacerían a fin de poder elevarse a las estrellas. Todos los funerales tuvieron lugar en la margen occidental del Nilo, donde la comarca de las pirámides simbolizaba el área que rodeaba Orión en los “bordes” de la Vía Láctea. El traslado de los cuerpos muertos margen opuesta del Nilo era un simbólico pasaje ritual da alma para el otro lado del Nilo celestial (la Vía Láctea), donde se encontraba el paraíso celestial e donde Osiris empuño o cetro. Ahora todos pueden comprender porque: Orión (Osiris) fue el primero rey-Dios que resucitó, por eso el monumento erigido en su nombre es la mayor obra “arqueo-astronómica” de la resurrección que jamáis haya existido!

El ciclo de precesión está estrechamente vinculado con el principio y el fin de las eras glaciales. Esto se ha conocido desde la década de 1970. Los descubrimientos mencionados antes son la evidencia de que los atlantes tenían un elevado nivel de conocimientos, ¡y eso hace más de 12.000 años!…

Ellos también descubrieron, como los científicos en la actualidad, que hubo varias causas para las eras glaciales. Tuvieron que confrontar esto el 2 de febrero de 21.312 a.C. La Tierra viró 72 grados y el subtropical Aha-Men-Ptah (Primer Corazón de Dios), en unas pocas horas quedó recubierto con el entonces Polo Norte. A esta tragedia le siguió una ola imponente.

Los que sobrevivieron se agruparon y decidieron crear un centro astronómico: el Círculo de Oro…. Por miles de años, sus mejores científicos estudiaron los cielos y finalmente llegaron a la siguiente conclusión:

  1. El punto vernal está cambiando muy lentamente. Esto significa que aparece después de un determinado tiempo en una constelación diferente. Ellos codificaron el magnetismo solar, el periodo de Venus y otros números importantes en los periodos de los distintos ciclos: 1.872, 2.016, 2.304 y 2.592 años. Estas constelaciones recibieron nombres basados en hechos históricos, los cuales siguen usándose casi sin cambios hasta nuestros días.
  2. Durante el corrimiento del zodíaco, se produce un segundo fenómeno: el eje de la Tierra se está desplazando levemente e inclinándose en mayor o menor medida. Los científicos lo llaman la inclinación respecto de la eclíptica (esto significa el ángulo entre el ecuador y la eclíptica). Los atlantes deben haber descubierto lo mismo que los científicos en la actualidad, fluctuando con una diferencia de 2,4 grados. El eje está más derecho a los 22,1 grados y más inclinado a los 24,5 grados.
  3. La fluctuación del eje de la Tierra tiene una influencia en la velocidad del zodíaco y se produce siglo a siglo. Fueron 25.920 años; hoy está en el año 25.776. Lo más molesto es que los atlantes ocultaron en su génesis, un código secreto . Según este, se produjo un desastre en la Atlántida cuando la precesión cambió a 25.776 años.

Hoy hemos alcanzado el mismo periodo. No existe correlación más alarmante y esto demuestra que un acontecimiento catastrófico puede llegar a tener lugar en cualquier momento, ahora.

Los científicos demostraron que el principio y el final de las eras glaciales en Europa y el continente americano, pudieron predecirse gracias a dichos descubrimientos. Estos alarmantes sucesos se producen cuando los polos del eje de la Tierra están más derechos de lo normal. La precesión también causa un cambio en la rotación de la Tierra, lo cual genera un corrimiento de los veranos. Esto significa que, si un verano es relativamente frío, una parte del hielo que se formó en el invierno no se derrite. Al siguiente invierno se formará una nueva capa de hielo y una reacción en cadena de circunstancias glaciales se producirá en consecuencia.

Por lo tanto, la existencia de una nueva era zodiacal puede ser un crucial iniciador para el comienzo de las eras glaciales. Y esta no es toda la historia. Durante los últimos dos millones de años, la Tierra soportó diez períodos largos y cuarenta cortos de eras glaciales. La duración promedio de una era glacial va de 80.000 a 100.000 años. Estas debieron alternar con períodos interglaciales más cálidos que duraron alrededor de 10.000 años.

En los últimos 330.000 años, Europa conoció tres períodos más cálidos, seguidos de otros más fríos que duraron 100.000 años. Hace diez mil años, se inició este período más cálido que estamos atravesando ahora. El final del mismo, definitivamente, se está acercando. Un desconocido desastre nos aguarda. Las capas de hielo de un espesor de cientos de metros van a enterrar a Europa y destruirán todo cuanto quede debajo. Por supuesto que los atlantes lo sabían, y estoy seguro de que sabían mucho más.

Ellos deben haber hecho las siguientes correlaciones:

  1. Las manchas solares y la fuerza de los inviernos: una baja actividad de las manchas solares produce fuertes inviernos, y también es cierto lo contrario. Una fácil conclusión. Todos concuerdan acerca de este tema, en particular cuando se toman en cuenta sus conocimientos sobre el ciclo de las manchas solares.
  2. La desaceleración o aceleración del ciclo de precesión: los astrónomos actuales piensan que el Sol causa la precesión, pero ignoran cómo. Todos sabemos que el viento solar produce partículas eléctricas, las cuales pueden penetrar en la atmósfera terrestre por los polos y producir las conocidas auroras australes y boreales. Una porción de estas partículas puede llegar hasta el núcleo interior y crear una carga eléctrica, que es la responsable del cambio en la velocidad de la rotación.
  3. El corrimiento del campo magnético y las tormentas solares: luego de un periodo de más de 1.300.000 días, el campo magnético del Sol se da vuelta (ver The Mayan Prophecies [Las profecías mayas]). Este fenómeno viene con enormes explosiones solares, las cuales son responsables de múltiples efectos. El campo magnético de la Tierra es fuertemente golpeado, las auroras son visibles en casi todo el globo y los relámpagos se generalizan. Esto es más que suficiente para atraer nuestra atención y conducirnos a las conclusiones necesarias.
  4. En el año 10.000 a.C, los atlantes tenían tal certeza de la correlación entre el campo magnético del Sol y un suceso catastrófico sobre la Tierra, que decidieron orquestar un éxodo. Durante 208 años hicieron los preparativos necesarios. Los mayas y los egipcios, como descendientes de los legendarios atlantes, predijeron una catástrofe similar pero más violenta, para el 21-22 de diciembre de 2012. ¿Qué calcularon? Después de casi 12.000 años, habrá una gigantesca reversión del campo magnético del Sol.Cuando eso suceda, llamaradas solares increíblemente grandes se emitirán, billones de partículas alcanzarán los polos terrestres y estos “arderán en llamas”. Debido al continuo flujo de electromagnetismo, los campos magnéticos de la Tierra se sobrecargarán. Se generarán fuerzas eléctricas desconocidas. Cuando los polos se llenen de auroras, por las partículas que caen, lo inevitable sucederá: el campo electromagnético interior de la Tierra se sobrecargará y estallará.

    Entonces, ¡wam! El campo magnético terrestre se revertirá y la Tierra empezará a girar en sentido contrario, como una dínamo que comienza a dar vueltas para el otro lado, y el Polo Norte se convertirá en el Polo Sur, y viceversa. ¡Y toda nuestra civilización será destruida!

cienci32.gif


El Capitulo XVIII del Libro de los muertos es el único que no tiene jeroglíficos.

Describe el gran cataclismo.

Existen aquellos que dicen que: Venus hizo y hará un giro planetario retrógrado encima de Orión.

Este está también atrás del signo estelar de Géminis.

Esta trayectoria de Venus sólo aconteció y acontecerá en el inicio y en el final a lo largo de 11.000 años, y fue en 9792

a.d.n.e. ¡y será en el próximo 2012!… ¡¡ ¡¡Quien vivira… verá!!!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s